“Juan es ma­chis­ta, y vi­ve en la gran ma­yo­ría de no­so­tros”

Clarin - - CARTAS / LECTORES - Cé­sar Dos­si cdos­si@cla­rin.com Da­niel Ro­drí­guez Frank da­niel­ro­dri­guez­frank@gmail.com

Juan era un ti­po nor­mal, muy que­ri­do, de bue­na fa­mi­lia, te­nía una bue­na edu­ca­ción y era una per­so­na muy res­pe­tuo­sa. Era, co­mo se sue­le de­cir, “un buen ti­po”. De chi­co le ha­bían en­se­ña­do que a la mu­jer se la de­be “cui­dar” y “tra­tar bien”. Por esa ra­zón, Juan se ca­rac­te­ri­za­ba por ser lo que llaman un “ca­ba­lle­ro”, siem­pre de­ja­ba pa­sar a la mu­jer pri­me­ro, en el bon­di siem­pre les ce­día el asien­to, siem­pre les ha­bría la puer­ta; cuan­do a una mu­jer se le caía al­go era el pri­me­ro en ayu­dar­la a le­van­tar­lo. Cuan­do una mu­jer te­nía que ha­cer una ta­rea de fuer­za se pro­po­nía pa­ra ha­cer­la por ella y, por su­pues­to, que nun­ca le le­van­ta­ría la mano a una de ellas. Por es­tas co­sas, Juan con­si­de­ra­ba que era un chi­co que tra­ta­ba bien a las mu­je­res y que, so­bre to­do, las res­pe­ta­ba, que las con­si­de­ra­ba co­mo igua­les.

Sin em­bar­go, lo cier­to es que a pe­sar de ese com­por­ta­mien­to, Juan no era tan res­pe­tuo­so co­mo creía, por­que cuan­do Juan veía pa­sar una mu­jer que le pa­re­cía atrac­ti­va, se da­ba vuelta pa­ra mi­rar­la sal­va­je­men­te; cuan­do se jun­ta­ba con sus ami­gos so­lía uti­li­zar las pa­la­bras “tro­la”, “pu­ta” y “zo­rra” pa­ra re­fe­rir­se a las mu­je­res. El creía que la mu­jer no sa­bía na­da de fút­bol; cuan­do le pa­sa­ban por What­sapp un vi­deo ín­ti­mo de una mu­jer, era el pri­me­ro en pa­sar­lo a los dis­tin­tos gru­pos de ami­gos. A Juan le pa­re­cía bien que la mu­jer se en­car­ga­ra de las “tareas del ho- gar”, mien­tras el “pa­dre de fa­mi­lia” se re­la­ja­ba mi­ran­do la te­le­vi­sión. Cuan­do Juan salía y veía una mu­jer con un top y po­lle­ra cor­ta, de­cía: “Mi­rá que hi­ja de p..., ¿¡có­mo se va a ves­tir así!?” Cuan­do una mu­jer era li­be­ral y usa­ba co­sas con­si­de­ra­das “de hom­bre”, o usa­ba el pe­lo cor­to era una “ra­ra” o un “ma­chi­to”. Cuan­do no com­pren­día lo que que­ría una mu­jer, es por­que ella era una “his­té­ri­ca”, se reía y con­ta­ba chis­tes se­xis­tas que de­ni­gra­ban a la mu­jer. Cuan­do una mu­jer gus­ta­ba de él, pe­ro no a la in­ver­sa, la ig­no­ra­ba, has­ta se bur­la­ba de ella y no se preo­cu­pa­ba por sus sen­ti­mien­tos. Cuan­do iba a bai­lar, si po­día to­car­le la co­la a una mu­jer que pa­sa­ba a su la­do, lo ha­cía; si es­ta­ba con una ami­ga muy bo­rra­cha, apro­ve­cha­ba la oca­sión pa­ra con­cre­tar, por­que así era “más fá­cil”.

Juan era ma­chis­ta y no lo sa­bía. El no se da­ba cuen­ta, pe­ro no res­pe­ta­ba a las mu­je­res, las dis­cri­mi­na­ba. No te­nía esa ac­ti­tud adre­de, no lo ha­cía con ma­li­cia, tam­po­co por­que te­nía al­go en con­tra de las mu­je­res, sino que era un ac­tuar in­cons­cien­te e in­vo­lun­ta­rio, por­que se crió en una so­cie­dad cons­trui­da so­bre de­ter­mi­na­dos estereotipos que po­nían a la mu­jer en se­gun­do plano, co­si­fi­cán­do­la. Se crió en una so­cie­dad don­de el ám­bi­to de li­ber­tad de la mu­jer se li­mi­ta­ba úni­ca­men­te a de­ter­mi­na­das ta- reas que se las ca­li­fi­ca­ba pro­pias de su gé­ne­ro. Juan se crió en una so­cie­dad ma­chis­ta. Juan se for­mó bajo la pre­mi­sa de que te­nía que “ser ca­ba­lle­ro”. El creía que apa­ren­te­men­te por cortesía, co­mo un buen ges­to, pe­ro Juan no se dio cuen­ta que no lo ha­cía por res­pe­to a la mu­jer, sino por­que co­mo apa­ren­te­men­te ellas son más “dé­bi­les” que el hom­bre, más “frá­gi­les”, hay que “cui­dar­las”. A Juan le en­se­ña­ron a “ser ca­ba­lle­ro”, pe­ro no a respetar a la mu­jer.

Juan no es na­die en par­ti­cu­lar, sin em­bar­go él vi­ve en la gran ma­yo­ría de no­so­tros. Juan sos vos, soy yo, es tu ami­go/a, es el ve­cino/a. Juan so­mos to­dos/as. Es una reali­dad que hay que acep­tar, en ma­yor o me­nor me­di­da, to­dos/as dis­cri­mi­na­mos sin dar­nos cuen­ta de ello. Es­to no quiere de­cir que sea­mos unas per­so­nas des­pre­cia­bles y ho­rri­bles, sino que lo ha­ce­mos de­bi­do a que he­mos si­do cria­dos y edu­ca­dos en ba­se a cier­tos estereotipos que con el tiem­po se han ido asen­tan­do en la so­cie­dad, al ni­vel tal de ha­ber­se na­tu­ra­li­za­do. Acep­tar no sig­ni­fi­ca con­for­mar. Acep­tar sig­ni­fi­ca ad­mi­tir pa­ra poder cam­biar. De­be­mos au­to­cues­tio­nar nues­tro ac­tuar, re­fle­xio­nar y, más que na­da, asu­mir el he­cho de que dis­cri­mi­na­mos, pa­ra así poder cam­biar y mo­ti­var nues­tra con­duc­ta de una dis­tin­ta ma­ne­ra a lo que es­ta­mos acos­tum­bra­dos. La for­ma de cam­biar la reali­dad es cam­bian­do uno mis­mo, es la ma­ne­ra de evo­lu­cio­nar co­mo per­so­na y so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.