El fu­ror ines­pe­ra­do por los Jue­gos Olím­pi­cos

A la ci­ta mul­ti­de­por­ti­va ya asis­tie­ron 500.540 per­so­nas y si se les su­man las 200.000 de la ce­re­mo­nia inau­gu­ral, se su­pe­raron los 610.000 que pre­sen­cia­ron la edición de Nan­jing 2014.

Clarin - - TAPA - Mau­ri­cio Co­do­cea mco­do­cea@cla­rin.com

Más de 30.000 per­so­nas col­ma­ron el Par­que Olím­pi­co en Vi­lla Sol­da­ti. Tam­bién hu­bo mu­cho pú­bli­co en San Isi­dro pa­ra ver rugby y yach­ting, en el que se lo­gró otra me­da­lla do­ra­da. El fin de se­ma­na lar­go es­tá po­ten­cian­do la pa­sión por los Jue­gos.

Si Holly­wood tuvo sus Jue­gos del Ham­bre, Bue­nos Ai­res tie­ne sus Jue­gos de la Gen­te. El fu­ror por el de­por­te es to­tal y no dis­tin­gue cul­tu­ras, eda­des ni gé­ne­ros. Y ayer se vi­vió un día fe­no­me­nal e his­tó­ri­co en Bue­nos Ai­res 2018.

Hu­bo 86.000 fa­ná­ti­cos de los de­por­tes que co­pa­ron los Par­ques, al­gu­nos de los cua­les de­bie­ron ce­rrar­se. Só­lo al prin­ci­pal de Vi­lla Sol­da­ti fue­ron 30.000 es­pec­ta­do­res du­ran­te to­do el día. A los Jue­gos ya asis­tie­ron 500.540 per­so­nas, por lo que si se les su­man las 200.000 de la ce­re­mo­nia inau­gu­ral, ya se ba­tió la mar­ca de 610.000 de Nan­jing 2014.

El buen tiem­po y el fin de se­ma­na lar­go lle­va­ron a la afluen­cia ma­si­va. Pe­ro tam­bién ge­ne­ra­ron que se ce­rra­ran el Par­que Olím­pi­co, el Par­que Sar­mien­to, el Club Hí­pi­co Ar­gen­tino y la se­de La Bo­ya del CA­SI. Con pa­cien­cia, se les ex­pli­ca­ba a quie­nes ha­bían que­da­do afue­ra que en­tra­rían só­lo al sa­lir otros de aden­tro. Y po­dría pa­sar lo mis­mo hoy y ma­ña­na.

Facundo Díaz Acos­ta es­ta­ba por ju­gar por el oro en un Bue­nos Ai­res Lawn Ten­nis Club re­ple­to y con 500 per­so­nas sin po­der en­trar. Afue­ra se for­ma­ron lar­gas fi­las y hu­bo ner­vio­sis­mo cuan­do un hom­bre que ar­gu­men­tó una dis­ca­pa­ci­dad pi­dió que lo de­ja­ran pa­sar. Los vo­lun­ta­rios le ex­pli­ca­ron que no po­dían por­que la ca­pa­ci­dad es­ta­ba col­ma­da y cuan­do el se­ñor le gri­tó a una tra­ba­ja­do­ra de los Jue­gos, la se­gu­ri­dad se lo lle­vó.

A las 9.30, Mar­tín Le­gui­za­món, con un gru­po de amigos, lle­gó a ese es­ta­dio y pu­do in­gre­sar sin in­con­ve­nien­tes. Uno de la trou­pe, re­za­ga­do, arri­bó una ho­ra más tar­de y se per­dió la de­fi­ni­ción. De ahí se fue­ron al Par­que Sar­mien­to a ver beach han­dball. No co­rrie­ron igual suer­te, pe­ro se que­da­ron a ver los par­ti­dos por el bron­ce y el oro que in­vo­lu­cra­ron a los chi­cos ar­gen­ti­nos en pan­ta­lla gi­gan­te.

