A la ve­jez, vi­rue­la y cuer­nos

Cuernos - - Vintage -

En es­ta his­to­ria no fal­ta na­da. Es­tá el in­fiel de 75 años, la es­po­sa de 56, la otra de 20 y tan­tos, la sue­gra, las ex, los hi­jos y, co­mo si fue­ra po­co, ¡la te­le­vi­sión! Y por allí, así co­mo por los me­dios grá­fi­cos, se han di­cho tan­tas co­sas que se­ría im­po­si­ble re­pro­du­cir­las a to­das, so­bre to­do por­que el aba­ni­co de ca­li­fi­ca­ti­vos es tan am­plio que ne­ce­si­ta­ría­mos un li­bro y me­dio más. Pe­ro ade­más, por­que, co­mo su­ce­de en la vi­da de to­dos, y co­mo tan­tas ve­ces leí­mos en la pa­rá­bo­la del rey o el ani­llo del di­fun­to Ju­lio Gron­do­na, “es­to tam­bién pa­sa­rá” o “to­do pa­sa”. Y los que ayer se ma­ta­ban hoy pue­den vol­ver a tra­ba­jar jun­tos.

Es muy di­fí­cil no ha­ber es­cu­cha­do, aun­que sea al pa­sar, qué su­ce­dió en­tre Car­men Bar­bie­ri y San­tia­go Bal, al me­nos que uno ha­ya es­ta­do en co­ma o en un iglú en Groen­lan­dia, por­que ab­so­lu­ta­men­te to­dos los me­dios grá­fi­cos, de te­vé, ra­dia­les y de in­ter­net cu­brie­ron el es­cán­da­lo. Pe­ro se ha­ce ne­ce­sa­rio con­tar cier­tos de­ta­lles pa­ra en­ten­der­lo me­jor y re­fres­car la me­mo­ria.

La hoy ca­po­có­mi­ca y el ac­tor y di­rec­tor es­tu­vie­ron jun­tos 25 años, des­de 1986 a 2011, y tie­nen un hi­jo en co­mún, Fe­de­ri­co Bal, hoy tam­bién fa­mo­so y me­diá­ti­co. Más allá de los an­te­ce­den­tes per­so­na­les de ca­da in­te­gran­te de es­te ma­tri­mo­nio (nin­guno fue un san­to y am­bos tie­nen cuer­nos va­rios en el pla­car), la vi­da en co­mún trans­cu­rrió sin escándalos de ese ti­po, al me­nos que yo re­cuer­de. Pe­ro en el año 2011 tu­vie­ron uno que com­pen­só tan­ta paz. Y co­mo di­ría la abue­la (la mía, al me­nos), fue pa­ra al­qui­lar bal­co­nes. Por­que el hom­bre, que en­ton­ces te­nía 75, en­ga­ñó a Car­men con una fe­li­na mu­jer que acu­sa­ba 21 (per­mí­tan­me que lo pon­ga en du­da), pe­ro que, año más, año me­nos,

“Los hom­bres jó­ve­nes quie­ren ser fie­les y no lo con­si­guen; los hom­bres vie­jos quie­ren ser in­fie­les y no lo logran” (Os­car Wil­de)

¡po­dría ser su nie­ta! Ta­len­to­sí­si­ma bai­la­ri­na de tan­go y con aca­de­mia pro­pia,

la jo­ven, Aye­lén Pa­leo, un día ti­ró la chancleta, o me­jor di­cho los za­pa­tos sti­let­tos con pul­se­ra y se fue pa­ra la re­vis­ta.

Y, des­nu­do va, des­nu­do vie­ne en va­rias pu­bli­ca­cio­nes pa­ra hom­bres, lle­gó a la obra “Bra­ví­si­ma” pro­ta­go­ni­za­da por Car­men y San­tia­go, que él di­ri­gía. O sea, si pa­ra una ac­triz hay al­go peor a que le me­tan los cuer­nos, eso es que se los me­tan ¡de­lan­te de sus na­ri­ces y con una del elen­co!

