Gar­gan­ta con are­na y con cuer­nos

Cuernos - - Vintage -

En el pró­lo­go de es­te li­bro con­tá­ba­mos que “ca­cho” es uno de los tan­tos si­nó­ni­mos de cuerno en La­ti­noa­mé­ri­ca. Pue­de ser de to­ro, de ve­na­do, y la­men­ta­ble­men­te, tam­bién pue­de ser un so­bre­nom­bre y un es­tig­ma. Y de eso de­be sa­ber el nues­tro, el Ca­cho de Bue­nos Ai­res, el hom­bre que en reali­dad se lla­ma Hum­ber­to Vi­cen­te Cas­tag­na, pe­ro que se hi­zo co­no­ci­do por su apo­do. ¡Qué feo que tu so­bre­nom­bre te de­fi­na!

Él, el en­ga­ña­dor se­rial, un día fue víc­ti­ma del peor de los engaños cuan­do una mu­jer, la en­ton­ces ve­det­te Sil­via Pey­rou, le qui­so en­do­sar un hi­jo que no era su­yo. Eso le pa­só al au­tor de “Cafe La Hu­me­dad”, y po­cas ve­ces ha­bló del te­ma, tan po­cas que cuan­do lo ha­cía se lo no­ta­ba mo­les­to y ju­ra­ba que nun­ca más ha­bla­ría del asun­to. Pe­ro Ca­cho no só­lo en­tró a la his­to­ria del cor­nu­do ar­gen­to, sino que, ade­más, sen­tó ju­ris­pru­den­cia en la Jus­ti­cia ar­gen­ti­na ya que él fue la pri­me­ra per­so­na en el país que pi­dió re­ti­rar­le a un ni­ño el ape­lli­do que en bue­na fe le ha­bía da­do.

“Cuan­do su­pe que iba a ser pa­dre fue un mo­men­to muy im­por­tan­te en mi vi­da. Re­cuer­do que em­pe­cé a te­ner al­gu­nos in­di­cios de que la cria­tu­ra po­día no ser mía y le di­je a Sil­via que hi­cié­ra­mos el exa­men de ADN. To­do eso fue un gran lío por­que mi ca­so sen­tó pre­ce­den­te. Fue la pri­me­ra vez que una per­so­na le sa­có el ape­lli­do a una cria­tu­ra. Yo le ha­bía da­do mi ape­lli­do al chi­co, que se lla­ma San­tino. Re­cuer­do que cuan­do na­ció la cria­tu­ra yo la aca­ri­cié y lue­go me fui con un ami­go a to­mar al­go al bar de la es­qui­na del hos­pi­tal. Ahí le di­je que me pa­sa­ba al­go ra­ro por­que al aca­ri­ciar al be­bé no sen­tí na­da. En ese mo­men­to no sen­tí lo que di­cen to­dos los hom­bres

“El ce­re­bro es mi se­gun­do ór­gano fa­vo­ri­to” (Woody Allen)

cuan­do tie­nen un hi­jo, que me ha­bía cam­bia­do la vi­da. Fue al­go muy lo­co”, re­cor­dó Ca­cho ha­ce un par de años, des­pués de tan­tí­si­mos de no to­car ese te­ma, des­per­tan­do, otra vez, la fu­ria de Pey­rou por vol­ver a ha­blar de al­go cuan­do ese be­bé ya es ma­yor de edad.

“Lo que di­jo Ca­cho en la te­vé es­tá en ma­nos de mi abo­ga­do. Se es­tán ol­vi­dan­do de una per­so­na muy im­por­tan­te, que es mi hi­jo. El no se tie­ne que ban­car las co­sas que hi­ci­mos con Ca­cho en otra épo­ca. San­tino no elei­gió es­te me­dio. No tie­ne por qué ser nom­bra­do en la te­vé. Eso es lo que me due­le, des­pués, lo que di­ga Ca­cho no me im­por­ta” de­cía Pey­rou en ju­nio de 2015 al dia­rio Muy, tras ver una no­ta del can­tan­te en la te­vé.

To­das las ve­ces que a Ca­cho le pre­gun­tan por Pey­rou, le cam­bia la ca­ra. “¿Que co­mo que­dé con ella? Muy mal, por­que me qui­so ano­tar a un hi­jo que no es mío. Ella me min­tió di­cien­do que el em­ba­ra­zo era mío y cuan­do na­ció San­tino le di mi ape­lli­do co­mo co­rres­pon­de a cual­quier pa­dre digno. Des­pués su­pe que no era mío y la de­nun­cié ju­di­cial­men­te pa­ra que le qui­ta­ran mi ape­lli­do a la cria­tu­ra, que no tie­ne nin­gu­na cul­pa y no me­re­cía un pa­dre que no lo era en reali­dad. Nun­ca se lo per­do­né a Pey­rou y es la úni­ca mu­jer con la que nun­ca me re­en­con­tra­ré. Lo que me hi­zo fue muy feo”, con­ta­ba Ca­cho en el dia­rio El País de Uru­guay en no­viem­bre de ese mis­mo año.

De más es­tá de­cir que en su li­bro “Ca­cho Cas­ta­ña, Vi­da de Ar­tis­ta” (Editorial Pla­ne­ta, 2016), el au­tor de “Gar­gan­ta con Are­na” nom­bra a ca­si to­das las mu­je­res de su vi­da, pe­ro de Sil­via no hay una so­la men­ción.

