El úl­ti­mo de los cuer­nos ar­dien­tes

Cuernos - - Vintage -

Os­car Mar­tí­nez es, sin du­das, uno de los diez me­jo­res ac­to­res ar­gen­ti­nos y uno de los tan­tos que ha­bla po­co y na­da de su vi­da pri­va­da. Pe­ro en ella, hu­bo dos mo­men­tos que lle­ga­ron a las ta­pas de re­vis­tas, no por­que él lo ha­ya bus­ca­do, por­que no es de esos, sino más bien to­do lo con­tra­rio. Si to­do se su­po fue por­que el te­nor de los acon­te­ci­mien­tos hi­zo ex­plo­tar e im­plo­sio­nar el avis­pe­ro. Del pri­me­ro, los ma­yo­res y los más me­mo­rio­sos se acor­da­rán.

Co­rrían los años ‘80 y Os­car pro­ta­go­ni­za­ba una obra cu­yo tí­tu­lo fue ado­ra­do por los pe­rio­dis­tas que des­pués te­nían que ti­tu­lar lo que no se veía en el es­ce­na­rio. “El úl­ti­mo de los aman­tes ar­dien­tes” se lla­ma­ba y es­tu­vo en es­ce­na en­tre 1986 y 1988. Tí­tu­lo di­vino pa­ra re­la­tar que el pri­mer ac­tor de la obra, en la cual tam­bién ac­tua­ba su es­po­sa en la vi­da real, se ha­bía en­can­di­la­do con la nue­va ac­triz que lle­ga­ba pa­ra re­em­pla­zar a otra a pun­to tal que ter­mi­nó de­jan­do a su mu­jer ofi­cial por la nue­va del elen­co. Y to­do, mien­tras la obra se­guía su cur­so. El pú­bli­co aplau­día y, de­trás del te­lón, ar­día Tro­ya.

Una jo­ven y ca­si des­co­no­ci­da ac­triz en­tra­ba al elen­co de la obra pa­ra re­em­pla­zar a An­drea Te­nu­ta. Era Mer­ce­des Mo­rán, de quien se enamo­ró el pro­ta­go­nis­ta, Os­car Mar­tí­nez. Cla­ro que ha­bía un pe­que­ño de­ta­lle­ci­to: en la pie­za tra­ba­ja­ba Cris­ti­na Las­tra, es­po­sa de Os­car y ma­dre de sus tres hi­jas ma­yo­res, Vir­gi­nia, Vic­to­ria y Ana Inés. La se­pa­ra­ción en­tre Mar­tí­nez y Las­tra lle­gó pron­to, en me­dio de acu­sa­cio­nes de ella que, ob­via­men­te, se sen­tía des­pe­cha­da. Co­mo siem­pre, el tiem­po cal­mó las aguas y lo que en­ton­ces fue un es­cán­da­lo, que­dó

“Ca­da mu­jer es un mun­do, y a mí me gus­ta el tu­ris­mo” (Anó­ni­mo)

en el ol­vi­do.

Mo­rán y Mar­tí­nez es­tu­vie­ron ocho años jun­tos y tu­vie­ron una hi­ja, Ma­nue­la. En el 2000, se se­pa­ra­ron y el ac­tor tu­vo una re­la­ción con la ac­triz Ma­ría So­cas, que du­ró dos años. Lue­go, con una adon­tó­lo­ga y, un buen día, co­men­zó a sa­lir con la ex­mu­jer de un ami­go. Ok, no hay prue­bas de que aquí ha­yan exis­ti­do los cuer­nos por­que, su­pues­ta­men­te, el ami­go y la su­so­di­cha se ha­bían pe­lea­do an­tes de que ella co­men­za­ra a sa­lir con Mar­tí­nez, pe­ro per­mí­tan­me que la in­clu­ya por­que

al fin ó al ca­bo, un amá­go es un amá­go ó las ex ¿íam­báén íáe­nen bá­goíes? ea­bría que ére­gu­níar­le a jar­ce­lo qá­ne­llá, que íer­má­nó que­dán­do­se con duá­ller­má­na sal­dés, la ex mu­jer de su aho­ra exa­má­go pe­ba­síáán lríe­ga...

En el ca­so de Mar­tí­nez, la víc­ti­ma fue su co­le­ga y en­ton­ces ami­go Ale­jan­dro Awa­da, pro­ta­go­nis­ta de “Días con­ta­dos”, la obra que el pro­pio Os­car di­ri­gía en el Pa­seo La Pla­za, quien es­ta­ba en pa­re­ja con Ma­ri­na Bo­rensz­tein, la hi­ja de Ta­to Bo­res, con quien es­tu­vo tres años.

Mar­tí­nez y Bo­renzs­tein ne­ga­ban to­do ca­da vez que al­gún ru­mor de­ja­ba en­tre­ver que en­tre ellos ha­bía al­go más que sim­ple em­pa­tía. Pe­ro lo cier­to es que se en­con­tra­ban en el de­par­ta­men­to de Os­car, en Ba­rrio Nor­te, y que de a po­co se ani­ma­ron a sa­lir a co­rrer jun­tos por Pa­ler­mo, don­de se en­con­tra­ban de ca­sua­li­dad ya que vi­vían cerca.

“No pa­sa na­da”, “no in­ven­ten”, “so­mos bue­nos ami­gos y los dos co­rre­mos”, de­cían, pe­ro en 2007, la re­nun­cia de Awa­da a la obra pu­so en blan­co so­bre ne­gro la trai­ción. Y tan real era que Os­car y Ma­ri­na blan­quea­ron su re­la­ción, se ca­sa­ron en 2011 y a la fe­cha de sa­li­da de es­te li­bro, si­guen jun­tos y fe­li­ces.

No­ble­za obli­ga, di­cen que no fue Os­car el mo­ti­vo de la se­pa­ra­ción de Awa­da y Ma­ri­na, pe­ro sí fue él quien acu­dió a con­so­lar­la des­pués de su pe­lea con el her­mano de Ju­lia­na, la ac­tual Pri­me­ra Da­ma ar­gen­ti­na.

Pa­ra ter­mi­nar con pa­la­bras del pro­ta­go­nis­ta cen­tral, eli­jo es­ta re­fle­xión que Os­car hi­zo en sep­tiem­bre de 2011 an­te el por­tal Dia­rio Ve­loz, des­pués de su bo­da con Ma­ri­na, cuan­do la pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.