El mar­tes Cris­ti­na ten­drá que de­cla­rar por la Ru­ta del Di­ne­ro K

Se in­ves­ti­ga el la­va­do de di­ne­ro pro­ve­nien­te de la obra pú­bli­ca del gru­po em­pre­sa­rio de Lá­za­ro Báez.

Clarin - - EL PAÍS - Lu­cía Sa­li­nas lsa­li­nas@cla­rin.com

Los la­zos co­mer­cia­les en­tre Cris­ti­na Kirch­ner y Lá­za­ro Báez y las ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les que los unie­ron por años, en­tre ellas los ne­go­cios ho­te­le­ros y el di­rec­cio­na­mien­to de obra pú­bli­ca a fa­vor del Gru­po Aus­tral, con­du­je­ron a la ex pre­si­den­ta a una nue­va ins­tan­cia de in­da­ga­to­ria en la jus­ti­cia fe­de­ral, don­de ya acu­mu­la cin­co pro­ce­sa­mien­tos. El mar­tes, acu­sa­da de ser coau­to­ra de la­va­do de di­ne­ro, Cris­ti­na de­be­rá de­cla­rar en la cau­sa co­no­ci­da co­mo la Ru­ta del Di­ne­ro K, un ex­pe­dien­te por el cual el em­pre­sa­rio kirch­ne­ris­ta lle­va pre­so dos años y me­dio, acu­sa­do de ha­ber blan­quea­do 60 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre 2010 y 2013.

Se­rá la pri­me­ra vez que Cris­ti­na ten­drá que res­pon­der an­te la Jus­ti­cia por una cau­sa cu­yo prin­ci­pal acu­sa­do es Báez, y eso ocu­rri­rá por­que la Cá­ma­ra Fe­de­ral por­te­ña plan­teó que no se po­día ex­cluir de la ma­nio­bra a la ex Pre­si­den­ta por sus la­zos co­mer­cia­les con Báez y por el de­li­to pre­ce­den­te que ori­gi­nó esos fon­dos que fi­na­li­za­ron en ope­ra­cio­nes de blan­queo: la de­frau­da­ción en la obra pú­bli­ca.

La cau­sa, que cuen­ta con 25 impu­tados, en­tre ellos Báez y sus cua­tro hi­jos, se en­cuen­tra en ins­tan­cia de jui­cio oral. El mis­mo da­rá co­mien­zo el 30 de oc­tu­bre, por aho­ra, sin la pre­sen­cia de Cris­ti­na co­mo pro­ce­sa­da, a pe­sar de que el fis­cal Gui­ller­mo Ma­ri­juan pi­dió su in­da­ga­to­ria en dos opor­tu­ni­da­des.

To­dos los in­vo­lu­cra­dos en es­ta in­ves­ti­ga­ción fue­ron pro­ce­sa­dos por “in­te­grar una ban­da de­di­ca­da a la­var di­ne­ro en­tre 2010 y 2013, un de­li­to agra­va­do por la ha­bi­tua­li­dad”. El juez Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo, que ins­tru­yó la cau­sa, tu­vo en cuen­ta el “ate­so­ra­mien­to de fon­dos en Sui­za” por par­te de Báez, lo que com­pli­có la si­tua­ción ju­di­cial del em­pre­sa­rio K que, has­ta en­ton­ces, ha­bía si­do pro­ce­sa­do por sa­car di­ne­ro y re­in­gre­sar­lo al país pa­ra blan­quear­lo.

La úl­ti­ma acu­sa­ción que pe­sa so­bre Báez fue por ha­ber la­va­do 60 mi­llo­nes de dó­la­res y es­to le va­lió un em­bar­go de 600 mi­llo­nes de dó­la­res: es de­cir, diez ve­ces la su­ma de los fon­dos blan­quea­dos, tal co­mo es­ti­pu­la la ley de La­va­do de Di­ne­ro.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción por la co­rrup­ción en la obra pú­bli­ca, Cris­ti­na fa­vo­re­ció a Báez con 52 con­tra­tos via­les por 46.000 mi­llo­nes de pe­sos. Fue­ron, se­gún la in­ves­ti­ga­ción, li­ci­ta­cio­nes “pla­ga­das de irre­gu­la­ri­da­des” don­de con­flu­ye­ron otros agra­van­tes: la mi­tad de las obras no se terminaron, se les apli­có un so­bre­pre­cio del 65% y se ar­ma­ron plie­gos a la me­di­da de Aus­tral Cons­truc­cio­nes, en­tre los pun­tos más re­le­van­tes.

