Las cau­sas pe­na­les que com­pli­can a Gils Car­bó

El ca­so más di­fí­cil es el pro­ce­sa­mien­to por la po­lé­mi­ca com­pra de un edi­fi­cio so­bre la ca­lle Pe­rón.

Clarin - - EL PAÍS -

Ale­jan­dra Gils Car­bó que­dó en la mi­ra prin­ci­pal de la Jus­ti­cia por ha­ber co­me­ti­do los pre­sun­tos de­li­tos de “frau­de con­tra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, abu­so de au­to­ri­dad, coimas, trá­fi­co de in­fluen­cias y ne­go­cia­cio­nes in­com­pa­ti­bles con la fun­ción pú­bli­ca”, en la com­pra de un edi­fi­cio por más de $ 43 mi­llo­nes. Se tra­ta de la cau­sa a car­go del juez fe­de­ral Ju­lián Er­co­li­ni, que in­ves­ti­ga la com­pra del in­mue­ble pa­ra el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal ubi­ca­do en la ca­lle Pe­rón 667 y que pre­ci­pi­tó su re­nun­cia for­mal.

Pe­ro tam­bién es­tá in­ves­ti­ga­da por ha­ber nom­bra­do fis­ca­les afi­nes en dis­tri­tos pa­ra los cua­les no los ha­bía re­fren­da­do el Se­na­do de la Na­ción. Tam­bién te­nía de­nun­cias de me­nor cuan­tía.

Pe­ro la prin­ci­pal era por el edi­fi­co de la ca­lle Pe­rón. En agos­to, la ex Pro­cu­ra­do­ra Ge­ne­ral de la Na­ción es­tu­vo cua­tro ho­ras en el des­pa­cho del juez Er­co­li­ni y ne­gó to­das las acu­sa­cio­nes, aun­que re­co­no­ció que hu­bo “un ne­go­cio ocul­to” en la ad­qui­si­ción del edi­fi­cio

Re­nun­ció Ale­jan­dra Gils Car­bó, la pro­cu­ra­do­ra ge­ne­ral de la Na­ción

En la ope­ra­ción de com­pra del in­mue­ble, la em­pre­sa Ar­fin­sa ha­bría pa­ga­do una co­mi­sión de 7,7 mi­llo­nes de pe­sos a la in­mo­bi­lia­ria Jau­re­gui­berry Ase­so­res In­mo­bi­lia­rios.

Pa­ra el ma­gis­tra­do, en la ma­nio­bra de com­pra del in­mue­ble se bus­có dar “un vi­so de le­ga­li­dad” al pro­ce­so li­ci­ta­to­rio “di­rec­cio­na­do des­de su ini­cio” pa­ra be­ne­fi­ciar a la Pro­cu­ra­do­ra y fun­cio­na­rios alle­ga­dos y que es­to ge­ne­ró un “per­jui­cio pa­ra el mi­nis­te­rio Pú­bli­co Fis­cal”.

Dos me­ses des­pués de ser in­da­ga­da, Er­co­li­ni pro­ce­só a Gils Car­bó y le tra­bó un em­bar­go por 7 mi­llo­nes de pe­sos.

A par­tir de allí, dis­tin­tas vo­ces del ofi­cia­lis­mo co­men­za­ron a su­ge­rir, a tra­vés de los me­dios, que la re­nun­cia era la me­jor de­ci­sión que po­día to­mar la je­fa de los Fis­ca­les na­cio­na­les.

Ha­cia fi­nes de oc­tu­bre, el fa­llo de un juez en lo Con­ten­cio­so Ad­mi­nis­tra­ti- vo que ava­ló la re­mo­ción de Gils Car­bó, sin ne­ce­si­dad de un jui­cio po­lí­ti­co, abrió otra vez la in­cóg­ni­ta res­pec­to de su fu­tu­ro al fren­te de la Pro­cu­ra­du­ría.

Ade­más, Gils Car­bó acu­mu­ló en lo que va de su ges­tión de ca­si cua­tro años el ré­cord de “24 de­nun­cias pe­na­les” con­tra un Pro­cu­ra­dor Ge­ne­ral de la Na­ción en ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes. Una de ellas es la de­nun­cia que le for­mu­ló el fis­cal José Ma­ría Cam­pag­no­li por fil­trar ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les a la SI­DE po­dría lle­gar a rom­per ese cer­co de pro­tec­ción po­lí­ti­ca y ju­di­cial.

Cam­pag­no­li se ba­só en el ex di­rec­tor de la SI­DE Stiu­so quien con­tó ba­jo ju­ra­men­to de de­cir la ver­dad có­mo su je­fe di­rec­to en la SI­DE K en­tre el 2003 y el 2014, Pa­co Lar­cher, le pa­sa­ba da­tos que el fis­cal le ha­bía da­do a Gils Car­bó del con­fu­so se­cues­tro de Se­ve­ro Ca­ba­lle­ro en el 2012.

Si el juez Rodolfo Canicoba Corral acepta las me­di­das de prue­ba del fis­cal Ramiro Gon­za­lez to­do in­di­ca que la cau­sa ter­mi­na­rá con un ca­reo en­tre Stiu­so y Lar­cher que se­rá pa­ra “al­qui­ler bal­co­nes”, di­cen en los tri­bu­na­les fe­de­ra­les. Y en es­te ca­so, uno de los dos pue­de ter­mi­nar sien­do acu­sa­do de fal­so tes­ti­mo­nio y Gils Car­bó, pro­ce­sa­da. ■

Fac­sí­mil. csí­mil Tex­to de la re­nun­cia que Ale­jan­dra Gils Car­bó le man­dó ayer al mi­nis­tro de Jus­ti­cia de la Na­ción Ger­mán Ga­ra­vano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.