El juez apu­ra un pe­di­do de pri­sión pa­ra Cris­ti­na con vi­deos y es­cu­chas se­cre­tas

En el ex­pe­dien­te fi­gu­ran de­ce­nas de cru­ces de lla­ma­das de ex fun­cio­na­rios K, imá­ge­nes de las en­tre­gas de coimas y de­cla­ra­cio­nes que im­pli­can a la ex pre­si­den­ta.

Clarin - - TAPA - Ni­co­lás Wi­ñaz­ki nwi­naz­ki@cla­rin.com

Clau­dio Bo­na­dio avan­za con un au­to de pro­ce­sa­mien­to y pe­di­do de pri­sión pa­ra la ex pre­si­den­ta, que se conocerá en las pró­xi­mas ho­ras. Las prue­bas se con­so­li­dan con una serie de vi­deos, fo- tos y es­cu­chas te­le­fó­ni­cas le­ga­les a los pro­ta­go­nis­tas de las coimas K. Tam­bién es cla­ve el tes­ti­mo­nio del ex fun­cio­na­rio arre­pen­ti­do José Ló­pez, quien in­vo­lu­cró a CFK en for­ma di­rec­ta.

Cris­ti­na Kirch­ner le le­yó a su se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas, José Ló­pez, uno de los cua­der­nos se­cre­tos de su ges­tión. Era mar­ca “Ar­te” y con­te­nía las ano­ta­cio­nes de los ne­go­cios “pa­ra­le­los” que su ex ma­ri­do, Nés­tor Kirch­ner, es­cri­bía con pre­ci­sión ob­se­si­va. Mon­tos de di­ne­ro. Sec­tor del Go­bierno y fun­cio­na­rio que los re­cau­da­ban. A quién iban esos bi­lle­tes. Por qué. Cuán­do. El pro­duc­to de ese sis­te­ma de re­cau­da­ción le era en­tre­ga­do des­pués a Kirch­ner. La pla­ta se car­ga­ba en bol­sos y via­ja­ba a la Pa­ta­go­nia en avio­nes ofi­cia­les. Sin con­trol.

Nés­tor ha­bía muer­to, pe­ro el es­que- ma pa­ra acu­mu­lar di­ne­ro se­gui­ría vi­vien­do des­pués de una sus­pen­sión de una can­ti­dad de me­ses aún des­co­no­ci­da. Cris­ti­na to­ma­ría la pos­ta tras el fa­lle­ci­mien­to de su ma­ri­do. “José, ¿vas a ser par­te del pro­ble­ma o de la so­lu­ción”, le pre­gun­tó la hoy se­na­do­ra al ex fun­cio­na­rio, pre­so y bajo cus­to­dia del pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos. Ló­pez le res­pon­dió que se­ría par­te de la “so­lu­ción”. Sig­ni­fi­ca­ba que con­ti­nua­ría pi­dien­do so­bor­nos bajo man­da­to de la Je­fa, así co­mo lo ha­bía he­cho an­tes pa­ra su Je­fe. Pe­ro an­tes fue pe­da­gó­gi­co con la Pre­si­den­ta. “En­ton­ces le con­té có­mo era to­do”, de­cla­ró el ex se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas an­te el fis­cal Car­los Stor­ne­lli y su co­le­ga y ayu­dan­te en es­ta in­ves­ti­ga­ción de los “Cua­der­nos K”, Car­los Rí­vo­lo. Ló­pez es uno de los vein­te “impu­tados arre­pen­ti­dos” que Stor­ne­lli lo­gró ha­cer “ha­blar”, un ré­cord ab­so­lu­to pa­ra una cau­sa ju­di­cial por co­rrup­ción.

Esa de­cla­ra­ción de Ló­pez se­rá el nu­do cen­tral que usa­rá el juez Clau­dio Bo­na­dio pa­ra pro­ce­sar a Cris­ti­na. El ma­gis­tra­do pe­di­ría tam­bién su pri­sión pre­ven­ti­va. El es­cri­to que ha­ce tem­blar a los em­pre­sa­rios más in­flu­yen­tes del país, a la opo­si­ción y al ofi­cia­lis­mo, la pren­sa y la opi­nión pú­bli­ca in­for­ma­da, se co­no­ce­ría el lu­nes o el mar­tes.

