Cuer­nos con GPS

Cuernos - - Vintage -

De gol­pe, pa­sás de cor­nu­da a ter­ce­ra en dis­cor­dia, y cuan­do te que­rés acor­dar, los cuer­nos que hi­cie­ron his­to­ria pa­san a la ídem y ya sos ta­pa de re­vis­ta, otra vez, pe­ro aho­ra los chi­cho­nes en la mo­lle­ra los por­ta otra. Eso le su­ce­dió a la gran di­va ar­gen­ti­na Su­sa­na Gi­mé­nez, quien des­pués de ha­ber pa­sa­do las mil y una con Hu­ber­to Roviralta, su­frió la peor hu­mi­lla­ción a su nom­bre y ho­nor cuan­do el in­so­len­te la en­ga­ñó con una ig­no­ta de ori­gen fe­lino lla­ma­da Fla­via Mi­ller en me­dio de un es­cán­da­lo me­diá­ti­co de aque­llos que, allá por 1998, re­fle­jó con lu­jo de de­ta­lles re­vis­ta Se­ma­na­rio, que no só­lo des­ta­pó la olla con fotos y vi­deos, sino que co­ci­nó los “cuer­ni­tos a la Gi­mé­nez” a fue­go rá­pi­do y con to­dos los con­di­men­tos.

Co­mo la pro­pia Su­sa­na con­ta­ría des­pués de la icó­ni­ca es­ce­na del ce­ni­ce­ra­zo, “fue lo úni­co que en­con­tré, si no, le ti­ra­ba con al­go peor, pe­ro tam­po­co era un ce­ni­ce­ro, era una ca­ji­ta...”. Así, tras una dis­cu­sión cu­yos gri­tos se es­cu­cha­ron en to­do Ba­rrio Par­que, la en­ton­ces di­va de los te­lé­fo­nos le re­vo­leó a Hu­ber con lo pri­me­ro que en­con­tró, ob­je­to que dio con­tra la na­riz de su ma­ri­do (es­ta­ban ca­sa­dos con to­das las de la ley des­de 1988) y lo pu­so de­fi­ni­ti­va­men­te de pa­ti­tas en la ca­lle, sa­cán­do­lo de su man­sión, se­gu­ra­men­te más hu­mi­lla­da por el ejem­plar con el que la ha­bía en­ga­ña­do que por el en­ga­ño en sí.

Har­ta ya de es­tar har­ta de que la vi­vie­ra, un cuerno que se hi­zo pú­bli­co al­can­zó pa­ra sa­cár­se­lo de en­ci­ma de­fi­ni­ti­va­men­te, al­go que, co­mo es sa­bi­do, le cos­tó la su­ma de 10 mi­llo­nes de dó­la­res y con­vir­tió al ex­po­lis­ta y bon vivant en el hé­roe na­cio­nal del ma­cho ar­gen­to.

“No creo que un hom­bre val­ga tan­to co­mo pa­ra te­ner dos mu­je­res, ni que una mu­jer val­ga tan po­co co­mo pa­ra ser la se­gun­da” (Ma­rilyn Mon­roe)

En 2016, con el ca­so de cuer­nos de Ama­lia Gra­na­ta en vi­vo en su pro­gra­ma, al sa­lir los pe­rio­dis­tas le pre­gun­ta­ron a la di­va qué ha­ría si un hom­bre le es in­fiel y ella, con la sim­pa­tía que la ca­rac­te­ri­za, res­pon­dió: “¡Yo le rom­pe­ría la ca­ra!”. Cohe­ren­cia ab­so­lu­ta, y Hu­ber­to pue­de dar fe.

Sie­te años des­pués, con un in­ter­me­dio del bra­zo de su nue­va pa­re­ja, Jor­ge “Cor­cho” Ro­drí­guez (con él los es­can­da­los fue­ron más de ne­go­cios, y no por in­fi­de­li­da­des he­chas pú­bli­cas), lle­ga­ría el tras­pa­so de

cuer­nos, cual co­ro­na de rei­na, pe­ro de es­pi­nas... Es que Su­sa­na se con­vir­tió en “la otra” ya que el uru­gua­yo Jor­ge Ra­ma de­jó a su be­llí­si­ma es­po­sa mo­de­lo Eu­ni­ce Cas­tro pa­ra ir­se a Bue­nos Ai­res con “la Su”.

Cua­tro años du­ró el ro­man­ce, Eu­ni­ce se hi­zo fa­mo­sa en las dos ori­llas y, sin du­das, fue la que más ga­nó en ese trián­gu­lo por­que Su­sa­na se abu­rrió bas­tan­te, tal co­mo con­ta­ría des­pués; Ra­ma dis­fru­tó y via­jó por el mun­do, pe­ro su fi­nal fue ca­si tras las re­jas por es­ta­fas reite­ra­das (in­clui­do el ro­bo de che­que­ras a la pro­pia Su­sa­na) e in­ter­na­cio­nes por adic­cio­nes va­rias; pe­ro Eu­ni­ce pa­só por el Bai­lan­do de Marcelo Ti­ne­lli (con quien, ha­blan­do de cuer­nos, se la re­la­cio­nó una y mil ve­ces es­tan­do él aún ca­sa­do con Pau­la Robles) y se con­vir­tió en una con­duc­to­ra exi­to­sa, ade­más de ser muy que­ri­da en el am­bien­te de su país na­tal y de ha­ber de­ja­do una muy bue­na ima­gen en la Ar­gen­ti­na.

