Cuer­nos y do­ble vi­da, un chi­che

Cuernos - - Vintage -

No po­día fal­tar en es­te li­bro que cuen­ta las inol­vi­da­bles his­to­rias de cuer­nos de la fa­rán­du­la ar­gen­ti­na, una que in­clu­ye­ra bi­ga­mia. Y eso es lo que tu­vo que pa­de­cer la pri­me­ra ac­triz Mar­ta Gon­zá­lez con quien fue su ma­ri­do du­ran­te 36 años, el ex­fut­bo­lis­ta y ex­di­rec­tor téc­ni­co Os­val­do “Chi­che” So­sa, a quien ella siem­pre de­fi­nió y de­fi­ne co­mo “el amor de mi vi­da” y con quien se ca­só en 1968. Sí, Mar­ta fue una bo­ti­ne­ra pio­ne­ra, aun­que co­mo ella di­jo al­gu­na vez, “en to­do ca­so, él era tea­tre­ro, por­que yo siem­pre tra­ba­jé y me ban­qué”.

Se­gún la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, bi­ga­mo/a es to­do aquel hom­bre o mu­jer ca­sa­do/a con dos per­so­nas a la vez, pe­ro en la vi­da real, es­tá cla­ro que no ha­ce fal­ta te­ner li­bre­ta ro­ja o azul pa­ra lle­var el tí­tu­lo. Lo que hay que te­ner es so­la­men­te dos pa­re­jas o fa­mi­lias pa­ra­le­las. ¡Qué co­ra­je! Si ya de­be ser com­pli­ca­do ser­le in­fiel a una so­la mu­jer, me­ter­le los cuer­nos a las dos y en si­mul­tá­neo con ca­si vi­da de ho­gar in­clui­da re­quie­re no só­lo de un po­der de sin­cro­ni­za­ción ab­so­lu­to, ade­más de una ca­ra de pie­dra y egoís­mo su­pino, sino tam­bién de com­pli­ci­dad aje­na y alia­dos en la men­ti­ra. Aun­que en reali­dad, él só­lo en­ga­ñó a Mar­ta, por­que sien­do una per­so­na pú­bli­ca es más que ob­vio que “la otra” acep­tó la si­tua­ción co­mo ve­nía.

Pue­de du­rar, y la his­to­ria y los dia­rios han da­do in­nu­me­ra­bles ca­sos de bí­ga­mos que es­tu­vie­ron años ha­cien­do do­ble­te, pe­ro tar­de o tem­prano, te des­cu­bren. Por un des­cui­do; por la in­te­li­gen­cia su­pe­rior de tu cón­yu­ge, a la que sub­es­ti­más pen­san­do que ja­más se va a dar cuen­ta; por­que la otra se lo cuen­ta a la le­gal o, sen­ci­lla­men­te, por una sim­ple ca­sua­li­dad,

co­mo fue el ca­so de Mar­ta. Y

“Lo peor de la bi­ga­mia es te­ner dos sue­gras” (Anó­ni­mo)

eso de que de ca­sua­li­da­des es­tá lleno el mun­do, que es un pa­ñue­lo, es ab­so­lu­ta­men­te cier­to.

¿Por qué eli­jo es­te ca­so? Pri­me­ro por la ti­po­lo­gía y se­gun­do, por­que en él se mez­clan otras mu­chas co­sas y sen­sa­cio­nes: Un amor in­creí­ble y eterno, un en­ga­ño de pe­lí­cu­la y, en el me­dio, un cán­cer de ella en dos eta­pas y la peor des­gra­cia que pue­den vi­vir un pa­dre y una ma­dre: la muer­te de un hi­jo. To­do eso pue­de ser de­ma­sia­do pa­ra una per­so­na y pa­ra un ma­tri­mo­nio, pe­ro hoy, si bien ca­da uno ha­ce su vi­da le­gal­men­te se­pa­ra­dos, Mar­ta, con 71 años al cie­rre de es­te li­bro, en no­viem­bre de 2016, es­tá de pie, en­te­ra y tra­ba­jan­do. Y él, si­gue sien­do ese hom­bre al que siem­pre lla­ma y pa­ra quien siem­pre es­tá y es­ta­rá, de for­ma mu­tua.

