El mi­to de un cuerno que tal vez fue

Cuernos - - Vintage -

Va­mos a via­jar en el tiem­po y a exi­gir la me­mo­ria. Pe­ro en un li­bro que ha­ble de in­fi­de­li­dad no pue­de fal­tar el ma­yor mi­to de la his­to­ria de la fa­rán­du­la y el es­pec­tácu­lo criollo. Du­ran­te años to­dos creí­mos en él co­mo una ver­dad ab­so­lu­ta, pe­ro des­pués, las dos pro­ta­go­nis­tas del trián­gu­lo más men­ta­do del ci­ne ar­gen­tino di­je­ron, una sen­ta­da fren­te a la otra, que ellas siem­pre fue­ron pa­ra­le­las, que ja­más se cru­za­ron, de­jan­do aún más cla­ra la du­da. ¿Lí­neas pa­ra­le­las que nun­ca se cru­za­ron en es­pa­cio o en el tiem­po? Co­mo di­ría la cé­le­bre Ka­ri­na Ol­ga Je­li­nek, lo de­jo a tu cri­te­rio... Nin­guno de los pro­ta­gon­si­tas vi­ve co­mo pa­ra que de una vez por to­das, acla­ren los he­chos, y cuan­do ellas se jun­ta­ron, la que pre­gun­ta­ba era Su­sa­na Gi­mé­nez, de mo­do que reinó la con­des­cen­den­cia y no el pe­rio­dis­mo.

Di­cen que Luis San­dri­ni (1905-1980) mu­rió de amor cuan­do co­no­ció a Ti­ta Me­re­llo (1904-2002), con quien vi­vi­ría una his­to­ria de pa­sión in­ten­sa. Los dos se ha­bían co­no­ci­do en la dé­ca­da del trein­ta, pe­ro du­ran­te va­rios años só­lo fue­ron ami­gos del es­pec­tácu­lo. En los ‘40, la amis­tad se trans­for­mó en un amor de no­vios que se es­cri­bían cartas me­lo­sas y se en­via­ban flo­res. Pe­ro años des­pués, co­men­zó el de­te­rio­ro de la re­la­ción y el fuer­te ca­rác­ter de Ti­ta se hi­zo sen­tir: se cuen­ta que Ti­ta no le per­do­na­ba una al pro­ta­go­nis­ta de “Don Juan Te­no­rio”, “El se­duc­tor” y “El pro­fe­sor hip­pie”, só­lo tres tí­tu­los de su vas­ta fil­mo­gra­fía a lo lar­go de 47 años de ci­ne, y que sus ce­los le im­pe­dían a San­dri­ni una amis­tad con

“No he te­ni­do una aven­tu­ra, he te­ni­do un bre­ve in­ter­lu­dio de in­fi­de­li­dad” (Woody Allen)

otra mu­jer. Y del la­do de él, su­ce­día al­go si­mi­lar, a tal pun­to que el fi­nal ha­bría lle­ga­do des­pués de que él la vie­ra bai­lan­do con otro...

Tras la rup­tu­ra, Ti­ta no qui­so ha­blar más de ese amor. In­ten­tó se­pul­tar­lo en el ol­vi­do, o en su me­mo­ria. Só­lo al­gu­na vez, mu­cho des­pués, di­jo que el tiem­po que com­par­tió con él fue “her­mo­so, ti­bio, im­preg­na­do de sin­ce­ri­dad”.

La Me­re­llo nun­ca con­tó por qué se se­pa­ra­ron. No que­ría ha­blar de ese pa­sa­do que mar­có su vi­da sen­ti­men­tal. Con tris­te­za y nos­tal­gia só­lo lle­go a de­cir: “To­do cum­ple un ci­clo. Nues­tra re­la­ción cum­plió el su­yo. No hay que mi­rar más allá”.

Las crónicas de la épo­ca ase­gu­ran que la ac­triz Mal­vi­na Pas­to­rino enamo­ró a San­dri­ni, y lo ale­jó de la Me­re­llo, por lo que ha­bría ha­bi­do si­mul­ta­nei­dad, pe­ro eso ya na­die lo pue­de com­pro­bar. En ma­yo de 1952, San­dri­ni se ca­só con Mal­vi­na en el Uru­guay, y Pas­to­rino con­tó siem­pre que ella irrum­pió en la vi­da de San­dri­ni mu­cho des­pués de que él rom­pie­ra su re­la­ción con Ti­ta. Nun­ca se su­po cla­ra­men­te qué pa­só en ver­dad. Ti­ta op­tó por el si­len­cio y du­ran­te años, se li­mi­ta­ba a de­cir “re­zo por San­dri­ni to­das las no­ches” cuan­do se le pre­gun­ta­ba por él. El ac­tor, por su par­te, no ocul­ta­ba su mo­les­tia cuan­do al­gún pe­rio­dis­ta pre­ten­día in­da­gar so­bre sus dos gran­des amo­res.

