Al cuerno con los bi­go­tes

Cuernos - - Vintage -

Te­mo que es­te se­rá uno de los ca­pí­tu­los más lar­gos del li­bro, pe­ro in­di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al ta­ma­ño de la pro­ta­go­nis­ta, re­fi­rién­do­me a lo que ha de­ja­do en la fa­rán­du­la o el es­pec­tácu­lo ar­gen­tino co­mo le­ga­do ar­tís­ti­co. No, a ella ta­len­to ar­tís­ti­co aún no se lo he­mos en­con­tra­do, pe­ro in­du­da­ble­men­te tie­ne otros, y ca­ris­ma le so­bra, le gus­te a quien le gus­te, por­que si no, no se en­tien­de que ven­da o ha­ya vendido en su me­jor mo­men­to, tan­tas re­vis­tas. Y que sien­do in­fi­ni­ta­men­te me­nos lin­da que su her­ma­na Zai­ra, mo­de­lo de­ve­ni­da en con­duc­to­ra, la mo­ro­cha no ge­ne­re ni la cuar­ta par­te de lo que ge­ne­ra Wan­di­ta. Co­mo edi­to­ra, pue­do dar fe de que só­lo era cues­tión de po­ner a Wan­da Na­ra en una ta­pa y los nú­me­ros cam­bia­ban, tan­to en la épo­ca del slip de Ma­ra­do­na, del ge­nial in­ven­to de la vir­gi­ni­dad que nun­ca na­die le cre­yó pe­ro to­dos com­pra­ron co­mo los in­dios de an­ta­ño los es­pe­ji­tos de co­lo­res, co­mo con el te­ma que hoy nos com­pe­te (y re­cu­rro al chis­te ob­vio de pe­dir dis­cul­pas por usar ese ver­bo jus­ta­men­te con Wan­da “la del vi­deí­to soy yo” Na­ra).

An­tes de se­guir, una acla­ra­ción: dis­cul­pen los hom­bres si en al­gún pá­rra­fo de to­do es­te li­bro se me es­ca­pa un mi­nón, pe­ro co­mo di­ce Su, de­trás de to­do só­lo hay una mu­jer, en es­te ca­so la que es­cri­be, y en es­te li­bro me per­mi­to de­jar de la­do la ob­je­ti­vi­dad pe­rio­dís­ti­ca.

Pa­ra em­pe­zar, Wan­da y su ac­tual ma­ri­do, el fut­bo­lis­ta ro­sa­rino hoy es­tre­lla del fút­bol ita­liano Mau­ro Icar­di, vo­la­ron por los ai­res aquél re­frán po­pu­lar, dog­ma y nor­ma de com­por­ta­mien­to mas­cu­lino que di­ce que “la mu­jer de un ami­go tie­ne bi­go­tes”. Muy lin­da la fra­se pe­ro de­mo­dé, so­bre to­do en tiem­pos de de­pi­la­ción de­fi­ni­ti­va. O a Mau­ro le gus­tan bar­bu­das o ja­más le vio un pe­lo

“No hay na­da co­mo el amor de una mu­jer ca­sa­da. Es una co­sa de la que nin­gún ma­ri­do tie­ne la me­nor idea” (Os­car Wil­de)

(y me­nos de zon­za) a la ru­bia que ha­bía ca­za­do y ca­sa­do a otro fut­bo­lis­ta ar­gen­tino lla­ma­do Maxi Ló­pez, con quien tu­vo tres hi­jos y con quien Mau­ro com­par­tió no só­lo una amis­tad, sino sa­li­das, es­tan­cias en su ca­sa ita­lia­na, y, so­bre to­do aquel via­je a Bra­sil que Wan­da y Maxi (in­vi­ta­ción y can­je de por me­dio con una re­vis­ta) dis­fra­za­ron de “re­no­va­ción de los vo­tos ma­tri­mo­nia­les”, en el que él lle­vó a Icar­di y ella, a su her­ma­na Zai­ra.

