To­do cuerno que en­tra tie­ne que sa­lir

Cuernos - - Vintage -

Hay tres po­si­bi­li­da­des: Pa­ra me­ter­le los cuer­nos a Mo­ria Ca­sán hay que ser muy in­te­li­gen­te, muy es­tú­pi­do, o es­tar ya más allá del bien y del mal y que no te im­por­te ab­so­lu­ta­men­te na­da que­dar afue­ra del uni­ver­so ca­sa­nes­co, con to­dos los fa­vo­res que eso im­pli­ca.

En el pri­mer ca­so, ella ja­más se ha­bría en­te­ra­do y, er­go, he­cho pú­bli­co el en­ga­ño, co­mo se sa­be que ha­rá, de­jan­do al in­fiel con­ver­ti­do en un fel­pu­do ma­lo­lien­te, co­mo su­ce­dió con los que in­te­gran el se­gun­do gru­po. Y aquí, cla­ro, nos ocu­pa­mos de ellos, los del se­gun­do y ter­cer equi­po, hoy un club de ex de “la One” con suer­te dis­par.

Mien­tras uno ya pro­bó con un ta­ller me­cá­ni­co y aho­ra con una pa­na­de­ría, el otro, hi­jo de una ma­dre bien adi­ne­ra­da que ya fa­lle­ció, la lle­vó a Tri­bu­na­les y le ga­nó una a una to­das sus de­man­das, po­nién­do­la con­tra las cuer­das le­ga­les y es­tan­do a pun­to de sa­car­le un di­ne­ro que no la de­ja­rá en la rui­na pe­ro que, sin du­das, le ha­rá do­ler la bi­lle­te­ra, la ca­be­za y la cuen­ta ban­ca­ria, tal co­mo con­tó en va­rias no­tas su­ce­si­vas re­vis­ta Se­ma­na­rio ¹ . Ellos son Luis Va­da­lá y Xa­vier Fe­rrer Váz­quez, que lle­va­rán de por vi­da el tí­tu­lo de “ex de Mo­ria”, por más que am­bos ha­yan rehe­cho sus vi­das con sus nue­vas pa­re­jas, te­ni­do hi­jos y si­do fe­li­ces.

El car­tel se lo pu­sie­ron y ya na­die se los va a sa­car. Y si que­rés llo­rar, llo­rá...

El pri­mer gran es­cán­da­lo pú­bli­co de cuer­nos Mo­ria lo tu­vo en 2001,

“Los cuer­nos no son sino la con­se­cuen­cia ló­gi­ca del ma­tri­mo­nio le­gal, su co­rrec­ti­vo, por de­cir­lo así..., un ac­to de pro­tes­ta...” (Fió­dor Dos­to­yevs­ki, “Cri­men y Castigo”)

cuan­do su en­ton­ces pa­re­ja, Luis Va­da­lá, hom­bre de pa­sa­do in­cier­to, con re­la­cio­nes en la po­li­cía bo­nae­ren­se, piloto de ca­rre­ras y seu­do em­pre­sa­rio oca­sio­nal, la en­ga­ñó con una jo­ven pro­mo­to­ra de tu­ris­mo ca­rre­te­ra lla­ma­da Noe­lia, con quien tu­vo un hi­jo y con quien, al me­nos has­ta no­viem­bre de 2016, se­guía en pa­re­ja. Pe­ro ob­via­men­te, co­mo can­tan los Mi­ran­da! y co­mo Mo­ria acla­ra ca­da vez que la de­jan co­mo cor­nu­da, “ya lo sa­bía...” Apren­da­mos eso. Lec­ción nú­me­ro uno.

Luis y Mo­ria se ha­bían co­no­ci­do ca­sual­men­te en el ae­ro­puer­to de Ezei­za, allá por 1992, cuan­do él, co­mo con­tó al tiem­po en una no­ta, “te­nía ape­nas cin­co mil pe­sos en los bol­si­llos”. Se­gún Mo­ria, era ex­por­ta­dor e im­por­ta­dor de “cual­quier co­sa, des­de he­la­de­ras has­ta ro­pa in­te­rior”.

