Cuer­nos pa­ra la hin­cha­da

Cuernos - - Vintage -

Be­lla, desea­da, es­plén­di­da, es­cul­pi­da, fi­na, la mo­de­lo Ni­co­le Neu­mann pro­ta­go­ni­zó un cuerno de an­to­lo­gía pa­ra el ar­chi­vo fe­mi­nis­ta que la lle­vó a la ta­pa de to­dos los dia­rios y re­vis­tas. No só­lo en­ga­ñó a su ma­ri­do le­gal, el mo­de­lo y can­tan­te Na­cho He­rre­ro (aun­que des­pués di­ría que ya es­ta­ban se­pa­ra­dos de he­cho...) sino que lo hi­zo con un fut­bo­lis­ta de pri­me­ra lí­nea a quien co­no­ció rea­li­zan­do una pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca pa­ra la ta­pa de re­vis­ta Hom­bre, en el mar­co del Mun­dial de Ale­ma­nia 2006. Fa­bián “el Po­ro­to” Cu­be­ro mu­rió al ver­la y, de cho­lu­lo no­más, des­pués de la pro­duc­ción le pi­dió a la dio­sa sa­car­se fotos con ella pa­ra su ál­bum personal. La atrac­ción fue mu­tua y, aun­que tra­ta­ron de ocul­tar­lo mien­tras la be­lla “tra­mi­ta­ba su di­vor­cio”, no pu­die­ron y ter­mi­na­ron pes­ca­dos in fra­gan­ti el 21 de oc­tu­bre de 2006 en la cha­cra de Ni­co­le, ella en to­pless, él con un bo­xer de ly­cra blan­co, be­sán­do­se, mi­mán­do­se y ju­gan­do con las vein­te mas­co­tas de ella. La ola de chis­tes que hu­bo en la épo­ca con el te­ma de los pe­rros de Ni­co­le fue gran­de ya que no fue el me­jor mo­men­to fut­bo­lí­sit­co del hom­bre de Vé­lez Sars­field a quien, evi­den­te­men­te, no le ha­bían cor­ta­do las pier­nas pe­ro lo ve­nían de­jan­do sin ellas de tan­ta ac­ti­vi­dad amo­ro­sa, ha­cien­do que lo ex­pul­sa­ran dos ve­ces de la can­cha en me­nos de un mes. Ob­via­men­te, no era el pri­mer en­cuen­tro des­pués de aque­lla ta­pa, pe­ro sí el que con­fir­mó el se­cre­to a vo­ces gra­cias a la ha­bi­li­dad de la pren­sa.

Ni­co­le no lle­gó a es­te ro­man­ce sien­do vir­gen de don Cor­ne­lio. La dio­sa ju­ra que a ella tam­bién la en­ga­ña­ron, y sin dar nom­bres, dio a en­ten­der que el en­car­ga­do de po­ner­le la mar­ca en la fren­te fue el

“Los que son fie­les só­lo co­no­cen el la­do tri­vial del amor: es el in­fiel quien sa­be de sus tra­ge­dias” (Os­car Wil­de)

an­te­ce­sor de He­rre­ro, pe­ro lo cier­to es que hu­bo de am­bos la­dos. En enero de 2004, Ni­co­le pro­ta­go­ni­za­ba el pri­mer gran ro­man­ce del ve­rano cuan­do, ha­bien­do lle­ga­do a Pun­ta del Es­te con Ma­tías Li­ber­man, quien has­ta en­ton­ces era su no­vio des­de ha­cía cua­tro años y tam­bién su ma­na­ger, se pe­lea­ron y él se vol­vió a Bue­nos Ai­res. A los po­cos días, la mo­de­lo co­no­ció a Ig­na­cio He­rre­ro, y una pla­ya so­li­ta­ria fue el es­ce­na­rio de una pa­sión re­pen­ti­na que, por su­pues­to, lle­gó a las páginas de to­das las re­vis­tas. Des­pués hu­bo que vol­ver a Bue­nos Ai­res, dar ex­pli­ca­cio­nes a Li­ber­man (a quien, di­cho sea de pa­so, la mo­de­lo ha­bía de­ja­do en dos opor­tu­ni­da­des pa­ra vol­ver a los bra­zos de su an­te­rior no­vio, el re­la­cio­nis­ta pú­bli­co Adrián “el Fa­cha” Bar­bi­ni).