Hay al­go que pue­de mo­rir, pe­ro eso que al­gu­na vez los hi­zo fa­mi­lia pue­de per­du­rar. A ve­ces só­lo en pos de los hi­jos (ellos tu­vie­ron dos: Lean­dro, que fa­lle­ció a los 32 años en un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lí­si­ti­co en Mé­xi­co, en 2001, y Ma­ría Mer­ce­des, que les dio tres nie­tos) y otras, por esa quí­mi­ca inex­pli­ca­ble que ha­ce que dos per­so­nas se si­gan que­rien­do ya sin ne­ce­si­dad de que me­die el amor de pa­re­ja y aún des­pués de cier­tas hu­mi­lla­cio­nes. Y eso, se­ño­ras y se­ño­res, es personal, in­di­vi­dual e ins­trans­fe­ri­ble. Y na­die es quién pa­ra juz­gar. Uno di­ce que ja­más per­do­na­ría al­go así, pe­ro el ja­más es una pa­la­bra que de­be­ría­mos des­te­rrar de nues­tro vo­ca­bu­la­rio, y mu­cho me­nos de­be­ría­mos es­cu­pir al cie­lo y de­cir que “eso a mí no me va a pa­sar” por­que, se­gu­ra­men­te, te pa­sa.

“Los via­jes y ac­tuar me sal­va­ron la vi­da, y el hu­mor tam­bién. Aho­ra pien­so en mí. Só­lo quie­ro ac­tuar y re­co­rrer el mun­do. Eso sí, no hay más lu­gar pa­ra nin­gún hom­bre en mi vi­da. Eso se ter­mi­nó. Yo tu­ve dos amo­res. Aho­ra só­lo quie­ro pen­sar en mi”, de­cía Mar­ta va­rios años des­pués de aque­lla se­pa­ra­ción pri­me­ra. Sí, por­que in­clu­so des­pués del fa­tal des­cu­bri­mien­to de una fa­mi­lia pa­ra­le­la, Chi­che vol­vió a vi­vir con Mar­ta. Fue des­pués de ese in­men­so do­lor, in­co­men­su­ra­ble y que, co­mo se di­ce siem­pre, no tie­ne tí­tu­lo. Quien pier­de a sus pa­dres es huér­fano; quien pier­de a su cón­yu­gue es viu­do, pe­ro per­der a un hi­jo, de­fi­ni­ti­va­men­te, no tie­ne nom­bre...

El re­en­cuen­tro no du­ró, por­que él no só­lo si­guió con su otra mu­jer sino que la de­jó em­ba­ra­za­da.

“La pri­me­ra vez que des­cu­brí

que él me era in­fiel y que te­nía una fa­mi­lia pa­ra­le­la fue por ca­sua­li­dad. El es­ta­ba en Co­rrien­tes, a mí se me ha­bía suspendido la obra que es­ta­ba ha­cien­do y qui­se dar­le una sor­pre­sa. Nos se­pa­ra­mos, ella era mu­cho más jo­ven, vein­ti­trés años me­nos que él más o me­nos. Pe­ro des­pués que su­ce­dió lo de Lean­dro, Chi­che vol­vió a ca­sa. Atra­ve­sar ese do­lor no iba a ser po­si­ble es­tan­do se­pa­ra­dos.

Pe­ro un día me lla­ma su otra mu­jer y me di­ce que tie­ne un hi­jo de tre­ce me­ses con Chi­che.

Y ahí sí, ahí no hu­bo re­torno”, con­tó Mar­ta en 2013 en el ci­clo “In­tru­sos”, pe­se a to­do con una son­ri­sa.

“El amor tie­ne la ma­ra­vi­llo­sa fa­cul­tad de re­ci­clar­se y pro­po­ner nue­vos des­cu­bri­mien­tos en dis­tin­tas eta­pas de la vi­da, pe­ro exi­ge, an­tes que na­da, amar­se a sí mis­mo. Vol­ver a em­pe­zar con mi ma­ri­do no re­sul­tó. Fi­nal­men­te nos di­mos cuen­ta de que nos ha­bía reuni­do el do­lor y que con eso no bas­ta­ba. Ha­ce fal­ta re­des­cu­brir­se to­dos los días y amar­se. El ver­da­de­ro amor siem­pre tie­ne ca­bi­da en nues­tro co­ra­zón, pe­ro hay que lu­char mu­cho por él y ac­tuar cons­tan­te­men­te pa­ra re­vi­vir­lo. Cla­ro que si uno de los dos de­ja de que­rer, es en bal­de in­sis­tir”, tam­bién su­po de­cir la ac­triz, en es­te ca­so en 2004, en el dia­rio La Nue­va, de Bahía Blan­ca. Y, muy sa­bia, agre­ga al­go fun­da­men­tal: “Chi­che es­ta­ba enamo­ra­do, e-na­mo-ra-do de esa mu­jer, y qué se pue­de ha­cer an­te eso. Y ojo, una co­sa es el amor y otra, el enamo­ra­mien­to. Son sen­ti­mien­tos tan di­fe­ren­tes. Es tan dis­tin­ta la pa­sión del ver­da­de­ro amor, que es­tá más allá y que im­pri­me mu­cha fuer­za. De vez en cuan­do me en­cuen­tro con al­gu­na chi­qui­li­na con ga­nas de ca­sar­se y sue­lo su­ge­rir­le que ella sen­ti­rá el mo­men­to ade­cua­do pa­ra to­mar ese com­pro­mi­so cuan­do es­té an­te el hom­bre de su vi­da. Cuan­do me enamo­ré de mi ma­ri­do su­pe que iba a ser el pa­dre de mis hi­jos y por eso me re­fie­ro a él del mo­do en que lo ha­go. Hoy me sue­lo pre­gun­tar por qué nos pu­sie­ron el mo­te de se­xo dé­bil. De to­das ma­ne­ras, y eso res­pon­de a una crian­za cul­tu­ral­men­te ro­mán­ti­ca, más gran­des o más jó­ve­nes, to­das se­gui­mos es­pe­ran­do al Prín­ci­pe Azul que lle­gue a res­ca­tar­nos en el ca­ba­llo blan­co, por eso ador­na­mos a nues­tros hom­bres con vir­tu­des y cua­li­da­des que no siem­pre po­seen.

