Si­mu­ló una re­con­ci­lia­ción con su ex y lo ase­si­nó pa­ra que­dar­se con su pen­sión

Una mu­jer fue con­de­na­da a per­pe­tua por el cri­men de su ex esposo, ve­te­rano de Mal­vi­nas. Pa­ra los jue­ces, con­cre­tó el plan con la ayu­da de su ac­tual no­vio y un cu­ña­do de él. La víc­ti­ma fue gol­pe­da, encerrada en un baúl y pren­di­da fue­go.

Clarin - - POLICIALES -

El en­ga­ño fue digno de un dra­ma te­le­vi­si­vo. Es­te­la del Va­lle Fi­gue­roa (46) pla­neó ca­da pa­so del plan pa­ra ma­tar a su ex ma­ri­do. Usó la ilu­sión de Hector Je­sús Barraza (52) pa­ra si­mu­lar una re­con­ci­lia­ción y eje­cu­tar­lo. Ayer la con­de­na­ron a per­pe­tua por el ho­mi­ci­dio.

Cuan­do el Tri­bu­nal Oral N°2 de Quil­mes le­yó la sen­ten­cia co­rrió al­go de ali­vio en­tre la fa­mi­lia del ex com­ba­tien­te de Mal­vi­nas, ase­si­na­do en enero de 2014. Su ex mu­jer fue con­de­na­da a la má­xi­ma pe­na por “ho­mi­ci­dio agra­va­do con el con­cur­so pre­me­di­ta­do de dos o más per­so­nas en ca­rác­ter de coau­to­res”. La mis­ma suer­te co­rrió Ja­vier Ponce Lu­que (28), su cóm­pli­ce y nue­va pa­re­ja. Jun­tos idea­ron el pa­so a pa­so ma­ca­bro pa­ra se­cues­trar a Héc­tor, lle­var­lo a un cam­po ale­ja­do don­de tra­ba­ja­ba Nés­tor “Sal Fi­na” Ja­ra (26), gol­pear­lo, en­ce­rrar­lo en el baúl de su au­to y pren­der­lo fue­go has­ta car­bo­ni­zar­lo.

“La con­de­na es muy cer­ca­na a lo que la fis­ca­lía en­ten­día que se po­día pro­bar. La par­ti­ci­pa­ción se­cun­da­ria de Ja­ra era una de las po­si­bi­li­da­des, por­que fue quien fa­ci­li­tó el ac­ce­so al lu­gar don­de co­me­tie­ron el cri­men”, ana­li­zó Se­bas­tián Vi­de­la, el fis­cal del jui­cio, so­bre los diez años de pe­na que die­ron a Ja­ra. Y acla­ró: “Lo más im­por­tan­te, lo que más coin­ci­den­cias te­nía con la prue­ba, fue to­do el ar­ma­do de Fi­gue­roa pa­ra pla­near el ho­mi­ci­dio. Ella era la que co­no­cía del di­ne­ro de la víc­ti­ma, la que si­mu­ló la re­con­ci­lia­ción an­te to­do el mun­do, e in­clu­so se lo hi­zo creer a él. Su nue­vo no­vio, Ponce Lu­que, en­ten­de­mos que fue el au­tor ma­te­rial del he­cho, pe­ro en com­pli­ci­dad y coau­to­ría con ella”.

Pa­ra la fa­mi­lia de Barraza la con­de­na “trae­rá un po­co de paz”. Ellos, co­mo la Jus­ti­cia, creen la mu­jer pla­neó el ho­mi­ci­dio pa­ra que­dar­se con el di­ne­ro de una pen­sión que Héc­tor re­ci­bió por ha­ber si­do ex com­ba­tien­te en Mal­vi­nas. El bo­tín era de 100 mil pe­sos.

Héc­tor y Es­te­la es­tu­vie­ron ca­sa­dos 15 años, has­ta 2007, cuan­do se se- pa­ra­ron. Su víncu­lo que­dó li­mi­ta­do a pe­leas por di­ne­ro, una ma­nu­ten­ción y la ilu­sión por una re­con­ci­lia­ción. Sin em­bar­go, nun­ca se di­vor­cia­ron le­gal­men­te.