Otra vez, Ti­ta des­li­zó: “Vi­vi­mos una her­mo­sa his­to­ria. De­jé mu­chas co­sas pa­ra es­tar jun­to a Luis, pe­ro no me arre­pien­to de na­da”.

Los cuer­nos reales sí ha­brían exis­ti­do de par­te de Luis con su pri­me­ra es­po­sa. Se­gún cuen­ta Car­los Ol­vei­ra en la página de Fa­ce­book “Re­vis­ta Ra­dio­lan­dia Ofi­cial”, que él creó en ho­me­na­je a su pa­dre, Ri­car­do Ol­vei­ra, quien fue­ra di­rec­tor de la mis­ma des­de el nú­me­ro ce­ro has­ta el cie­rre, Me­re­llo co­no­ció a San­dri­ni en 1933, du­ran­te el ro­da­je de “¡Tan­go!”. Él se ca­só en la dé­ca­da de 1930 con la ac­triz Che­la Cor­de­ro, na­ci­da en 1892 y fa­lle­ci­da en 1982, quien lo ayu­dó en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. La re­la­ción ter­mi­nó cuan­do San­dri­ni co­men­zó a sa­lir con Me­re­llo en 1942. Más tar­de, Ti­ta con­fe­só que cuan­do se en­te­ró de que Cor­de­ro, ya an­cia­na, ha­bía si­do in­ter­na­da en un sa­na­to­rio gra­ve­men­te en­fer­ma, con­cu­rrió al mis­mo y le di­jo: “¡Per­do­ne, se­ño­ra, por to­do el da­ño que le hi­ce!”.

Me­re­llo acom­pa­ña­ba a San­dri­ni en to­das sus sa­li­das y has­ta él la

ayu­da­ba la­bo­ral­men­te cuan­do no era una fi­gu­ra re­co­no­ci­da. En 1946, cuan­do par­tie­ron a Mé­xi­co, se re­la­cio­na­ron con otras pa­re­jas fa­mo­sas co­mo la de Hu­go del Ca­rril y Ana Ma­ría Lynch. En 1948, San­dri­ni fue con­vo­ca­do pa­ra fil­mar en Es­pa­ña con Be­ni­to Pe­ro­jo, “¡Ole, To­re­ro!”, pe­ro Me­re­llo de­ci­dió que­dar­se pa­ra fil­mar “Fi­lo­me­na Mar­tu­rano”, que la lle­va­ría al es­tre­lla­to. Lue­go de una dis­cu­sión de­mos­tra­da en el li­bro bio­grá­fi­co de Nés­tor Ro­mano, “Se di­ce de mí” (2001, Co­rre­gi­dor), la re­la­ción ter­mi­nó. Otra de las ver­sio­nes di­ce que, mien­tras es­ta­ban en cri­sis de pa­re­ja, San­dri­ni com­pró los de­re­chos de “Fi­lo­me­na Mar­tu­rano” pa­ra con­ten­tar a su mu­jer y fue­ron a bai­lar con ami­gos a un lo­cal noc­turno, don­de Me­re­llo acep­tó bai­lar con un des­co­no­ci­do. San­dri­ni le ha­bría re­cri­mi­na­do el he­cho y lue­go de una dis­cu­sión, “él la de­ja, de­ján­do­le el de­par­ta­men­to que com­par­tían, el co­che y la es­cri­tu­ra de va­rios te­rre­nos”.

En 1949, cuan­do Ma­li­sa Zi­ni aban­do­nó la com­pa­ñía que in­te­gra­ba San­dri­ni, él mis­mo de­ci­dió lla­mar a la jo­ven ac­triz Mal­vi­na Pas­to­rino pa­ra el re­em­pla­zo, quien más tar­de di­ría: “Cuan­do lo co­no­cí me in­quie­tó. Me elo­gió las pier­nas y me sen­tí cohi­bi­da, pues te­nía fa­ma de Don Juan: siem­pre ha­bía chi­cas re­vo­lo­tean­do a su al­re­de­dor. Mal pu­de ha­ber­lo se­pa­ra­do de Ti­ta Me­re­llo cuan­do en­tre ella y yo, él tu­vo un flirt con una bra­si­le­ña. Luis co­men­zó a cor­te­jar­me co­mo un no­vio for­mal. Me hi­ce ami­ga de su ma­dre, Ro­sa, y fue a mi ca­sa ma­ter­na a pe­dir mi mano. Me enamo­ré. Hi­ci­mos un pac­to: no ha­blar nun­ca de nues­tros res­pec­ti­vos pa­sa­dos”.

