De la amis­tad con Ma­cri a la or­ga­ni­za­ción del pa­del en Ar­gen­ti­na

Clarin - - DEPORTES -

“A Mau­ri­cio lo co­no­cí ju­gan­do al fút­bol en su quin­ta. Yo te­nía 17 años y el te­nía 21. Ju­gué un año en un equi­po que se lla­ma­ba Blue Boys y que era de amigos de él que, en reali­dad, ju­ga­ban mal. A los dos años me lla­mó pa­ra ju­gar en su equi­po y lo hi­ci­mos du­ran­te 10. A par­tir de ahí com­par­ti­mos par­ti­dos de te­nis y de pa­del, ca­sa­mien­tos y reunio­nes fa­mi­lia­res...”

Diógenes de Ur­qui­za, el ami­go de “Mau­ri­cio” (que no es otro que el pre­si­den­te Ma­cri), cuen­ta que “ayu­dé en las elec­cio­nes a Cam­bie­mos y es­toy de ese la­do. Pa­ra mí la po­lí­ti­ca siem­pre fue ir, vo­tar, vol­ver a mi ca­sa y na­da más. Pe­ro es­te go­bierno quie­re ha­cer las co­sas bien y por eso lo apo­yo”.

De chi­co, De Ur­qui­za ju­gó al te­nis (“Lle­gue a es­tar oc­ta­vo en el ran­king me­tro­po­li­tano de me­no­res”, cuen­ta) y al han­dball, pe­ro fue el pa­del el que le per­mi­tió me­ter­se des­de otro lu­gar en el mun­do del de­por­te. Y re­la­ta: “Al pa­del lo tra­jo mi fa­mi­lia po­lí­ti­ca y lo lle­vó a Mar del Pla­ta. Allí ju­gá­ba­mos los tres me­ses del ve­rano y co­mo ve­nía del te­nis lo ha­cía bas­tan­te bien. Pe­ro yo na­cí pa­ra or­ga­ni­zar, pa­ra ser di­ri­gen­te y pa­ra ha­cer y pron­to or­de­na­mos el de­por­te en Ar­gen­ti­na. Qui­zá Mau­ri­cio me eli­gió por to­do eso...” ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.