Icar­di ju­ra y per­ju­ra que él y Maxi no eran ami­gos, sino com­pa­ñe­ros, co­le­gas, y que sí se veían más se­gui­do y com­par­tían más co­sas era por ser ar­gen­ti­nos. Es­tá cla­ro, “ami­go” es una pa­la­bra tan bas­tar­dea­da que ha­bría que in­ven­tar otra pa­ra esas re­la­cio­nes que no son amis­tad pe­ro le an­dan ron­dan­do. Sin em­bar­go, más allá de las su­ti­les di­fe­ren­cias, lo cier­to es que tam­po­co eran sim­ples ami­gui­tos del Fa­ce­book...

Se­gún con­tó Icar­di en ma­yo de 2016 en el pro­gra­ma “90 Mi­nu­tos” de Fox Sports, el te­ma fue así: “Wan­da es­ta­ba ca­sa­da con Maxi Ló­pez, te­nían sus hi­jos, yo era un ami­go y com­pa­ñe­ro del equi­po. Yo en ese mo­men­to te­nía mi no­via y era to­do muy nor­mal. Des­pués, Wan­da se se­pa­ra y no­so­tros se­gui­mos en con­tac­to. Y su­ce­dió: nos enamo­ra­mos. Se juz­ga só­lo por eso, por­que yo era com­pa­ñe­ro de Maxi en Samp­do­ria y por­que nos co­no­cía­mos. Mu­cha gen­te di­ce que era mi me­jor ami­go, que es­tá­ba­mos to­do el día jun­tos pe­ro na­da que ver. Era un com­pa­ñe­ro más del equi­po, co­mo son hoy mis com­pa­ñe­ros del In­ter. Nos jun­tá­ba­mos un po­qui­to más por­que éra­mos ar­gen­ti­nos”.

Wan­da, por su par­te, en ple­na eta­pa de su reg­reso a la Ar­gen­ti­na con sus hi­jos, de­ci­di­da a se­pa­rar­se de Maxi (a quien de­jó en Ita­lia en me­dio de tre­men­dos ru­mo­res de in­fi­de­li­da­des de él) y cuan­do Mau­ro ya co­men­za­ba a po­ner men­sa­jes de amor pa­ra la ru­bia en las re­des so­cia­les, de­cía en de­fen­sa de Icar­di: “Nun­ca lo vi fue­ra de un con­tex­to fa­mi­liar”. Cla­ro, no mien­te, ¡se veían en la pro­pia ca­sa de la ru­bia!

Más allá de si Wan­da cor­neó o no a Maxi con un ami­go de él en ven­gan­za o só­lo por gus­to, lo cier­to es que hoy Mau­ro y Wan­da tie­nen dos hi­jas en co­mún (Fran­ces­ca e Isabella), lo que la con­vier­te a ella en la pro­lí­fi­ca ma­dre de cin­co hi­jos, tres de Maxi y dos de Mau­ro. Y se mues­tran fe­li­ces, dis­fru­tan­do de las mie­les del amor y los lu­jos. No quie­ro ser pá­ja­ro de mal agüe­ro, na­da más le­jos de mí ya que, en el fon­do, Mau­ro me cae bien y de-

vien­te­men­te que cuan­do es­te li­bro es­té en la ca­lle, el di­rec­tor téc­ni­co de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na lo ha­ya con­vo­ca­do de una vez; pe­ro así de fe­li­ces y con­ten­tos tam­bién se mos­tra­ban Wan­da y Maxi en el li­ving de Su­sa­na Gi­mé­nez, en ma­yo de 2013, apro­xi­ma­da­men­te seis me­ses an­tes de que el es­cán­da­lo del di­vor­cio y la cor­nea­da “amis­to­sa” sa­lie­ra a la luz...