Lue­go ven­dría lo que la di­va bau­ti­zó con el “se col­ga­ron de mis te­tas” y Va­da­lá fue pri­me­ro su ase­sor y lue­go, en 1999, lle­gó a co­rrer en la ca­te­go­ría Tu­ris­mo Pro­mo­cio­nal Cla­se 3, pa­tro­ci­na­do por el en­ton­ces pre­si­den­te Car­los Me­nem, muy ami­go de Mo­ria, jun­to a quien Lui­si­to vi­vió su tiem­po de glo­ria y se pu­so una com­pa­ñía de te­le­fo­nía ce­lu­lar.

Pe­ro las mie­les du­ra­ron po­co, la empresa que­bró y ni Me­nem ni Ca­sán le ti­ra­ron una so­ga a Lui­si­to. Y me­nos sa­bien­do que una her­mo­sa pro­mo­to­ra uru­gua­ya que Va­da­lá ha­bía co­no­ci­do en Pun­ta del Es­te ya era “la otra”. Si hay al­go peor que lle­var cuer­nos es se­guir man­te­nien­do al que te los po­ne...

De ahí a la gue­rra hu­bo un so­lo pa­so. Pri­me­ro él di­jo que ja­más pe­di­ría la mi­tad de na­da y que se iría de la ca­sa que com­par­tían tal co­mo lle­gó, pe­ro los dis­cur­sos cam­bia­ron una y mil ve­ces.

“Él san­gra por la he­ri­da. Tie­ne adic­ción a la cá­ma­ra”, de­cía ella. “Yo no soy un vi­vi­dor”, acla­ra­ba él, que de­fi­ni­ti­va­men­te re­cla­mó su par­te de los bie­nes que que­da­ban de nue­ve años de con­vi­ven­cia. El reclamo con­sis­tía en la mi­tad de un de­par­ta­men­to que la pa­re­ja te­nía en Mia­mi más al­gún ne­go­cio en co­mún. “Él se pa­sea por to­dos los canales y yo si­go tra­ba­jan­do. En cuan­to a esa chi­ca cha­rrúa, yo ya lo sa­bía, y no me im­por­ta na­da, la pa­re­ja ya es­ta­ba ro­ta”, de­cía Ca­sán.

Lec­ción nú­me­ro dos, mu­je­res y ca­ba­lle­ros de cuer­nos lle­var: cuan­do to­dos se en­te­ran de que te los pu­sie­ron, ade­más de de­cir

que vos ya lo sabías te­nés que gri­tar a los cua­tro vien­tos que no te im­por­ta por­que “ha­ce ra­to que lo nues­tro era cual­quier co­sa me­nos una pa­re­ja”.

Los dos ter­mi­na­ron fir­man­do un pac­to de con­fi­den­cia­li­dad que am­bos rom­pie­ron de co­mún acuer­do pa­ra ir a sen­tar­se al li­ving de Su­sa­na Gi­mé­nez. Y a de­cir ver­dad, lo si­guie­ron rom­pien­do ca­da dos por tres. A tal pun­to que años des­pués, cuan­do sus ba­ta­llas le­ga­les aún se­guían, él se me­tió en la ca­sa del pro­gra­ma “Gran Her­mano Fa­mo­sos”, de don­de sa­lió so­li­to por un cua­dro de es­trés. Bueno, aquí de­be­ría­mos ha­cer una dis­gre­sión fi­lo­só­fi­ca y an­tro­po­ló­gi­ca pa­ra ex­pli­car­nos có­mo pue­de ser que un Va­da­lá ver­sión 2007 su­frie­ra de es­trés cuan­do ni le­van­ta­ba bol­sas en el puer­to ni ma­ne­ja­ba un ta­xi o un co­lec­ti­vo en ho­ra pi­co en pleno cen­tro por­te­ño, pe­ro se en­tien­de un po­co más cuan­do sa­be­mos que al nue­vo Va­da­lá las co­sas le iban de mal en peor...

Vol­vien­do a los pri­me­ros tiem­pos de la se­pa­ra­ción, la ba­ta­lla ver­bal no te­nía tre­gua. Mo­ria ase­gu­ra­ba que “ese hom­bre ne­ce­si­ta aten­ción men­tal” y re­ve­la­ba a cuen­ta­go­tas que tam­bién se ha­bía se­pa­ra­do por su hi­ja, So­fía Ga­la Cas­ti­glio­ne.

