Cuer­nos de fa­mi­lia

(vos, tu vie­ja y tu ma­má...)

Cuernos - - Índice -

Con tres ge­ne­ra­cio­nes en ac­ti­vi­dad, es di­fí­cil re­cor­dar to­das y ca­da una de las in­fi­de­li­da­des de las da­mas del clan Le­grand-ti­nay­re, tan víc­ti­mas co­mo vic­ti­ma­rias al me­nos en dos de los ca­sos y en lo que la pren­sa lle­gó a co­no­cer y a ha­cer pú­bli­co. Pe­ro algunas hi­cie­ron his­to­ria.

Mirt­ha Le­grand so­por­tó es­toi­ca pe­ro ca­lla­di­ta las cor­na­das de su ma­ri­do Da­niel Ti­nay­re, con quien se ca­só en 1946 y con quien vi­vió has­ta el día de su muer­te, en oc­tu­bre de 1994. Ele­gan­te, gran di­rec­tor y con un acen­to fran­cés pa­ra mu­chas irre­sis­ti­ble, el ci­neas­ta man­tu­vo una re­la­ción pa­ra­le­la du­ran­te años con una mu­jer ca­sa­da que te­nía una mue­ble­ría en el ba­rrio de Pa­ler­mo, y un día Mirt­ha, que ob­via­men­te lo sos­pe­cha­ba o lo sa­bía, los vio en vi­vo, en di­rec­to y en ple­na ca­lle. Cual pro­ta­go­nis­ta de una te­le­no­ve­la, apa­re­ció des­de don­de ob­ser­va­ba es­con­di­da la es­ce­na pa­ra dar­le a la aman­te de su ma­ri­do un ca­che­ta­zo que hu­bie­ra si­do la en­vi­dia de Lui­sa Ku­liok y Ar­nal­do An­dré. Tan mal que­dó la Chi­qui, que tu­vo que ser in­ter­na­da en el sa­na­to­rio Ma­ter Dei, don­de él la acom­pa­ñó día y no­che. La his­to­ria fue con­ta­da en va­rios me­dios, en­tre ellos, en re­vis­ta No­ti­cias del 27 de ju­lio de 2010.

Aquí no ha pa­sa­do na­da, de eso no se ha­bla y a se­guir jun­tos, que el amor es más fuer­te, co­mo te ven te tra­tan y si te ven mal, te mal­tra­tan, pa­re­cían gri­tar, aun­que, ob­via­men­te, na­die ha­bló ja­más del te­ma. Una so­la vez Mirt­ha co­men­tó en una en­tre­vis­ta a la vie­ja re­vis­ta Pla­tea que se ha­bía so­me­ti­do a una “cu­ra de sue­ño”. “Es que te­nía los ner­vios des­trui­dos, tu­ve a mi her­ma­na Gol­die día y no­che al la­do de mi ca­ma.

“A cual­quier mu­jer le gus­ta­ría ser fiel. Lo di­fí­cil es ha­llar el hom­bre a quien ser­le fiel” (Mar­le­ne Die­trich)

Una ma­ña­na me sen­tí mo­rir, y Gol­die lo sin­tió an­tes que yo mis­ma, me tran­qui­li­zó y co­rrió a lla­mar al mé­di­co...”, de­cía la di­va re­fi­rién­do­se, cla­ro, a su her­ma­na ge­me­la.

Las le­yen­das so­bre las in­fi­de­li­da­des de su ma­ri­do na­cían y mo­rían con la mis­ma ra­pi­dez, y nun­ca fue­ron com­pro­ba­das a ex­cep­ción de la men­cio­na­da que, al me­nos co­mo con­ta­ron los me­dios, de­jó tes­ti­gos anó­ni­mos por­que fue de­ma­sia­do lar­ga, lo que se­ría un ca­so de cuer­nos ex­tra lar­ge. Es más, el mi­to di­ce que Da­niel, in­clu­so, lle­va­ba a sus hi­jos a la ca­sa de es­ta mu­jer a la que ellos le de­cían “tía”, pe­ro de­jé­mos­lo en el gra­do de le­yen­da por­que prue­bas fí­si­cas no hu­bo ni ha­brá.