Ade­más de las pa­la­bras de Ló­pez, Bo­na­dio se apo­ya­rá pa­ra dic­tar el pro­ce­sa­mien­to de Cris­ti­na y de otros cin­cuen­ta in­da­ga­dos en el ex­pe­dien­te en otras prue­bas aún no co­no­ci­das.

En­tre ellas, en es­cu­chas te­lé­fo­ni­cas a ex fun­cio­na­rios de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral, co­mo las del te­lé­fono que usó Ro­ber­to Ba­rat­ta cuan­do sa­lió de la cár­cel. El cho­fer Os­car Cen­teno no so­lo es­cri­bió en sus cua­der­nos las es­ce­nas de co­bro y re­par­to de la pla­ta que te­nía co­mo des­tino fi­nal el de­par­ta­men­to de los Kirch­ner en La Re­co­le­ta, o la pro­pia re­si­den­cia pre­si­den­cial. El re- mi­se­ro hi­zo 46 fil­ma­cio­nes y fo­tos de mo­men­tos de lo que él lla­mó “la dis­tri­bu­ción de los bol­sos con di­ne­ro”. En­tre ellas, hay fil­ma­cio­nes to­ma­das den­tro de la Quin­ta de Oli­vos.

En un ex­pe­dien­te de más de 38 cuer­pos, Bo­na­dio acu­sa a Cris­ti­na de ha­ber li­de­ra­do una “or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal” que usó me­dios del “Es­ta­do Na­cio­nal” pa­ra acu­mu­lar su­mas de di­ne­ro ile­gí­ti­mas, por par­te de di­ver­sos par­ti­cu­la­res, mu­chos de ellos, em­pre­sa­rios con­tra­tis­tas de la obra pú­bli­ca…”.

El or­ga­ni­za­dor de esa aso­cia­ción ilí­ci­ta -se­gún el ma­gis­tra­do- fue el ex mi­nis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Fe­de­ral, Ju­lio De Vi­do.

El mis­mo rol le se­ría asig­na­do al se­cre­ta­rio de coor­di­na­ción de ese or­ga­nis­mo, Ro­ber­to Ba­rat­ta, el jun­ta­dor de los bol­sos con pla­ta en sus via­jes de­li­ran­tes por la Ca­pi­tal Fe­de­ral a bor­do del To­yo­ta de su cho­fer, Os­car Cen­teno, el “arre­pen­ti­do” que dio ini­cio a es­ta in­ves­ti­ga­ción.

La con­fe­sión de José Ló­pez, que se­gún fuen­tes que co­no­cen el ca­so, es ro­tun­da por su ni­vel de ve­ra­ci­dad y des­crip­ción de có­mo fun­cio­na­ba por den­tro la ma­triz de la pro­ba­ble co­rrup­ción K, ayu­dó a los in­ves­ti­ga­do­res a co­no­cer có­mo se­ría el ar­ma­do de la “or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal” que se ex­ten­de­ría a otros mi­nis­te­rios y a otros re­cau­da­do­res de los Kirch­ner.

Las es­cu­chas te­le­fó­ni­cas que or­de­nó rea­li­zar Bo­na­dio in­clu­yen a las co­mu­ni­ca­cio­nes que tuvieron an­tes del 1 de agos­to al­gu­nos de los in­da­ga­dos.

En­tre los es­cu­cha­dos de mo­do le­gal se en­cuen­tran Ba­rat­ta; Cen­teno; su ex mu­jer, Hil­da Ho­row­tiz; Wal­ter Ga­yas, ex pre­si­den­te del en­te pú­bli­co Enar­sa;

La de­cla­ra­ción de Ló­pez se­rá el nu­do cen­tral que usa­rá el juez pa­ra pro­ce­sar a Cris­ti­na

y el ex se­cre­ta­rio de Ba­rat­ta, Nel­son La­zar­te.

Se­gún pu­do sa­ber Cla­rín, en las con­ver­sa­cio­nes que man­tu­vo Ba­rat­ta en el pe­río­do que sa­lió en li­ber­tad tras es­tar pre­so por la cau­sa ma­dre por so­bre­pre­cios en la com­pra de gas li­cua­do, se com­prue­ba que el víncu­lo la­bo­ral con Cen­teno se ex­ten­dió has­ta el día en que am­bos ca­ye­ron pre­sos.

