Ma­cri se afe­rra a su nú­cleo du­ro de vo­tan­tes y busca ale­jar fan­tas­mas pa­ra 2019

Elecciones. El Go­bierno cree que si cie­rra el Pre­su­pues­to y se acuer­da con el FMI po­drá relanzar la ges­tión y vol­ver a cre­cer.

Clarin - - EL PAÍS - Santiago Fio­ri­ti sfio­ri­ti@cla­rin.com

A me­nos de un año pa­ra las elecciones pri­ma­rias, el Go­bierno co­mien­za a ju­gar con fue­go en tér­mi­nos de ima­gen pú­bli­ca. Hay dos fac­to­res que en­cen­die­ron to­das las alar­mas en los la­bo­ra­to­rios elec­to­ra­les de Cam­bie­mos. Uno: ya son ma­yo­ría los ar­gen­ti­nos que creen que el fu­tu­ro de su eco­no­mía per­so­nal se­rá peor el año pró­xi­mo que en la ac­tua­li­dad. Dos: se ha re­ver­ti­do drás­ti­ca­men­te el por­cen­ta- je que sos­te­nía que Mauricio Ma­cri “sa­be có­mo ba­jar la in­fla­ción, pe­ro ne­ce­si­ta tiem­po”, que era la res­pues­ta más ele­gi­da en las en­cues­tas que mo­ni­to­re­ba Jai­me Du­rán Bar­ba has­ta, por lo me­nos, la pri­me­ra co­rri­da cam­bia­ria. La es­truc­tu­ra del vo­tan­te de Cam­bie­mos se ha ve­ni­do kirch­ne­ri­zan­do al com­pás de la cri­sis. Es­to es: si las elecciones fue­ran el pró­xi­mo do­min­go, Ma­cri de­be­ría con­for­mar­se con re­te­ner a su nú­cleo du­ro de sim­pa­ti­zan­tes. No le al­can­za­ría pa­ra ga­nar en pri­me­ra vuelta y po­dría emer­ger lue­go el fan­tas­ma que pa­de­cie­ron Car­los Me­nem y Da­niel Scio­li cuan­do tuvieron que en­ca­rar un ba­lo­ta­je.

“Lo que nos sal­va es que nues­tro pi­so si­gue sien­do más al­to que el de Cris­ti­na, pe­ro qué du­da ca­be de que es­ta­mos en pro­ble­mas”, di­ce uno de los hom­bres que tra­ba­ja en las cam­pa­ñas ma­cris­tas des­de ha­ce po­co me­nos de una dé­ca­da. Ese pi­so os­ci­la en­tre el 30 y el 35 por cien­to de in­ten­ción de vo­to. Pa­ra al­gu­nos son números al­tos si se to­ma co­mo pun­to de par­ti­da el des­crei­mien­to ge­ne­ral de la so­cie­dad ha­cia la cla­se política y, so­bre to­do, si se tie­ne en cuen­ta que Ma­cri atra­vie­sa el pi­co de la cri­sis in- fla­cio­na­ria y de suba del dó­lar des­de el 10 de di­ciem­bre de 2015. Pe­ro la dis­cu­sión no es esa. El de­ba­te que se plan­tea in­ter­na­men­te es có­mo vol­ver a ga­nar cre­di­bi­li­dad por­que, así co­mo vie­ne la cur­va, a Cam­bie­mos le cos­ta­rá mu­cho re­cu­pe­rar ca­da vo­to.

“No hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de que Mauricio se con­vier­ta en Te­mer por­que tie­ne un sec­tor que le res­pon­de ha­ga lo que ha­ga”, di­ce uno de sus co­la­bo­ra­do­res. Sin em­bar­go, Du­rán Bar­ba ha de­ja­do de com­pa­rar la ima­gen de su clien­te con la del res­to de los paí­ses de la re­gión. Du­ran­te los pri­me­ros dos años de ges­tión, Ma­cri es­ta­ba en­tre los más va­lo­ra­dos -en al­gún mo­men­to, in­clu­so, es­tu­vo al tope-, pe­ro la caí­da que acu­mu­la des­de di­ciem­bre lo ubi­ca por de­trás del chi­leno Se­bas­tián Pi­ñe­ra, del uru­gua­yo Ta­ba­ré Váz­quez y del bo­li­viano Evo Morales, sin con­tar al pa­ra­gua­yo Ma­rio Ab­do Benítez o al co­lom­biano Iván Du­que, que asu­mie­ron ha­ce po­co y aún go­zan de una luna de miel.