Lo cier­to es que Car­men des­cu­brió el en­ga­ño y siem­pre di­jo que fue por un mail que su ma­ri­do le man­dó a la bai­la­ri­na. Y aquí lo re­po­duz­co ín­te­gro por­que no tie­ne des­per­di­cio y por­que si hay al­guien no­va­to y con ga­nas de en­ga­ñar a su pa­re­ja tie­ne que sa­ber que ¡no se pue­de man­dar mails! Aquí, el tex­to de Bal a Pa­leo que en su mo­men­to se le­yó en “In­tru­sos”, al cual me to­mé el atre­vi­mien­to de co­rre­gir an­te al­gu­nos erro­res de pun­tua­ción o de or­to­gra­fía, y de ca­lar­le acla­ra­cio­nes en otra ti­po­gra­fía pa­ra que se en­tien­da:

“Ho­la amor: Sien­to em­pe­zar así pe­ro es­toy muy tris­te, la es­toy pa­san­do mal, muy mal, sin vos, lo úni­co que le da­ba un po­co de ale­gría y fe­li­ci­dad a mi vi­da. Te ne­ce­si­to, me cues­ta mu­cho te­ner­te por mo­men­tos tan cerca sin po­der ha­blar­te si­quie­ra. Hoy es­tu­vo (por ra­zo­nes de tiem­po) a pun­to de sa­car­te el tan­go y el sketch pa­ra dár­se­lo a al­gu­na de las chi­cas con más car­tel (ob­via­men­te, ha­bla de Car­men). Me tu­ve que ju­gar al man­go, tra­tan­do de no ven­der­me, di­cien­do que sos la me­jor en tan­go y que el sketch lo es­cri­bí pa­ra vos. ‘Si se lo sa­cas me voy y con mis li­bros: bus­ca­te otro au­tor y di­rec­tor’ (le di­jo él a Car­men). Se la ban­có. Pe­ro la co­sa es te­rri­ble: to­dos los días otro ca­che­ta­zo. Al­gu­na hi­ja de pu­ta si­gue man­dán­do­le men­sa­jes jo­di­dos y to­dos los días la li­go. ¿Has­ta cuán­do? Por más que in­sis­te no lo­gró sa­car­me na­da. Ya tie­ne va­rias can­di­da­tas (ba­jo sos­pe­cha de ser la otra), em­pe­zó por vos, lue­go Pao­la Mi­ran­da, aho­ra An­drea Ghi­do­ne. So­lo me es­ti­mu­la sa­ber que bus­cá­ba­mos un mo­do de ha­cer­te po­pu­lar y sin pro­po­ner­lo lo lo­gra­mos. Oja­lá te re­sul­te. Amor, te man­do con Ca­san­dra (asis­ten­te de Bal) lo que fal­ta pa­ra los pa­sa­jes y cual­quier co­sa que ne­ce­si­tes de­cí­me­lo por ella o Ju­lie­ta (Ju­lie­ta Bal, la hi­ja de San­tia­go y Sil­via Pé-

rez, que ne­gó ser cóm­pli­ce de la his­to­ria pe­ro ad­mi­tió que sa­bía de esa re­la­ción), dos per­so­nas con quie­nes pue­do con­tar. Al ter­mi­nar la gi­ra es­ta­ré so­lo to­da una se­ma­na, es­pe­ro que po­da­mos es­tar jun­tos. Por el mo­men­to, no soy más que un idio­ta que sue­ña con vos, re­cuer­da tu olor y ama tu amor. Tu­yo: yo. Si vas a con­tes­tar­me y/o bo­rrar­lo ha­ce­lo ya.”

Bueno, co­mo di­cen los yan­kees, “no com­ments”, que el ár­bol es­tá caí­do y no ha­ce fal­ta más le­ña.

¿Y Pa­leo? Ahí an­du­vo por años ha­cien­do mu­tis por el fo­ro, has­ta que en ese mis­mo 2014, sa­lió a ha­blar. Y si el mail no te­nía des­per­di­cio, sus pa­la­bras, me­nos. A es­ta al­tu­ra, ya nos gra­bá­ba­mos los pro­gra­mas de chi­men­tos pa­ra no per­der­nos la se­gun­da par­te de esa no­ve­la de engaños y trai­cio­nes que en 2011 nos ha­bía de­ja­do con más pre­gun­tas que res­pues­tas y con fi­nal abier­to. Al­ber­to Mi­gré y Quique Es­te­va­nez, dos po­ro­tos...

