Dos bus­cas y un cuerno me­mo­ra­ble

Cuernos - - Índice -

Ca­da vez que un fa­mo­so des­mien­te una ver­sión con ex­tre­ma­da pa­sión, es­tén se­gu­ros de que es cier­ta. Es ca­si una má­xi­ma uni­ver­sal de la pren­sa del co­ra­zón y po­dría­mos de­cir que fun­cio­na co­mo la ley del hom­bre in­fiel, esa que di­ce: “ne­gar, siem­pre ne­gar, has­ta el fi­nal”, es de­cir, has­ta que ella le plan­ta de­lan­te de su ca­ra las fotos de él en­tran­do al te­lo con la aman­te y aún así, el se­ñor ju­ra que no fue. No es gra­tui­ta la nor­ma que de allí de­ri­va y que ha­ce que los pe­rio­dis­tas nos ma­ne­je­mos con es­ta otra má­xi­ma que re­za:

“sos­pe­cha, er­go, acer­ta­rás”. Y si hay en la his­to­ria de la fa­rán­du­la crio­lla un ca­so ejem­plar de ne­ga­ción/des­men­ti­da a to­da cos­ta, ese es el de Nancy Du­pláa y Pa­blo Echa­rri, quie­nes du­ran­te años re­ba­tie­ron las ver­sio­nes que ase­gu­ra­ban que se ma­ta­ban en ca­ma­ri­nes, en el es­ta­cio­na­mien­to (en el au­to de al­guno de los dos, el lu­gar fa­vo­ri­to) y en otros rin­co­nes de­trás de los de­co­ra­dos de la te­le­no­ve­la “Los Bus­cas de Siem­pre”, que am­bos pro­ta­go­ni­za­ron en el en­ton­ces Azul Te­le­vi­sión, en el 2000.

En el fon­do, es en­ten­di­ble, por­que ella es­ta­ba em­ba­ra­za­da de su pa­re­ja de aquel mo­men­to, el pe­rio­dis­ta Ma­tías Mar­tin (en ver­dad, ha­bían te­ni­do un touch en Pi­na­mar, pe­ro de­jó su fru­to), cu­yos cuer­nos, con el pa­sar de los años, fue­ron in­di­rec­ta­men­te re­co­no­ci­dos pú­bli­ca­men­te en va­rias oca­sio­nes. La pri­me­ra, en una en­tre­vis­ta que no tu­vo des­per­di­cio... Fue cuan­do dos o tres años des­pués de aque­lla ti­ra, Ma­tías in­vi­tó a su pro­gra­ma “Ar­de­tro­ya” (Amé­ri­ca TV) al ac­tor Gas­tón Pauls, quien con­tó, sin nom­brar a Nancy, pe­ro ni fal­ta que ha­cía, que du­ran­te un ro­da­je ha­bía te­ni­do se­xo con ella, que en­ton­ces era su

“Hay que ser in­fiel, pe­ro nun­ca des­leal” (Ga­briel Gar­cía Már­quez)

no­via, en una com­bi don­de ha­bía otras per­so­nas, y Mar­tin aco­tó: “ah, sí, esa me la con­ta­ron, per­dón, me la con­tas­te vos”, am­bos a car­ca­ja­da lim­pia. En la épo­ca de ese ro­da­je, Mar­tin no co­no­cía a Du­pláa, pe­ro en las ca­ras de am­bos al ha­blar de los en­cuen­tros cer­ca­nos en el set de fil­ma­ción de Pauls y Nancy (de no­vios cuan­do ro­da­ron “El Des­vío”, en 1998, úni­ca pe­lí­cu­la que com­par­tie­ron) se po­día leer cla­ra pe­ro elíp­ti­ca­men­te la som­bra de los de Echa­rri y la ac­triz en la ti­ra que ter­mi­nó de con­cre­tar la pa­sión que la jo­ven de Vi­lla Ur­qui­za y el mu­cha­cho de Vi­lla Do­mí­ni­co sin­tie­ron des­de que se vie­ron por pri­me­ra vez. Pe­ro hay un da­to de co­lor aún más sig­ni­fi­ca­ti­vo: El pro­ta­go­nis­ta de “El Des­vío” ¡era Pa­blo Echa­rri!, quien en 2012 con­fe­só en el pro­gra­ma de te­vé “Ten­den­cia” (Ca­nal 9), que en ese fil­me él mis­mo pi­dió in­cor­po­rar es­ce­nas eró­ti­cas con el personaje de Du­pláa, que no es­ta­ban en el guión ori­gi­nal, y acla­ró que ella “es­ta­ba al tan­to y no tu­vo nin­gún in­con­ve­nien­te”.