El es­ce­na­rio ar­gen­tino si­gue di­vi­di­do en ter­cios. Cris­ti­na Kirch­ner con­ser­va un vo­to du­ro de en­tre el 25 y el 30%. Cam­bie­mos ne­ce­si­ta más que nun­ca que la ex pre­si­den­ta si­ga en la gri­lla de com­pe­ti­do­res. Na­die quiere pre­gun­tar­se en el ma­cris­mo qué pa­sa­ría si de un día pa­ra el otro Cris­ti­na anun­cia­ra que se apar­ta de la pró­xi­ma con­tien­da o si el Se­na­do de­ci­de qui­tar­le los fue­ros pa­ra que cum­pla con la pri­sión pre­ven­ti­va que de­ter­mi­nó Clau­dio Bo­na­dio. Esa po­si­bi­li­dad vol­ve­rá a ins­ta­lar­se con fuer­za en los pró­xi­mos días, cuan­do el juez fir­me un nue­vo pro­ce­sa­mien­to, aho­ra por la cau­sa de los cua­der­nos. La si­tua­ción ju­di­cial de Cris­ti­na es más que acu­cian­te: se tra­ta­ría de su sex­to pro­ce­sa­mien­to, un he­cho iné­di­to pa­ra un ex pre­si­den­te, in­clu­so en un país con al­tí­si­mo grado de co­rrup­ción.

Po­co a po­co los son­deos que ma­ne­jan en la Ca­sa Ro­sa­da em­pie­zan a mos­trar que en­tre un 15 y un 20 por cien­to de la po­bla­ción es­tá mi­ran­do qué otras op­cio­nes ha­brá en 2019. Por aho­ra esa op­ción no tie­ne nom­bre ni ape­lli­do. En ese océano de­be bu­cear el ma­cris­mo pa­ra vol­ver a so­ñar con la re­elec­ción. “El te­ma es có­mo re­cu­pe­rar a los de­sen­can­ta­dos. Es po­co lo que te­ne­mos pa­ra mos­trar y es­tá por ver­se qué ten­dre­mos pa­ra ex­hi­bir el año que vie­ne”, asu­men las voces más es­cép­ti­cas del Ga­bi­ne­te.

Has­ta las le­gis­la­ti­vas, por ejem­plo, al Go­bierno se le re­co­no­cía -ade­más de su vo­lun­tad de con­tro­lar la in­fla­ción, por en­ton­ces al­ta pe­ro con ten­den­cia a la ba­ja- la in­yec­ción de obra pú­bli­ca. “Yo vi obras en mi ba­rrio”, de­cía el 68 % de los con­sul­ta­dos, se­gún ci­fras de sus pro­pios re­gis­tros. Esa mi­ra­da se pro­fun­di­za­ba en el Co­nur­bano y sos­te­nía en bue­na me­di­da la ima­gen de Ma­ría Eu­ge­nia Vidal.

Las lí­neas de cré­di­to hi­po­te­ca­rio fue­ron otros de los lo­gros. La ma­yo­ría re­co­no­cía ha­ber te­ni­do un in­te­gran­te de su círcu­lo de amis­ta­des o fa­mi­liar que ha­bía sa­ca­do o es­ta­ba in­tere­sa­do en un prés­ta­mo pa­ra com­prar su pri­me­ra vi­vien­da. Hoy, tan­to la obra pú­bli­ca co­mo los prés­ta­mos en­tra­ron en un cono de som­bras.