Ena­mo­ra­di­za, au­daz y fi­nal­men­te con­fe­sa in­fiel, Ni­co­le plan­tó ban­de­ra en la quin­ta de Po­ro­to, con quien ar­mó una fa­mi­lia y hoy, más allá de al­gu­na pe­que­ña cri­sis y “co­si­tas, co­mo tie­nen to­das las pa­re­jas”, co­mo di­jo ella en oc­tu­bre de 2016, disfrutan de tres hi­jas tan her­mo­sas co­mo la ma­dre. “He si­do in­fiel y lo asu­mo. Y tam­bién me han si­do in­fiel a mí, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te en mi ma­tri­mo­nio. Son co­sas que te­nía que vi­vir an­tes de que lle­gue el mo­men­to de te­ner un hi­jo y que­rer for­mar una fa­mi­lia. Vi­ví to­do lo que qui­se vi­vir”, di­jo Neu­mann, dan­do por te­mi­na­do el asun­to del cuerno, sus orí­ge­nes y sus con­se­cuen­cias.

Por su­pues­to, Cu­be­ro tam­bién de­jó una víc­ti­ma he­ri­da en el ca­mino por­que él es­ta­ba de no­vio des­de ha­cía ca­si ocho años cuan­do Neu­mann irrum­pió en su vi­da. Y la po­bre no­via en­ga­ña­da, lla­ma­da So­fía, con­ta­ría más tar­de ¹ que, efec­ti­va­men­te, fue des­pués de aque­lla ta­pa que ellos ha­bían de­ci­di­do cor­tar la re­la­ción a pe­di­do del fut­bo­lis­ta, que di­jo es­tar “con­fun­di­do”, o sea, el tí­pi­co y le­gen­da­rio “no sos vos, soy yo”; pe­ro que ella in­tuía que esa con­fu­sión te­nía for­ma de mu­jer, por­que des­pués de las fotos de H, So­fía se fue con Cu­be­ro a Ba­ri­lo­che y él ya en­ton­ces no era el mis­mo.

Las sos­pe­chas de la jo­ven, en­ton­ces pro­fe­so­ra de fla­men­co, se ha­rían reali­dad cuan­do, ya dis­tan­cia­dos, ella pa­só con una ami­ga por el de­par­ta­men­to que ha­bía com­par­ti­do du­ran­te un año de con­vi­ven­cia con el fut­bo­lis­ta pa­ra ter­mi­nar de sa­car ob­je­tos per­so­na­les y no pu­do abrir por­que es­ta­ba la lla­ve pues­ta. aes­de ade­ní­ro, Cu­be­ro griíó

“¡ya voy!”, abrió la mirilla (¡gra­ve error, las mu­je­res te­ne­mos vis­ta de lin­ce!) pa­ra pe­dir­le que vol­vie­ra en me­dia ho­ra (¡otro error, le de­jó la sos­pe­cha pi­can­do, ser­vi­da en ban­de­ja!) y ella, que a tra­vés del ori­fi­cio de la puer­ta pu­do ver la som­bra de una mu­jer ru­bia, acep­tó, pe­ro ¡era ob­vio que re­gre­sa­ría en diez mi­nu­tos! Y así, se en­con­tra­ron to­dos en el hall del edi­fi­cio.

“Cuan­do los des­cu­brí, ella te­nía la mis­ma ca­ra de pó­ker de siem­pre”, di­jo la en­ton­ces cor­nu­da se­ño­ri­ta con una cla­ri­dad ab­so­lu­ta pa­ra des­cri­bir la ex­pre­sión de la mo­de­lo. La mis­ma que usó siem­pre Ni­co­le pa­ra en­fren­tar a la pren­sa ca­da vez que le pre­gun­ta­ban si era cier­to que sa­lía con el vo­lan­te de Vé­lez..

1. Re­vis­ta Gen­te, 19 de sep­tiem­bre de 2006

32 Cuer­nos - Mar­ce­la Ta­rrio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.