“Co­mo mi her­mano te­nía tan­to amor ha­cia ella, siem­pre hi­zo lo que le de­cía. No­so­tros sa­bía­mos de la su­pues­ta re­con­ci­lia­ción y nos pu­si­mos con­ten­tos por él, por­que siem­pre qui­so vol­ver con ella. Va­rios me­ses es­tu­vie­ron vi­si­tán­do­se y esas co­sas, pe­ro no vi­vían jun­tos. Tres o cua­tro días an­tes de que lo ma­ta­ran, ella se que­dó a dor­mir con él”, re­cor­dó Ro­sa Barraza, la her­ma­na de la víc­ti­ma. Y, so­bre la sen­ten­cia, di­jo: “Es lo que es­pe­rá­ba­mos. Mi her­mano y mi ma­dre, que tam­bién fa­lle­ció en me­dio de es­te do­lor, van a po­der des­can­sar en paz. Tras la con­de­na, Fi­gue­roa se bur­la­ba de no­so­tros, se reía, nos ha­cía ca­ras. Eso nos lle­nó de im­po­ten­cia, pe­ro al me­nos nos que­da­mos tran­qui­los por­que van a pa­gar por lo que hi­cie­ron. Nos hu­bie­ra gus­ta­do per­pe­tua pa­ra los tres, pe­ro es­ta­mos con­for­mes”.

Barraza fue vis­to por úl­ti­ma vez el 16 de enero de 2014. Su au­to apa­re­ció cal­ci­na­do tres días des­pués en ca­lle 517 y La Tri­lla, en el cen­tro agrí­co­la de El Pa­to, en Be­ra­za­te­gui, al su­r­es­te del GBA. Era el cam­po de plan­ta­ción de so­ja en el que tra­ba­ja­ba Nés­tor “Sal Fi­na” Ja­ra, ex cu­ña­do de Ponce Lu­que.

Allí, se­gún pu­die­ron re­cons­truir los in­ves­ti­ga­do­res, gol­pea­ron a Héc­tor en la ca­be­za y lo de­ja­ron in­cons­cien­te. Es­ta­ba vi­vo cuan­do lo en­ce­rra­ron en el baúl de su Re­nault San­de­ro y lo pren­die­ron fue­go. Mu­rió por as­fi­xia y de su cuer­po só­lo que­da­ron ce­ni­zas: tar­da­ron 23 días en iden­ti­fi­car­lo y en­tre­gar los res­tos a la fa­mi­lia.

“El 8 de fe­bre­ro en­te­rra­mos a mi cu­ña­do y el 10 ella es­ta­ba en la aso­cia­ción de ve­te­ra­nos y en la es­cue­la don­de él tra­ba­ja­ba re­cla­man­do el suel­do y la pen­sión. Usur­pó la ca­sa que él te­nía en Flo­ren­cio Va­re­la sin pe­dir la lla­ve, ni avi­sar a na­die de la fa­mi­lia: rom­pió los can­da­dos y se me­tió. Ahí em­pe­za­mos a sos­pe­char de ella, pe­ro re­cién en agos­to de 2014 la de­tu­vie­ron”, re­cor­dó Clau­dia, cu­ña­da de la víc­ti­ma. Los tres tu­vie­ron los te­lé­fo­nos in­ter­ve­ni­dos y ca­ye­ron des­pués de va­rias con­ver­sa­cio­nes en las que ha­bla­ron del cri­men.

Al jui­cio lle­gó una cuar­ta impu­tada, la her­ma­na de Ja­vier Ponce Lu­que, lla­ma­da Daia­na. Se­gún el tes­ti­mo­nio de la fa­mi­lia, ella es­tu­vo al me­nos dos no­ches dur­mien­do en la ca­sa de Héc­tor, ha­cién­do­se pa­sar por la pa­re­ja de Ja­vier Ponce Lu­que, pa­ra ge­ne­rar el en­ga­ño que de­ri­vó en el ho­mi­ci­dio. To­da esa tra­ma no pu­do ser pro­ba­da, por lo que fue ab­suel­ta y re­cu­pe­ró la li­ber­tad ayer.

“Lo úni­co que nos ge­ne­ra du­das es lo de Daia­na. Cuan­do la li­be­ra­ron, nos vino a de­cir que ella no ha­bía te­ni­do na­da que ver. Pe­ro des­pués de que la ab­sol­vió el tri­bu­nal se bur­ló, nos hi­zo ges­tos. Si no tu­vo na­da que ver ¿qué hi­zo ahí esos días?”, cues­tio­nó Mi­cae­la Barraza, so­bri­na de la víc­ti­ma. ■

Jun­tos. Héc­tor Barraza (52) jun­to a su ex, Es­te­la del Va­lle Fi­gue­roa, con­de­na­da a per­pe­tua por el cri­men.

Do­lor. Los seis her­ma­nos de la víc­ti­ma, ayer, tras co­no­cer el fa­llo del Tri­bu­nal N° 2 de Quil­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.