El temporal más fuer­te ha­bía pa­sa­do, pe­ro las nu­bes se­guían, y la más pe­li­gro­sa se lla­ma­ba Egle Mar­tin, una ac­triz con quien Ti­nay­re fil­mó “El Ru­fián” en 1962 y que, di­cen, fue el otro gran amor en la vi­da del di­rec­tor. Cla­ro que ella siem­pre des­min­tió la ver­sión..., pe­ro na­die le cre­yó. Con­ven­ga­mos tam­bién que era di­fí­cil ser­le in­di­fe­ren­te a una mu­jer que fue ace­cha­da por po­lí­ti­cos y li­te­ra­tos por igual, que iban a ver­la al tea­tro de re­vis­ta (por lo que se ga­nó el apo­do de “la ve­det­te in­te­lec­tual”) y que su­po enamo­rar al mis­mí­si­mo As­tor Pia­zo­la, pe­ro que ter­mi­nó ca­sán­do­se con Eduar­do “Lalo” Pa­la­cios des­pués de va­rios ro­man­ces fa­mo­sos con hom­bres del es­pec­tácu­lo y el ar­te.

Si de le­yen­das in­fie­les se tra­ta, del la­do de Chi­qui­ta tam­bién hay. Du­ran­te años, en las re­dac­cio­nes ar­gen­ti­nas to­dos es­cu­cha­mos aque­llo del Co­ne­jo Ta­ran­ti­ni, Héc­tor Vei­ra, y Car­los Mon­zón (¿de­bi­li­dad por los de­por­tis­tas?), y gran­de fue el enojo de la con­duc­to­ra con Luis Ven­tu­ra la vez que el pe­rio­dis­ta se ani­mó a su­ge­rir que ella y el Bam­bino eran aman­tes, co­mo cuen­ta el hoy Pre­si­den­te de APTRA en su li­bro. ¹ Pe­ro ja­más hu­bo una so­la ima­gen de nin­guno de es­tos ru­mo­res.

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra la pren­sa y pa­ra des­gra­cia de Ro­sa Ma­ría de Vi­lla Ca­ñás, de los en­re­dos de al­co­ba de su hi­ja Mar­ce­la se sa­be un po­co más. Se­pa­ra­da de su pri­mer ma­ri­do (el yerno ideal pa­ra Mirt­ha, el re­fi­na­do Ig­na­cio Via­le del Ca­rril, con quien tu­vo a Jua­na y a Na­cho), y en pa­re­ja pri­me­ro y ca­sa­da en EE.UU. des­pués con el em­pre­sa­rio Mar­cos Gas­tal­di, con es­te úl­ti­mo Mar­ce­la tu­vo que so­por­tar un es­cán­da­lo pe­nal y otro ci­vil, y am­bos de pe­lí­cu­la. Es que Mar­cos no se

an­du­vo con “chi­qui­tas”, li­te­ral­men­te, ya que la Se­ño­ra de los al­muer­zos, que nun­ca lo ter­mi­nó de acep­tar, pa­só la ver­güen­za de su vi­da cuan­do el hom­bre se pro­fu­gó y fue de­te­ni­do en la puer­ta de su ca­sa de Ba­rrio Par­que tras va­rios días ocul­to por la cau­sa de la es­ta­fa del Ban­co Ex­tra­der (del que fue fun­da­dor), dán­do­le a la te­vé un mo­men­to in­cu­na­ble, cuan­do su nie­ta Jua­ni­ta, a los gri­tos, in­cre­pó a un fo­tó­gra­fo au­llan­do aque­llo de “¡no te­nés fa­mi­lia vos!”.

To­da­vía no se ha­bía apla­ca­do el rui­do que hi­zo ese epi­so­dio de 2002, (un año des­pués de que la hi­ja de Mirt­ha se ani­ma­ra, vía in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial y a los 46 años, a ser ma­dre de Roc­co), que en 2010 a Mar­ce­la le ca­yó una aman­te, con ci­güe­ña y to­do, y no de Pa­rís, sino del co­que­to ba­rrio de Pa­ler­mo, don­de vi­vía Sol San­ta­ma­ri­na, una ar­qui­tec­ta 25 años más jo­ven que Gas­tal­di. Así lle­gó lo que la pro­pia Mar­ce­la, en su mo­men­to, de­no­mi­nó “el tsu­na­mi”.

Mar­cos te­nía una re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial con Sol, de la que na­ció una hi­ja a la que él re­co­no­ció. Pe­ro ojo, que hi­ja sí, pa­re­ja no. Mar­cos y Mar­ce­la or­ga­ni­za­ron el dis­cur­so di­cien­do que esa re­la­ción tu­vo lu­gar cuan­do ellos atra­ve­sa­ban una cri­sis, es­ta­ban por se­pa­rar­se y ella se ha­bía to­ma­do unas va­ca­cio­nes. En reali­dad, lo de Mar­cos y Sol era ca­si un no­viaz­go ofi­cial, tal co­mo ella mis­ma lo con­fir­mó en va­rios me­dios. En­tre ellos, la re­vis­ta Gen­te del 6 de ju­lio de 2010.