“Mis dos úl­ti­mas pa­re­jas fue­ron un plo­mo, los años más abu­rri­dos de mi exis­ten­cia. Es que por lo ge­ne­ral, así son los hom­bres. Pa­ra que hoy me fi­je en al­guien ten­dría que ser un ti­po hí­per crea­ti­vo en to­dos los as­pec­tos de la vi­da: di­ná­mi­co, dis­pues­to y por so­bre to­do que acom­pa­ñe. Lo ideal de la edad se­ría en­tre 40 o 50 años: ¡pa­ra es­tar con un vie­jo, si­go so­la!”, con­fe­sa­ba Su­sa­na a re­vis­ta Gen­te en 2013, re­fi­rién­do­se a los dos JR de su vi­da (Jor­ge Ra­ma y Jor­ge Ro­drí­guez), pe­ro min­tien­do un po­co por­que si hay al­go que siem­pre fue evi­den­te es que “el Cor­cho” la po­día. Y que la pos­te­rior re­la­ción del em­pre­sa­rio con la con­duc­to­ra Ve­ró­ni­ca Lo­zano la so­por­tó con hi­dal­guía co­mo de­be ha­cer­lo una es­tre­lla y una ex, pe­ro la hi­rió tan­to o más que un cuerno cla­va­do en la fren­te sin anes­te­sia. Igual, pa­ra el afue­ra, to­do bien, to­do le­gal, pe­ro a Lo­zano, Su­sa­na ja­más la lle­vó al li­ving de su

pro­gra­ma, cuan­do Ve­ró­ni­ca se mo­ría por ir... La ne­ce­si­dad de ra­ting tie­ne ca­ra de he­re­je (co­mo cuan­do lle­vó a Pe­lu­sa, la ex de Mon­zón), pe­ro no tan­to...

“Nun­ca creí en la fi­de­li­dad ni en el ma­tri­mo­nio, la pri­me­ra vez que me ca­sé, me ga­nó un em­ba­ra­zo, y la se­gun­da la in­sis­ten­cia. ¡Qué es­tu­pi­dez por Dios! ¿Por qué so­mos tan egoís­tas?, no en­tien­do eso de que­rer a al­guien pa­ra no­so­tros so­los” , di­jo la es­tre­lla, tam­bién en 2013, so­la y fe­liz por­que “hoy sé que es me­jor es­tar so­la..., nun­ca fui más fe­liz, na­die me ca­ga, ni me mien­te, ni me ce­la, ni me ro­ba”. Sa­bias pa­la­bras que vie­nen de per­las pa­ra re­cor­dar que Su­sa­na tam­bién fue in­fiel, y a lo gran­de. Haz lo que yo di­go y lo que yo ha­go, al fin y al ca­bo.

Al pro­duc­tor tea­tral Héc­tor Ca­va­lle­ro lo en­ga­ñó con Car­los Mon­zón, uno de los gran­des amo­res de su vi­da (el otro, el me­jor, el más no­ble y el eterno, ca­paz de trans­mu­tar­se en amis­tad, fue Ri­car­do Da­rín), y a Mon­zón con Ca­cho Cas­ta­ña, al­go bre­ve, que du­ró só­lo sie­te me­ses, en Mar del Pla­ta, cuan­do la re­la­ción de la di­va y el bo­xea­dor cam­peón del mun­do es­ta­ba ca­si en el fi­nal, lo que hoy se lla­ma­ría un im­pas­se, pe­ro no li­te­ral­men­te se­pa­ra­dos.

Ella no que­ría se­guir ya que el san­ta­fe­sino es­ta­ba vio­len­to y to­ma­ba de­ma­sia­do, pe­ro Car­los no se da­ba por en­te­ra­do. Así, el gran Ca­cho de Bue­nos Ai­res (que tam­bién su­po lle­var cuer­nos, co­mo se cuen­ta más ade­lan­te, en su pro­pio ca­pí­tu­lo) ter­mi­nó pro­ta­go­ni­zan­do una fu­ga de pe­lí­cu­la cuan­do se tu­vo que es­ca­par de la ca­sa que Su­sa­na ha­bi­ta­ba en Mar del Pla­ta, don­de ha­cían una obra jun­to a Car­los Per­cia­va­lle, en el baúl del au­to. Es que Mon­zón lle­gó pa­ra el cum­plea­ños de ella y si lo pes­ca­ba a Ca­cho, iban a te­ner que jun­tar sus ca­chi­tos por to­do el ba­rrio Los Tron­cos. Co­mo di­ría el tan­go del can­tau­tor, to­do iba bien “has­ta que lle­gas­te tú”. Ahí mis­mo se aca­bó lo po­co que se ha­bía da­do en­tre el can­tan­te y la an­ge­la­da Su­sa­na.

