La de­mo­cra­cia, en con­tra de las falsas no­ti­cias

Clarin - - SUMARIO - Al­ber­to Ama­to al­be­ra­ma­to@gmail.com

El pa­sa­do 17 de sep­tiem­bre mu­rió en su ca­sa de Ari­zo­na, Es­ta­dos Uni­dos, Paul Hor­ner. Te­nía 38 años y su muer­te fue a cau­sa de una so­bre­do­sis, al pa­re­cer de me­di­ca­men­tos: in­ves­ti­ga la po­li­cía. Es una no­ti­cia vie­ja, lo que le ha­ce per­der su con­di­ción de tal, pe­ro aca­so po­cos la co­noz­can, lo que ha­ce que la re­cu­pe­re. Co­mo hu­ma­nis­tas, los pe­rio­dis­tas lo so­mos ca­si to­dos, la muer­te de un ser hu­mano no de­be­ría ale­grar­nos. Sin em­bar­go, hay que ad­mi­tir que el mun­do mar­cha me­jor sin cier­ta gen­te en él. Y el mun­do va a mar­char me­jor sin Paul Hor­ner, que fue el in­ven­tor de las fa­ke news, las falsas no­ti­cias. En los úl­ti­mos seis años de su vi­da, Hor­ner se de­di­có a fa­bri­car, con abier­ta in­ten­ción, no­ti­cias falsas que co­rrían a to­da ve­lo­ci­dad por las redes so­cia­les y pro­vo­ca­ban con­mo­ción en sus lec­to­res.

Cuan­do Do­nald Trump era can­di­da­to, se sir­vió de esas no­ti­cias falsas pa­ra ata­car a sus ri­va­les, no só­lo a Hi­llary Clin­ton, sino a su enemi­go en el par­ti­do re­pu­bli­cano, Ted Cruz. La ca­de­na te­le­vi­si­va Fox News, de abier­ta sim- pa­tía, y em­pa­tía, con Trump, se hi­zo eco de una no­ti­cia pu­bli­ca­da por Hor­ner que de­cía que el en­ton­ces pre­si­den­te Barak Oba­ma ha­bía fi­nan­cia­do en per­so­na el “Mu­seo de la Cul­tu­ra Mu­sul­ma­na”, lo que era una men­ti­ra gran­de co­mo un pino des­pa­rra­ma­da por Hor­ner, que da­ba una re­ce­ta pa­ra su tra­ba­jo su­cio: el ti­po de­cía que los pri­me­ros pá­rra­fos de­ben ser siem­pre súper le­gí­ti­mos, lo mis­mo que el tí­tu­lo y la ima­gen. Y que des­pués, hay que exa­ge­rar­lo to­do has­ta al­can­zar el ob­je­ti­vo: en­ga­ñar a to­do el mun­do. Hor­ner ad­mi­tía que fue de­bi­do en gran par­te a su “tra­ba­jo” que Trump ga­nó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

La his­to­ria vie­ne a cuen­to por­que Ita­lia ins­tau­ra a par­tir de hoy una ini­cia­ti­va des­ti­na­da a que los es­tu­dian­tes se­cun­da­rios, más de cua­tro mi­llo­nes de jó­ve­nes, apren­dan a “de­fen­der­se” de las falsas no­ti­cias. Les re­co­mien­dan no com­par­tir no­ti­cias sin ve­ri­fi­car, re­cu­rrir a In­ter­net pa­ra com­pro­bar si son cier­tas, bus­car siem­pre las prue­bas y las fuen­tes de la in­for­ma­ción. Ca­si un de­cá­lo­go pa­ra pe­rio­dis­tas.

La idea fue de la mi­nis­tro de Edu­ca­ción, Valeria Fe­de­li, y de la pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Laura Bol­dri­ni, una po­lí­ti­ca de iz­quier­da que su­frió en car­ne pro­pia la he­ri­da de las falsas no­ti­cias. Pa­re­ce que en otros paí­ses la iz­quier­da es­tá en otra co­sa. ¿Qué di­cen Bol­dri­ni y Fe­de­li? Que las falsas no­ti­cias “en­tur­bian el de­ba­te de­mo­crá­ti­co, la des­in­for­ma­ción al­te­ra la opi­nión pú­bli­ca, vio­la el de­re­cho de las per­so­nas a una co­rrec­ta in­for­ma­ción y da­ña el de­ba­te pú­bli­co del que par­te la de­mo­cra­cia”. Ita­lia ve a las falsas no­ti­cias, una cau­sa y con­se­cuen­cia de la lla­ma­da pos­ver­dad, co­mo un ata­que al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. No es­tá so­la en eso. El Va­ti­cano pre­pa­ra pa­ra el año que vie­ne su Jor­na­da Mun­dial de las Co­mu­ni­ca­cio­nes que ten­drá co­mo prin­ci­pal de­ba­te el de las falsas no­ti­cias, a las que el pa­pa Fran­cis­co de­fi­nió, con agu­de­za y zum­bón, co­mo “al­go pa­re­ci­do a la co­pro­fi­lia”.

¿Pa­ra cuán­do el mis­mo de­ba­te en es­tas pla­yas?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.