Sol era la nue­va y jo­ven ve­ci­na del edi­fi­cio de lu­jo al que Mar­cos se ha­bía mu­da­do en esa cri­sis ca­si ter­mi­nal con Mar­ce­la, que efec­ti­va­men­te exis­tió, a 500 me­tros de la ca­sa de Ti­nay­re, pa­ra no es­tar le­jos de su hi­jo. Di­cen que en­tre Gas­tal­di y Sol hu­bo amor a pri­me­ra vis­ta y que en­se­gui­da em­pe­za­ron a com­par­tir co­mi­das y sa­li­das sin ocul­tar­se de na­die. Y has­ta tras­cen­dió que hu­bo presentación fa­mi­liar. Una de las cua­tro hi­jas del pri­mer ma­tri­mo­nio de Gas­tal­di, Va­le­ria (la Ban­da­na) se ha­bría he­cho muy ami­ga de Sol, e in­clu­so Gon­za­lo “Man­gue­ra” Va­len­zue­la, el ac­tor chi­leno pa­re­ja de Jua­na Via­le en esa épo­ca, tam­bién com­par­tió una ce­na con la nue­va pa­re­ja de Gas­tal­di. Pe­se a to­do es­to y a una hi­ja por na­cer, con la es­cue­la de su se­ño­ra ma­dre, Mar­ce­la de­cre­tó el aquí no ha pa­sa­do na­da tan Ti­nay­re- Le­grand.

Mar­cos y Mar­ce­la ter­mi­na­ron pa­sean­do por Eu­ro­pa, ca­si de lu­na de miel, “re­fun­dan­do”, tal co­mo es­cri­bía la ma­má de Jua­na des­de Pa­rís,

mos­tran­do las fotos del pa­seí­to de enamo­ra­dos en Fa­ce­book.

El ex­ban­ca­rio, se­gún pa­la­bras de su en­torno, ha­bía que­da­do más aga­rra­do del cue­llo que an­tes. “A Mar­ce­la le de­be tan­ta pla­ta que es ne­go­cio acep­tar sus con­di­cio­na­mien­tos pa­ra se­guir apa­ren­tan­do ser un ma­tri­mo­nio per­fec­to”, co­men­ta un ami­go de esa pa­re­ja en la que ella, hi­ja de ti­gre­sa, fue ca­paz de per­do­nar to­do, in­clu­so una hi­ja ex­tra­ma­tri­mo­nial.

Mar­ce­la siem­pre lo de­fen­dió, y en pleno es­cán­da­lo del Ex­tra­der y du­ran­te el año que él pa­só pre­so en Ezei­za, de­cía que a Mar­cos no le per­do­na­ban ser jo­ven y exi­to­so. No hay peor cie­go que el que no quie­re ver, ni ma­yor cor­nu­da que la cons­cien­te.

Pa­só la abue­la, pa­só la ma­dre, y un día, se hi­zo Jua­ni­ta... Esa ado­les­cen­te re­bel­de que tan­to tra­ba­jo nos da­ba a los pe­rio­dis­tas en ca­da ve­rano es­te­ño, per­si­guien­do sus ro­man­ces en Pun­ta del Es­te y so­por­tan­do sus ges­tos mal­edu­ca­dos con el de­di­to en al­to,

sím­bo­lo y es­tan­dar­te de su tí­tu­lo de re­ne­ga­da de los me­dios, pe­ro que tan bien nos ve­nía a la ho­ra de las ta­pas y los tí­tu­los, un día de­ci­dió ser ma­dre y ac­triz, y tu­vo que re­la­jar­se. ¡Y va­ya si lo hi­zo!

Jua­na se re­la­jó tan­to que una tar­de, allá por abril de 2011, post éxi­to de la te­le­no­ve­la “Mal­pa­ri­da” (El Tre­ce), ter­mi­nó en la ta­pa de la re­vis­ta Pa­pa­raz­zi a los be­sos con el ex Mi­nis­tro de Economía Mar­tín Lous­teau y, en­tre am­bos, su pan­za de seis me­ses. Sí, Jua­na es­ta­ba em­ba­ra­za­da de su ter­cer hi­jo, el se­gun­do con el ac­tor chi­leno Gon­za­lo Va­len­zue­la, ² pe­ro el de­ta­lle no le im­pi­dió dar rien­da suel­ta a sus ins­tin­tos. Y ni si­quie­ra pu­do sa­lir a ne­gar­lo por­que es­ta vez, las fotos y el vi­deo eran irre­fu­ta­bles. En eso, su abue­la tu­vo más suer­te.

