La pam­pa tie­ne el om­bú, el cuerno y la pal­ta

Cuernos - - Índice -

Ca­ro­li­na “Pam­pi­ta” Ar­dohain es­tu­vo de los dos la­dos. Los pu­so y los su­frió, y co­mo in­fiel que fue, co­no­ce el pa­ño y cues­ta en­ga­ñar­la sin que, más tar­de o más tem­prano, lo des­cu­bra. Es de las que bus­can, y el que bus­ca, en­cuen­tra. Bien lo sa­be el chi­leno Ben­ja­mín Vi­cu­ña, por na­tu­ra­le­za hom­bre de cuer­nos po­ner, y con quien ella en­ga­ñó a su pri­mer ma­ri­do, el po­lis­ta Mar­tín Ba­rran­tes, aún es­tan­do in­fe­liz­men­te ca­sa­dos, allá por el 2005 (en uno de los di­vor­cios más es­can­da­lo­sos de la fa­rán­du­la ar­gen­ti­na, él la acu­só de adul­te­rio y ella per­dió el jui­cio, al me­nos el de Tri­bu­na­les). “No po­día sa­lir a la ca­lle por­que has­ta los ne­nes me gri­ta­ban cor­nu­do ca­gán­do­se de ri­sa”, di­ría tiem­po des­pués el de­por­tis­ta en una en­tre­vis­ta.

En el me­dio, la til­dan de ser la tí­pi­ca pá­ja­ro car­pin­te­ro o pi­ca-se­sos. “In­so­por­ta­ble, una co­me co­cos”, se­gún ates­ti­gua una ex­pa­re­ja de la mo­de­lo. Con­sue­lo de ton­tas y mu­chas, es una de las mu­je­res más lin­das de la Ar­gen­ti­na y, sin em­bar­go, tam­bién tie­ne que sa­lir con som­bre­ro por­que ya no le en­tran más cor­na­das, la gran ma­yo­ría pro­fe­ri­das por el galán tras­an­dino y pa­dre de sus hi­jos.

Ape­nas co­men­za­ron a es­tar jun­tos, el hom­bre ya se es­ca­pa­ba a una co­no­ci­da dis­co por­te­ña con nom­bre de con­ti­nen­te don­de, en el VIP, ha­cía de las su­yas con mo­de­li­tos en as­cen­so, pe­ro lo ha­cía muy bien ya que nun­ca apa­re­cie­ron fotos. ¡Si nos ha­bre­mos ca­lla­do, a me­dias, sus aven­tu­ras por no te­ner las prue­bas fí­si­cas, pe­ro sí los da­tos con­cre­tos de día, ho­ra y lu­gar en que ha­bían ocu­rri­do los en­cuen­tros, que sa­lie­ron

“Los hom­bres en­ga­ñan más que las mu­je­res; las mu­je­res, me­jor” (Joa­quín Sa­bi­na)

pu­bli­ca­dos en tiem­po y for­ma ¹ . Cla­ro que con los años, o Ben­ja­mín ga­nó en des­pro­li­ji­dad o Ca­ro­li­na su­mó ex­pe­rien­cia de Sher­lock Hol­mes, por­que lle­gó el fa­mo­so ca­pí­tu­lo de la aga­rra­da de pe­los con Isa­bel Ma­ce­do en Pun­ta del Es­te (ya era vox po­pu­li que en­tre la en­ton­ces ex de Fa­cun­do Ara­na y hoy es­po­sa del go­ber­na­dor de Sal­ta, Juan Ma­nuel Ur­tu­bey, y Vi­cu­ña ha­bía mu­cho más que las ar­dien­tes es­ce­nas de fic­ción de “Don Juan y su be­lla da­ma” ² ). Y, años des­pués, la apa­sio­nan­te es­ce­na del mo­tor­ho­me de la fil­ma­ción de “El Hi­lo Ro­jo”, con la man­ti­ta de Ne­pal y la pal­ta, pro­ta­go­ni­za­da por el ac­tor con la Chi­na Suá­rez (am­bos hoy en pa­re­ja, al me­nos has­ta la sa­li­da de es­te li­bro), en la que Pam­pi­ta irrum­pe y los des­cu­bre con las ma­nos no jus­ta­men­te en la ma­sa. Aun­que Suá­rez ase­gu­ra, tal co­mo di­jo en el pro­gra­ma “In­tru­sos”, de Amé­ri­ca, tras el es­cán­da­lo, que “yo es­ta­ba re­cos­ta­da en una man­ta que me tra­je de Ne­pal, me es­ta­ba comiendo una pal­ta”, fra­se que que­da­rá, de aquí a la eter­ni­dad, en los anales del ma­nual del cuerno ilus­tra­do. Sin du­das, dos mo­men­tos in­va­lua­bles pa­ra la pren­sa del co­ra­zón que ca­len­ta­ron los ve­ra­nos de 2010 y 2016.

Y si de La Chi­na se tra­ta, si en al­go se pa­re­ce a Pam­pi­ta es que, sien­do am­bas dos de las mu­je­res más lin­das del país, los cuer­nos no les son aje­nos, lo que en al­go ali­via­na el pe­sar a las sim­ples mor­ta­les cor­nu­das.

