Mi­ka y Pa­blo: “Pa­ra no­so­tros, de es­to se tra­ta ha­cer el amor”

Clarin - - SOCIEDAD -

Pro­ba­ron una vez de manera par­ti­cu­lar, en un lu­gar se­cre­to que pre­fie­ren no re­ve­lar. Lue­go acu­die­ron a un bo­li­che y vi­vie­ron la ex­pe­rien­cia del “dark room”, ese cuar­to que pa­re­ce un re­ser­va­do ex­ten­di­do y que fi­nal­men­te se con­vier­te en ca­si un “to­dos con­tra to­dos” del amor. Y no­ta­ron que fun­cio­na­ba; que les gus­ta­ba y que les ha­cían bien co­mo pa­re­ja. Una ex­plo­ra­ción de sus lí­mi­tes, de sus de­seos y de sus per­cep­cio­nes. Hoy, Pa­blo y Mi­kae­la son lo que se con­si­de­ran swin­gers ma­du­ros en el am­bien­te. Y celebran que el “cir­cui­to” se vea re­vi­ta­li­za­do por di­fe­ren­tes fac­to­res. }“Los dos te­nía­mos la fan­ta­sía de su­mar gen­te cuan­do ha­cía­mos el amor. Y re­sal­to lo de ‘ha­cer el amor’, por­que go­za­mos, nos di­vier­te y mor­bo­sea ver a nues­tra pa­re­ja, dis­fru­tar”, di­ce Mi­ka, una ru­bia, adul­ta jó­ven.

“Lo ha­ce­mos en pa­re­ja siem­pre. Se trans­for­mó en una manera de vi­vir. Nos unió, lo dis­fru­ta­mos, nos ha­ce com­pin­ches, siem­pre te­ne­mos pla­nes, nos di­vier­te, nos man­tie­ne ac­ti­vos y fue­ra de la ru­ti­na”, agre­ga Pa­blo, su pa­re­ja. “Y por so­bre­to­do....con la ver­dad, sin men­ti­ras ni ocul­ta­mien­tos, sin hi­po­cre­sías, y mu­cho amor. Des­de que nos co­no­ci­mos, nos se­gui­mos eli­gien­do pa­ra com­par­tir la vi­da”, re­ma­ta. ■

Jun­tos. Pa­blo y Mi­ka son swin­gers y di­cen que se eli­gen ca­da día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.