Pa­ra colmo, el jo­ven eco­no­mis­ta de ru­los al vien­to ha­bía di­cho se­ma­nas an­tes en una en­tre­vis­ta de re­vis­ta Pa­ra Ti una fra­se que, con el dia­rio del lu­nes, co­bra­ba va­lor de pri­mi­cia y re­con­fir­ma­ción, y que ha­cía aún más pi­can­te el es­cán­da­lo que cu­brió la ta­pa de to­dos los dia­rios. “Ten­go un amor prohi­bi­do”, ha­bía di­cho el hoy ma­ri­do de Car­la Pe­ter­son y em­ba­ja­dor ar­gen­tino en Es­ta­dos Uni­dos. Bin­go. Dos más dos, cua­tro, o me­jor di­cho, tres, por­que Gon­za­lo, a es­ta al­tu­ra Man­gue­ra pin­cha­da por los cuer­nos, no di­jo ni mu. O Jua­na y el chi­leno siem­pre tu­vie­ron una

re­la­ción muy abier­ta, o ella le es­ta­ba pa­gan­do con la mis­ma mo­ne­da las in­fi­de­li­da­des al galán tras­an­dino, que, co­mo di­cen en su país, son “har­to” co­no­ci­das a am­bos la­dos de la cor­di­lle­ra.

Si al­go tie­nen en co­mún los gran­des ami­gos, co­le­gas y co­te­rrá­neos Ben­ja­min Vi­cu­ña y Gon­za­lo Va­len­zue­la, los dos chi­le­nos más po­pu­la­res con las mu­je­res ar­gen­ti­nas, es la de­bi­li­dad de la car­ne, so­bre to­do con sus com­pa­ñe­ras de tra­ba­jo. Jus­ta­men­te, Man­gue­ra co­no­ció a Jua­na en la te­le­no­ve­la de 2005, “Do­ble Vi­da”, de Amé­ri­ca TV.

Es­pe­cu­la­cio­nes más, apre­cia­cio­nes me­nos, lo cier­to es que la re­la­ción de Jua­na y Mar­tín ve­nía de an­tes de que ella que­da­ra em­ba­ra­za­da de Gon­za­lo. Es más, Mar­tín es­ta­ba de no­vio con Ro­sa­rio Ortega y en me­dio de ese no­viaz­go co­no­ció a Jua­na, ter­mi­nan­do la re­la­ción con la hi­ja de Pa­li­to. Jua­ni­ta, por su par­te, es­ta­ba es­pe­ran­do te­ner al be­bé pa­ra, fi­nal­men­te, se­pa­rar­se del galán chi­leno ya que su pa­re­ja iba de mal en peor. Cla­ro que su foto con Lous­teau a los be­sos en un au­to cam­bió to­do. Jua­na le re­cri­mi­nó al eco­no­mis­ta có­mo reac­cio­nó an­te el es­cán­da­lo ya que hi­zo to­do ex­cep­to guar­dar­se: en vez de via­jar a un pue­bli­to es­con­di­do se fue a Pun­ta del Es­te y al re­gre­sar, te­nía a to­da la pren­sa es­pe­rán­do­lo en el ae­ro­puer­to, y días des­pués, pre­sen­tó su li­bro en la Feria del Li­bro con bom­bos y pla­ti­llos, lo que se di­ce, un ma­nual de lo que no hay que ha­cer pa­ra pa­sar inad­ver­ti­do.

Has­ta allí lle­gó la vi­da de unos cuer­nos que, de ha­ber con­ti­nua­do en la clan­des­ti­ni­dad, ha­brían se­gui­do cre­cien­do, pe­ro que ter­mi­na­ron de mi­nar la re­la­ción en­tre Jua­na y Gon­za­lo que, sin em­bar­go, per­du­ró más de lo pen­sa­do por la te­rri­ble des­gra­cia que des­pués les to­ca­ría atra­ve­sar con la pér­di­da del be­bé, Rin­go, que na­ció muer­to en ma­yo de 2011. Tiem­po des­pués, in­clu­so, Jua­na que­da­ría nue­va­men­te em­ba­ra­za­da y na­ce­ría Alí, el ter­cer hi­jo con Gon­za­lo, y la pa­re­ja fue y vino mil ve­ces, con ru­mo­res de in­fi­de­li­da­des va­rias de am­bas par­tes, has­ta que en 2014, la se­pa­ra­ción fue de­fi­ni­ti­va.

1. “Los Ex­pe­dien­tes V, to­da la ver­dad y na­da más que la ver­dad” (Editorial Pla­ne­ta).

2. Jua­na es ma­dre de Ám­bar (na­ci­da en 2002), cu­yo pa­dre es Juan de Be­ne­dic­tis; y de Sil­ves­tre (2008), Rin­go (que na­ció muer­to, en 2011) y Alí (2012), los tres, hi­jos de Gon­za­lo Va­len­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.