Co­mo di­go siem­pre, nun­ca creas to­do lo que mues­tra la te­vé, y mu­cho me­nos, lo que di­cen y ha­cen los fa­mo­sos en ella...

Por si hay al­gún lec­tor que ha­ya es­ta­do col­ga­do de una pal­me­ra y no se ha­ya en­te­ra­do de lo que pa­só en­tre es­tos tres per­so­na­jes, aquí va una sín­te­sis que, quie­nes co­noz­can la his­to­ria, pue­den pa­sar por al­to. Pe­ro creo que ame­ri­ta ya que des­pués de to­do, Wan­da no es Su­sa­na.

El de Wan­da y Maxi Ló­pez pa­re­cía un ma­tri­mo­nio per­fec­to mien­tras du­ró. En cin­co años tu­vie­ron tres hi­jos: Va­len­tino, Cons­tan­tino y Be­ne­dic­to. El ex fut­bo­lis­ta del Bar­ce­lo­na y la me­diá­ti­ca Wan­da Na­ra (apo­da­da por en­ton­ces, “que­ni”, por aque­llo de que ni bai­la, que ni can­ta, pe­ro que era bus­ca­da por to­dos, in­clui­do Marcelo Ti­ne­lli, por­que apa­re­cía en pan­ta­lla y el ra­ting subía), eran per­so­na­li­da­des en Eu­ro­pa y Ar­gen­ti­na. Pe­ro en no­viem­bre de 2013, to­do co­men­zó a que­brar­se cuan­do Wan­da aban­do­nó Eu­ro­pa y vol­vió a la Ar­gen­ti­na dis­pues­ta a ter­mi­nar su ma­tri­mo­nio por su­pues­tas in­fi­de­li­da­des de Maxi. An­tes, el 31 de oc­tu­bre, tui­teó “bas­ta pa­ra mí”, y el 6 de no­viem­bre, “has­ta aquí lle­gó mi amor”.

El es­cán­da­lo se hi­zo aún más me­diá­ti­co lue­go de que Mau­ro Icar­di, has­ta en­ton­ces un ju­ga­dor des­co­no­ci­do, pu­bli­ca­ra en su Twit­ter: “Wan­da te amo”.

Los ru­mo­res y las es­pe­cu­la­cio­nes co­rrie­ron en la pren­sa ar­gen­ti­na e ita­lia­na, y ya se ha­bla­ba de un trián­gu­lo amo­ro­so con­for­ma­do por dos fut­bo­lis­tas de la pri­me­ra di­vi­sión ita­lia­na y una mo­de­lo (bueno, no sa­bían có­mo lla­mar­la y en Eu­ro­pa le de­cían mo­de­lo). Los ru­mo­res de in­fi­de­li­dad de Ló­pez se di­lu­ye­ron y ca­ye­ron so­bre Wan­da. Mau­ro, por su par­te, se con­vir­tió en el es­te­reo­ti­po y pa­ra­dig­ma del hom­bre que le ro­ba la mu­jer a un ami­go, a pun­to tal que

hoy se uti­li­za co­lo­quial­men­te el pseu­do­neo­lo­gis­mo-ar­gen­ti­nis­mo “icar­dear” pa­ra ha­blar de ac­ción se­me­jan­te.

Lue­go, am­bos anun­cia­ron su no­viaz­go en Twit­ter y em­pe­za­ron a com­par­titr imá­ge­nes de los tatuajes que se hi­cie­ron en ho­nor al otro. Ape­nas Wan­da con­si­guió el di­vor­cio, Na­ra e Icar­di se ca­sa­ron, el 7 de ju­nio de 2014.

Va­le re­cor­dar tam­bién que Maxi y Mau­ro se co­no­cie­ron en Bar­ce­lo­na cuan­do Ló­pez fue fi­cha­do por los ca­ta­la­nes en 2006 e Icar­di es­ta­ba en La Ma­sía, la ciu­dad de­por­ti­va del club, don­de co­no­ció a Maxi, que es seis años ma­yor que él, y co­men­za­ron su re­la­ción muy cer­ca­na.

