El cu­ra que re­nun­ció por amor hi­zo un año de “tra­ta­mien­to” an­tes de ir­se

Mi­chael Bel­mont tu­vo una cri­sis con­fe­sio­nal y pi­dió ayu­da. De­sig­nan a su su­ce­sor en la vi­lla del Cam­po Pa­pa.

Clarin - - SOCIEDAD - Ro­xa­na Ba­da­lo­ni mendoza@cla­rin.com

Mi­chael Bel­mont (42) pa­só su in­fan­cia do­man­do ca­ba­llos en­tre pas­ti­za­les en Mendoza. Su ma­má, pro­fe­so­ra de in­glés, via­jó de jo­ven a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra per­fec­cio­nar­se. Que­dó em­ba­ra­za­da y a los tres me­ses de na­cer Mi­chael, se vol­vió con el be­bé a la Ar­gen­ti­na. Se ins­ta­la­ron cer­ca del par­que Cha­chin­go, una zo­na de vi­ñe­dos y oli­vos del Gran Mendoza.

Allí pa­só su in­fan­cia y su ado­les­cen­cia, quien des­pués se­ría con­si­de­ra­do un re­fe­ren­te en la lu­cha con­tra el con­su­mo de dro­gas y el nar­co­trá­fi­co. Un do­cu­men­tal re­gis­tró su obra en la vi­lla del Cam­po Pa­pa. Pe­ro la ma­yor ex­po­si­ción me­diá­ti­ca de Mi­chael ocu­rrió es­te mes con su sor­pre­si­va de­ci­sión de de­jar los há­bi­tos pa­ra for­mar una fa­mi­lia. La Igle­sia Ca­tó­li­ca ya de­sig­nó a otro sa­cer­do­te: el nue­vo pá­rro­co es Se­bas­tián Flo­res.

Aho­ra se co­no­cie­ron de­ta­lles so­bre los me­ses pre­vios a la de­ci­sión de Mi­chael de de­jar los há­bi­tos. Se­gún tras­cen­dió, el sa­cer­do­te vi­vió du­ran­te el úl­ti­mo año una cri­sis con­fe­sio­nal pro­fun­da que lo lle­vó a rea­li­zar un "tra­ta­mien­to" den­tro de la igle­sia. Si bien no se co­no­cie­ron los de­ta­lles de es­te pro­ce­so, ni si tu­vo ase­so­ra­mien­to psi­co­ló­gi­co, pi­dió ayu­da a sus con­se­je­ros pa­ra re­sol­ver la si­tua­ción. Fi­nal­men­te, de­ci­dió ele­gir el amor.

Los ve­ci­nos de Mi­chael en el par­que Cha­chin­go lo re­cuer­dan “no­ble, so­li­da­rio y afec­tuo­so”. “Es­te pai­sano ru­bio de ojos ver­des”, co­mo lo año­ran sus ami­gos de la in­fan­cia, mar­có la vi­da de mu­chas per­so­nas que lle­ga­ron a con­si­de­rar­lo un me­sías por su tra­ba­jo so­cial en la vi­lla del Cam­po Pa­pa, en Godoy Cruz.

Pe­ro Mi­chael, más co­no­ci­do co­mo el pa­dre Mai­col, se enamo­ró, aban­do­nó los há­bi­tos y de­jó su co­mu­ni­dad, a prin­ci­pios de oc­tu­bre. El sa­cer­do­te que cum­plía su mi­sión en uno de los ba­rrios más hu­mil­des del Gran Mendoza, anun­ció su re­la­ción con una mu­jer y re­nun­ció a su pues­to de pá­rro­co en la igle­sia Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe y San Juan Diego, que ha­bía ayu­da­do a le­van­tar la­dri­llo por la­dri­llo. Tam­bién de­jó su ta­rea en el cen­tro co­mu­ni­ta­rio “Ho­gar de Cris­to”, don­de asis­tió du­ran­te cin­co años a jó­ve­nes adic­tos a las dro­gas.

Só­lo se sa­be que de­jó una car­ta y se fue a vi­vir a otra pro­vin­cia. Des­de en­ton­ces, no fue po­si­ble ubi­car­lo en su te­lé­fono. “Pri­me­ro de­seo ex­pre­sar­les que mi co­ra­zón es­tá lleno de agra­de­ci­mien­to a ca­da uno de us­te­des y por to­do lo vi­vi­do jun­tos. He si­do muy fe­liz con us­te­des y los lle­va­ré siem­pre en mi co­ra­zón. He to­ma­do la de­ci­sión de ar­mar un pro­yec­to de vi­da de fa­mi­lia, se­guir jun­tos con ella a Je­sús y, des­de la fa­mi­lia se­guir ayu­dan­do a los más po­bres”, re­ve­la el ex cu­ra en el men­sa­je a sus fie­les.

Y con­ti­núa: “Quie­ro agra­de­cer­les pro­fun­da­men­te la mi­ra­da com­pren­si­va y mi­se­ri­cor­dio­sa que han te­ni­do con­mi­go es­tos días. Tam­bién les pi­do per­dón por el do­lor y en al­gu­nos, el enojo, que pue­do ha­ber cau­sa­do por mi de­ci­sión”, es­cri­bió.

La so­cie­dad men­do­ci­na se di­vi­dió en­tre los que cues­tio­na­ron su sa­li­da de in­cóg­ni­to y los que ce­le­bra­ron que ha­ya en­con­tra­do el amor y em­pren­da una vi­da nue­va. ■

Un re­fe­ren­te. Mi­chael ayu­dó a jó­ve­nes adic­tos en el Gran Mendoza.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.