Los es­pa­ño­lis­tas to­ma­ron la ca­lle en Barcelona en­tre ban­de­ras y Ca­la­ma­ro

Clarin - - EL MUNDO - Ma­ri­na Ar­tu­sa mar­tu­sa@cla­rin.com

Sue­nan Los Ro­drí­guez. La voz de Ca­la­ma­ro es­tá en­to­nan­do por al­to­par­lan­te “ca­da vez que to­co un po­co fon­do”, “un re­cuer­do más que pa­sa­je­ro, se­rá co­mo em­pe­zar otra vez de ce­ro” y Pla­za Ca­ta­lu­ña se col­ma de ban­de­ras es­pa­ño­las que vie­nen on­dean­do des­de La Pe­dre­ra de Gau­dí, pun­to de par­ti­da de la mar­cha que, con la ex­cu­sa de ce­le­brar el 12 de oc­tu­bre, día de la His­pa­ni­dad, vol­vió a con­vo­car a los sec­to­res que se opo­nen a la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña.

“Yo soy es­pa­ñol, es­pa­ñol, es­pa­ñol”, co­rea­ban los asis­ten­tes a la mar­cha que, se­gún la Guar­dia Ur­ba­na su­ma­ban unas 65.000 per­so­nas. Gri­tos contra TV3 -“¡ma­ni­pu­la­do­ra!”-, la te­le­vi­sión pú­bli­ca ca­ta­la­na, “¡Puig­de­mont a pri­sión!” y “Uno, cin­co, cin­co”, el alu­sión al ar­tícu­lo de la Cons­ti­tu­ción que per­mi­te sus­pen­der las au­to­no­mías si no cum­plen con sus obli­ga­cio­nes, atur­dían las ca­lles. “Go­bierno de Es­pa­ña, cum­pla y ha­ga cum­plir la Cons­ti­tu­ción”, de­cía una pan­car­ta.

Con el le­ma “Ca­ta­lu­ña sí, Es­pa­ña tam­bién”, es­tos mi­les de per­so­nas par­tie­ron del edi­fi­cio más em­ble­má­ti­co del mo­der­nis­mo ca­ta­lán, que fue de­cla­ra­do Bien Cul­tu­ral del Pa­tri­mo­nio Mun­dial por la UNES­CO en 1984 y que Gau­dí co­men­zó a cons­truir en 1906, cuan­do el En­san­che de Barcelona se con­ver­tía en el co­ra­zón de la ex­pan­sión ur­ba­nís­ti­ca y el Pas­seig de Gra­cia, en la re­si­den­cia de los bur­gue­ses más re­fi­na­dos.

“Ha­ce só­lo dos días, Puig­de­mont (el pre­si­den­te ca­ta­lán) ama­gó con pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia. Al fi­nal, pa­re­ce que le tem­bla­ron las ma­nos y las pier­nas, y la DUI (de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia) que­dó re­du­ci­da a una con­fu­sa pan­to­mi­ma, más pro­pia de pa­tio de co­le­gio que de se­de par­la­men­ta­ria”, le­ye­ron so­bre el es­ce­na­rio los pro­mo­to­res de la mo­vi­li­za­ción: So­cie­tat Ci­vil Ca­ta­la­na (SCC), que se pu­so al fren­te de la mar­cha mul­ti­tu­di­na­ria del do­min­go pa­sa­do.

Ca­da 12 de oc­tu­bre Es­pa­ña ce­le­bra el des­em­bar­co de Cris­tó­bal Co­lón en ese nue­vo con­ti­nen­te que fue Amé­ri­ca. Pe­ro aho­ra, aquí, só­lo una par­te de la so­cie­dad es­pa­ño­la es­tá dis­pues­ta a ce­le­brar el ha­llaz­go de ha­ce 524 años. Un cen­te­nar de ra­di­ca­les de ul­tra­de­re­cha con­vo­ca­dos por la for­ma­ción De­mo­cra­cia Na­cio­nal se ma­ni­fes­ta­ron cer­ca de Mont­juic y que­ma­ron ban­de­ras “es­te­la­das”, las in­de­pen­den­tis­tas. Ese fue el prin­ci­pio de lo que ter­mi­nó sien­do una ba­ta­lla cam­pal en­tre gru­pos ul­tras en Pla­za Ca­ta­lu­ña, cuan­do la mar­cha ya ha­bía cul­mi­na­do. Se re­gis­tra­ron gra­ves in­ci­den­tes, en los que va­rios gru­pos se en­fren­ta­ron lan­zán­do­se si­llas y otros ob­je­tos. Se ha­bría tra­ta­do de una pe­lea en­tre ban­das de ul­tra­de­re­cha con afi­cio­nes fut­bo­lís­ti­cas ri­va­les. Pe­ro, en la Pla­za Ca­ta­lu­ña, mien­tras la mar­cha du­ró, fue pa­cí­fi­ca. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.