Re­for­ma la­bo­ral: fir­mas y sin­di­ca­tos ya de­ba­ten

Clarin - - EL PAÍS - Sil­via Naish­tat snaish­tat@cla­rin.com

Po­día pa­re­cer un con­tra­sen­ti­do. Pe­ro mien­tras en la sa­la prin­ci­pal del She­ra­ton un mi­llar de em­pre­sa­rios es­cu­cha­ban al coach on­to­ló­gi­co Ra­fael Eche­ve­rría, quien con un tono de voz que re­cor­da­ba a Pa­blo Ne­ru­da re­ci­tan­do sus poe­sías, in­vi­ta­ba a cam­biar la ma­ne­ra de ac­tuar; en una sa­la re­ser­va­da del pri­mer pi­so se tra­ta­ba un te­ma que en el am­bien­te de ne­go­cios se con­si­de­ra par­te de la agen­da ur­gen­te: cam­bios en ma­te­ria la­bo­ral.

Allí es­ta­ban pa­ra ese mano a mano, del la­do sin­di­cal Juan Car­los Sch­mid, Ju­lio Piu­ma­to y An­drés Ro­drí­guez. Del la­do em­pre­sa­rio, Cris­tiano Rat­taz­zi, Gui­ller­mo Stan­ley, Ho­ra­cio Martínez y Os­car An­drea­ni. “No hu­bo un so­lo mo­men­to de ten­sión. Ellos sa­ben que es­to se arre­gla con el diá­lo­go, con ca­da sec­tor ce­dien­do un po­co”, di­jo uno de los em­pre­sa­rios .

Con­sul­ta­dos por Clarín, Sch­mid y Ro­drí­guez sin­te­ti­za­ron: “In­ter­cam­bia­mos pen­sa­mien­tos y re­ci­bi­mos opi­nio­nes, so­mos res­pon­sa­bles y he­mos atra­ve­sa­do un año con­flic­ti­vo con pa­ro ge­ne­ral y mo­vi­li­za­cio­nes. Pe­ro de es­to se tra­ta la de­mo­cra­cia, no te­ne­mos in­con­ve­nien­te en los acuer­dos sec­to­ria­les y en ca­da con­ve­nio co­lec­ti­vo in­tro­du­ci­mos mo­di­fi­ca­cio­nes pro­pues­tas por el gre­mio. Y cuan­do hay pe­li­gro de ines­ta­bi­li­dad de los em­pleos prio­ri­za­mos no ce­rrar las plan­tas ni sus­pen­de­rá la gen­te”.

Cuan­do esa reu­nión ter­mi­nó, en el lobby del ho­tel el abo­ga­do Ju­lián de Die­go, que de­fien­de a em­pre­sas en te­mas la­bo­ra­les, con­ta­ba que la le­gis­la­ción ac­tual es cuan­to me­nos ar­cai­ca, con for­mas pe­cu­lia­res de con­tra­ta­ción la­bo­ral, y con­fe­sa­ba que des­de la Ro­sa­da la ha­bían pe­di­do bo­rra­do­res. Se­gún ase­gu­ró a es­te dia­rio, De Die­go pre­sen­tó bo­rra­do­res so­bre 500 ar­tícu­los que con­sis­ten en “re­for­mar las aso­cia­cio­nes sin­di­ca­les pa­ra agi­li­zar la de­mo­cra­ti­za­ción de los sin­di­ca­tos, otro re­gla­men­to pa­ra el de­re­cho de huel­ga, un nue­vo ré­gi­men de en­la­ce de jó­ve­nes pro­fe­sio­na­les con las em­pre­sas, re­for­mar la ley de ries­go de tra­ba­jo pa­ra que ri­ja en to­do el país, re­du­cir los im­pues­tos al tra­ba­jo y, so­bre to­do, las car­gas pa­tro­na­les que son las más al­tas de Amé­ri­ca”.

-¿Tie­ne al­gún ai­re con la re­for­ma la­bo­ral de Bra­sil?

-La re­for­ma de Bra­sil es un par­che he­cho en un con­tex­to pa­ra me­jo­rar con­di­cio­nes de un país que tie­ne la mi­tad de nues­tros cos­tos la­bo­ra­les, no tie­ne na­da que ver con no­so­tros. Nues­tra ta­rea es mo­der­ni­zar sin des­truir lo que es­tá cons­trui­do. Los cam­bios son irre­me­dia­bles.

Más tar­de, lle­gó al Co­lo­quio el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la UOCRA, Gerardo Martínez. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.