Cris­tian Pa­vón: “Sue­ño con una asis­ten­cia de Mes­si, pe­ro no me va a lle­gar de la na­da”

El cor­do­bés pa­só de cues­tio­na­do a in­dis­cu­ti­do, tan­to que se ilu­sio­na con la Se­lec­ción y con ti­rar pa­re­des con Leo. La so­cie­dad con Be­ne­det­to, los con­se­jos de Gui­ller­mo y... Ri­ver.

Clarin - - DEPORTES - Ma­tías Bus­tos Mi­lla mb­mi­lla@cla­rin.com

Bo­ca lle­va sie­te triun­fos en sie­te jue­gos en la Su­per­li­ga. Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to, el eterno Sie­te Bra­vo, cons­tru­yó en el tiem­po que lle­va en el club co­mo en­tre­na­dor un equi­po ve­loz, ofen­si­vo y go­lea­dor. Y mu­cho tie­ne que ver en eso el Sie­te ac­tual: Cris­tian Pa­vón. El cor­do­bés, una de las fi­gu­ras del tor­neo, char­ló con Cla­rín so­bre su pre­sen­te sus sue­ños en ce­les­te y blan­co y tam­bién so­bre su fu­tu­ro. ¿Se que­da a ju­gar has­ta el año que vie­ne pa­ra ju­gar la Co­pa Li­ber­ta­do­res?

-Los números di­cen que son un pun­te­ro per­fec­to. ¿Có­mo lo ves vos a Bo­ca?

-Muy bien. Nos es­ta­mos sin­tien­do ca­da vez con más con­fian­za y es­ta­mos más suel­tos. Des­pués de sa­lir cam­peo­nes no nos re­la­ja­mos, se­gui­mos con to­do. Y eso se ve re­fle­ja­do por­que ga­na­mos to­dos los par­ti­dos que dispu­tamos has­ta acá y en­con­tra­mos una ma­ne­ra de ju­gar que nos gus­ta. Ga­nar un cam­peo­na­to con Bo­ca, y más con la obli­ga­ción que te­nía­mos por no te­ner otro tor­neo en el se­mes­tre, te da con­fian­za. Lo con­se­gui­mos, nos me­ti­mos ese ob­je­ti­vo de sa­lir cam­peo­nes y tras lo­grar­lo ga­na­mos en otros as­pec­tos. -Se ha­bla de tu evo­lu­ción ¿Qué es lo que in­cor­po­ras­te?

-El te­ma de es­tar tran­qui­lo cuan­do lle­go al fon­do y tam­bién en el mo­men­to de de­ci­dir. An­tes tal vez me que­da­ba por ti­rar mal un cen­tro o es­ta­ba muy ace­le­ra­do. Eso lo fui ma­ne­jan­do de a po­co, fui es­cu­chan­do a mis com­pa­ñe­ros y lo ha­blé con el

cuer­po téc­ni­co. To­dos me de­cían que cuan­to más tran­qui­lo es­té, me­jor voy a ju­gar. Les fui ha­cien­do ca­so y me sien­to más có­mo­do, aun­que ten­go mu­cho por me­jo­rar tam­bién. -¿Cam­bió en al­go el ata­que del equi­po con la en­tra­da de Cardona en lu­gar de Cen­tu­rión?

-Con Cen­tu éra­mos más verticales. Aga­rra­ba la pe­lo­ta el cin­co y me te­nía a mí por un la­do y a Ricky por el otro pa­ra bus­car la pe­lo­ta lar­ga. Era des­ni­ve­lar por un la­do y otro pa­ra bus­car a Pi­pa en el área. En mi ca­so, ju­ga­ba por la iz­quier­da, que me de­ja­ba el per­fil de fren­te al ar­co. Aho­ra es­toy por la de­re­cha. Con Ed­win te­ne­mos al­go más de jue­go, más pau­sa, él se sa­cri­fi­ca mu­cho pe­se a que no es de mar­car y es­tá adap­tán­do­se a la idea.

-¿Con Be­ne­det­to en­con­tra­ron la fór­mu­la ofen­si­va?

- Con Pi­pa ca­da vez nos te­ne­mos más con­fian­za. Aden­tro de la can­cha ha­bla­mos mu­cho y eso nos tran­qui­li­za. Cuan­do no le lle­ga la pe­lo­ta le di­go 'Pi­pa que­da­te tran­qui­lo

que ya te lle­ga una' o 'pre­pa­ra­te que la pró­xi­ma te la ti­ro a vos'. Con Pi­pa nos en­ten­de­mos de me­mo­ria. En Pa­tro­na­to me me­tió una bo­cha bár­ba­ra ca­si sin mi­rar en dón­de es­ta­ba. Le­van­tó la ca­be­za y la ti­ró por­que sa­be que voy a lle­gar. Yo sé que es­tá en el área y en­ca­ro siem­pre con­fia­do en que cuan­do le­van­te la ca­be­za lo voy a ver pa­ra dar­le un pa­se. El tam­bién me ha­bla mu­cho. Cuan­do yo no en­cuen­tro la ma­ne­ra de pa­sar a un defensor o me ve que es­toy fas­ti­dio­so me di­ce ´Gor­do, se­guí in­ten­tan­do y que­da­te tran­qui­lo que la pró­xi­ma lo pa­sás”.

-¿¡Por qué te di­ce Gor­do!?