La per­li­ta: la pren­sa re­cu­pe­ró una foto en la que un pe­que­ño Mau­ro le pi­de un au­tó­gra­fo a Maxi Ló­pez al tér­mino de un par­ti­do. Una jo­yi­ta del ar­chi­vo con la que a mu­chos les gus­ta­ría ju­gar a “Vol­ver al fu­tu­ro”. Va­rias ve­ces me ima­gi­né al mis­mí­si­mo Ló­pez mi­ran­do esa foto cual Marty Mcfly la de sus pa­dres al co­no­cer­se, so­ñan­do con su­bir­se al De­lo­rean pa­ra via­jar en el tiem­po y cam­biar la his­to­ria.

“Yo en­tien­do el boom me­diá­ti­co que fue mi re­la­ción con Wan­da, que fue ha­ce cua­tro años. Hoy ya ten­go mi fa­mi­lia, mi hi­ja y nues­tra vi­da. Hay que de­jar eso apar­te y se de­be eva­luar lo que las per­so­nas ha­cen aden­tro de la can­cha. En Ita­lia es­te te­ma se ol­vi­dó ha­ce mu­cho, pe­ro en Ar­gen­ti­na de­cís Icar­di y ya apa­re­ce Wan­da Na­ra al la­do. Es la con­fu­sión me­diá­ti­ca que crea eso. Del te­ma de Wan­da to­dos ha­blan sin sa­ber. Cuan­do pa­só lo de ella en su mo­men­to, te­nía co­mo com­pa­ñe­ros a Die­go Mi­li­to, el Pu­pi Za­net­ti, Es­te­ban Cam­bias­so, Wal­ter Sa­muel y to­dos ellos su­pie­ron la si­tua­ción, por­que yo mis­mo se los di­je”, con­fió Mau­ro so­bre có­mo se ma­ne­jó en ese mo­men­to. “Tam­po­co quie­ro dar de­ta­lles, fue ha­ce tres años y me­dio. Ya es­tá ol­vi­da­do, só­lo en la Ar­gen­ti­na se si­gue ha­blan­do de eso por­que da ra­ting. Acá en Ita­lia no se ha­bla mu­cho más. So­mos una pa­re­ja con­so­li­da­da, so­mos una fa­mi­lia”, con­clu­yó so­bre su fe­liz pre­sen­te fa­mi­liar quien hoy es, se­gún pa­la­bras de Wan­da y se­gún lo que ellos mues­tran, un pa­pá ge­nial de to­dos los hi­jos de la me­diá­ti­ca.

Qui­zás, es­ta his­to­ria si­ga te­nien­do un fi­nal fe­liz, en pri­mer lu­gar, pa­ra los tres hi­jos de Na­ra y Maxi, y al­gún día to­dos lo­gren el equi­li­brio per­di­do y ter­mi­nen con las pe­leas le­ga­les. La pren­sa sa­be que Maxi se can­só de po­ner­le los cuer­nos a Wan­da, de mo­do que inocen­tes no hay ni de un la­do ni del otro. Pe­ro, tal se di­ce por ahí, el tiem­po, más tar­de o más tem­prano, po­ne a las co­sas y a las per­so­nas en su lu­gar.

Aho­ra bien, co­mo de­ci­mos en el ba­rrio, si vas a men­tir, ha­ce­lo bien pa­ra que na­die se dé cuen­ta, y al me­nos te­né la man­za­na ro­dea­da y los cóm­pli­ces afi­la­dos. Más allá de to­do lo que hu­bo en es­te trián­gu­lo, de las ver­da-

des y men­ti­ras que se di­je­ron, Wan­da y Mau­ro ten­drían que ha­ber­le di­cho a No­ri­ta, ma­má de las her­ma­nas Na­ra, que fue­ra más as­tu­ta al fe­li­ci­tar­los en las re­des so­cia­les por el pri­mer aniver­sa­rio jun­tos, por­que la mu­jer ti­ró por la bor­da en dos se­gun­dos to­das las cuen­tas que hi­cie­ron los enamo­ra­dos cuan­do, el 27 de oc­tu­bre de 2014 tui­teó deseán­do­le a la pa­re­ji­ta un “¡Fe­liz pri­mer aniver­sa­rio!”.