Es que en ese Par­que hu­bo co­la des­de las 6.30 so­bre la ave­ni­da Triun­vi­ra­to y se que­dó afue­ra de las tri­bu­nas mu­cha más gen­te de la que en­tró. Va­rios vo­lun­ta­rios ex­pli­ca­ban que no ha­bía lu­gar, pe­ro la ma­yo­ría pre­fi­rió que­dar­se en su lu­gar has­ta ca­si úl­ti­mo mo­men­to, con la es­pe­ran­za de po­der en­trar.

Lu­cía es de Mer­ce­des y a las 12.20 era la úl­ti­ma de la fi­la. “Es di­fí­cil ha­cer una co­la así, pe­ro no me mo­les­ta -di­jo-. Al con­tra­rio, me gus­ta que tan­ta gen­te ven­ga a ver de­por­te. Fui al Par­que Ver­de, don­de no tar­dé na­da en en­trar, y al Olím­pi­co, don­de tu­ve que ha­cer una fi­la de dos ho­ras pa­ra ver na­ta­ción y de una pa­ra el hoc­key. Aun­que en el na­ta­to­rio ter­mi­né sen­ta­da en las es­ca­le­ras…”.

Los 600.000 pe­di­dos que se hi­cie­ron vía web pa­ra ob­te­ner la pul­se­ra gra­tui­ta pa­ra in­gre­sar a los pre­dios su­pe­raron ex­pec­ta­ti­vas. El vier­nes se de­ter­mi­nó que no se en­tre­ga­rían más a quie­nes vi­vie­ran en Ca­pi­tal y Gran Bue­nos Ai­res y no las hu­bie­ran re­co­gi­do. Sí a quie­nes las ha­yan pe­di­do des­de otras re­gio­nes.

“Vi­ni­mos ha­ce me­dia ho­ra y no avan­za­mos na­da. Unos me­tros, na­da más -con­tó Ja­vier, que vino des­de Quil­mes con su her­ma­na, su so­brino y un ami­go del pe­que­ño-. Ya me veo que no voy a po­der en­trar”. Bas­tan­te más ade­lan­te, Leo­nar­do y su fa­mi­lia es­pe­ra­ban des­de las 9.30. Él se su­mó a su es­po­sa y sus hi­jos, que ha­cían la fi­la mien­tras es­pe­ra­ban que com­pra­ra al­go pa­ra co­mer. “Es bas­tan­te ca­ro, te­nien­do en cuen­ta que es al­go bá­si­co”, di­jo el hom­bre, mien­tras re­par­tía ham­bur­gue­sas y ga­seo­sas en­tre Ve­ró­ni­ca, Bian­ca y Ai­lín, que agre­gó: “Soy ami­ga de una de las Ka­mi­ka­zes, así que no pien­so ir­me sin ver­las”.

Lu­ciano y Mar­ti­na via­ja­ron des­de Ne­co­chea, el jue­ves, pa­ra ver tan­to de­por­te co­mo se pu­die­ra. Pa­sa­ron tres ve­ces por la se­de de Sar­mien­to, aun­que tam­bién por Tec­nó­po­lis. “Si hu­bié­ra­mos ve­ni­do a las 7, es­ta­ría­mos aden­tro, pe­ro lle­ga­mos 9.15…”, re­co­no­ció el mu­cha­cho.

Aga­por­nis y Oria­na Sa­ba­ti­ni fue­ron con­vi­da­dos de la fies­ta en el Par­que Olím­pi­co de Vi­lla Sol­da­ti, don­de se desa­rro­llan la mi­tad de las com­pe­ten­cias de Bue­nos Ai­res 2018. Cer­ca

del me­dio­día, la or­ga­ni­za­ción de­ci­dió que no só­lo li­mi­ta­ría el in­gre­so a los pa­be­llo­nes, sino al par­que mis­mo.

Mu­chos clu­bes or­ga­ni­za­ron via­jes es­pe­cial­men­te pa­ra ir a alen­tar a los atle­tas de sus dis­ci­pli­nas. Pa­só con Se­da­lo o las dis­tin­tas So­cie­da­des Ale­ma­nas, pe­ro tam­bién con gen­te que vino des­de Río Ne­gro.

