El dra­ma de los pa­cien­tes de la clí­ni­ca Estrada: “Es­ta­mos a la de­ri­va, nos aban­do­na­ron”

Es­tá en La­nús, a pun­to de ce­rrar. Los en­fer­mos on­co­ló­gi­cos no re­ci­ben re­me­dios y no pue­den cam­biar de pre­pa­ga.

Clarin - - SOCIEDAD - Ma­riano Ga­vi­ra mga­vi­ra@cla­rin.com

Al­ber­to Gua­res­chi tie­ne 68 años y des­de ha­ce tres me­ses le diag­nos­ti­ca­ron cáncer de prós­ta­ta. A la lu­cha que man­tie­ne des­de que le die­ron esa ma­la no­ti­cia tam­bién le su­mó otra ca­si tan du­ra co­mo la en­fer­me­dad. La Clí­ni­ca Estrada, don­de se atien­de, no le da los me­di­ca­men­tos que ne­ce­si­ta y des­de ha­ce un tiem­po man­tie­ne las puer­tas ce­rra­das y ya no re­ci­be a sus pa­cien­tes. El cen­tro mé­di­co fue no­ti­cia el vier­nes lue­go de que su due­ño in­ten­ta­ra ahor­car a un jubilado que re­cla­ma­ba in­cum­pli­mien­to de las pres­ta­cio­nes de la pre­pa­ga del lu­gar.

El fun­cio­na­mien­to de la clí­ni­ca, ubi­ca­da en Re­me­dios de Es­ca­la­da, Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, es ca­si nu­lo des­de fi­nes del año pa­sa­do, cuan­do los due­ños des­pi­die­ron a más de 70 em­plea­dos por pro­ble­mas fi­nan­cie­ros. Des­de en­ton­ces, el cen­tro mé­di­co se que­dó prác­ti­ca­men­te sin mé­di­cos ni in­su­mos. Se­gún de­nun­cia­ron pa­cien­tes só­lo que­dan en el lu­gar unos po­cos ca­mi­lle­ros, en­fer­me­ros y ad­mi­nis­tra­ti­vos. La úni­ca per­so­na in­ter­na­da es un jubilado de ca­si 90 años que nin­gún fa­mi­liar re­cla­ma y a quien no pue­den de­ri­var.

Uno de los afec­ta­dos es Gua­res­chi quien ha­ce tres me­ses re­ci­bió la no­ti­cia so­bre su en­fer­me­dad: “Es­ta­mos vi­vien­do una pe­sa­di­lla. No só­lo por el do­lor que sig­ni­fi­ca lu­char con­tra el cáncer, sino por­que quie­nes de­be­rían aten­der­lo no lo es­tán ha­cien­do, lo aban­do­na­ron”, di­ce Ju­lie­ta, la hi­ja.

La mu­jer cuen­ta que la clí­ni­ca es­tá com­ple­ta­men­te ce­rra­da y que no se ha­cen car­go de nin­guno de los pa­cien­tes: “Así co­mo lo su­fre mi pa­pá, hay cien­tos de per­so­nas que tam­bién es­tán a la de­ri­va, sin aten­ción”. La res­pues­ta ofi­cial que les die­ron ha­ce unos días es que el lu­gar es­tá en re­fac­ción y que pron­to abri­rán, aun­que eso pa­re­ce es­tar le­jos de la reali­dad.

Cla­rín in­ten­tó co­mu­ni­car­se con la clí­ni­ca pe­ro na­die res­pon­dió. El vier­nes, de­ce­nas de afi­lia­dos a la pre­pa­ga Me­di­ci­na Pri­va­da, que per­te­ne­ce al mis­mo gru­po em­pre­sa­rio y has­ta com­par­te edi­fi­cio con la clí­ni­ca, se acer­ca­ron has­ta el lu­gar pa­ra re­cla- mar. Co­mo esa obra so­cial te­nía a la Estrada co­mo prin­ci­pal cen­tro de aten­ción y su­frió los mis­mos pro­ble­mas fi­nan­cie­ros, cien­tos de pa­cien­tes se que­da­ron sin co­ber­tu­ra. La pro­tes­ta ter­mi­nó en un es­cán­da­lo: el due­ño in­ten­tó ahor­car a un jubilado que re­cla­ma­ba in­cum­pli­mien­to de las pres­ta­cio­nes de la pre­pa­ga.

El pro­ble­ma de mu­chos -co­mo Al­ber­to- o con pro­ble­mas car­día­cos y dia­be­tes, es que otras pres­ta­do­ras de sa­lud se nie­gan a to­mar­los por te­ner “en­fer­me­da­des pre­exis­ten­tes” y les exi­gen has­ta 300 mil pe­sos pa­ra po­der ac­ce­der a las pres­ta­cio­nes.

“Mi pa­pá es so­cio de la pre­pa­ga des­de 1994 y la cuo­ta que pa­ga to­dos los me­ses ron­da los 12 mil pe­sos. No sa­be­mos qué ha­cer por­que to­das las far­ma­cias y clí­ni­cas que fi­gu­ran en la car­ti­lla no nos atien­den por­que di­cen que Me­di­ci­na Pri­va­da no les pa­ga des­de ha­ce me­ses. Mien­tras tan­to mi pa­pá se mue­re”, ex­pli­ca Ju­lie­ta con un nu­do en la gar­gan­ta.

La ma­la aten­ción de la Estrada em­pe­zó a de­caer ha­ce ya cua­tro años: “A mi pa­pá lo ope­ra­ron en el 2014 y le co­lo­ca­ron dos stent en el co­ra­zón. El ade­más es dia­bé­ti­co y mien­tras que­dó in­ter­na­do pa­sa­ron co­sas in­só­li­tas co­mo que la úni­ca co­mi­da que te­nían era arroz con que­so, no le me­dían el azú­car en san­gre, no ha­bía ja­bón ni toa­lla en el ba­ño y la ca­ma es­ta­ba ro­ta, sin ba­ran­das”. La fa­mi­lia aho­ra es ase­so­ra­da por un abo­ga­do, quien en­vió una car­ta do­cu­men­to a la clí­ni­ca pa­ra in­ti­mar­los a que con­ti­núen en­tre­gán­do­le re­me­dios a Gua­res­chi. ■

“Es­ta­mos vi­vien­do una pe­sa­di­lla”. Al­ber­to Gua­res­chi y su hi­ja Ju­lie­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.