Lue­go de que se co­no­cie­ran los mails y char­las pri­va­das en­tre Car­men y San­tia­go que da­ban por he­cho que Pa­leo fue la aman­te, ella sa­lió a con­tar su ver­sión en “In­tru­sos”, el ci­clo de Amé­ri­ca. ¿Dón­de si no? Aquí, sus re­fle­xio­nes:

“Él me de­cía que es­ta­ba enamo­ra­do. No sé si es­ta­ba ca­lien­te en ver­dad. Nos en­con­tra­mos tres o cua­tro ve­ces en Man­hat­tan”, di­jo re­fi­rién­do­se no a la ciu­dad, sino el ca­fé de Bel­grano. “Era los jueves por­que yo iba a ha­cer po­le dan­ce y me que­da­ba cerca y él pe­día que va­ya. To­má­ba­mos al­go, me con­ta­ba un mon­tón de co­sas, del la­bu­ro y de su vi­da pri­va­da. Te­nía mie­do de de­cir­le que no. Era nue­va y él era mi je­fe. Me da­ba con­se­jos y a mí me ser­vían. Ya en un ter­cer ca­fé me ha­bló de otras co­sas”. En­tién­da­se: le ti­ró los gal­gos, que por en­ton­ces aún po­dían co­rrer ca­rre­ras, y el zoológico en­te­ro, blan­queán­do­le que con ella, él que­ría al­gui­to más... “En el tea­tro me lla­ma­ba al ca­ma­rín y me pre­gun­ta­ba có­mo me ha­bía ido. Me es­ta­ba se­du­cien­do, yo me doy cuen­ta de esas co­sas”, di­jo al me­jor es­ti­lo naif de la “Ho­la, Ma­mi” de Lui­sa Al­bi­no­ni en el pro­gra­ma “La pe­lu­que­ría de Don Ma­teo”. “Yo lo veía co­mo un hom­bre so­lo, ca­ren­te de afec­to. Me di­jo que se que­ría

ir a Pa­rís con­mi­go. Y yo en vez de de­cir­le que no, le de­cía: ‘bueno, lo ve­mos. Ese fue mi error”.

Lo que sí re­mar­có Aye­lén fue que ja­más tu­vo re­la­cio­nes se­xua­les con San­tia­go y que tam­po­co fue a la ca­sa que la pa­re­ja te­nía en In­ge­nie­ro Mash­witz:

“Cuan­do es­cu­ché lo de Masch­witz pen­sé que era un país”, agre­gó, de­jan­do una fra­se pa­ra la his­to­ria ca­si su­pe­rior a la de Su­sa­na y su di­no­sau­rio vi­vo o a la de Ka­ri­na Ol­ga Je­li­nek y su “las chi­le­nas son ca­si la­ti­nas”.

Pa­leo tam­bién acla­ró el te­ma de los su­pues­tos pa­gos con re­ga­los y los pa­sa­jes aé­reos que go­za­ba co­mo pri­vi­le­gio en las gi­ras con la re­vis­ta y que Ma­riano Bal (el hi­jo ma­yor de San­tia­go, de su pri­mer ma­tri­mo­nio) con­fir­mó.

“Ja­más me dio di­ne­ro ni re­ga­los. Só­lo me dio un per­fu­me y flo­res por el día de mi cum­plea­ños. Y so­bre los pa­sa­jes, le co­men­té una vez que via­jé muy mal en un mi­cro, con la ven­ta­na ro­ta y me di­jo que en el nom­bre de la com­pa­ñía el pró­xi­mo via­je lo ha­ría en avión, na­da más. El res­to de los pa­sa­jes me los pa­ga­ba yo. Sí, lo usé a San­tia­go y pi­do dis­cul­pas. Yo lo es­cu­cha­ba y tra­ta­ba de sa­car al­gún be­ne­fi­cio, co­mo co­rrec­cio­nes en los cua­dros, pro­mo­ción en re­vis­tas. Pe­ro na­da más, si hu­bie­ra sa­bi­do que eso iba a ge­ne­rar to­do es­te re­vue­lo no ha­cía na­da. No soy ma­la mi­na. Me echan la cul­pa de to­do. Por mí no se ter­mi­nó su ma­tri­mo­nio, se­ño­ra. Ellos mis­mos lo cuen­tan que dor­mían se­pa­ra­dos.... Ya ni me in­tere­sa”. , ter­mi­na­ba Aye­lén.