La di­va ha­bló por pri­me­ra vez de un epi­so­dio de una ca­che­ta­da de Luis a la en­ton­ces ado­les­cen­te. Así si­guie­ron las chi­ca­nas has­ta que la pro­pia So­fía abrió la bo­ca y, a los 14 años y en una en­tre­vis­ta con re­vis­ta Cla­ro, “har­ta de las men­ti­ras de ese hom­bre” con el que ha­bía cre­ci­do des­de los 5, di­jo lo su­yo.

“Va­da­lá es­tá lo­co y no le que­da una so­la neu­ro­na sa­na. La ver­dad, po­bre mi vie­ja, pe­ro ella tie­ne la cul­pa por­que ella lo eli­gió co­mo su ma­ri­do y él vi­vió de su cu... Él nun­ca hi­zo na­da, nu­ca la­bu­ró. No sé có­mo lo aguan­tó tan­to tiem­po con to­do lo que ha­cía, y a mí na­die me con­tó na­da, eh. Lo vi yo. Ese se­ñor ha­cía en­trar mu­je­res a la ca­sa, se al­qui­la­ba pe­lí­cu­las eró­ti­cas y se iba a su cuar­to con esas mu­je­res. A ve­ces eran dos, a ve­ces, tres. No lo ha­cía siem­pre, pe­ro sí cuan­do la pa­re­ja es­ta­ba fi­su­ra­da. Lo de la ca­che­ta­da es ver­dad, pe­ro fue una so­la vez, nun­ca re­ci­bí de él ma­los tra­tos, ja­más. Eso lo quie­ro acla­rar”, de­cía So­fía.

otras per­so­nas, yo la hi­ce cor­nu­da, pe­ro, mien­tras yo la ha­cía cor­nu­da ella tam­bién co­gía con otro (...). Igual, soy un ca­ba­lle­ro, no voy a con­tar to­das las co­sas que sé...”. Sí, to­do un gentle­man...

El tiem­po pa­só, Mo­ria si­guió sa­lien­do es­plén­di­da de cuan­to te­rre­mo­to in­ten­ta­ba de­rri­bar­la y el hom­bre pro­bó de to­do. Qui­so ser ac­tor, pro­du­jo obras y cor­tó tic­kets en la bo­le­te­ría de un tea­tro de Mar del Pla­ta; pu­so un ta­ller me­cá­ni­co y, lo úl­ti­mo, la pa­na­de­ría en fran­qui­cia que abrió en 2016 en el ba­rrio por­te­ño de Flo­res. Y Mo­ria no la iba a de­jar pa­sar... “Me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so que tra­ba­je. Cuan­do es­ta­ba con­mi­go no tra­ba­ja­ba. Yo le de­cía ‘por qué no te po­nés un ta­xi’ y él de­cía ‘no, soy el ma­ri­do de Mo­ria Ca­sán’. Des­pués me pi­dió pla­ta pa­ra po­ner­se un re­mís y no le pu­de dar. Pe­ro me pa­re­ce ma­ra­vi­llo­so lo de la pa­na­de­ría. Yo de­jé las ha­ri­nas, si no, le pe­día que me man­da­ra cuer­ni­tos, bo­las de frai­le...”, ase­gu­ró Mo­ria. Va­da­lá, tras es­cu­char­la, eli­gió la mo­de­ra­ción. “Hoy ten­go otra vi­da, otra his­to­ria, otros com­pro­mi­sos y no tie­ne sen­ti­do re­cor­dar lo que ya pa­só. Nun­ca se sa­be cuán­do el dia­blo me­te la cola. No re­nie­go de lo vi­vi­do, pe­ro cuan­do el ad­ver­sa­rio es más po­de­ro­so que uno hay que tra­tar de no pe­lear­se”. Tar­dó, pe­ro pa­re­ce que apren­dió la lec­ción... Si te vas a me­ter con Mo­ria, pen­sa­lo dos ve­ces...

