Un po­li­cía y un ba­rren­de­ro se en­car­ga­ban de cap­tar “clien­tes” y en­tre­gar los do­cu­men­tos

Clarin - - POLICIALES -

Si Ga­briel Omar Mo­li­na­ri era el lí­der de la ban­da, Nés­tor Sainz de Ajá era su so­cio y su in­ter­me­dia­rio con los “cap­ta­do­res de clien­tes”, se­gún de­ter­mi­na­ron los in­ves­ti­ga­do­res ju­di­cia­les. Eze­quiel Ro­jas y Adrián Fa­rías eran sus re­ven­de­do­res. Sus te­lé­fo­nos pa­sa­ban de bo­ca en bo­ca en­tre quie­nes ne­ce­si­ta­ban de sus ser­vi­cios. Sin em­bar­go, los fuen­tes del ca­so no des­car­tan que ha­ya ha­bi­do más in­vo­lu­cra­dos o que otras per­so­nas les de­ri­va­ran clien­tes de­pen­dien­do la zo­na y de la ne­ce­si­dad de di­ne­ro. Fa­rías (27) era agen­te de la Po­li­cía de la Ciu­dad y cum­plía fun­cio­nes en el De­par­ta­men­to Ope­ra­cio­nes Ur­ba­nas de Con­ten­ción y Ac­ti­vi­da­des De­por­ti­vas (DOUCAD). Ter­mi­nó a un pa­so de la exo­ne­ra­ción y con pri­sión pre­ven­ti­va. Fuen­tes po­li­cia­les con- fir­ma­ron que es­tá “pa­si­vo”, sin co­brar el suel­do des­de que fue de­te­ni­do. Los in­ves­ti­ga­do­res ase­gu­ran que eral más “ágil” por­que rea­li­za­ba to­da la transac­ción de manera vir­tual y a tra­vés del ce­lu­lar. Se en­con­tra­ba per­so­nal­men­te con los clien­tes pa­ra so­li­ci­tar­les una se­ña o só­lo pa­ra en­tre­gar el do­cu­men­to a cam­bio del di­ne­ro. Si ne­ce­si­ta­ba efec­ti­vo, apu­ra­ba las en­tre­gas pa­ra co­brar su co­mi­sión más rá­pi­do, se­gún que­dó re­gis­tra­do en las es­cu­chas. Ro­jas, en cam­bio, era ba­rren­de­ro y vi­vía en Lo­mas de Za­mo­ra. Su ba­se era una es­ta­ción de ser­vi­cio en Pom­pe­ya y “era mu­cho más bu­ro­crá­ti­co” - acla­ran- por­que pe­día fo­to­co­pias DNI, le sa­ca­ba las fo­tos a los clien­tes en el ba­ño y les re­pe­tía que “no se po­día re­no­var la li­cen­cia” por los ca­na­les ofi­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.