Cla­ro que en el me­dio hu­bo cuer­nos pa­ra to­dos y to­das, con tal cru­ce de fa­mo­sos que se­guir la ru­ta hu­bie­ra ame­ri­ta­do un GPS.

Des­pués de Su­sa­na, Héc­tor Ca­va­lle­ro es­tu­vo en pa­re­ja con la en­ton­ces mo­de­lo Pa­ta Vi­lla­nue­va, que a su vez lo en­ga­ñó con Mon­zón en 1977, en un via­je a Mó­na­co, mien­tras, ob­via­men­te, el bo­xea­dor (que ya ha­bía

de­ja­do a su es­po­sa, Pe­lu­sa, por la ru­bia de la te­le), es­ta­ba con Su­sa­na.

“Fui­mos a ver una pe­lea en Mó­na­co y lue­go fui­mos a la dis­co Jimmy’z. Mon­zón te­nía una pin­ta bár­ba­ra. En un mo­men­to, me lla­mó. Me pa­re­cía un ti­po ge­nial. ‘Es­ta es la mia’, di­je”, re­ve­ló Pa­ta años atrás. Cla­ro que el fu­gaz ro­man­ce tu­vo sus re­per­cu­sio­nes: “En su mo­men­to, Su­sa­na Gi­mé­nez me pre­gun­tó si era ver­dad, y yo se lo ne­gué. Eso sí, cuan­do Ca­va­lle­ro se en­te­ró me pe­gó una ca­che­ta­da. La me­jor que re­ci­bí en mi vi­da”, re­cor­dó Vi­lla­nue­va, quien siem­pre acla­ró que lo hi­zo de bronca, a mo­do de re­van­cha, al me­jor es­ti­lo de la can­ción de Ka­ri­na cuan­do di­ce aque­llo de “con la mis­ma mo­ne­da, te pa­gué in­fe­liz...”. Es que Ca­va­lle­ro ha­bía es­ta­do ju­gan­do a dos pun­tas con Va­le­ria Lynch, al­go de lo que Pa­ta, la fu­tu­ra ex­mu­jer del en­ton­ces fut­bo­lis­ta Al­ber­to “el Co­ne­jo” Ta­ran­ti­ni (con quien ten­dría dos hi­jos más), se en­te­ró cuan­do es­ta­ba con seis me­ses de em­ba­ra­zo de la úni­ca hi­ja que tu­vo con el pro­duc­tor: Agos­ti­na, que na­ció en 1976.

¿Quien cor­nea a un cor­nea­dor tie­ne cien años de per­dón? No im­por­ta, pe­ro la ten­den­cia in­di­ca que al me­nos a la pri­me­ra víc­ti­ma le sien­ta bien...

En no­viem­bre de 2016, Pa­ta es­tu­vo en el pro­gra­ma de Su­sa­na jun­to al elen­co de la obra “Ex­tin­gui­das” y en­tre las dos se ar­mó un cru­ce muy sim­pá­ti­co cuan­do la pri­me­ra le re­cor­dó que com­par­tieon al­gu­nos hom­bres. “Viste que tu­vi­mos va­rios en co­mún”, lan­zó Vi­lla­nue­va, y la con­duc­to­ra la in­te­rrum­pió. “No, en co­mún no. Que yo te ha­ya per­do­na­do no quie­re de­cir que no me acuer­de“, le con­tes­tó con una son­ri­sa. “Yo te­nía bronca por­que Héc­tor me ha­bía de­ja­do por Va­le­ria Lynch”, con­fe­só Pa­ta. Y la ru­bia vol­vió a sa­lir­le al cru­ce: “¿Y por eso de­ci­dis­te sa­lir con el que era mío? Yo es­ta­ba de gi­ra por Aru­ba y me en­cuen­tro con un mon­tón de pe­rio­dis­tas que me de­cían que el se­ñor Car­los Mon­zón sa­lía con vos...“. “Pa­sa­ron 30 años, Su, lo hi­ce de bronca… ¡Me lo man­dó Dios!”, agre­gó Pa­ta y, siem­pre con hu­mor, Su­sa­na no pu­do con su ge­nio y si­guió con su reclamo. “Lo hu­bie­ses he­cho con otro. ¡Cuan­do me en­te­ré ca­si me mue­ro, me ti­ré a la pi­le­ta con pe­lu­ca y to­do!”.

Si se­gui­mos re­cor­dan­do, es muy po­si­ble que en el cru­ce de pa­re­jas no se ha­ya sal­va­do ni Norberto Drag­hi, uno de los va­rios “ex pa­ra el ol­vi­do” de la gran di­va na­cio­nal, a quien Su­sa­na de­jó, jus­ta­men­te ¡por Ca­va­lle­ro!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.