La ex de Ni­co­lás Ca­bré ha­bría en­ga­ña­do a Da­vid Bis­bal y a ella la ha­bría cor­nea­do Ni­co­lás, pa­dre de su hi­ja, no con una fa­mo­sa, sino con la me­se­ra de un bar, co­mo sa­lió pu­bli­ca­do en va­rios me­dios ³ , al­go que la ex “Ca­si Án­ge­les” nun­ca ad­mi­tió pe­ro que de­jó en­tre­ver en de­cla­ra­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas, co­mo cuan­do afir­mó: “¿Sa­bés cuán­tas pa­re­jas es­tán jun­tas por años, se en­ga­ñan y na­die se en­te­ra? No me

4 gus­ta que me ten­gan lás­ti­ma”. O cuan­do, ta­jan­te, le di­jo a Su­sa­na Gi­mé­nez en su pro­gra­ma, en ju­lio de 2016, que no per­do­na­ría una in­fi­de­li­dad: “No, ja­más. Por ahí me ca­garon al­gu­na vez y nun­ca me lo di­je­ron. Pe­ro si la vas a ha­cer ha­ce­la muy bien y que no me en­te­re y su­fra. No soy una ne­ga­do­ra ni en­fer­ma de ce­los, pe­ro si me ca­gás me voy a en­te­rar”.

Siem­pre se di­jo que ha­bía si­do el can­tan­te es­pa­ñol el in­fiel, pe­ro en 2016, va­rios me­ses des­pués de la rup­tu­ra con Bis­bal y cuan­do la

Chi­na ya es­ta­ba con Vi­cu­ña, un hac­ker fil­tró unos co­rreos elec­tró­ni­cos en­tre el can­tan­te de Al­me­ría y la ac­triz ar­gen­ti­na en los que ella le pi­de per­dón por sus in­fi­de­li­da­des, en­tre otras co­sas, tal co­mo pu­bli­có en su mo­men­to el por­tal es­pa­ñol Va­ni­ta­tis. Y que no dan pa­ra sos­pe­char de ser apó­cri­fos da­do que tiem­po an­tes ella de­nun­ció que le ha­bían hac­kea­do sus re­des so­cia­les.

Cla­ro que tam­bién la Chi­na tie­ne an­te­ce­den­tes en es­to de ser “la otra”, por­que lo que le pa­só a Pam­pi­ta an­tes le su­ce­dió a Eu­ge­nia To­bal, quien es­tan­do ca­sa­da con Ni­co­lás Ca­bré (¡la úni­ca que lo­gró lle­var­lo al al­tar!) se en­te­ró de que él ha­bía te­ni­do un en­cuen­tro cer­cano de to­dos los tipos con la otra Eu­ge­nia. Ni­co y To­bal ter­mi­na­ron se­pa­rán­do­se y al tiem­po, el ac­tor y Suá­rez con­fir­ma­ban su ro­man­ce y un em­ba­ra­zo en puer­ta, del que na­ció Ru­fi­na.

Es­tá cla­rí­si­mo que la be­lle­za fí­si­ca no es ga­ra­níía de con­fian

za y, mu­cho me­nos, de fi­de­li­dad. Una de las úl­ti­mas fa­mo­sas que pue­de dar fe de es­to es la me­diá­ti­ca ar­gen­ti­na, ex “me acos­té con Rob­bie Wi­lliams”, ex bo­ti­ne­ra, ma­má de Uma con el Ogro Fab­bia­ni y de­ve­ni­da pe­rio­dis­ta, Ama­lia Gra­na­ta. “Me hu­bie­ses ca­gado con la Chi­na Suá­rez, no con es­te ma­ma­rra­cho”, le di­jo a su úl­ti­ma y por aho­ra ac­tual pa­re­ja Leo Squar­zon – de quien que­dó em­ba­ra­za­da ape­nas lo co­no­ció– cuan­do, con una pan­za de seis me­ses, en sep­tiem­bre de 2016, su­po que él le ha­bía me­ti­do los cuer­nos con una ig­no­ta lla­ma­da Pau­la Lin­da, que po­co ho­nor le hi­zo a su se­gun­do nom­bre “ar­tís­ti­co”.

Error: no se en­ga­ña con quien se quie­re, sino con quien se pue

de. En es­te ca­so, Ama­lia per­do­nó, y ni len­tos ni pe­re­zo­sos, los dos apro­ve­cha­ron la ta­pa de una re­vis­ta y el can­je por la no­ta ex­clu­si­va por el ho­tel y es­ta­día en el Ca­ri­be. Lo que se di­ce, un ne­go­cio re­don­do des­de la con­cep­ción.

1 Re­vis­ta Se­ma­na­rio, edi­ción 1530 del 22 de oc­tu­bre de 2008.

2 “Don Juan y su be­lla Da­ma”, te­le­no­ve­la de Te­le­fe, 2008

3 Re­vis­ta Pa­pa­raz­zi, sep­tiem­bre 2012.

4 Re­vis­ta Ho­la! De Ar­gen­ti­na, 25 de fe­bre­ro de 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.