Lo im­por­tan­te del amor, creo, es acep­tar­los co­mo son y no tra­tar de cam­biar al personaje”.

Con el tiem­po, ca­da vez que Mar­ta cuen­ta sus du­ros mo­men­tos de

pa­re­ja, lo ha­ce con un hu­mor en­vi­dia­ble. Por­que ella lo sa­be bien, des­gra­cias son otras... “Con los años la tra­ge­dia se con­vier­te en co­me­dia. La muer­te de mi hi­jo nun­ca se va a con­ver­tir en co­me­dia, pe­ro to­do lo de­más, sí. Cuan­do te pa­san cier­tas co­sas, co­mo la in­fi­de­li­dad, que­rés mo­rir­te por­que es­tá en jue­go el ego. Es tan cul­tu­ral eso de que­rer man­te­ner una ima­gen a to­da cos­ta… Es du­ro so­bre­po­ner­se co­mo mu­jer a en­te­rar­te de que tu ma­ri­do tie­ne una fa­mi­lia pa­ra­le­la. Es­tá la con­fian­za, es­tá el amor, pe­ro tam­bién es­tá el or­gu­llo y la ima­gen pú­bli­ca… Eso de­jó de ser un pro­ble­ma pa­ra mí, pe­ro yo hi­ce un cán­cer de to­do lo que me pa­só. Su­frí in­ne­ce­sa­ria­men­te du­ran­te mu­chos años. Por­que in­clu­so es­tan­do se­pa­ra­da mi ex ve­nía a ca­sa cuan­do él se en­fer­ma­ba y yo lo se­guía cui­dan­do. Ha­bía to­do un en­chas­tre que me afec­tó mu­cho in­ter­na­men­te. A me­di­da que iba to­man­do con­cien­cia, iba sin­tien­do los quie­bres en mi in­te­rior. Y esos quie­bres me en­fer­ma­ron. Los cuer­nos ha­bían es­ta­do ha­cía mu­cho, pe­ro siem­pre me sen­tí co­mo si yo fue­ra la lo­ca. No po­día con­fiar en mi per­cep­ción. Y hoy, con to­das las co­sas que pa­sa­ron, pue­do de­cir que ya no me im­por­ta na­da. ¡Qué lin­do es sen­tir es­to! To­do se re­la­ti­vi­zó con la muer­te de Lean­dro. De to­das ma­ne­ras, las co­sas no ter­mi­na­ron ahí, yo se­guí mi re­la­ción con Chi­che, y des­pués de eso, ade­más, fue el gol­pe más du­ro: des­cu­brir que te­nía otro hi­jo. Cuan­do pa­só eso, lo que tan­to me cos­ta­ba, dar el adiós fi­nal, no fue tan di­fí­cil. Sen­tí en mi in­te­rior el ali­vio de la re­nun­cia, de de­cir, ‘lis­to, aho­ra sí, no te quie­ro más’. Eso no pue­de ser amor. Eso era ego pi­so­tea­do. ¡Vos no po­des que­rer a al­guien que te ha­ce mal! Yo creo que las mu­je­res, al me­nos yo, te­ne­mos es­ta co­sa de que ‘van a cam­biar’. Yo pen­sa­ba mu­cho en eso. Pen­sa­ba: ‘bueno, yo me ca­sé muy jo­ven; po­bre, él te­nía 23 y es ló­gi­co que qui­sie­ra co­no­cer otras mu­je­res’. ¡Pe­ro yo tam­bién te­nía 23!”, di­ce re­fi­rién­do­se a otra de las va­rias in­fi­de­li­da­des de su ex.