San­dri­ni y Pas­to­rino se ca­sa­ron el 20 de ma­yo de 1952 vía Uru­guay y tu­vie­ron dos hi­jas: Mal­vi­ta y San­dra. Sin em­bar­go, los ru­mo­res tam­bién con­ti­nua­ron re­la­cio­nán­do­lo con otras ac­tri­ces. “A fi­nes de la dé­ca­da de 1950, la re­vis­ta Ra­dio­lan­dia lo vin­cu­ló con la ac­triz Nelly Pa­niz­za. Pas­to­rino, en una ce­na de ami­gos, le di­jo: ‘Si es ver­dad, me se­pa­ro; si es men­ti­ra, la re­vis­ta ten­drá que des­men­tir­lo por­que mi pú­bli­co no quie­re ver­me co­mo la mu­jer en­ga­ña­da’. Fi­nal­men­te, se ini­cia­ron ac­cio­nes le­ga­les pa­ra con el di­rec­tor de la pu­bli­ca­ción, mi pa­dre, ami­go de San­dri­ni, que fue­ron sus­pen­di­das cuan­do se re­trac­tó y se dis­cul­pó en la editorial, de acuer­do a los de­seos de Pas­to­rino”, re­cuer­da el hi­jo de Ol­vei­ra.

Me­re­llo nun­ca pu­do olvidarse de San­dri­ni y vi­vió el res­to de su vi­da re­cor­dán­do­lo, mo­ti­vo por el cual nun­ca pu­do for­ma­li­zar otras re­la­cio­nes. Tan­to lo amó que le de­di­có un tan­go que ella mis­ma com­pu­so, “Lla­ma­ra­da pa­sio­nal”. Y en otra opor­tu­ni­dad di­ría: “Tu­ve un gran amor y lo lle­vo en la car­te­ra, que es lo mis­mo que te­ner­lo en el al­ma”. Ana Ma­ría Cam­poy, com­pa­ñe­ra de ro­da­je en “Cin­co ros­tros de mu­jer”, co­men­tó: “San­dri­ni ama­ba a Ti­ta con to­da in­ten­si­dad. Du­ran­te la fil­ma­ción com­pro­bé có­mo Ti­ta ter­mi­na­ba su par­te y co­rría a re­unir­se con Luis. Era un apo­geo úni­co. No sé có­mo ese amor pu­do ter­mi­nar. No lo com­pren­do”.

“El 5 de ju­nio de 1980, San­dri­ni fa­lle­ció lue­go de on­ce días de ago­nía a cau­sa de un co­lap­so vas­cu­lar. Me­re­llo no asis­tió a su ve­la­to­rio en el Tea­tro Pre­si­den­te Al­vear ni a su en­tie­rro en el ce­men­te­rio de la Cha­ca­ri­ta; en cam­bio, apa­re­ció en te­le­vi­sión des­pi­dién­do­lo: ‘Per­mi­ti­me, Mal­vi­na, que lo llo­re con vos’. El he­cho pro­vo­có la in­dig­na­ción de Pas­to­rino. Tam­bién, Me­re­llo con­fe­só que el día de la muer­te de San­dri­ni re­zó du­ran­te to­da la no­che. Sin em­bar­go, lue­go del de­ce­so del ac­tor, la re­la­ción en­tre am­bas co­men­zó a pros­pe­rar has­ta su en­cuen­tro en 1992 en el ci­clo de Su­sa­na Gi­mé­nez”, re­cuer­da Ol­vei­ra hi­jo. Fue allí don­de Me­re­llo afir­mó: “Ca­da una se que­dó con un sec­tor del amor. Fue­ron dos mo­men­tos di­fe­ren­tes en su vi­da”, a lo que Pas­to­rino agre­gó: “Siem­pre fui­mos dos lí­neas pa­ra­le­las que ja­más pu­die­ron cru­zar­se. Ca­da una an­du­vo por su la­do”.

En aquel en­cuen­tro, Su­sa­na mar­có 25,5 pun­tos de ra­ting. Mal­vi­na ha­bía ig­no­ra­do siem­pre a Ti­ta, in­clu­yen­do la vez en que se en­con­tra­ron en la en­tre­ga de los pre­mios Cón­dor, en 1950, o en el pro­gra­ma “Pan­ta­lla gi­gan­te”, de 1953, con­du­ci­do por Jai­me Ja­cob­son. Pe­ro en 1992, fren­te a Su­sa­na, la ve­te­ra­na ac­triz y can­tan­te (en­ton­ces Ti­ta te­nía 88 años) se en­fren­tó a Mal­vi­na. Am­bas pu­sie­ron la con­di­ción de no ha­blar de Luis, pe­ro to­dos sa­bían que eso iba a ser di­fí­cil. Y en un mo­men­to, Ti­ta dis­pa­ró: “El que te di­je de­be es­tar con­ten­to: acá es­ta­mos las dos, ella fue su mu­jer y yo, tal vez, ha­ya si­do su amor”. La ge­nial Ti­ta no se iba a ca­llar lo que du­ran­te tan­tos años tu­vo ga­nas de gri­tar a los cua­tro vien­tos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.