Fe­li­ci­dad y ma­las no­ti­cias, en la char­la de Ma­cri con el gurú del op­ti­mis­mo

Ste­ven Pin­ker. Pa­só el mar­tes por la Ro­sa­da. Com­par­te mu­chos ar­gu­men­tos con el Pre­si­den­te. La in­ti­mi­dad de la conversación y el re­pa­ro del psi­có­lo­go con Trump.

Clarin - - EL PAÍS - Gui­do Ca­re­lli Lynch gca­re­lli@cla­rin.co­mo

“¿Có­mo no va­mos a ser op­ti­mis­tas?”, pre­gun­tó Mauricio Ma­cri du­ran­te su vi­si­ta a Cór­do­ba. De un plu­ma­zo, el Pre­si­den­te ba­rrió con las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre un cam­bio en el dis­cur­so ofi­cial, que re­cla­ma­ba un sec­tor de Cam­bie­mos y del círcu­lo ro­jo, en el mo­men­to más crítico del Go­bierno.

Un ges­to que pa­só inad­ver­ti­do tres días an­tes ha­bía si­do una ra­ti­fi­ca­ción de los li­nea­mien­tos de la política co­mu­ni­ca­cio­nal que con­tro­la Mar­cos Peña. En la por es­tos días adel­ga­za­da agen­da pre­si­den­cial que se pu­bli­ca en el si­tio ofi­cial de la Ca­sa Ro­sa­da y re­fle­ja so­lo par­cial­men­te la ac­ti­vi­dad de Ma­cri so­bre­sa­lió el mar­tes el anun­cio de la en­tre­vis­ta en­tre Mauricio Ma­cri y el psi­có­lo­go cog­ni­ti­vo Ste­ven Pin­ker, uno de los in­te­lec­tua­les de ma­yor éxi­to en los Es­ta­dos Uni­dos, don­de re­si­de.

A Pin­ker, con al­go de mal­dad, se lo co­no­ce vul­gar­men­te co­mo el “gurú del op­ti­mis­mo”. Es des­de ha­ce años una re­fe­ren­cia obli­ga­da en el mun­do PRO. Al­gu­nas de las te­sis que de­fien­de Pin­ker son los mis­mos ar­gu­men­tos que uti­li­zan el Pre­si­den­te y su ga­bi­ne­te pa­ra ase­gu­rar que el pre­sen­te del país per­mi­te ser en­tu­sias­tas. “Ser op­ti­mis­ta es ser rea­lis­ta”, sos­tie­ne el in­te­lec­tual nor­te­ame­ri­cano más leí­do en el Go­bierno.

La reunión en­tre Ma­cri y Pin­ker en el des­pa­cho pre­si­den­cial du­ró me­dia ho­ra. Par­ti­ci­pa­ron el je­fe de Ga­bi­ne­te e Iván Pe­tre­lla, el di­rec­tor del pro­gra­ma gu­ber­na­men­tal Ar­gen­ti­na 2030 den­tro del cual fue in­vi­ta­do el psi­có­lo­go ca­na­dien­se. “Ha­bla­ron de desafíos pa­ra la de­mo­cra­cia co­mo el po­pu­lis­mo, el cam­bio cli­má­ti­co y so­bre la di­fi­cul­tad de ser op­ti­mis­tas en un mun­do ines­ta­ble”, se li­mi­ta­ron a re­la­tar cer­ca de los fun­cio­na­rios que par­ti­ci­pa­ron del en­cuen­tro.

El po­pu­lis­mo pa­ra Pin­ker tie­ne nom­bre y ape­lli­do: Donald Trump, el pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos con quien Ma­cri se ve­rá el lu­nes 24 en Nue­va York en la se­de de Na­cio­nes Uni­das. En esa cla­ve tam­bién lee al peronismo.