Es­te dia­rio pu­do re­cons­truir, en ba­se a fuen­tes que tuvieron ac­ce­so al ex­pe­dien­te, que Ba­rat­ta, por ejem­plo, en­via­ba a su cho­fer a una ca­sa que el ex fun­cio­na­rio usa co­mo pro­pia en el country Ma­pu­che pa­ra que pren­die­ra la ca­le­fac­ción.

Ba­rat­ta tam­bién re­ci­bió lla­ma­dos des­de la cár­cel de Clau­dio “El Mono” Min­ni­ce­lli, cu­ña­do de De Vi­do, pre­so en Mar­cos Paz por de­li­tos de con­tra­ban­do. “Ho­la Mo­ni­to”, lo sa­lu­da Ba­rat­ta, con­ten­to. Min­ni­ce­lli le res­pon­de que se ilu­sio­na con “re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do”, des­pués de ha­blar­le en cla­ve so­bre po­si­bles transac­cio­nes fi­nan­cie­ras.

En esas es­cu­chas tam­bién se de­tec­tó que la ex es­po­sa de Cen­teno, Ho­ro­vitz, le en­via­ba a Ba­rat­ta fo­tos de los bol­sos que al­gu­na vez ha­bía trans­por­ta­do su es­po­so con di­ne­ro. Se­rían men­sa­jes de presión pa­ra con­se­guir

al­gu­na ayu­da eco­nó­mi­ca de par­te del ex fun­cio­na­rio.

Hay es­cu­chas que no tras­cen­die­ron. ¿La Jus­ti­cia ten­drá in­ter­cep­ta­das co­mu­ni­ca­cio­nes de Ba­rat­ta con su je­fe De Vi­do, tam­bién de­te­ni­do en Mar­cos Paz? La res­pues­ta es­ta­rá en el es­cri­to de Bo­na­dio.

Hay más con­fe­sio­nes de hom­bres de ne­go­cios y ex fun­cio­na­rios que to- mó Stor­ne­lli, y que ho­mo­lo­gó Bo­na­dio, que alimentan aun más el ex­pe­dien­te.

Di­rec­ti­vos de la más gran­de mul­ti­na­cio­nal de la Ar­gen­ti­na, Te­chint, acep­ta­ron que pa­ga­ron di­ne­ro pa­ra des­tra­bar ne­go­cios que les qui­tó en Ve­ne­zue­la el Go­bierno de Hu­go Chá­vez.

En­ri­que Pes­car­mo­na, el he­re­de­ro y ex­pan­sor de IMPSA, la cons­truc­to­ra de tur­bi­nas hi­dro­eléc­tri­cas más im- por­tan­te del país, tam­bién con­tó có­mo pa­gó a Ba­rat­ta y De Vi­do pa­ra que el pre­si­den­te del país ca­ri­be­ño le li­be­ra­ra pa­gos fre­na­dos pa­ra la cons­truc­ción de una re­pre­sa.

El em­pre­sa­rio Aldo Rog­gio re­ve­ló que pa­gó tam­bién a Ba­rat­ta di­ne­ro en ne­gro por­que se vio pre­sio­na­do pa­ra ha­cer­lo. Esa de­cla­ra­ción pro­vo­có su re­nun­cia a la di­rec­ción de sus em­pre­sas. Abo­nó, di­jo tam­bién, el 5 por cien-

to de los sub­si­dios que re­ci­bió co­mo con­ce­sio­na­rio del sub­te de Bue­nos Ai­res.

Va­rios de es­tos “arre­pen­ti­dos” coin­ci­die­ron en que De Vi­do o sus fun­cio­na­rios les pi­die­ron en al­gún mo­men­to no só­lo pla­ta, sino tam­bién ac­cio­nes de sus com­pa­ñías pa­ra que pue­dan así se­guir ga­nan­do con­tra­tos con el Es­ta­do.

El fi­nan­cis­ta Ernesto Cla­rens, por ejem­plo, ayu­dó a los in­ves­ti­ga­do­res a co­no­cer có­mo co­bra­ban y cuán­to pa­ga­ban los cons­truc­to­res de obra pú

bli­ca que se ha­bían car­te­li­za­do pa­ra ga­nar obras que pa­ga­ba via­li­dad na­cio­nal.