Pa­blo, por su par­te, no es­ta­ba so­li­to ya que en la vi­da real vi­vía su no­viaz­go con Na­ta­lia Orei­ro, que di­cho sea de pa­so, lo vol­vía lo­co de ce­los y pa­só con él seis años con va­rias in­ter­mi­ten­cias. Re­cor­de­mos que la pa­re­ja de Echa­rri y Na­ta­lia se rom­pió por­que ella lo ha­bría en­ga­ña­do con Iván No­ble, aun­que la ver­sión ofi­cial di­ce que sa­lió con el roc­ke­ro en una de las tan­tas cri­sis con Pa­blo. Otro cuerno ne­ga­do has­ta la muer­te pe­ro que ter­mi­nó de­jan­do al ac­tor de “Re­sis­ti­ré” (au­to­con­fe­so in­fiel re­in­ci­den­te) con una de­pre­sión de aque­llas...

Vol­vien­do a Nancy, ob­via­men­te no tu­vo pro­ble­mas de fil­mar es­ce­nas de se­xo con Pa­blo ya que des­de que lo vio por pri­me­ra vez, en los es­tu­dios don­de ella ha­cía “El Agu­je­ri­to Sin fin” (1991-1993, Ca­nal 13) y él ha­bía ido a ver si se in­cor­po­ra­ba al pro­gra­ma, co­sa que no su­ce­dió, le tu­vo ga­nas. Y vi­ce­ver­sa. Años des­pués, ellos lo di­rían con otras pa­la­bras (Nancy: “aun­que me enamo­ré aho­ra de Pa­blo, la pri­me­ra vez que lo vi me im­pac­tó. Siem­pre fue un ac­tor con gran per­so­na­li­dad”. Pa­blo: “la pri­me­ra vez que la vi su­pe que al­gún día al­go iba a pa­sar”).

Dí­gan­lo co­mo quie­ran, pe­ro en el ba­rrio, se di­ce así: los dos se te­nían ga­nas y al­gu­na vez, más tar­de o más tem­prano, iba a su-

ce­der. De la pa­sión al amor, hu­bo un so­lo pa­so.

El res­to es más que his­to­ria co­no­ci­da. Nancy tu­vo a su pri­mer hi­jo, de Ma­tías Mar­tin, en el 2000, de­jó “Los Bus­cas” pa­ra ser ma­má y lue­go vol­vió a la ti­ra; se se­pa­ró del pe­rio­dis­ta, y ella y Pa­blo de­ja­ron pa­sar un cor­to tiem­po has­ta blan­quear de­fin­ti­va­men­te que es­ta­ban jun­tos. Hoy son un ma­tri­mo­nio con­so­li­da­do y con dos hi­jos en co­mún, y un día, ya con tan­to cuerno mu­tuo ba­jo el puen­te y con ca­da ex con su res­pec­ti­va pa­re­ja, am­bos ter­mi­na­ron re­co­no­cien­do, aun­que siem­pre con eva­si­vas y eu­fe­mis­mos, que lo que era un se­cre­to a vo­ces y que mu­chos pe­rio­dis­tas nos ani­ma­mos a con­tar so­bre sus en­cuen­tros de­trás de de­co­ra­dos en la exi­to­sa ti­ra de Quique Es­te­va­nez (quien, jun­to al res­to del elen­co, fue so­cio del si­len­cio y la ta­pa­de­ra), era ab­so­lu­ta­men­te cier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.