Trump pro­me­te “cas­ti­go” por el ca­so del pe­rio­dis­ta sau­dí

El pre­si­den­te de EE.UU. ad­mi­tió que pu­do ser ase­si­na­do por hom­bres de Ara­bia Sau­di­ta, su so­cio en la re­gión.

Clarin - - EL MUNDO -

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, en­du­re­ció su pos­tu­ra ha­cia Ara­bia Sau­di­ta, un so­cio cla­ve en el Gol­fo Pér­si­co, a raíz del es­cán­da­lo de la des­apa­ri­ción y pre­sun­to ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta sau­dí Ja­mal Khas­hog­gi en Tur­quía.

“Nues­tra pri­me­ra es­pe­ran­za era que no lo ma­ta­ran, pe­ro tal vez no se ve muy bien el te­ma, por lo que es­cu­cha­mos”, di­jo Trump a los pe­rio­dis­tas en la Ca­sa Blan­ca. El man­da­ta­rio afir­mó que van a lle­gar “al fon­do del asun­to” y pro­me­tió “un se­ve­ro cas­ti­go” con­tra Ara­bia Sau­di­ta si se com­prue­ba que el pro­fe­sio­nal fue ase­si­na­do y des­cuar­ti­za­do co­mo sos­tie­nen los me­dios tur­cos.

Khas­hog­gi, un co­la­bo­ra­dor del Was­hing­ton Post cu­yos tex­tos han cri­ti­ca­do al po­de­ro­so prín­ci­pe he­re­de­ro de la co­ro­na, Moha­mad bin Sal­mán, es­tá des­apa­re­ci­do des­de que in­gre­só al con­su­la­do de su país en Es­tam­bul el 2 de oc­tu­bre, con la in­ten­ción de ob­te­ner los do­cu­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ca­sar­se con su no­via tur­ca.

El go­bierno sau­dí nie­ga ha­ber da­do la or­den de ma­tar a Khas­hog­gi. Sin em­bar­go, se­gún pu­bli­có es­ta se­ma­na el Post, el Eje­cu­ti­vo tur­co ha di­cho a fun­cio­na­rios es­ta­dou­ni­den­ses que tie­ne ví­deos y gra­ba­cio­nes de audio que de­mues­tran que Khas­hog­gi fue “in­te­rro­ga­do, tor­tu­ra­do y des­pués ase­si­na­do” en el in­te­rior del con­sul­ta­do sau­dí en Es­tam­bul por un equi­po de se­gu­ri­dad, que pos­te­rior­men­te des­mem­bró su cuer­po.

In­clu­si­ve los dia­rios tur­cos Söz­cü y Mi­lli­yet apun­tan que, al in­gre­sar al con­su­la­do, Khas­hog­gi lle­va­ba un “reloj in­te­li­gen­te” co­nec­ta­do a un te­lé­fono que de­jó a su no­via, Ha­ti­ce Cen­giz. Los dos pe­rió­di­cos afir­man que así se trans­mi­tie­ron al te­lé­fono gra­ba­cio­nes de audio que son exa­mi­na­das por la jus­ti­cia tur­ca.

El pe­rió­di­co tur­co cer­cano al go­bierno Sa­bah afir­ma por su par­te que Ja­mal Khas­hog­gi gra­bó con su reloj su pro­pio “in­te­rro­ga­to­rio”, las “tor­tu­ras” que su­frió y su “ase­si­na­to” en el in­te­rior de la mi­sión sau­di­ta. Sin em­bar­go, no se pu­do ob­te­ner nin­gu­na con­fir­ma­ción ofi­cial de es­tas in­for­ma­cio­nes.

Has­ta aho­ra, Trump ha ma­ni­fes­ta­do re­ti­cen­cias a la im­po­si­ción de san­cio­nes y tam­po­co se ha mos­tra­do dis­pues­to a sus­pen­der la ven­ta de ar­mas al reino, el ma­yor clien­te de la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca es­ta­dou­ni­den­se y que, so­lo en 2017, acor­dó la com­pra de ar­ma­men­to por va­lor de 18.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Ayer, sin em­bar­go, Trump dio un gi­ro y ad­mi­tió que los da­tos re­co­lec­ta­dos por la po­li­cía tur­ca son con­tun­den­tes. “Se es­tá in­ves­ti­gan­do, se es­tá ana­li­zan­do con mu­cha fuer­za. Y si eso fue­ra así, es­ta­ría­mos muy mo­les­tos y enoja­dos. Por aho­ra, ellos lo nie­gan vehe­men­te­men­te. ¿Po­drían ser ellos? Sí”, con­ce­dió..

Trump con­ver­só es­ta se­ma­na so­bre el ca­so con los “más al­tos ni­ve­les” del Eje­cu­ti­vo sau­dí, y an­ti­ci­pó que pla­nea ha­blar “en al­gún mo­men­to” con el rey Sal­man bin Ab­de­la­ziz. El man­da­ta­rio en­fren­ta ca­da vez ma­yor pre­sión por par­te de miem­bros del Con­gre­so pa­ra mo­di­fi­car la re­la­ción de Was­hing­ton con la mo­nar­quía sau­dí, cues­tio­na­da por su ac­tua­ción al fren­te de una coa­li­ción mi­li­tar en la gue­rra de Ye­men. Los le­gis­la­do­res es­ta­dou­ni­den­ses han in­cre­men­ta­do sus crí­ti­cas al reino tras el bom­bar­deo del 9 de agos­to que aca­bó con la vi­da de más de 40 ni­ños. ■

AP

Des­apa­re­ci­do. Re­cla­mo fren­te a la em­ba­ja­da sau­di­ta en Was­hing­ton.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.