Des­cu­brir que son her­ma­nos

FRAN­CIS­CO RÍOS Y EMA­NUEL GO­DOY

Clarin - - TAPA - PARANA. CO­RRES­PON­SAL Eri­co Ve­ga san­ta­fe@cla­rin.com

Adop­ta­dos por fa­mi­lias dis­tin­tas, com­par­ten una ra­ra en­fer­me­dad. Se co­no­cie­ron en la clí­ni­ca.

Mi ma­má siem­pre me di­jo que yo era adop­ta­do y que te­nía her­ma­nos. Pe­ro ja­más po­día pen­sar en có­mo en­con­tré a Ema­nuel”.

Fui­mos a ju­gar al fú­bol y me lle­vé una sor­pre­sa por­que Ema­nuel jue­ga mu­cho me­jor que yo”. Fran­cis­co Ríos

En ca­da rin­cón del país de­be ha­ber una his­to­ria que va­le la pe­na con­tar. Sin em­bar­go, só­lo al­gu­nas tras­cien­den y lo­gran ex­po­si­ción ma­si­va. Y muy po­cas, qui­zá, lle­guen a im­pac­tar en la emo­ción y en la in­cre­du­li­dad de la gen­te. Al­go de es­to pa­sa con la his­to­ria de Fran­cis­co y Ema­nuel.

Se co­no­cie­ron ha­ce al­gu­nos días en un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de Pa­ra­ná. Am­bos acu­die­ron por la mis­ma en­fer­me­dad: el mal de Hun­tig­ton, afec­ción que pro­vo­ca mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios del cuer­po. Los dos con el mis­mo diag­nós­ti­co. En­tre char­la y char­la, de las que se pro­du­cen en un es­pa­cio co­mo ése, a Fran­cis­co le que­dó una sen­sa­ción ex­tra­ña. Sus pa­dres adop­ti­vos le ha­bían con­ta­do su his­to­ria per­so­nal: quién era, de dón­de ve­nía y so­bre su fa­mi­lia bio­ló­gi­ca. Cuan­do in­ten­tó co­men­zar a desa­rro­llar ese sen­ti­mien­to fren­te a su ma­dre di­jo tí­mi­da­men­te: "Ma­má, hay un chico que tie­ne la mis­ma en­fer­me-

dad que yo y que...". -Es tu her­mano -lo in­te­rrum­pió sin du­dar su ma­má del co­ra­zón.

La bús­que­da, en­ton­ces, la im­pul­só la ma­má de Fran­cis­co, que se reunió con el pa­pá adop­ti­vo de Ema­nuel pa­ra con­fir­mar esa co­ra­zo­na­da. Ese sen­ti­mien­to fue es­tre­chán­do­se, las coin­ci­den­cias de da­tos se unían ca­da vez más, las prue­bas ter­mi­na­ron ra­ti­fi­can­do el pal­pi­to: son her­ma­nos. Fran­cis­co Ríos (28) y Ema­nuel Go­doy (27) fue­ron se­pa­ra­dos al na­cer y hoy una ra­ra y gra­ve en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria los vol­vió a unir. "No lo po­día creer, es una ale­gría enor­me y aho­ra ten­go la po­si­bi­li­dad de ver­lo to­dos los días", di­jo Fran­cis­co en diá­lo­go con Cla­rín. Sin em­bar­go, un da­to sig­ni­fi­ca­ti­vo sur­gió tras el re­en­cuen­tro: "Aho­ra que­re­mos en­con­trar a los otros 17 her­ma­nos. Mi ma­má siem­pre me con­tó la ver­dad: que yo era adop­ta­do y te­nía 18 her­ma­nos. Pe­ro ja­más po­día pen­sar en có­mo lo en­con­tré. La­men­ta­ble­men­te pa­de­ce­mos es­ta en­fer­me­dad pe­ro el re­en­cuen­tro fue una in­yec­ción de ener­gía pa­ra am­bos", agre­ga Fran­cis­co Ríos, que es pro­fe­sor de Edu­ca­ción Fí­si­ca y se en­cuen­tra rea­li­zan­do un pos tí­tu­lo en Dis­ca­pa­ci­dad. "Aho­ra es­ta­mos to­do el día jun­tos", sin­te­ti­za.

Ya co­mo her­ma­nos fue­ron apa­re­cien­do las di­fe­ren­cias. Una in­sal­va­ble: "Ema­nuel es de Bo­ca y yo de Ri­ver. Así que él tu­vo un par de se­ma-

nas más ale­gres que yo en el úl­ti­mo tiem­po", bro­mea. La en­fer­me­dad co­men­zó a apa­re­cer en Fran­cis­co ha

ce al­gu­nos me­ses. "Tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a mi ma­má bio­ló­gi­ca pe­ro no es­tu­ve in­tere­sa­do. Sí fui­mos a bus­car res­pues­tas ge­né­ti­cas por mi si­tua­ción y des­cu­bri­mos que otros cin­co her­ma­nos ha­bían fa­lle­ci­do. Es de­cir que era­mos 23 her­ma­nos".

Ema­nuel ha­ce un año que va al Cen­tro In­te­gral de Reha­bi­li­ta­ción Neu­ro­ló­gi­ca de En­tre Ríos (CIRNER), don­de los pro­fe­sio­na­les atien­den a am­bos. "Pa­ra no­so­tros es im­por­tan­tí­si­mo es­to. Es un re­fuer­zo al tra­ba­jo dia­rio pe­ro ade­más es al­go muy sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la vi­da de ellos", ex­pli­ca a es­te dia­rio Juan Bau­tis­ta Po­ci, uno de los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­ja en la reha­bi­li­ta­ción de los her­ma­nos. Los en­cuen­tros no só­lo aho­ra se dan

en el mar­co de la reha­bi­li­ta­ción. "Fui­mos a ju­gar a la pe­lo­ta y me lle­vé una sor­pre­sa por­que Ema­nuel jue­ga me­jor que yo, va­mos a to­mar ma­te, su fa­mi­lia es muy bue­na tam­bién. Es­ta­mos tra­tan­do de re­cu­pe­rar el tiem­po que no vi­vi­mos jun­tos", di­ce Fran

cis­co. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas , la en­fer­me­dad afec­ta a diez de ca­da cien mil ha­bi­tan­tes. Pro­vo­ca mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios que só­lo se de­tie­nen al dor­mir.

El re­en­cuen­tro aho­ra mo­ti­va otra ac­ción: in­ten­tar dar con los otros her­ma­nos. "Es­pe­re­mos que a par­tir de que nues­tra his­to­ria tras­cien­da po­da­mos dar con nues­tros her­ma­nos", se ilu­sio­na Fran­cis­co. Se­ría mo­vi­li­zan­te pa­ra ellos, sin du­das. Pe­ro tam­bién con­mo­ve­dor pa­ra el res­to de la so­cie­dad que asis­te a es­ta emo­ti­va his­to­ria.

EL ON­CE

Jun­tos pa­ra siem­pre. Fran­cis­co y Ema­nuel en el cen­tro de tra­ta­mien­to don­de se re­en­con­tra­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.