¿Y los so­bres que re­ci­bía de Ca­san­dra? Pa­ra eso, la ve­det­te tam­bién te­nía una ex­pli­ca­ción... “¿Sa­bés qué ha­bía aden­tro? Poe­mas es­cri­tos de su pu­ño y le­tra, no eran dó­la­res co­mo se de­cía”.

Bueno, bas­ta pa­ra mí, bas­ta pa­ra to­dos... Só­lo voy a po­ner­le el bro­che de oro que ame­ri­ta es­ta con­fe­sión. Aye­lén, do­li­da y com­pun­gi­da, mi­ra a cá­ma­ra di­cien­do: “me due­le que me tra­ten de pros­ti­tu­ta”. ¡Ce­rra­me la on­ce...!

Pe­ro cal­ma que es­to no ter­mi­na. ¿Qué fal­ta en una his­to­ria de cuer­nos de ma­nual? La con­fe­sión del in­fiel. Y un día lle­gó, pri­me­ro a tra­vés de un au­dio que su ex­mu­jer gra­bó sa­bien­do que le ser­vi­ría de prue­ba (¡bien ahí, Car­men­ci­ta!) y lue­go, re­cién en 2016, de bo­ca de él, en vi­vo

y en di­rec­to. Pe­ro va­ya­mos por par­te...

En abril de 2014, Car­men pre­sen­tó el au­dio gra­ba­do por ella un año y me­dio an­tes, en el que le hi­zo con­fe­sar a su ex su af­fai­re con Aye­lén. La char­la du­ra cerca de 49 mi­nu­tos, aun­que la gra­ba­ción com­ple­ta no la dio a co­no­cer pa­ra cui­dar a Fe­de Bal y otras per­so­nas men­cio­na­das. En el au­dio, Car­men le re­cri­mi­na que ha­ya ele­gi­do una mu­jer del elen­co.

“¿Pen­sa­bas que no me iba a dar cuen­ta? Me tra­tás de idio­ta”. Y él res­pon­de: “No sé qué pen­sa­ba… ¿Có­mo te voy a tra­tar de idio­ta? Fue una lo­cu­ra, me man­dé una lo­cu­ra“. Y si­gue Car­men: “¿Es ver­dad que le pa­ga­bas dos ho­ras se­ma­na­les, co­mo me es­cri­bis­te en un mail que de­cía ‘soy un vie­jo y tu­ve que pa­gar dos ho­ras se­ma­na­les’?”, in­qui­rió, y Bal ex­pli­có: “yo no he di­cho una co­sa así. El pa­go no era de di­ne­ro. El pa­go era dar­le la pro­mo­ción. Un vie­jo cho­to que le da un po­co de no­to­rie­dad”, ad­mi­tió. “¿Pe­ro no viste que la no­to­rie­dad era ha­blan­do mal de mí? Cuan­do em­pe­zas­te a ver que ella se sen­tó y se ca­gaba en mí, ¿no te dio pe­na de mí? ¿Nun­ca te dio lás­ti­ma de mí? ¿No te doy lás­ti­ma yo?”,

ter­mi­na la ca­po­có­mi­ca en el po­lé­mi­co au­dio que, a esa al­tu­ra, uno ya que­rría es­cu­char com­ple­ti­to.

Hu­bo que es­pe­rar cin­co años pa­ra que el in­fiel, ya con ocho dé­ca­das en­ci­ma, con­fe­sa­ra en vi­vo y en di­rec­to.

