La ayu­da de AFIP a Cris­tó­bal Ló­pez y Mo­yano, ejes de una in­ter­na en el Go­bierno

Clarin - - TAPA - Mar­ce­lo Bo­ne­lli mbo­ne­lli@cla­rin.com

El ti­tu­lar de la AFIP, Al­ber­to Abad, es re­nuen­te a fa­ci­li­tar ne­go­cia­cio­nes con el em­pre­sa­rio, pa­ra que ven­da el gru­po In­da­lo. Y tam­bién se opo­ne a que el sin­di­ca­lis­ta avan­ce so­bre OCA. Man­tie­ne una pul­sea­da con el mi­nis­tro Quin­ta­na pe­ro Ma­cri, por aho­ra, lo sos­tie­ne.

Los fi­nan­cis­tas de Wall Street plan­tea­ron que las re­for­mas eco­nó­mi­cas y la lu­cha con­tra la in­fla­ción sean una pro­pues­ta com­par­ti­da por to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas del Con­gre­so y el sin­di­ca­lis­mo. Los ban­que­ros se lo di­je­ron en for­ma cla­ra al Pre­si­den­te: in­sis­tie­ron en que la ini­cia­ti­va ofi­cial so­la no al­can­za y que pa­ra que la Ar­gen­ti­na sea creí­ble se re­quie­re un am­plio con­sen­so con el peronismo. Así, vol­vie­ron a po­ner otro re­qui­si­to pa­ra que lle­gue la so­ña­da “llu­via de dó­la­res”.

Al prin­ci­pio fue ver el rum­bo que to­ma­ba Mau­ri­cio Ma­cri. Des­pués, ga­nar las elec­cio­nes y aho­ra to­ca res­pal­do pleno y un apo­yo so­cial a fuer­tes re­for­mas eco­nó­mi­cas co­mo la fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral.

Fue en Nueva York -es­ta se­ma­na- en me­dio de la gi­ra del Pre­si­den­te. La pri­me­ra en trans­mi­tir el pen­sa­mien­to de Wall Street fue Ka­tia Bouaz­za, je­fa del HSBC pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na.

Ocu­rrió en un se­cre­to en­cuen­tro de hom­bres de ne­go­cios de Man­hat­tan y de la Ar­gen­ti­na. Bouaz­za, Ma­na­ging Di­rec­tor Ca­pi­tal Fi­nan­cing del HSCB pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, afir­mó: “Pa­ra creer­le a la Ar­gen­ti­na, el Go­bierno de­be de­mos­trar que los cam­bios tie­nen el apo­yo de la opo­si­ción y de la ma­yo­ría del pue­blo”.

Y agre­gó: “Si no, se­gui­re­mos ob­ser­van­do, sin lle­gar a ha­cer in­ver­sio­nes en la eco­no­mía real”. Ma­cri -unos mi­nu­tos des­pués- re­ci­bió una con­de­co­ra­ción. Se la en­tre­gó Wi­lliam Rho­des, un ex chair­man del Ci­ti­bank, que pre­si­dió to­dos los co­mi­tés de acree­do­res de la Ar­gen­ti­na du­ran­te 30 años.

Fue quien ne­go­ció las for­mas de pa­go des­de la épo­ca de Raúl Al­fon­sín has­ta Nés­tor Kirch­ner. Una suer­te de “pe­sa­di­lla” pa­ra to­dos los mi­nis­tros ar­gen­ti­nos. Y un ga-

lar­dón que ha­bría des­per­ta­do in­quie­tud en Jai­me Du­rán Bar­ba: Rho­des le otor­gó igual dis­tin­ción a Car­los Me­nem.

Hu­bo un al­muer­zo y los ban­que­ros le en­car­ga­ron la mi­sión de en­tre­vis­tar al Pre­si­den­te al pe­rio­dis­ta Charlie Ro­se. Tes­ti­gos ar­gen­ti­nos fue­ron Eduardo Elsz­tain, Mar­ce­lo Mind­lin, Hu­go Dra­go­net­ti, Jo­sé Luis Man­zano y Ga­briel Mar­tino. Las pre­gun­tas fue­ron suaves y cor­dia­les, pe­ro Ro­se vol­vió so­bre la nueva ob­se­sión de Wall Street. En­fren­te te­nía una audiencia ín­fi­ma, pe­ro muy ca­li­fi­ca­da.

Ro­se plan­teó: “¿Us­ted es cons­cien­te de que pa­ra que las re­for­mas sean creí­bles y ha­ya in­ver­sio­nes ha­ce fal­ta un am­plio con­sen­so?”

