Por pri­me­ra vez, des­cu­bren un ani­llo en un pla­ne­ta enano del Sis­te­ma So­lar

Es­tá com­pues­to por frag­men­tos de hie­lo. Lo vie­ron cien­tí­fi­cos al­re­de­dor de Hau­mea, más allá de Nep­tuno.

Clarin - - SOCIEDAD -

Hau­mea es un pla­ne­ta enano si­tua­do más allá de Nep­tuno, que tie­ne for­ma de pe­lo­ta de rugby, gi­ra muy rá­pi­do -su día du­ra cua­tro ho­ras- y es­tá com­pues­to en gran par­te por agua he­la­da. Pe­ro ade­más, se­gún una nue­va in­ves­ti­ga­ción, cuen­ta con un ani­llo pro­pio for­ma­do pro­ba­ble­men­te por frag­men­tos de hie­lo y ro­ca.

Es­ta es la pri­me­ra vez que se des­cu­bre un ani­llo en un pla­ne­ta enano, ha­llaz­go que se des­cri­be en la re­vis­ta Na­tu­re.

La in­ves­ti­ga­ción fue li­de­ra­da por cien­tí­fi­cos del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC) de Es­pa­ña y pro­fun­di­za en el que has­ta aho­ra era el me­nos co­no­ci­do de los pla­ne­tas enanos de nues­tro sis­te­ma. Plu­tón es el más cé­le­bre de es­tos cuer­pos ce­les­tes, se­gui­do de Eris, Ce­res y Ma­ke­ma­ke.

Has­ta aho­ra só­lo se co­no­cía la exis­ten­cia de ani­llos al­re­de­dor de los pla­ne­tas gi­gan­tes, co­mo Sa­turno y Jú­pi­ter, y al­re­de­dor de al­gún cuer­po me­nor, co­mo Ca­ri­clo, el pri­me­ro en el que se ha­lló uno (la Unión As­tro­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal cla­si­fi­có en 2006 los ob­je­tos ce­les­tes en pla­ne­tas, pla­ne­tas enanos y cuer­pos me­no­res).

Con es­te es­tu­dio “he­mos des­cu­bier­to que los pla­ne­tas enanos tam­bién pue­den te­ner ani­llo”, se­ña­la en una no­ta Jo­sé Luis Or­tiz, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de An­da­lu­cía, que en­ca­be­za el tra­ba­jo.

El ani­llo se en­cuen­tra a una dis­tan­cia de 2.287 ki­ló­me­tros res­pec­to al cen­tro de Hau­mea y es más os­cu­ro que la pro­pia su­per­fi­cie del pla­ne­ta. Pu­do sur­gir tras una co­li­sión con otro ob­je­to o por la li­be­ra­ción de par­te del ma­te­rial su­per­fi­cial -hie­los, ma­te­ria­les or­gá­ni­cos y ro­cas- de­bi­do a la rá­pi­da ro­ta­ción de Hau­mea.

“El me­ca­nis­mo de ex­pul­sión po­dría ser mix­to, co­li­sio­nal y ro­ta­cio­nal, ya que una co­li­sión no muy enér­gi­ca pue­de ser su­fi­cien­te pa­ra arran­car gran can­ti­dad de ma­te­ria cuan­do el cuer­po ro­ta rá­pi­do”, de­ta­lla Or­tiz.

¿Cuán­do se for­mó? Pa­ra Or­tiz, pue­de ser muy an­ti­guo, de las pri­me­ras fa­ses de desa­rro­llo del Sis­te­ma So­lar, qui­zá en la épo­ca de ines­ta­bi­li­dad que pu­do dar lu­gar al pro­ce­so co­no­ci­do co­mo LHB, el bom­bar­deo in­ten­so de cuer­pos contra la Tie­rra y la Lu­na al­gu­nos cien­tos de mi­llo­nes de años des­pués de la for­ma­ción del Sis­te­ma So­lar. “En esa eta­pa de ines­ta­bi­li­dad hu­bo una gran can­ti­dad de co­li­sio­nes vio­len­tas, pe­ro la for­ma­ción pu­do ser an­te­rior o pos­te­rior, aún no te­ne­mos ma­ne­ras de po­der da­tar la edad de los ani­llos”, ex­pli­có.

Ob­ser­var es­tos pla­ne­tas enanos del cin­tu­rón de hie­lo y ro­ca que or­bi­tan más allá de Nep­tuno con­lle­va una gran di­fi­cul­tad: son muy pe­que­ños, bri­llan po­co y es­tán a una enor­me dis­tan­cia de la Tie­rra. Pa­ra cap­tar­los, exis­te un mé­to­do lla­ma­do de ocul­ta­ción es­te­lar, que con­sis­te en ob­ser­var al ob­je­to cuan­do pa­sa por de­lan­te de es­tre­llas de fon­do, de ma­ne­ra que pro­du­ce un pe­que­ño eclip­se. Es­ta fór­mu­la per­mi­te de­ter­mi­nar sus ca­rac­te­rís­ti­cas fí­si­cas prin­ci­pa­les, co­mo ta­ma­ño, for­ma y den­si­dad.

Los in­ves­ti­ga­do­res pre­di­je­ron que Hau­mea pa­sa­ría de­lan­te de una es­tre­lla el 21 de enero pa­sa­do y 12 te­les­co­pios de 10 ob­ser­va­to­rios eu­ro­peos vie­ron el fe­nó­meno, lo que po­si­bi­li­tó que se pu­die­ra re­cons­truir con pre­ci­sión su for­ma y ta­ma­ño, con la sor­pre­sa de que el pla­ne­ta es en­tre un 20% y 30% más gran­de, y me­nos re­flec­tan­te y den­so de lo pen­sa­do. ■

AFP

Sor­pre­sa en el es­pa­cio. El ani­llo de Hau­mea es­tá a unos 2.287 ki­ló­me­tros del cen­tro del pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.