-(Ri­sas) Pa­sa que cuan­do vol­ví de la le­sión que tu­ve en el de­do del pie por la pa­ta­da de Van­gio­ni vol­ví unos ki­los arri­ba. No es­ta­ba gor­do pe­ro sí con un ki­lo de más de mi pe­so. Y el Ca­ta Díaz me em­pe­zó a de­cir así. A Pi­pa tam­bién le de­ci­mos Gor­do, pe­ro no por­que lo sea.

-¿Que Gui­ller­mo ha­ya ju­ga­do en tu po­si­ción ha­ce que lo es­cu­ches de otra for­ma?

-In­ten­to dar­le bo­la al en­tre­na­dor. Pe­ro tam­bién apor­to mi par­te. To­dos me di­cen que soy pa­re­ci­do a él en có­mo co­rro, cuan­do ti­ro cen­tros bue­nos o cuan­do me to­ca con­ver­tir. Al­gu­nos me di­cen que nos diferenciamos en el re­ma­te de lar­ga dis­tan­cia que ten­go yo. Tra­to de apor­tar lo mío y a él le ha­go ca­so por­que co­no­ce el pues­to y to­do lo que me di­ga me va a ayu­dar. -¿Pen­sás a qué li­ga de Eu­ro­pa vas a ir a ju­gar?

-No, en es­te mo­men­to es­toy pen­san­do en Bo­ca. Es­toy ha­cien­do mi tra­ba­jo acá muy tran­qui­lo. Si lle­ga una ofer­ta de un equi­po gran­de de Eu­ro­pa nos sen­ta­re­mos a ver qué es lo me­jor pa­ra el club, pa­ra mi y pa­ra mi fa­mi­lia. La idea es que­dar­me en Bo­ca a ju­gar la Co­pa aun­que es un sue­ño po­der ir a Eu­ro­pa. Yo es­toy muy bien acá y ten­go que se­guir tra­ba­jan­do pa­ra ayu­dar al equi­po. -¿Ha­bla­ron con Be­ne­det­to tam­bién de es­te te­ma?

- Sí, char­la­mos mu­cho con Be­ne­det­to. Yo le di­je que es­ta­ría bueno que nos que­de­mos los dos a ju­gar la Li­ber­ta­do­res con Bo­ca pa­ra apro­ve­char que nos co­no­ce­mos. Pe­ro no po­de­mos ade­lan­tar­nos.

-¿El pa­so a la Se­lec­ción es más cor­to des­de Bo­ca?

-Bo­ca es un equi­po gran­de y no so­lo de Ar­gen­ti­na. Si te va bien acá eso te lle­va a la Se­lec­ción por­que la pre­sión y la con­fian­za es im­por­tan­te pa­ra ju­gar en Bo­ca y en los equi­pos más im­por­tan­tes del mun­do. To­do ju­ga­dor sue­ña con es­tar en la Se­lec­ción y yo tam­bién lo ha­go. Con Pi­pa tam­bién ha­bla­mos de lo que vi­vió él, de có­mo to­dos los go­les que hi­zo lo lle­va­ron ahí y no lo po­día creer. Si­go tra­ba­jan­do pa­ra ga­nar­me ese lu­gar.

-¿Qué creés que te fal­ta?

-Yo es­toy apor­tan­do des­de mi jue­go a Bo­ca. No pue­do ju­gar pen­san­do en qué ten­go que ha­cer pa­ra otro la­do, por­que do­min­go a do­min­go me pon­go es­ta ca­mi­se­ta. Es lin­do que te mi­re Sam­pao­li y que las co­sas me va­yan sa­lien­do.

-Es­tu­vis­te en las Se­lec­cio­nes Ju­ve­ni­les. ¿Es­tar en la Se­lec­ción Ma­yor es un sue­ño?

-Es al­go que to­do ju­ga­dor pien­sa y que quie­re vi­vir. En mi ca­so soy de­lan­te­ro y se­ría her­mo­so po­der es­tar en un lu­gar en el que es­tán los me­jo­res. Sue­ño con una asis­ten­cia de Mes­si en la Se­lec­ción, pe­ro no me va a lle­gar de la na­da. Ten­go que ga­nar­me ese lu­gar pen­san­do en me­jo­rar, en es­for­zar­me.

-Ya ga­nas­te un clá­si­co per­so­nal con Bel­grano y el do­min­go se vie­ne el clá­si­co con Ri­ver en el Mo­nu­men­tal. ¿Có­mo lo ima­gi­nás? -(Ri­sas) Los clá­si­cos siem­pre se jue­gan a mo­rir y pa­ra la gen­te de Bo­ca ga­nar un clá­si­co es lo más lin­do que hay. Hay que se­guir por el ca­mino que ve­ni­mos ha­cien­do y dar un po­co más pa­ra ju­gar el clá­si­co. Se­ría bueno ga­nar­lo allá. Es­tos par­ti­dos se jue­gan a mo­rir y va­mos a ju­gar­lo de esa ma­ne­ra. Con Bel­grano es es­pe­cial pa­ra mí por­que soy de Ta­lle­res, pe­ro es­toy en es­te club y sé to­do lo que im­por­ta ga­nar­le a Ri­ver. ■

JORGE SÁN­CHEZ

Fres­cu­ra pu­ra. Cris­tian Pa­vón po­sa pa­ra Cla­rín en una de las tri­bu­nas de Ca­sa Ama­ri­lla, con la Bom­bo­ne­ra allá le­jos, en el fon­do. El cor­do­bés se sien­te co­mo en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.