Con só­lo mi­rar las fe­chas de los tuits de Wan­di­ta anun­cian­do el fi­nal con ja­xi bas­ta pa­ra con­fir­mar que óa ha­bía jau­ro en­ce­rra­do, ó en su ca­sa...

En tan­to, en oc­tu­bre de 2016, Icar­di sa­có un li­bro en Ita­lia, una au­to­bio­gra­fía in­ti­tu­la­da “Siem­pre pa­ra ade­lan­te”, en el que el de­lan­te­ro de­jó a su ama­da bas­tan­te mal pa­ra­da, in­ten­tan­do acla­rar que eso del “icar­deo” fue prác­ti­ca­men­te al re­vés... Por lo que él cuen­ta, hay dos al­ter­na­ti­vas:

O Wan­da no lo leóó, fiel a su esen­cia de no aga­rrar un li­bro ja­más en su vi­da; o óa no le im­por­ta ab­so­lu­ta­men­te na­da que de una vez por to­das la ver­dad sal­ga a la luz.

Es­to es lo que Icar­di cuen­ta en su li­bro de aquel pri­mer en­cuen­tro, en el que de­ja en cla­ro que fue ella la que lo bus­có...

“An­tes de ir­me a una gi­ra de amis­to­sos en Es­ta­dos Uni­dos, re­ci­bí un men­sa­je de Wan­da. Me sor­pren­dió por­que por lo ge­ne­ral yo ha­bla­ba con Maxi. Me pi­dió si po­día con­se­guir­le un ipad en Es­ta­dos Uni­dos por­que aún no ha­bía lle­ga­do a Ita­lia. El epi­so­dio me hi­zo pen­sar, ¿quie­re la ta­blet o es­tá bus­can­do una ex­cu­sa pa­ra po­ner­se en con­tac­to con­mi­go? Cuan­do re­gre­sé a Mi­lán, una de las pri­me­ras co­sas que hi­ce fue re­en­con­trar­me con Wan­da. Te­nía que dar­le el ipad, era la ex­cu­sa per­fec­ta. (… ) Ella me in­vi­tó a dar un pa­seo con Maxi, Gon­za­lo Ber­ges­sio y su es­po­sa y di­je que sí. Cuan­do es­ta­ba so­lo en el se­gun­do pi­so del bar­co es­cu­chan­do mú­si­ca, de re­pen­te vino Wan­da y se sen­tó al la­do mío sin nin­gún ti­po de ver­güen­za. En ese mo­men­to su re­la­ción con Maxi Ló­pez es­ta­ba ter­mi­nan­do. Wan­da y yo nos com­pro­me­ti­mos el 27 de oc­tu­bre y nues­tra pri­me­ra sa­li­da en pú­bli­co fue a un su­per­mer­ca­do por­que mi he­la­de­ra es­ta­ba va­cía”.

Co­mo buen fut­bo­lis­ta que es, Mau­ro la de­jó pi­can­do pa­ra que to­dos aho­ra em­pie­cen con la bro­ma de que ella le lle­nó la he­la­de­ra y él... Pe­ro yo gam­be­tea­ré el chis­te fá­cil pa­ra pa­sar a otro cuerno y, mien­tras tan­to, se­gui­ré re­co­pi­lan­do in­for­ma­ción de Wan­da y Mau­ro por si al­gún día, Dios no lo per­mi­ta, nos dan otra sor­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.