El re­la­to tam­bién ha cam­bia­do. El 29 de agos­to Elisa Ca­rrió tui­teó: “No po­drán con no­so­tros. No va a ha­ber he­li­cóp­te­ro”. Aque­lla frase ge­ne­ró res­que­mor en un sec­tor de Cam­bie­mos. Un di­ri­gen­te que tra­ba­jó con Li­li­ta en la cam­pa­ña por­te­ña la lla­mó pa­ra de­cir­le que no era la me­jor for­ma de ge­ne­rar cer­ti­dum­bre ha­cer re­fe­ren­cias al he­li­cóp­te­ro. Pe­ro se­ma­nas des­pués fue el Pre­si­den­te quien re­cor­dó la pre­si­den­cia de Fer­nan­do de la Rúa. “Sin Cam­bie­mos en el Go­bierno es­ta tor­men­ta hu­bie­se ter­mi­na­do co­mo en el 2001”, sen­ten­ció en la úl­ti­ma reunión de Ga­bi­ne­te, el mar­tes, en el Cen­tro Cul­tu­ral Kirch­ner. Vein­ti­cua­tro ho­ras más tar­de, Adrián Wer thein sor­pren­dió con al­go pa­re­ci­do (“Es­te pre­si­den­te no se va a ir y va a con­cluir su man­da­to”), delante de 407 em­pre­sa­rios con­vo­ca­dos pa­ra un al­muer­zo or­ga­ni­za­do por el Con­se­jo In­te­ra­me­ri­cano del Co­mer­cio y la Pro­duc­ción.

Ma­cri busca mos­trar­se co­mo -al de­cir de Ro­ge­lio Fri­ge­rio- un “pi­lo­to de tor­men­tas”. El mi­nis­tro del In­te­rior no ha vuel­to a re­ci­bir re­pro­ches por su for­ma de de­cla­rar. Des­de que pre­sen­tó la re­nun­cia, en aquel fre­né­ti­co fin de semana de cambios (en el que a él, por ca­so, le ofre­cie­ron ser mi­nis­tro de Edu­ca­ción, de De­fen­sa y has­ta vi­ce­je­fe de Ga­bi­ne­te), se mue­ve con ma­yor li­ber­tad. No so­lo él, tam­bién el res­to de los mi­nis­tros, a quie­nes bus­can un­gir co­mo vo­ce­ros no so­lo de su área es­pe­cí­fi­ca. Mar­cos Peña, el je­fe de Ga­bi­ne­te, adop­ta­rá un per­fil más bajo. Su úl­ti­ma en­tre­vis­ta fue el 30 de agos­to, en Ra­dio Mitre, cuan­do di­jo que el país no es­ta­ba “fren­te a un fra­ca­so eco­nó­mi­co”. Tal vez ha­ya que pen­sar en un Peña más pa­re­ci­do al que acom­pa­ña­ba a Ma­cri en la je­fa­tu­ra de Go­bierno, que acu­mu­la­ba mu­cho poder puer­tas pa­ra adentro y cons­truía el dis­cur­so, pe­ro se mos­tra­ba me­nos en pú­bli­co.

Pi­lo­to de tor­men­tas, di­cen los es­tu­dio­sos de la ima­gen pre­si­den­cial, no se­ría un mal ró­tu­lo pa­ra Ma­cri si, al fi­nal del ca­mino, el país lo­gra sur­fear la cri­sis e ini­cia una nue­va eta­pa lue­go del acuer­do con el FMI y de la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to. Si eso se con­quis­ta, ha­bría una suer­te de re­lan­za­mien­to de la ges­tión.

En el me­dio se li­bra una pe­lea dia­ria con­tra la suba del dó­lar y su tras­la­do a precios y una con­flic­ti­vi­dad so­cial que va en au­men­to. Al pri­mer man­da­ta­rio le preo­cu­pan los per­ma­nen­tes blo­queos en el trán­si­to, en es­pe­cial en la Ciudad, que es la vi­drie­ra me­diá­ti­ca del país. Has­ta los cor­tes del Me­tro­bus ya se han vuel­to una nor­ma­li­dad. Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta pro­me­tió mu­chas ve­ces que su lí­mi­te era la in­te­rrup­ción del trans­por­te pú­bli­co. No ha cum­pli­do aque­lla con­sig­na. La mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad, Pa­tri­cia Bull­rich, le ha tras­la­da­do la queja a Ma­cri. For­ma­li­da­des. Él es tan o más vehe­men­te que ella. ■

En­tre el 15 y el 20% ya em­pie­za a mi­rar op­cio­nes por afue­ra de Cris­ti­na y de Cam­bie­mos.

Pi­lo­to de tor­men­tas, di­cen, no se­ría un mal ró­tu­lo si al fi­nal del c amino Ma­cri lo­gra sur­fear la cri­sis

Tim­breo. Mauricio Ma­cri y Ma­ría Eu­ge­nia Vidal, ayer, jun­to a una ve­ci­na de San Miguel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.