La mis­ma es­tra­te­gia ha­bía pues­to en mar­cha el vier­nes un gru­po de amigos na­da­do­res de La Pla­ta pa­ra lle­gar al Par­que Olím­pi­co. “Sa­li­mos a las cin­co y me­dia de la ma­ña­na. Lle­ga­mos, vi­mos las se­ries de na­ta­ción y lue­go fui­mos de­re­cho otra vez a la co­la pa­ra la fi­nal”, con­tó Ro­dri­go. Al­gu­nos fal­ta­ron al tra­ba­jo y a la Fa­cul­tad, mien­tras que otros di­rec­ta­men­te pi­die­ron va­ca­cio­nes pa­ra no per­der­se ni un día de las ac­ti­vi­da­des.

Si tie­nen que ex­pli­car por qué, no lo du­dan. “¿Cuán­tas chan­ces va­mos a te­ner de ver unos Jue­gos Olím­pi­cos en Ar­gen­ti­na? És­ta es una opor- tu­ni­dad úni­ca de po­der ver en el al­to ni­vel un de­por­te que nos apa­sio­na y que no­so­tros prac­ti­ca­mos. ¡Y en­ci­ma es gratis!”, ex­pli­có Facundo, re­su­mien­do el pen­sa­mien­to de to­dos, mien­tras el ma­te pa­sa­ba de mano.

Los food trucks es­ta­ban lle­nos. No hu­bo uno en el que no se for­ma­ra fi­la. Co­mo si no fue­ra su­fi­cien­te pa­ra en­trar a las tri­bu­nas… En es­tos ca­mio­nes que ofre­cen co­mi­das y be­bi­das, los sán­gu­ches de bon­dio­la o afi­nes co­ti­zan a un mí­ni­mo de 180 pe­sos.

Clau­dia, de Vi­lla Ur­qui­za, le pu­so pa­la­bras a una sen­sa­ción co­mún: “Me pa­re­ce bue­ní­si­ma la idea de que se ha­ya en­tre­ga­do gratis la pul­se­ra por­que és­te es un evento úni­co pa­ra

Ar­gen­ti­na. Pe­ro creo que tal vez de­be­rían ha­ber pues­to un cu­po pa­ra la can­ti­dad de pa­ses, por­que a ve­ces es im­po­si­ble en­trar a ver al­gu­nos de­por­tes. Creo que no pre­vie­ron que iba a ha­ber tan­ta de­man­da”.

An­te la im­po­si­bi­li­dad de en­trar y las po­cas ga­nas de ha­cer la fi­la, Ma­riano, que lle­gó de Mer­lo, y Nahuel, de Mar­cos Paz, op­ta­ron por cor­tar ca­mino e in­ten­tar ver beach han­dball des­de las va­llas que se ubi­can de­trás del úni­co ar­co que no cuen­ta con tri­bu­na. Pa­ra la si­tua­ción ge­ne­ra­li­za­da, ese hue­co co­bra­ba va­lor VIP. “Aho­ra no nos mue­ve na­die”, re­mar­ca­ron.

Y así es la vi­da en los par­ques de los Jue­gos Olím­pi­cos: se tra­ta de so­bre­vi­vir y es­tar dis­pues­to a es­pe­rar con su­ma pa­cien­cia. El pre­mio es gran­de: ver de cer­ca a al­guno de los atle­tas del fu­tu­ro y ser par­te de un evento his­tó­ri­co.

A. MARCARIAN / BUE­NOS AI­RES 2018

Tri­bu­na a to­pe. Pa­ra ver a las chi­cas del beach han­dball, que ga­na­ron el oro.

GUI­LLER­MO RO­DRÍ­GUEZ ADAMI

Ver de­por­te co­mo sea. Una mul­ti­tud hi­zo ce­rrar el Par­que Sar­mien­to pa­ra se­guir al beach han­dball tan­to des­de las tri­bu­nas co­mo pa­ra­dos de­trás de un ar­co.

REUTERS

Lu­jo. El sec­tor VIP del Club Hí­pi­co Ar­gen­tino, con la equi­ta­ción.

GER­MÁN GAR­CÍA ADRASTI

Va­le to­do. Así vie­ron el rugby en San Isi­dro.

AP

El atle­tis­mo, a pleno. La tri­bu­na lle­na pa­ra ver al sal­ta­dor en ac­ción.

G. R. ADAMI

Co­las eter­nas. Ca­ras lar­gas de quie­nes no po­drían en­trar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.