Ru­sia­ga­te: arres­tan al ex je­fe de cam­pa­ña de Trump y con­fie­sa uno de sus ase­so­res

Es el es­cán­da­lo por la cam­pa­ña del Krem­lin pa­ra com­pli­car a la can­di­da­ta de­mó­cra­ta y fa­vo­re­cer al mag­na­te.

Clarin - - EL MUNDO - AP, AN­SA Y CLA­RÍN

El es­cán­da­lo Ru­sia­ga­te re­gre­sa con no­ta­ble energía a las ta­pas de los dia­rios. El ex je­fe de la cam­pa­ña elec­to­ral de Do­nald Trump y uno de sus so­cios fue­ron pues­tos ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio en el marco de las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre la pre­sun­ta co­lu­sión del Krem­lin du­ran­te la ca­rre­ra pre­si­den­cial de 2016. El man­da­ta­rio reac­cio­nó ne­gan­do nuevamente que esa so­cie­dad opa­ca ha­ya exis­ti­do y de­man­dan­do que se in­ves­ti­gue en to­do ca­so a Hi­llary Clin­ton.

El abo­ga­do Paul Ma­na­fort y su so­cio Rick Ga­tes fue­ron in­cul­pa­dos por 12 car­gos re­la­cio­na­dos con de­li­tos co­me­ti­dos mien­tras el in­flu­yen­te Ma­na­fort di­ri­gía la cam­pa­ña pre­si­den­cial. Pa­ra­le­la­men­te, Geor­ge Pa­pa­do­pou­los, ase­sor de po­lí­ti­ca ex­te­rior de la cam­pa­ña de Trump, ad­mi­tió ha­ber sos­te­ni­do reunio­nes con fun­cio­na­rios ru­sos pa­ra en­su­ciar a la de­mó­cra­ta Clin­ton, y se de­cla­ró cul­pa­ble de ha­ber men­ti­do al res­pec­to.

Se tra­ta de los pri­me­ros arres­tos y acu­sa­cio­nes en la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller, que exa­mi­na las re­la­cio­nes en­tre el co­mi­té elec­to­ral de Trump y Ru­sia pa­ra in­fluir en el re­sul­ta­do de los co­mi­cios de 2016. El ca­so se con­cen­tra en los mo­vi­mien­tos fi­nan­cie­ros de Ma­na­fort y Ga­tes du­ran­te una dé­ca­da, in­clu­yen­do el pe­río­do de la cam­pa­ña elec­to­ral, cuan­do am­bos ac­tua­ron co­mo “agen­tes no re­gis­tra­dos de Ucra­nia” en EE.UU., se­gún el do­cu­men­to de in­cul­pa­ción de 31 pá­gi­nas fir­ma­do por Mue­ller. Pa­ra “es­con­der (...) de­ce­nas de mi­llo­nes de dólares” de pa­gos re­ci­bi­dos de Ucra­nia, Ma­na­fort y Ga­tes “la­va­ron el di­ne­ro me­dian­te un enor­me nú­me­ro de cor­po­ra­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses y ex­tran­je­ras, aso­cia­cio­nes y cuen­tas ban­ca­rias”.

Por ello, Ma­na­fort fue impu­tado por fal­so tes­ti­mo­nio so­bre su pa­pel co­mo agen­te ex­tran­je­ro y por no pre­sen­tar las de­bi­das de­cla­ra­cio­nes so­bre cuen­tas ban­ca­rias en el ex­te­rior y re­gis­tros fi­nan­cie­ros. El eje­cu­ti­vo ha­bía si­do nom­bra­do je­fe de la cam­pa­ña elec­to­ral en ju­nio de 2016, pe­ro fue apar­ta­do del car­go en agos­to cuan­do emer­gie­ron sus la­zos con Ucra­nia.

Tras co­no­cer­se los pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les, Trump re­cu­rrió a Twitter pa­ra reite­rar en ma­yús­cu­las: “¡No hay CO­LU­SIÓN!”. Con re­la­ción a los car­gos con­tra su ex je­fe de cam­pa­ña, apun­tó: “Lo sien­to, pe­ro es­to ocu­rrió ha­ce años, an­tes de que Paul Ma­na­fort fue­ra par­te de la cam­pa­ña de Trump. Pe­ro ¿por qué no son Hi­llary Clin­ton y los De­mó­cra­tas el fo­co?”.