Él mis­mo ad­mi­tió que se en­car­ga­ba, por or­den de De Vi­do, Ló­pez y del ex pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Cons­truc­ción, Car­los Wag­ner, de trans­for­mar coimas que sa­lían de los cer­ti­fi­ca­dos de ade­lan­to de pa­gos de Via­li­dad Na­cio­nal a al­re­de­dor de cua­ren­ta em­pre­sas. Esa pla­ta, di­jo Cla­rens, era lle­va­ba por él mis­mo al de­par­ta­men­to de los Kirch­ner en La Re­co­le­ta. O era re­ti­ra­da por otro per­so­na­je cla­ve de es­ta his­to­ria, el ex se­cre­ta­rio pri­va­do de los Kirch­ner, Da­niel Mu­ñoz, ya fa­lle­ci­do, sú­bi­to mul­ti­mi­llo­na­rio e in­ver­sor en pro­pie­da­des en Miami.

En­tre los ex fun­cio­na­rios K que más com­pli­ca­ron a su ex je­fa Cris­ti­na se en­cuen­tra tam­bién el ex ti­tu­lar del Or­ga­nis­mo de Con­trol de las Con­ce­sio­nes Via­les (OCCOVI), Clau­dio Uber­ti, que con­fe­só có­mo y por qué los Kirch­ner le or­de­na­ban re­cau­dar cien­tos de mi­les de dó­la­res de mo­do ilegal.

Hay prue­bas que se en­con­tra­ron en los alla­na­mien­tos a las ca­sas de la ex Pre­si­den­ta que tam­bién se­rá usa­dos por el juez pa­ra de­ter­mi­nar la si­tua- ción pro­ce­sal de la prin­ci­pal impu­tada.

La ma­dru­ga­da del 1 de agos­to pa­sa­do, Bo­na­dio or­de­nó de­ten­cio­nes y alla­na­mien­tos que die­ron a co­no­cer a la so­cie­dad que na­cía un nue­vo ca­so de co­rrup­ción gu­ber­na­men­tal. En ri­gor, des­de ha­cía cua­tro me­ses que, bajo con­fi­den­cia­li­dad to­tal con el fis­cal Stor­ne­lli, se­guían esa pes­qui­sa re­co­lec­tan­do in­for­ma­ción.

Cuan­do ca­ye­ron pre­sos los pri­me­ros ex fun­cio­na­rios y em­pre­sa­rios, la di­ri­gen­cia K tra­tó de ins­ta­lar la idea de que has­ta ese mo­men­to el ca­so so­lo con­ta­ba con una úni­ca prue­ba: “fo­to­co­pias” de los cua­der­nos de Cen­teno. No era así. Bo­na­dio ha­bía or­de­na­do

cru­ces de lla­ma­dos de los pro­ta­go­nis­tas de la cau­sa de la épo­ca en que el re­mi­se­ro es­cri­bió dón­de co­bra­ban so­bor­nos, y quién les pa­ga­ba.

Las geo­loca­cali­za­cio­nes de sus ce­lu­la­res coin­ci­dían con las ano­ta­cio­nes.

Tam­bién se re­vi­sa­ron los re­gis­tros de en­tra­da y sa­li­da de la Quin­ta de Oli­vos du­ran­te to­da la era K. Ba­rat­ta es uno de los po­cos per­so­na­jes que vi­si­tó la re­si­den­cia de los pre­si­den­tes des­de 2003 has­ta el 2015. So­lo com­par­te ese pri­vi­le­gio con De Vi­do, al­go que ten­drá en cuen­ta Bo­na­dio pa­ra dic­tar su pro­ce­sa­mien­to a Cris­ti­na. Los otros que nun­ca de­ja­ron de ir son ami­gos de los Kirch­ner o per­so­na­jes que na­da tie­nen que ver con es­ta tra­ma, co­mo la per­so­nal trai­ner de la ex pre­si­den­ta o su pe­lu­que­ro.

Cuan­do el ca­so de los “cua­der­nos K” re­cién em­pe­za­ba, Bo­na­dio ad­vir­tió que po­día trans­for­mar­se en una ava­lan­cha.

Ni él ni Stor­ne­lli te­nían en cuen­ta a qué ni­vel po­día lle­gar esa acer­ta­da me­tá­fo­ra del juez.

RO­LAN­DO AN­DRA­DE STRACUZZI

Vier­nes. La ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Kirch­ner, sa­lien­do de la ca­sa de su hi­ja Flo­ren­cia en San Tel­mo, don­de vi­ve des­de que fue alla­na­do su de­par­ta­men­to.

EN­RI­QUE GARCÍA MEDINA

Juez. Clau­dio Bo­na­dio en Co­mo­do­ro Py.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.