Por pri­me­ra vez, un hom­bre es el me­jor som­me­lier ar­gen­tino

Martín Bruno se im­pu­so en la fi­nal de la com­pe­ten­cia na­cio­nal que se reali­zó ano­che en la Usi­na del Ar­te.

Clarin - - SOCIEDAD - Adria­na San­ta­ga­ti asan­ta­ga­ti@cla­rin.com

Y un día, el rei­na­do femenino en la som­me­lie­rie ar­gen­ti­na se cor­tó. Martín Bruno, som­me­lier del pre­mia­do res­tau­ran­te Te­gui —de Ger­mán Mar­ti­te­gui— y uno de los dos ar­gen­ti­nos que el año pa­sa­do re­pre­sen­ta­ron al país en el Mun­dial de los Som­me­liers que se hi­zo en Mendoza, se co­ro­nó co­mo el me­jor som­me­lier de la Ar­gen­ti­na.

Bruno, 34 años, ha­bía que­da­do se­gun­do el año pa­sa­do de­trás de Paz Le­vin­son, quien se co­ro­nó en el cuar­to pues­to en el Mun­dial. Aho­ra, con una ex­ce­len­te per­for­man­ce, lo­gró el pri­mer lu­gar y me­ter­se en la his­to­ria: es el pri­mer va­rón en ser ele­gi­do me­jor som­me­lier del país. Tie­ne una re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria: ade­más de brin­dar ser­vi­cio en Te­gui, es brand am­bas­sa­dor de Per­nod Ri­card Ar­gen­ti­na y do­cen­te en el Cen­tro Ar­gen­tino de Vi­nos y Es­pi­ri­tuo­sas (CAVE).

Pa­ra lle­var­se el pre­mio en la com­pe­ten­cia que se ce­le­bró en la Usi­na del Ar­te, tu­vo que su­pe­rar exi­gen­tes prue­bas al igual que las otras dos fi­na­lis­tas, Ste­fa­nie Pai­va y Valeria Gam­per. Jun­to con Gam­per, aho­ra son los pre­can­di­da­tos pa­ra re­pre­sen­tar a la Ar­gen­ti­na en el pró­xi­mo mun­dial, el año que vie­ne en Bél­gi­ca.

El ca­mino pa­ra el triun­fo ha­bía co­men­za­do an­tes, en una pre­cla­si­fi­ca­ción con otros 17 som­me­liers. La Sa­la de Cá­ma­ra de la be­llí­si­ma Usi­na en La Bo­ca se trans­for­mó en el es­ce­na­rio de la com­pe­ti­ción fi­nal. Fue una no­ve­dad: es la pri­me­ra vez que el con­cur­so sa­le de los ho­te­les de lu­jo pa­ra ha­cer­se en otro en­torno. El dar­le un con­tex­to más in­for­mal se co­rres­pon­de con una pro­fe­sión —ex­pli­ca a Cla­rín Ma­tías Pre­zio­so, pre­si­den­te de la or­ga­ni­za­do­ra Aso­cia­ción Ar­gen­ti­na de Som­me­liers (AAS)— que su­peró el res­tau­ran­te y se in­ser­tó en otros ám­bi­tos la­bo­ra­les, co­mo bo­de­gas, em­pre­sas de ser­vi­cios a la in­dus­tria vi­ti­vi­ní­co­la, y es­cue­las de gas­tro­no­mía y som­me­lie­rie.

Es que ser som­me­lier es mu­cho más que ca­tar un vino. “El som­me­lier tie­ne que te­ner una gran vo­ca­ción de ser­vi­cio”, des­ta­ca Pre­zio­so, quien ha­ce po­cos me­ses su­ce­dió en la AAS a An­drés Ros­berg, elec­to pre­si­den­te de la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Som­me­lie­rie. Ros­berg fue uno de los in­te­gran­tes del ju­ra­do —aun­que se ex­cu­só de pun­tuar a los com­pe­ti­do­res— que in­te­gra­ron som­me­liers in­ter­na­cio­na­les y na­cio­na­les, bar­ten­ders, em­pre­sa­rios gas­tro­nó­mi­cos y pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos.

Pe­ro la ca­ta es de to­das ma­ne­ras par­te fun­da­men­tal de la pro­fe­sión. Y de eso fue­ron las pri­me­ras prue­bas. Con los ner­vios ló­gi­cos, los com­pe­ti­do­res tu­vie­ron que, en pri­mer lu­gar, des­cri­bir con lu­jo de de­ta­lle un vino blan­co. Lue­go, se tu­vie­ron que en­fren­tar a tres co­pas ne­gras pa­ra de­ter­mi­nar a qué país co­rres­pon­día el Mal­bec que es­ta­ba den­tro de ca­da una de ellas. Con fir­me­za, só­lo re­cu­rrien­do al ol­fa­to y al gus­to, di­fe­ren­cia­ron su pro­ce­den­cia. Los de­sa­fíos iban su­bien­do en com­ple­ji­dad. El ter­ce­ro los obli­gó a pro­bar seis co­pas de dis­tin­tos des­ti­la­dos y agru­par­los por su ori­gen (de uva, de ce­rea­les).

Pe­ro ser som­me­lier es pres­tar aten­ción fun­da­men­tal al ser­vi­cio, y esas ha­bi­li­da­des tam­bién tu­vie­ron que de­mos­trar. De­bie­ron re­co­men­dar cua­tro vi­nos que ma­ri­da­ran con un hi­po­té­ti­co me­nú de un res­tau­ran­te de lu­jo y de­tec­tar erro­res en una car­ta de vi­nos (por ejem­plo, que tal eti­que­ta no era Char­don­nay sino un blend). Y, tam­bién, po­ner­se en ac­ción. Con par­te del ju­ra­do emu­lan­do ser los co­men­sa­les de una me­sa, tu­vie­ron que ser­vir un vino de al­ta ga­ma con gran pre­ci­sión. Hu­bo prue­bas en in­glés y el ju­ra­do de­li­be­ró lue­go has­ta lle­gar al ele­gi­do.

En las seis edi­cio­nes an­te­rio­res, ha­bían ga­na­do el pre­mio Fla­via Riz­zu­to, Ma­ría Men­di­za­bal, Agus­ti­na de Al­ba y Paz Le­vin­son (las dos úl­ti­mas, se lo lle­va­ron dos ve­ces ca­da una). Martín Bruno rom­pió la he­ge­mo­nía de las da­mas. Al me­nos, has­ta la pró­xi­ma edi­ción. ■

ROLANDO AN­DRA­DE

Fe­liz. Martín Bruno, ano­che, con el pre­mio. En las 5 edi­cio­nes an­te­rio­res ga­na­ron mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.