Obras re­sur­ge co­mo es­ce­na­rio pa­ra shows y en la Ciu­dad aún fal­ta un es­ta­dio más gran­de

Tras cin­co años sin con­cier­tos, el “tem­plo del rock” vol­vió a ser op­ción y tie­ne agen­da com­ple­ta has­ta di­ciem­bre. Por aho­ra, fra­ca­sa­ron otros pro­yec­tos pa­ra cons­truir un es­pa­cio te­cha­do.

Clarin - - LA CIUDAD - Ka­ri­na Nie­bla knie­bla@cla­rin.com

Una mo­le in­con­fun­di­ble en el co­ra­zón de Núñez, in­elu­di­ble pa­ra to­do roc­ke­ro, inol­vi­da­ble pa­ra to­do fan. Obras Sa­ni­ta­rias ha si­do pa­ra­da mu­si­cal por­te­ña por ex­ce­len­cia des­de fi­nes de los 70. Y tras un re­ce­so de cin­co años, re­to­mó su agen­da de re­ci­ta­les, con es­pec­tácu­los pro­gra­ma­dos has­ta fin de año.

Obras tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 4.700 es­pec­ta­do­res, me­nos de la mi­tad de otros es­ta­dios te­cha­dos ar­gen­ti­nos. Pe­ro aun­que su ta­ma­ño re­sul­te li­mi- ta­do en tiem­pos de ré­cords de ta­qui­lla co­mo los actuales, si­gue ocu­pan­do un es­pa­cio in­dis­cu­ti­do, gra­cias a su ubi­ca­ción, su staff siem­pre abier­to a las pro­pues­tas de los ar­tis­tas y una mís­ti­ca cons­trui­da con los años.

En la Ciu­dad, al mis­mo tiem­po, si­guen los in­ten­tos por cons­truir un es­ta­dio te­cha­do con más ca­pa­ci­dad. Hu­bo pro­yec­tos que no pros­pe­ra­ron y otros que por aho­ra pa­re­cen no es­tar cer­ca de con­cre­tar­se.

“Los ba­ños de la ham­bur­gue­se­ría Ro­jo y Ne­gro y la po­li­cía mon­ta­da; las pas­tas que co­mían los Ra­mo­nes en ca­ma­ri­nes, los ca­ba­llos do­pa­dos del pri­mer show de Di­vi­di­dos, y has­ta cier­ta sim­bo­lo­gía es­ce­no­grá­fi­ca se­mi­na­zi en un con­cier­to de Ra­to­nes Pa­ra­noi­cos, de­ba­jo de la cual ter­mi­nó to­can­do el piano… Alejandro Ler­ner”, di­ce la pe­rio­dis­ta Glo­ria Gue­rre­ro al co­mien­zo de su li­bro “Es­ta­dio Obras. El tem­plo del rock”. Y tie­ne anéc­do­tas pa­ra ele­gir.

Es que por el es­ce­na­rio y los ca­ma­ri­nes de es­te club por­te­ño pa­sa­ron to­dos los gran­des nom­bres del rock ar­gen­tino a lo lar­go de ca­si cua­tro dé­ca­das. Des­de Spi­net­ta y Se­rú Gi­rán, que lo es­tre­na­ron en 1978, has­ta Al­ma­fuer­te, la úl­ti­ma banda na­cio­nal en to­car allí an­tes del re­ce­so, en 2011. En el me­dio, to­ca­ron Charly, los Re­don­dos, Ca­la­ma­ro, So­da Ste­reo, Su­mo, Pap­po, Ra­ta Blan­ca, Los Pio­jos, La Ren­ga, Los Ca­di­llacs y la lis­ta si­gue. En el plano in­ter­na­cio­nal, la nó­mi­na tam­bién es lar­ga, con The Po­li­ce, Ra­mo­nes, B.B. King, Sex Pis­tols y Bob Dy­lan a la ca­be­za.

