El Día del Cor­nu­do

Cuernos - - Índice -

Ca­da año, el 11 de no­viem­bre el pue­blo ita­liano de Roc­ca Can­te­rano rea­li­za es­te fes­te­jo en ho­nor a una tra­di­ción que re­cuer­da a los hom­bres y mu­je­res en­ga­ña­dos. Sí, aun­que no lo pue­das creer, La Fies­ta del Cor­nu­do, Fes­ta del Cor­nu­to, o Fes­ti­val Of The Hor­ned One, co­mo se la co­no­ce en dis­tin­tos idio­mas, se ce­le­bra ca­da año cerca de esa fe­cha en esa lo­ca­li­dad de Ita­lia. Se tra­ta de una ce­le­bra­ción en ho­nor a San Mar­tín, obis­po de Tours, en la que a lo lar­go de las prin­ci­pa­les ca­lles cir­cu­lan ca­rro­zas con ac­to­res dis­fra­za­dos que re­ci­tan com­po­si­cio­nes sa­tí­ri­cas so­bre los cuer­nos y trai­cio­nes. Pa­re­ce bro­ma, pe­ro no lo es. Los cor­nu­dos y las cor­nu­das tie­nen su ce­le­bra­ción y la fa­ma mun­dial de es­te even­to ha he­cho que mu­chos tu­ris­tas lle­guen allí ca­da año. Asi­mis­mo, ha des­per­ta­do cu­rio­si­dad so­bre el ori­gen del tér­mino “cor­nu­do” con la acep­ción de quien ha si­do en­ga­ña­do por su pa­re­ja. Ade­más de la teo­ría feu­dal que se men­cio­na en páginas an­te­rio­res, se cuen­ta tam­bién que du­ran­te el Im­pe­rio Ro­mano, los sol­da­dos pa­sa­ban lar­gas tem­po­ra­das ale­ja­dos de sus fa­mi­lias y al reg­reso se les da­ba un cuerno lleno de mo­ne­das de oro. Al mis­mo tiem­po, se en­te­ra­ban de que sus mu­je­res mu­chas ve­ces ha­bían te­ni­do otros amo­res. Otra his­to­ria se atri­bu­ye a la tra­di­ción cel­ta en la que se ce­le­bra­ba a es­ta al­tu­ra del año una fies­ta de 12 días en la que eran fre­cuen­tes las in­fi­de­li­da­des. En la ce­le­bra­ción de Can­te­na­ro, que a ve­ces se ex­tien­de du­ran­te dos fi­nes de se­ma­na, hay una pro­gra­ma­ción ar­tís­ti­ca nu­tri­da. Mu­cha co­mi­da, vino y, por su­pues­to, el cor­nu­do del año via­jan­do en el trono, lle­va­do por los par­ti­ci­pan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.