La se­gun­da cor­na­da pú­bli­ca a la mo­nu­men­tal Mo­ria lle­ga­ría en 2006, cuan­do re­vis­ta Pa­pa­raz­zi mos­tró a Xa­vier Fe­rrer Váz­quez, en­ton­ces pa­re­ja de la di­va, a los be­sos con una ig­no­ta se­ño­ri­ta por las ca­lles de Mar del Pla­ta, don­de am­bos vi­vían mien­tras la di­va ha­cía tem­po­ra­da. Y otra vez so­pa. Mo­ria acu­san­do a su nue­vo ex de te­ner un pro­ble­ma men­tal y su nue­vo ex acu­sán­do­la a ella de... to­do.

“Él fue un ex ‘che pi­be’ mío, es mi ex­pa­re­ja, mi ex­ma­na­ger y mi ex to­do, un al­guien que se ma­ne­jó con tor­pe­za con los me­dios, al­guien que no res­pe­tó mi ima­gen y al que no pien­so dar­le en­ti­dad (…). Esa re­la­ción la vi­ví, no lo voy a ne­gar, pe­ro no soy una mu­jer des­pe­cha­da. Yo sa­bía to­do lo que es­ta­ba pa­san­do, me cos­ta­ba sa­car­lo de ca­sa”, ase­gu­ra­ba Ca­sán, con igual dis­cur­so que con Va­da­lá.

En re­la­ción a la ac­ti­tud de Fe­rrer Váz­quez, quien en­ton­ces ame­na-

zó con qui­tar­se la vi­da si Mo­ria lo de­ja­ba y que llo­ró an­te las cá­ma­ras su­pues­ta­men­te por el do­lor que le cau­sa­ba la rup­tu­ra con la ve­det­te, Mo­ria de­cla­ró: “Esa es una men­ti­ra más gran­de que una ca­te­dral, es men­ti­ra que soy el amor de su vi­da. En una pa­la­bra, con es­ta se­pa­ra­ción sien­to que me sa­qué al Bor­da de en­ci­ma, mien­tras que él se que­dó sin el ca­je­ro au­to­má­ti­co dis­po­ni­ble las 24 ho­ras. Nun­ca fue im­por­tan­te pa­ra mí”.

Con res­pec­to a las fotos que des­ta­pa­ron los cuer­nos, lo mis­mo que con Luis: “Yo ya sa­bía lo que es­ta­ba pa­san­do des­de ha­cía un año. En esos úl­ti­mos tiem­pos era un ma­na­ger ca­si con ca­ma aden­tro. Ten­dría que ha­cer­se una lo­bo­to­mía pa­ra cam­biar de ca­be­za. Tie­ne un pro­ble­ma men­tal, él se pu­so mal con la se­pa­ra­ción por­que se dio cuen­ta de que per­día el personaje. Se creía que era Mo­ria (...). Es cier­to que en la ca­sa en la que vi­vía­mos en Mar del Pla­ta se rom­pie­ron algunas co­sas y hu­bo mu­chos gri­tos. Eso le pa­sa a algunas per­so­nas cuan­do no se re­sig­nan a per­der al­go. De­bo acla­rar que nun­ca me pu­so una mano en­ci­ma. Pe­ro no ten­go por qué ban­car­me esas pues­tas en es­ce­na. Lla­mé a la po­li­cía, pe­ro no le hi­ce la de­nun­cia por­que soy bue­na y sé que si se la ha­cía po­día com­pli­car­lo mu­cho. Le ten­go mu­cha com­pa­sión. Soy Ma­ría te­ta de Cal­cu­ta”, con­cluía la di­va.

Cla­ro que Xa­vier no es Va­da­lá, y el res­pal­do eco­nó­mi­co del pri­me­ro es in­fi­ni­ta­men­te su­pe­rior al del se­gun­do. No los une la fac­tu­ra­ción, sino el pron­tu­ra­rio amo­ro­so. Xa­vier vie­ne de una fa­mi­lia bien y, ade­más, le fue ga­nan­do a Mo­ria cuan­ta de­man­da ju­di­cial le en­ta­bló. Tam­bién los une su es­ta­do ci­vil, por­que Fe­rrer, co­mo Va­da­lá, tam­bién se ca­só, pe­ro no con la mu­jer con la que le me­tió los cuer­nos a Mo­ria, sino con Va­ne­sa, una doc­to­ra en economía, a quien con­vir­tió en su es­po­sa en 2013, con una fies­ta ce­le­bra­da con 550 in­vi­ta­dos en el Bue­nos Ai­res Lawn Ten­nis Club y con quien tie­ne una hi­ja, Ti­zia­na.