A di­fe­ren­cia del Pre­si­den­te, Peña es un ávi­do lec­tor de los li­bros del pro­fe­sor de Har­vard y best-se­ller mun­dial: Ta­bla ra­sa y Có­mo fun­cio­na la men­te, en­tre otros. El mi­nis­tro coor­di­na­dor al­mor­zó con Pin­ker en su des­pa­cho en un en­cuen­tro pro­lon­ga­do jun­to a los en­car­ga­dos de pen­sar y dia­gra­mar el dis­cur­so pre­si­den­cial. Par­ti­ci­pa­ron, ade­más de Pe­tre­lla, el se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra Pablo Ave­llu­to, el ase­sor de co­mu­ni­ca­ción estratégica Her­nán Igle­sias Illa; los res­pon­sa­bles de dis­cur­so Alejandro Ro­zitch­ner, Julieta He­rre­ro y Alejandro Mar­zoc­ca, de Ar­gen­ti­na 2030. “Sor­pren­dió lo ac­ce­si­ble que es”, con­ta­ron al­gu­nos de los pre­sen­tes.

Otra vez ha­bla­ron so­bre la grie­ta en los Es­ta­dos Uni­dos y en la Ar­gen­ti­na, so­bre las fa­ke news y el rol de la pren­sa, que en la vi­sión del Eje­cu­ti­vo y en la de Pin­ker exa­ge­ra por su na­tu­ra­le­za las ma­las no­ti­cias. Tam­bién, que el ca­mino al de­sa­rro­llo es­tá he­cho de pe­que­ñas co­sas y que hay que to­mar en cuen­ta la pe­lí­cu­la en vez del mo­men­to. Al in­te­lec­tual y ami­go de Bill Gates le gus­ta sos­te­ner su op­ti­mis­mo con he­chos. Por eso acom­pa­ña sus ex­po­si­cio­nes con grá­fi­cos. Ase­gu­ra que no hay du­das de que el mun­do es un lu­gar me­jor y que los dia­rios po­drían ha­ber ti­tu­la­do des­de ha­ce 35 años que to­dos los días sa­len de la po­bre­za ex­tre­ma 135 mil per­so­nas en el mun­do. Den­tro de esos números, hay un gráfico de la Ar­gen­ti­na; que ilu­sio­na al Go­bierno: el ín­di­ce de fe­li­ci­dad que ubi­ca al país en el pues­to nú­me­ro 25 de los más fe­li­ces de un to­tal de 150.

El Go­bierno y Pin­ker com­par­ten la idea de que ser op­ti­mis­ta es al­go con­tra­cul­tu­ral y que es im­pres­cin­di­ble que los di­ri­gen­tes ten­gan una vi­sión rea­lis­ta pe­ro po­si­ti­va. Lue­go del al­muer­zo con Peña y su equi­po, el cien­tí­fi­co brin­dó una char­la gra­tui­ta en el CCK: “Pe­si­mis­mo vs. op­ti­mis­mo: una mi­ra­da so­bre el pro­gre­so glo­bal”. En­tre el pú­bli­co se con­ta­ban mu­chos fun­cio­na­rios de se­gun­da lí­nea.

Pin­ker tu­vo una agen­da in­ten­sa du­ran­te sus tres días de es­ta­día por­te­ña. El lu­nes brin­dó una con­fe­ren­cia en la Red de Ac­ción Política que nu­clea a di­ri­gen­tes de di­fe­ren­tes es­pa­cios y el miér­co­les tu­vo un en­cuen­tro con in­te­lec­tua­les sub 35. Di­cen que su ca­chet fue es­ca­so: “Le ge­ne­ra mu­cha cu­rio­si­dad la Ar­gen­ti­na”.

El Go­bierno no aban­do­na por aho­ra el op­ti­mis­mo de su dis­cur­so: el 10 de oc­tu­bre se con­cre­ta­rá una en­cuen­tro pa­ra ana­li­zar los cambios cul­tu­ra­les que el Eje­cu­ti­vo afir­ma ha­ber lo­gra­do. Sin em­bar­go, man­tie­ne ex­tre­ma cau­te­la pa­ra ha­blar de lo más preo­cu­pan­te: la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca. ■

Vi­si­ta. Ste­ven Pin­ker, el mar­tes, du­ran­te su vi­si­ta al des­pa­cho pre­si­den­cial. Jun­to a Ma­cri es­ta­ban Mar­cos Peña e Iván Pe­tre­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.