Un cuerno pa­ra la es­tam­pi­ta

Cuernos - - Vintage -

Un li­bro en­te­ro se po­dría es­cri­bir con la his­to­ria de Ni­to Ar­ta­za y Ce­ci­lia Mi­lo­ne, pe­ro no ha­ce fal­ta, por­que ca­si to­do, fi­nal­men­te, que­dó ex­pues­to por bo­ca de los pro­pios pro­ta­go­nis­tas, que de tan­tos años de si­len­cio y men­ti­ras, un día de­ci­die­ron no de­jar de ha­blar más. Y la ver­dad, lo bien que ha­ce Ce­ci­lia, por­que es­tá cla­ro que aho­ra man­da ella y si di­ce que hay que ir a un pro­gra­ma, se va. Pa­ra aden­trar­me en es­ta his­to­ria, eli­jo trans­cri­bir mi editorial de re­vis­ta Se­ma­na­rio, de enero de 2016, ti­tu­la­da “Las aman­tes ya tie­nen su san­ta”.

“Los mi­ro y no lo pue­do creer. Y sé que mu­chos se si­guen pre­gun­tan­do si es só­lo pren­sa o una reali­dad dig­na de un cu­le­brón. Si mi­ra­mos pa­ra atrás y re­cor­da­mos que él lle­gó a ha­cer­le un jui­cio a ella, o que él es­tu­vo cua­tro años de no­vio con una bom­ba sexy –un po­co hue­ca, pe­ro sexy al fin– mien­tras ella nun­ca más pre­sen­tó un no­vio ofi­cial; o que hu­bo va­rios en­cuen­tros en­tre am­bos que ca­si ter­mi­nan en la sec­ción po­li­cia­les de los dia­rios, lo que me­nos po­de­mos creer es que hoy es­tén jun­tos arri­ba de un es­ce­na­rio y gri­tan­do a los cua­tro vien­tos que son pa­re­ja. Ese sa­po, uno só­lo se lo tra­ga con la plu­ma del re­cor­da­do Mi­gré…

Sin em­bar­go, allí es­tá Ce­ci­lia Mi­lo­ne, ra­dian­te, eu­fó­ri­ca, de la mano del hom­bre que amó, ama y, al pa­re­cer, ama­rá to­da la vi­da, Ni­to Ar­ta­za. El mis­mo que, de la mano de quien fue­ra su es­po­sa, Ce­ci­lia Ovie­do, la lle­vó a Tri­bu­na­les por ha­ber di­cho que es­ta­ba re­ci­bien­do ame­na­zas tras re­ve­lar in­ti­mi­da­des de la re­la­ción prohi­bi­da que ha­bían man­te­ni­do. Sí, por­que si no lo re­cuer­dan, la re­la­ción de Mi­lo­ne y Ni­to fue de aman­tes, y sa­lió a la luz por la bo­ca de la can­tan­te, que en 2007, sien­tién­do­se hu­mi­lla­da por el co­rren­tino, sa­lió a gri­tar “tu­ve una re­la­ción de más de seis años con Ni­to”. Hoy, la aman­te eter­na es la pa­re­ja del tam­bién po­lí­ti­co y, er­gui­da con el

“Hay que te­ner un ma­ri­do pro­sai­co y to­mar un aman­te ro­mán­ti­co” (Stend­hal)

es­tan­dar­te, dis­fru­ta la vic­to­ria. Y esa ban­de­ra, mu­je­res, no se man­cha.

Tras una lar­ga es­pe­ra, con pa­cien­cia chi­na, Ce­ci­lia cum­plió el sue­ño de to­da mu­jer que ha­ya es­ta­do o es­té en su lu­gar: ser, de una vez por to­das, la úni­ca, la ofi­cial. Ni­to y Ce­ci­lia se co­no­cie­ron en 1999, arri­ba de un es­ce­na­rio, y años des­pués, cuan­do el hoy se­na­dor ra­di­cal se dis­tan­ció por se­gun­da vez de Ovie­do – ma­dre de su hi­jo Lean­dro y to­ca­ya de la aman­te, un tru­co ge­nial, ca­ba­lle­ros, pa­ra no equi­vo­car­se con los nom­bres–, em­pe­zó el pri­mer ca­pí­tu­lo de su his­to­ria con la ac­triz. La re­la­ción co­men­zó ocul­ta y si­guió así. El blan­queo ja­más lle­gó e, in­clu­so, Ni­to vol­vió con Ovie­do, una y otra vez, y en ca­da in­ter­va­lo, co­mo el sol, la otra Ce­ci­lia siem­pre es­ta­ba… Has­ta que en 2007, Mi­lo­ne ex­plo­tó la bom­ba. Ar­ta­za, que aca­ba­ba de vol­ver con Ovie­do, pre­fi­rió el si­len­cio, pe­ro su mu­jer ha­bló, y de­jó una fra­se pa­ra la his­to­ria cuan­do le di­jo:“i’m sorry for you, que­ri­da”.

A fi­na­les de 2015, él rom­pió con su no­via de turno, Sil­vi­na Schef­fler, con­vo­có a Mi­lo­ne pa­ra la obra “Se­gun­da Vuel­ta”, y la pa­re­ja se unió en la vi­da y la fic­ción. Y to­dos sos­pe­cha­mos… Pe­ro ¿sa­ben qué?, yo le creo a Ce­ci­lia. Se la ve ra­dian­te, co­mo só­lo po­dría es­tar Pe­né­lo­pe an­te la lle­ga­da de su Uli­ses des­pués de te­jer y des­te­jer por años. Ella di­jo con una con­vic­ción ab­so­lu­ta: ‘Yo no es­ta­ba es­pe­ran­do. Yo es­ta­ba en mi po­si­ción. Yo siem­pre su­pe que él era pa­ra mí y yo pa­ra él y que un día íba­mos a es­tar jun­tos’, y aun­que yo no lo­gro en­ten­der un amor ca­paz de so­por­tar tan­tas hu­mi­lla­cio­nes, la com­pren­do. Na­die sa­be qué po­drá pa­sar ma­ña­na, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta los vai­ve­nes emo­cio­na­les de Ni­to, pe­ro a Ce­ci­lia, na­die le sa­ca lo lo­gra­do. Se­ño­ras aman­tes, mar­che ya una es­tam­pi­ta con el be­llo ros­tro de Mi­lo­ne. Que San­ta Ce­ci­lia las iden­ti­fi­que y las guíe. Des­de acá, mi más sen­ti­do aplau­so y ad­mi­ra­ción”.

Eso es­cri­bía yo a prin­ci­pios de 2016, cuan­do Ce­ci­lia y Ni­to an­da­ban jun­tos por la te­le y las re­vis­tas mos­tran­do que es­ta vez iban “en blan­co” y que es pa­ra siem­pre. A la fe­cha de pu­bli­ca­ción de es­te li­bro, se­guían jun­tos, y con­ti­nua­ban dan­do no­tas, qui­zás re­cu­pe­ran­do el tiem­po de ex­po­si­ción per­di­do. Y yo si­go pen­san­do igual: que Ce­ci­lia lo lo­gró, que más allá de los erro­res que ha­ya co­me­ti­do por amor, se lo me­re­ce y que

es el pa­ra­dig­ma de la ama­níe re­dig­ni­fi­ca­da que le da una es­pe­ran­ciía a ía­nía íer­ce­ra de­s­es­pe­ran­za­da que an­da por ahí, con la re­sig­na­ción de pen­sar que va a ser “la oí­ra” in aeíer­num.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.