La Jus­ti­cia, la co­rrup­ción y la po­lí­ti­ca

Ri­car­do Kirsch­baum

Clarin - - TAPA - Ri­car­do Kirsch­baum rkirsch­baum@cla­rin.com

es­pués de las pre­si­den­cia­les, hu­bo una evi­den­te ace­le­ra­ción de los tiem­pos y las ac­cio­nes de la Jus­ti­cia. Pa­sa­das las le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre, la ve­lo­ci­dad au­men­tó más con las pri­sio­nes de al­to im­pac­to pú­bli­co de Ama­do Bou­dou y de Ju­lio De Vi­do.

Hay una pre­gun­ta que pue­de pa­re­cer in­ge­nua, pe­ro no por eso me­nos vá­li­da: ¿ la ace­le­ra­ción fue por el cam­bio de go­bierno o por­que tam­bién el cam­bio de go­bierno mar­ca­ba un cam­bio en la so­cie­dad? Con­se­cuen­cia de esa pre­gun­ta es otra pre­gun­ta: ¿ cam­bió la Jus­ti­cia?

En­tre tan­to blan­queo en la eco­no­mía y otros, la Jus­ti­cia blan­quea aho­ra la co­rrup­ción. Pe­ro la Jus­ti­cia de­be un blan­queo pro- pio ex­pre­sa­do por sus pro­pios ac­to­res: ¿qué pa­só pa­ra ese cam­bio?

Hay ar­gu­men­tos pa­ra ex­pli­car­lo si és­te exis­te. Por ejem­plo, que des­de el an­te­rior go­bierno se ha­bría en­tor­pe­ci­do la in­ves­ti­ga­ción, ne­gan­do o de­mo­ran­do in­for­ma­ción. Esa es só­lo una par­te de la ver­dad. La otra es que una por­ción de la Jus­ti­cia sin­to­ni­za­ba con la mú­si­ca del po­der.

De to­dos mo­dos, es­te blan­queo de la co­rrup­ción es más que bien­ve­ni­do, ne­ce­sa­rio.

En las nu­me­ro­sas cau­sas en trá­mi­te, apa­re­ce en to­da su obs­ce­na di­men­sión. En bue­na par­te de la so­cie­dad el ve­re­dic­to fue da­do, pe­ro se es­pe­ra su con­fir­ma­ción ju­di­cial, aun de par­te de jue­ces con con­duc­ta vi­si­ble­men­te va­ria­ble.

Fa­llar con­cre­ta­men­te sal­va una par­te de la deu­da. Pe­ro las san­cio­nes só­lo me­jo­ra­rán en par­te la cre­di­bi­li­dad que ne­ce­si­ta el país de la Jus­ti­cia. La otra par­te co­rres­pon­de a la con­duc­ta del Po­der Ju­di­cial fren­te al po­der.

La pre­gun­ta in­ge­nua del prin­ci­pio in­quie­re so­bre la in­fluen­cia de la po­lí­ti­ca y el cam­bio en la so­cie­dad. Si en la res­pues­ta pe­sa más lo pri­me­ro, na­da ase­gu­ra que po­co o na­da se ha­ya mo­di­fi­ca­do la cul­tu­ra en lo pro­fun­do.

Pe­ro si los jue­ces han ad­ver­ti­do un cam­bio so­cial, és­te ha si­do tam­bién per­ci­bi­do por otros po­de­res. El Con­gre­so se rin­dió an­te el pe­di­do del juez y le qui­tó los fue­ros al ex mi­nis­tro De Vi­do.

El kir­che­ris­mo no se ha­bía ren­di­do ni an­te fa­llos de la Cor­te, que desoyó y no cum­plió (fis­cal de San­ta Cruz). La au­sen­cia en el de­ba­te por De Vi­do tie­ne que ver con aque­lla con­duc­ta co­mo tam­bién no afron­tar un de­ba­te es­pi­no­so so­bre la co­rrup­ción de sus miem­bros más cons­pi­cuos. Las cartas de fu­ria de De Vi­do son por­que lo de­ja­ron so­lo. Bou­dou ya se acos­tum­bró a ese es­ta­do:

tam­bién lo aban­do­na­ron a su suer­te. An­tes Cris­ti­na ha­bía echa­do al pro­cu­ra­dor, al juez y al fis­cal pa­ra sal­var­lo.

El cas­ti­go electoral al kirch­ne­ris­mo em­pe­zó ha­ce cua­tro años. Su apues­ta fue con­ti­nuar. Has­ta que se con­fir­mó su de­rro­ta, esa apues­ta mo­vió la es­pe­ra de no po­cos jue­ces.

A dos años y ca­si diez me­ses de la muer­te del fis­cal Nis­man, se la in­ves­ti­ga co­mo ase­si­na­to.

El Eje­cu­ti­vo di­ce que no in­ter­vie­ne en la Jus­ti­cia si no es con las fa­cul­ta­des que le otor­ga la Re­pú­bli­ca, no el po­der, que des­de mu­cho se ha cor­po­ri­za­do en la Ro­sa­da.

Esa pres­cin­den­cia que sub­ra­ya el po­der po­lí­ti­co no pue­de, por to­da la his­to­ria, eli­mi­nar de gol­pe la sus­pi­ca­cia cuan­do no la sos­pe­cha li­sa y lla­na, ali­men­ta­da por los pro­pios afec­ta­dos que quie­ren pre­sen­tar­se co­mo per­se­gui­dos pa­ra ca­mu­flar su co­rrup­ción.

El fun­cio­na­mien­to sin con­di­cio­na­mien­tos de la Jus­ti­cia es vi­tal pa­ra la de­mo­cra­cia. Es la ma­ne­ra de re­cu­pe­rar cre­di­bi­li­dad.

De Vi­do ex­pre­sa su fu­ria en sus cartas por­que lo de­ja­ron so­lo. Bou­dou ya se acos­tu­bró a ese es­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.