La Sa­la II de la Cá­ma­ra fe­de­ral por­te­ña fue la que de­ter­mi­nó que esos flu­jos mi­llo­na­rios de fon­dos que re­ci­bió el Gru­po Aus­tral son el “de­li­to pre­ce­den­te” del la­va­do, pues par­te de ese di­ne­ro se vol­có al blan­queo ilegal.

No ter­mi­nó to­do allí. Los ca­ma­ris­tas Mar­tín Irur­zun y Ma­riano Llorens in­di­ca­ron que una por­ción de esos fon­dos fue­ron de­ri­va­dos al pa­tri­mo­nio de la fa­mi­lia Kirch­ner a tra­vés de otros ne­go­cios ce­le­bra­dos con Báez: el al­qui­ler de ha­bi­ta­cio­nes de los ho­te­les y la ad­mi­nis­tra­ción de los mis­mos (Ho­te­sur SA) y los con­tra­tos de lo­ca­ción ce­le­bra­dos con Los Sau­ces SA (in­mo­bi­lia­ria de la ex Pre­si­den­ta). La su­ma­to­ria en am­bos ex­pe­dien­tes don­de se in­ves­ti­gó el la­va­do de di­ne­ro arro­ja in­gre­sos a fa­vor de la ex fa­mi­lia pre­si­den­cial por más de $ 50 mi­llo­nes en­tre 2009 a 2015.

Se­gún la Sa­la II de la Cá­ma­ra, que or­de­nó la in­da­ga­to­ria a pe­di­do de la Unidad de In­for­ma­ción Fi­nan­cie­ra (UIF) y de la Ofi­ci­na An­ti­co­rrup­ción (OA), no só­lo la ba­se de que el di­ne­ro blan­quea­do por Báez pro­vie­ne, en par­te, de los con­tra­tos fi­nan­cia­dos por el Es­ta­do, sino que es­to per­mi­tió un cre­ci­mien­to pa­tri­mo­nial del 1.200%, que no res­pon­de­ría ex­clu­si­va­men­te a sus bie­nes sino que po­dría ha­ber ofi­cia­do co­mo un “pres­ta­nom­bre” de la fa­mi­lia Kirch­ner.

Por es­tas co­ne­xio­nes co­mer­cia­les que son in­ves­ti­ga­das en otras cau­sas, Cris­ti­na vol­ve­rá a los Tri­bu­na­les de Co­mo­do­ro PY en la semana en la que po­dría ter­mi­nar pro­ce­sa­da por aso­cia­ción ilí­ci­ta en la cau­sa de los cua­der­nos de la co­rrup­ción, pe­ro pa­ra de­cla­rar co­mo coau­tu­ra de las ma­nio­bras de la­va­do que en­ca­be­zó su so­cio co­mer­cial, Lá­za­ro Báez.

Cris­ti­na Kirch­ner y sus hi­jos, co­mo el em­pre­sa­rio K y sus hi­jos ya fue­ron pro­ce­sa­dos de for­ma conjunta por la­va­do de di­ne­ro en dos cau­sas: Los Sau­ces SA y Ho­te­sur, am­bas pró­xi­mas a ser ele­va­das a jui­cio oral. ■

FE­DE­RI­CO LÓ­PEZ CLA­RO

Juez. Se­bas­tián Ca­sa­ne­llo ten­drá que to­mar­le la de­cla­ra­ción in­da­ga­to­ria a Cris­ti­na Kirch­ner por or­den de la Cá­ma­ra Fe­de­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.