Pe­ro en 2011 esa rue­da de­jó de gi­rar. La su­per­po­si­ción con los par­ti­dos de bás­quet y al­gu­nas re­for­mas que se de­mo­ra­ban en lle­gar le pu­sie­ron un freno a la his­to­ria. Y re­cién en di­ciem­bre pa­sa­do arran­có de vuel­ta, con un show de Air­bag. Lue­go lle­gó La Be­ri­so, con ocho fe­chas en­tre abril y agos­to de es­te año. En sep­tiem­bre Mas­sa­cre eli­gió Obras pa­ra ce­le­brar sus 30 años de ca­rre­ra. Y ha­ce dos se­ma­nas fue el pri­mer show in­ter­na­cio­nal de es­te re­gre­so, de la mano de los ale­ma­nes Die To­ten Ho­sen. La agen­da de shows pa­ra no­viem­bre y di­ciem­bre in­clu­ye a Mi­guel Ma­teos, Boy Geor­ge y La 25.

Aun­que su es­ta­dio no lle­gue a las cua­tro dé­ca­das, el club ya cum­ple un si­glo. Y en el marco de los fes­te­jos, en di­ciem­bre Isen­beck lle­va­rá al es­ta­dio a Eru­ca Sa­ti­va, Gua­so­nes, Ca­de­na Per­pe­tua y Bull­dog. Se­rá en el marco de Rock N'Chop, una pla­ta­for­ma de even­tos, fes­ti­va­les y re­ci­ta­les desa­rro­lla­da por la mar­ca de cer­ve­za.

"Te­ne­mos shows pau­ta­dos en prin­ci­pio has­ta fin de año, y se­gu­ra­men­te es­ta­re­mos re­no­van­do el con­ve­nio con la pro­duc­to­ra de los shows, Front of Hou­se, pa­ra 2018", pre­ci­só Gui­ller­mo Su­ria­ni, ge­ren­te de­por­ti­vo del club.

Es­tos re­ci­ta­les le per­mi­ti­rán a la co­mi­sión di­rec­ti­va de Obras fi­nan­ciar sus pro­pias re­for­mas, que pla­neó años atrás y nun­ca se con­cre­ta­ron, co­mo las del sis­te­ma de ven­ti­la­ción, cla­ve cuan­do hay re­ci­ta­les en ve­rano. Sí se tra­ba­jó en la co­ber­tu­ra del te­cho, los ac­ce­sos y los ba­ños, que fue­ron to­tal­men­te re­no­va­dos.

Con to­do, en el es­ta­dio los shows com­pi­ten con la Li­ga Ar­gen­ti­na de Bás­quet, que dispu­ta allí en­tre dos y tres par­ti­dos por se­ma­na. "Va­mos me­chan­do de­por­te y música. Hay que coor­di­nar bien, por­que el ar­ma­do y des­ar­ma­do de los es­ce­na­rios lle­van su tiem­po. La pla­ta­for­ma pa­ra los re­ci­ta­les que se ar­ma so­bre la pla­tea sur es de di­men­sio­nes ge­ne­ro­sas", ex­pli­ca Su­ria­ni.

"Las ban­das que re­cién em­pe­za­ban so­ña­ban con lle­gar a to­car en Obras. Y en 30 años vi a mu­chos ellos so­bre es­te es­ce­na­rio" di­ce Ali­cia Díaz, pro­duc­to­ra his­tó­ri­ca de shows en el es­ta­dio, y agre­ga: "To­car en Obras for­ma­ba par­te de la con­sa­gra­ción co­mo ar­tis­ta. Era el bro­che de oro des­pués de sa­car un dis­co, y pa­ra las ban­das si­gue te­nien­do el mis­mo sig­ni­fi­ca­do". ■

RU­BÉN DIGILIO.

Club his­tó­ri­co. El es­ta­dio de Núñez tie­ne cua­tro dé­ca­das y al­ber­gó a las más gran­des ban­das de rock, tan­to na­cio­na­les co­mo ex­tran­je­ras, so­bre to­do en los ‘80 y ‘90.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.