Sí, por­que el epi­so­dio de la bi­ga­mia fue con Chi­che y Mar­ta ya ma­du­ros, pe­ro el hom­bre ha­bía si­do in­fiel va­rias ve­ces.

Es más, la pro­pia Mar­ta con­tó en algunas opor­tu­ni­da­des que su ex la ha­bía en­ga­ña­do con ¡una pa­re­ja de su ami­go, el ac­tor Juan Car­los Thorry! ¿Al­go así co­mo un icar­dis­ta pre­cur­sor?

Se­gu­ra­men­te, hu­bo más cuer­nos en su his­to­ria, pe­ro que­da­rán pa­ra

su in­ti­mi­dad. Cla­ro que la vi­da pú­bli­ca de Mar­ta Gon­zá­lez ya co­men­zó con un es­cán­da­lo sen­ti­men­tal que si bien por cronología no tie­ne que ver con in­fi­de­li­dad, tam­bién la pu­so en otro tris­te lu­gar, el de la no­via de­ja­da ca­si al bor­de del al­tar, otro gol­pe a la au­to­es­ti­ma de cual­quier mor­tal. En los ‘60, Mar­ta y Pa­li­to Ortega eran no­vios. Jo­ven­cí­si­mos y exi­to­sos am­bos, el tu­cu­mano es­ta­ba en su me­jor mo­men­to, post fu­ror de “El club del clan”. El amor de la pa­re­ja lle­ga­ba a las ta­pas de re­vis­tas y el ca­sa­mien­to era es­pe­ra­do por los fans y el pú­bli­co en ge­ne­ral. Ter­mi­na­ba el año 1964. Te­nían has­ta el de­par­ta­men­to com­pra­do y amue­bla­do, pe­ro Pa­li­to, de un día pa­ra el otro, la de­jó. Va­le de­cir que en 1966, él co­no­ce­ría a Evan­ge­li­na Sa­la­zar en el fil­me “Mi pri­me­ra no­via”, con quien se ca­só en 1967. Cuan­do rom­pió con Mar­ta, se di­jo que Pa­li­to ha­bía com­pues­to “Sa­bor a na­da” (en ra­li­dad su au­tor, co­mo el de ca­si to­dos los te­mas, es Dino Ramos, pe­ro siem­pre fi­gu­ra­ba Pa­li­to), una can­ción be­llí­si­ma co­mo po­cas, pe­ro no pa­re­ce ser cier­to ya que ese te­ma ya fi­gu­ra en un dis­co del tu­cu­mano de 1963. De ha­ber si­do real la his­to­ria, Mar­ta ten­dría que ha­ber­les pe­di­do de­re­chos de au­tor, a lo su­mo co­mo in­dem­ni­za­ción por el do­lor y la ver­güen­za... Al fin y al ca­bo, ha­bría si­do la mu­sa sin si­quie­ra una mal­di­ta re­ga­lía...

¿Y Mar­ta, ha­brá si­do in­fiel? “Ja­más lo voy a de­cir, pe­ro la ver­dad, con los pa­tro­nes fa­mi­lia­res que te­nía im­pues­tos en mi ca­be­za y con un her­mano cui­da co­mo Ge­rar­do (pro­duc­tor, hoy viu­do de la ve­det­te Et­hel Ro­jo) era más que im­po­si­be. Pe­ro cuan­do yo es­ta­ba se­pa­ra­da, sí...” , di­jo en “In­tru­sos”. No cuen­ta. Eso, de­fi­ni­ti­va­men­te no es in­fi­de­li­dad.

Ha­bría que ha­cer una ta­bli­ta. Co­mo esas tan­tas de las ma­te­má­ti­cas o la economía. Si se es­tá en un stand by, es de­cir en un “ter­mi­na­mos pe­ro no ter­mi­na­mos”, “es­ta­mos char­lan­do pa­ra ver qué ha­ce­mos”, “por aho­ra só­lo nos blo­quea­mos en Twit­ter”, “por aho­ra no nos se­gui­mos en el Face”, hay se­mi­cuerno pleno. Aho­ra, si uno de los dos di­jo bas­ta, pe­ro el otro aún an­da ron­dan­do e in­sis­te, no lo hay, y que en to­do ca­so el otro ha­ga te­ra­pia. Hom­bres, mu­je­res, ¡ha­ga­mos ya una ta­bla de va­lo­res del cuerno, de uso le­gal!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.