La ter­ce­ra de la dis­cor­dia, la de las fotos en la re­vis­ta, fue otra. Se tra­ta­ba de Flo­ren­cia de Be­ne­det­ti (quien en­ton­ces te­nía 25 años), hi­ja del con­ta­dor que Mo­ria Ca­sán tu­vo du­ran­te más de dos dé­ca­das y quien con­quis­tó a Xa­vier en un gim­na­sio del ba­rrio de Mar­tí­nez. Pe­ro la re­la­ción, una vez des­cu­bier­ta, no pros­pe­ró, so­bre to­do des­pués de

que Xa­vier re­co­rrie­ra los canales de te­vé llo­ran­do y di­cien­do que si Mo­ria lo de­ja­ba se iba a ma­tar. Es­ce­nas que que­da­ron pa­ra la pos­te­ri­dad de cuan­to pro­gra­ma de ar­chi­vo exis­tió, exis­te y exis­ti­rá. Pa­té­ti­co.

“Xa­vier de­ci­dió que­dar­se con Mo­ria, es­tá enamo­ra­do de ella y en­tre los dos tie­nen que arre­glar las co­sas”, de­cía en­ton­ces Flo­ren­cia a los me­dios tras re­co­no­cer que tu­vo una re­la­ción sen­ti­men­tal con Váz­quez du­ran­te un año, a sa­bien­das de que Mo­ria era su pa­re­ja.

An­tes del rally me­diá­ti­co de Xa­vier pi­dien­do vol­ver a los bra­zos de Mo­ria, Flor de­cía: “Es­ta­mos cui­dan­do mu­cho la re­la­ción, lo nues­tro es al­go her­mo­so que te­ne­mos des­de ha­ce un año. Ha­ce un año que Xa­vier en­ga­ña a Mo­ria con­mi­go. No me gus­tó que él di­je­ra que es­tá enamo­ra­do de Mo­ria, ella que­da co­mo la en­ga­ña­da y yo co­mo una ton­ta (…). Eso de llo­rar en la puer­ta del tea­tro y de­cir que es­tá enamo­ra­do de Mo­ria es una es­tra­te­gia de ne­go­cios”. To­do eso su­ce­día mien­tras Xa­vier le de­ja­ba a la di­va men­sa­jes de voz ex­pli­cán­do­le que to­do lo que esa chi­ca de­cía en las re­vis­tas era men­ti­ra.

De allí en más, las pa­re­jas de Mo­ria fue­ron va­rias, pe­ro no con con­vi­ven­cia, no al me­nos ple­na. Evi­den­te­men­te, ella tam­bién apren­dió la lec­ción. Y co­mo “la One” que di­ce ser, ter­mi­ne­mos es­te ca­pí­tu­lo con una de­fi­ni­ción de una nú­me­ro uno ex­per­ta en se­ño­res y en cor­na­das:

“Cuan­do el cuerno se me­te con tor­pe­za co­mo pa­ra que te des cuen­ta, no es án­fi­de­lá­dad sáno que es un lla­ma­do de aten­cáón.

Los po­si­bles cuer­nos que me qui­sie­ron me­ter fue­ron tan tor­pes que ter­mi­na­ron en una de­man­da. mor­que en el cuerno bueno no te en­te­rás... Y yo me­tí bue­nos cuer­nos en mi vi­da”. A con­fe­sión de par­tes, re­le­vo de prue­bas. Las tres úl­ti­mas in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre los jui­cios de Fe­rrer Váz­quez a Mo­ria fue­ron pu­bli­ca- das en las edi­cio­nes 1860, 1914 y 1934 de re­vis­ta Se­ma­na­rio, de fe­bre­ro 2015, mar­zo 2016 y ju­lio 2016 res­pec­ti­va­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.