Esa afir­ma­ción es muy re­la­ti­va. Ma­na­fort y Ga­tes “ca­na­li­za­ron mi­llo­nes de dólares” ha­cia cuen­tas abier­tas por ellos mis­mos o sus “cóm­pli­ces” en Chi­pre, San Vi­cen­te y las Gra­na­di­nas y las is­las Sey­che­lles, apun­tó Mue­ller. Pe­ro esa ac­ti­vi­dad, se­ña­la el do­cu­men­to ju­di­cial, ocu­rrió en­tre 2008 y 2017, y por lo que se man­tu­vo cuan­do Ma­na­fort con­du­cía la cam­pa­ña de Trump. Eso des­plo­ma los ar­gu­men­tos del pre­si­den­te.

De acuer­do con el fis­cal es­pe­cial, am­bos, “jun­to con otros, cons­pi­ra­ron de for­ma cons­cien­te e in­ten­cio­nal pa­ra de­frau­dar a Es­ta­dos Uni­dos”. De es­ta for­ma, Mue­ller de­jó abier­ta la puer­ta a más impu­tacio­nes por es­te ca­so.

Ma­na­fort se pre­sen­tó la ma­ña­na del lu­nes vo­lun­ta­ria­men­te en la ofi­ci­na lo­cal del FBI en Was­hing­ton, acom­pa­ña­do de un hom­bre que no fue iden­ti­fi­ca­do, des­pués de re­ci­bir una or­den pa­ra en­tre­gar­se. En tan­to, Pa­pa­do­pou­los, se de­cla­ró cul­pa­ble de ha­ber men­ti­do a agen­tes del FBI que lo in­te­rro­ga­ron so­bre la pre­sun­ta co­lu­sión con Ru­sia. De acuer­do con do­cu­men­tos le­ga­les di­vul­ga­dos es­te lu­nes, Pa­pa­do­pou­los ad­mi­tió ha­ber dia­lo­ga­do con ciu­da­da­nos ru­sos que ofre­cían in­for­ma­cio­nes “su­cias” so­bre Clin­ton, in­clu­yen­do mi­les de sus co­rreos elec­tró­ni­cos, y bus­có co­nec­tar es­tas per­so­nas con el equi­po de cam­pa­ña de Trump.

Es­ta acu­sa­ción con­tra Pa­pa­do­pou- los es la más fuer­te evi­den­cia de po­si­ble co­lu­sión en­tre la cam­pa­ña y Ru­sia pa­ra fa­vo­re­cer la elec­ción de Trump.

Mue­ller, que di­ri­gió el FBI du­ran­te 12 años (2001-2013), fue es­co­gi­do en ma­yo de es­te año pa­ra con­du­cir las in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el pa­pel de Ru­sia en la cam­pa­ña de 2016. Las sos­pe­chas so­bre los con­tac­tos en­tre el equi­po de Trump y Ru­sia en ese lap­so y des­pués de su vic­to­ria elec­to­ral ya pro­vo­ca­ron ver­da­de­ros te­rre­mo­tos po­lí­ti­cos en el nue­vo go­bierno.

Lue­go de su in­ves­ti­du­ra, Trump nom­bró al ge­ne­ral Mi­chael Flynn co­mo su ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, pe­ro tu­vo que des­pe­dir­lo ape­nas 20 días des­pués al co­no­cer­se que man­tu­vo con­tac­tos ocultos con di­plo­má­ti­cos ru­sos. En tan­to, el se­cre­ta­rio de Jus­ti­cia y Fis­cal Ge­ne­ral, Jeff Ses­sions, tu­vo que re­cu­sar­se de cual­quier pes­qui­sa so­bre el ca­so, ya que tam­bién man­tu­vo con­tac­tos no di­vul­ga­dos con di­plo­má­ti­cos ru­sos. ■

AFP

Pro­ble­mas. Paul Ma­na­fort, en una con­fe­ren­cia en abril de 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.