Y re­ma­tó con un ar­gu­men­to aho­ra pre­di­lec­to en EE.UU.: no ha­brá in­ver­sio­nes rea­les si hay sos­pe­chas de que en 2 o 4 años las re­glas de jue­go pue­den cam­biar. Ma­cri ase­gu­ró que ha­bía apo­yo. Así lo di­jo: “Tres gobernadores me acom­pa­ñan aquí”. Pe­ro nin­guno ha­bló. Tam­bién ad­mi­tió que esa par­ti­ci­pa­ción era clave, por­que el Go­bierno ne­ce­si­ta el aval de la opo­si­ción pa­ra apro­bar las le­yes.

La de­le­ga­ción de la Ca­sa Ro­sa­da -des­pués­trans­mi­tió en pri­va­do un men­sa­je con­cre­to a los ban­que­ros: que el acuer­do con los gobernadores es­ta­ba ce­rra­do, a cam­bio del com­pro­mi­so del Te­so­ro de en­viar­les fon­dos adi­cio­na­les a las pro­vin­cias pa­ra no des­fi­nan­ciar­las. Sal­dría del re­par­to del di­ne­ro que se re­cor­ta a los ju­bi­la­dos por 100.000 mi­llo­nes. El te­ma fis­cal sos­tie­ne to­do el an­da­mia­je de re­for­mas. El Pre­si­den­te di­jo que es su prio­ri­dad.

Ma­cri res­pal­dó fuer­te­men­te a Al­ber­to

Abad. Fue pa­ra fre­nar una ofen­si­va du­ra de Mario Quin­ta­na. Ocu­rrió en for­ma si­mul­ta­nea, aun­que na­da ten­drían que ver en­tre sí, a una se­rie de ver­sio­nes que lan­zó el “zar del jue­go“con­tra la con­ti­nui­dad del ti­tu­lar de la AFIP. Cris­tó­bal Ló­pez ini­ció esa ofen­si­va por­que Abad es la prin­ci­pal ba­rre­ra po­lí­ti­ca en su in­ten­ción de ven­der el gru­po In­da­lo y así no ren­dir cuen­tas por una de­frau­da­ción al Es­ta­do por 10.000 mi­llo­nes de pe­sos.

Co­mo ade­lan­tó Cla­rín, el Pre­si­den­te ya ra­ti­fi­có la con­ti­nui­dad de Abad. Fue cuan­do hu­bo una fil­tra­ción so­bre los mi­llo­nes que blan­quea­ron Ni­co­lás Capu­to y Gian­fran­co Ma­cri.

Ese día, Abad pre­sen­tó la re­nun­cia y el Pre­si­den­te la re­cha­zó en for­ma ca­te­gó­ri­ca .

Ocu­rrió en la Quin­ta de Oli­vos. El 27 de agos­to, por la tar­de. Ma­cri pon­de­ra el tra­ba­jo del je­fe de la AFIP y ad­mi­te que su sa­li­da se

ría una pé­si­ma se­ñal po­lí­ti­ca en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y eva­sión. Pe­ro ese aval, que ocu­rrió ha­ce dos me­ses, no des­ar­mó la pu­ja que exis­te con el po­de­ro­so Quin­ta­na.

El vi­ce­je­fe de Ga­bi­ne­te pre­ten­de que la cú­pu­la de la AFIP “co­la­bo­re” con al­gu­nas ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas que ini­ció el Go­bierno. Quin­ta­na no es­ta­ría de acuer­do con la in­tran­si­gen­cia de al­gu­nos dic­tá­me­nes ela­bo­ra­dos por la lí­nea del en­te re­cau­da­dor. Abad -en cam­bio- de­ci­dió res­pe­tar a ra­ja­ta­bla esos do­cu­men­tos y ser muy es­tric­to. La AFIP pro­me­tió to­le­ran­cia ce­ro con los eva­so­res.

Una dispu­ta con­cre­ta es­tá re­fe­ri­da a la em­pre­sa OCA, so­bre la cual Hu­go Mo­yano pi­de en to­das las ne­go­cia­cio­nes con la Ca­sa Ro­sa­da. El dic­ta­men in­terno de AFIP ob­je­ta cual­quier otor­ga­mien­to de fi­nan­cia­ción es­pe­cial a OCA.

Eso tra­ba el diá­lo­go con el ca­ci­que sin­di­cal. En­ci­ma, la AFIP avan­zó en una in­ves­ti­ga­ción so­bre el con­ta­dor de Da­niel An­ge­li­ci y de­nun­ció -ha­ce tiem­po por eva­sión fis­cal a Die­go Dávila, el nue­vo je­fe en Adua­na y hom­bre de con­fian­za de Quin­ta­na. Los ru­mo­res cre­cie­ron en la ul­ti­ma se­ma­na. Quin­ta­na y Abad in­ten­tan sa­car­le dra­ma­tis­mo. Pe­ro la pe­lea no ter­mi­nó y el fi­nal es­tá abier­to.

Los ban­que­ros se lo di­je­ron en for­ma cla­ra al Pre­si­den­te: se re­quie­re un am­plio con­sen­so con el peronismo pa­ra las re­for­mas eco­nó­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.