Aque­lla re­la­ción en­tre Ca­cho y Sil­via co­men­zó en 1994, cuan­do com­par­tían la obra de tea­tro “Un ca­cho de Co­ro­na”, pe­ro el te­ma vol­vió a co­brar im­por­tan­cia cuan­do, en 2015, ex­plo­tó un es­cán­da­lo si­mi­lar pro­ta­go­ni­za­do por la bai­la­ri­na Gi­se­la Ber­nal y el pro­duc­tor tea­tral Ariel Di­wan. En es­te úl­ti­mo ca­so, él siem­pre cre­yó que el pe­que­ño, que en­ton­ces te­nía dos años y me­dio, era su hi­jo, pe­ro des­cu­brió que no era así, de­nun­ció a la bai­la­ri­na en los me­dios an­tes que en la Jus­ti­cia y, fi­nal­men­te, un ADN le dio la ra­zón a él, lo que ade­más de la se­pa­ra­ción de la pa­re­ja tra­jo el cam­bio de ape­lli­do del pe­que­ño, cu­yo ver­da­de­ro pa­dre era el mo­de­lo y lue­go ga­na­dor de un “Gran Her­mano”, Fran­cis­co Del­ga­do. Por su­pues­to, to­do es­te dra­ma fa­mi­liar trans­cu­rrió en los me­dios y, ob­via­men­te, cuan­do hu­bo que bus­car

an­te­ce­den­tes si­mi­la­res, Pey­rou y Cas­ta­ña eran un “bo­cat­to de car­di­na­le”. Ca­cho ha­bló, Sil­via res­pon­dió, y aque­llo que en 1995, cuan­do Ca­cho des­cu­brió que su hi­jo no era su hi­jo, nos hi­zo co­rrer a los pe­rio­dis­tas co­mo lo­cos, vol­vía a ser te­ma de aná­li­sis. En­tre­vis­ta­dos, los dos in­sis­tie­ron con sus con­vic­cio­nes.

“Los me­no­res no tie­nen la cul­pa de que no­so­tros sea­mos del me­dio. Ten­go lo que más amo en mi vi­da que es mi hi­jo. Lo que pa­só ha­ce 20 años ya es­tá. Pon­go to­da la ener­gía en mi hi­jo. Mi hi­jo di­ce que no ne­ce­si­ta que le acla­re na­da por­que él sa­be to­do. Ja­más me re­pro­chó na­da, me res­pe­tó. Yo ten­go mi ver­dad. Nun­ca pu­de re­com­po­ner mi re­la­ción con Ca­cho. Él es un gran pro­fe­sio­nal, pe­ro con­mi­go co­mo per­so­na no fun­cio­nó. Ca­cho Cas­ta­ña es el pa­dre bio­ló­gi­co de mi hi­jo. Es un te­ma ce­rra­do. Pa­ra te­ner un pa­dre así es pre­fe­ri­ble no te­ner­lo. Soy una ma­dre sol­te­ra, tie­ne mi ape­lli­do. To­do bien con lo que in­ter­pre­ta la gen­te”, in­sis­tía Sil­via.

En tan­to, Ca­cho la se­guía des­min­tien­do: “Yo des­cu­brí que no era su pa­pá por cartas que le lle­ga­ban a ella del ver­da­de­ro pa­dre, igual yo ya ve­nía sos­pe­chan­do. Es du­ro que te di­gan que un hi­jo es tu­yo y no lo es. Ella no que­ría ha­cer­se el ADN, fui­mos a una fis­ca­lía y se des­cu­brió que no era mío. El pa­dre se hi­zo car­go y to­do. Des­pués de eso, nun­ca más ha­bla­mos. Yo ha­bía fan­ta­sea­do mu­cho con ser pa­dre, pe­ro cuan­do na­ció yo lo aca­ri­cié y no sen­tí un ca­ra­jo. Ade­más, no quie­ro vol­ver a ha­blar de es­te te­ma. Ha­ce 20 años una jue­za se ex­pi­dió. ¿Qué más? Si ella aho­ra ha­bla, que ha­ble... Es­tá ha­cien­do tea­tro y ne­ce­si­ta pren­sa....”, ce­rra­ba.

Del la­do de Ca­cho, se­ría im­po­si­ble enu­me­rar sus in­fi­de­li­da­des, pe­ro él se ha­ce car­go. “¿Si me­tí mu­chos cuer­nos? Al­gu­nos… Me sur­gie­ron de ma­ne­ra im­pen­sa­da cuan­do al­go es­ta­ba ter­mi­nan­do y no nos de­ci­día­mos a asu­mir­lo y otros, cuan­do to­da­vía no me da­ba cuen­ta de que lo que te­nía no era lo que ne­ce­si­ta­ba. Pe­ro ellas tam­bién fue­ron in­fie­les, eh. Mu­chas ve­ces lo su­pe y de­jé que del otro la­do de­ci­die­ran lo nues­tro. Po­ner pun­to fi­nal a una re­la­ción y con pa­la­bras que ex­pli­quen mu­chas ve­ces se tor­na di­fí­cil. Las co­sas mu­chas ve­ces pa­san y ex­pli­car­las cues­ta… Los cuer­nos due­len a fal­ta de un amor que los ha­ga ol­vi­dar...” Pa­la­bra de Ca­cho, que no se­rá san­ta, pe­ro es de al­guien que del te­ma sa­be bas­tan­te...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.