Evi­den­te­men­te, tan­tos años do­mi­nan­do el ar­te del cuerno lo hi­cie­ron un ob­se­si­vo com­pul­si­vo del “ne­gá, siem­pre ne­gá”.

Pe­ro en oc­tu­bre de 2016, en el pro­gra­ma “In­fa­ma” de Amé­ri­ca, San­tia­go se dio por ven­ci­do. Ya con tan­ta agua co­rri­da ba­jo el puen­te, ha­bién­do­se re­en­con­tra­do con Car­men por ser am­bos pa­dres de Fe­de y por te­mas co­mer­cia­les, y con ella, al cie­rre de es­te li­bro con­vo­cán­do­lo a San­tia­go pa­ra ser par­te de su pró­xi­ma obra, el di­rec­tor lo di­jo por pri­me­ra vez. Aquí, par­te del diá­lo­go que San­tia­go man­tu­vo en el ci­clo con el pe­rio­dis­ta Ra­fa Ju­li.

–¿Con Car­men se se­pa­ra­ron por una con­fu­sión, por un des­liz su­yo, fal­ta de co­mu­ni­ca­ción...?

– Hoy lo pue­do de­cir, fue una in­fi­de­li­dad de mi par­te. Hoy lo pue­do

de­cir por­que ya lo ha­blé con Car­men. Na­da más. –¿Con quién? – No, no. Eso no. – Cuan­do lo en­cuen­tran en esa in­fi­de­li­dad, más allá de la reac­ción de Car­men, ¿có­mo reac­cio­na us­ted?

– Mis hi­jos, Fe­de­ri­co y Ma­riano, me di­je­ron, ‘vá­mo­nos, me­jor. Que no te en­cuen­tre cuan­do lle­gue’. Es­tá­ba­mos en mi ca­sa de Bel­grano, don­de vi­ve Car­men ac­tual­men­te. Aga­rra­ron cua­tro co­sas y me lle­va­ron a una ca­sa que no­so­tros te­nía­mos afue­ra, en In­ge­nie­ro Masch­witz. Pe­ro a los dos días, me man­da a una empleada que te­nía­mos, a la que in­clu­so le ha­bía­mos com­pra­do un co­che por­que vi­vía en Masch­witz, pa­ra que atien­da nues­tra ca­sa de Bel­grano, con to­das mis co­sas. Mis va­li­jas, mis compu­tado­ras, mi ro­pa... to­do. Me sa­có to­do lo de mi ca­sa. –¿Ella se en­te­ra por un mail? – No me acuer­do. Sí, creo que por un mail. –¿Car­men fue el amor de su vi­da? – Sí, de­ci­di­ma­men­te sí. He te­ni­do cin­co pa­re­jas y al­gu­nos éxi­tos per­so­na­les, pe­ro con na­die vi­ví 25 años. Con ella pa­sé 25 años y tu­vi­mos es­te hi­jo.

Por otro la­do, el ac­tor tam­bién se re­fe­rió a las de­cla­ra­cio­nes de su ex­mu­jer, quien con­fe­só ha­ber­le pe­ga­do una trom­pa­da tiem­po atrás, que “le aflojó dos dien­tes”:

“Un dien­te fue muy fá­cil de po­ner por­que se ator­ni­lla, el otro fue te­rri­ble. Es­tu­ve has­ta ha­ce muy po­co tiem­po sin un dien­te en el cos­ta­do por­que ese vo­ló con raíz y to­do. Hu­bo que ha­cer una ope­ra­ción más com­pli­ca­da, de 35 mil man­gos pa­ra dar­te una idea. ¿Si ten­go pla­ta? No, qué voy a te­ner. Es un arre­glo que hi­zo mi hi­jo Ma­riano pa­ra que dé po­si­bi­li­da­des pa­ra pa­gar­lo. Yo aho­ra vi­vo de una ju­bi­la­ción y una pen­sión, ese es to­do mi in­gre­so. El de­par­ta­men­te en el que es­toy vi­vien­do es de Car­men”, fi­na­li­zó.

Va­le des­ta­car que quien ha­bla es­tu­vo ca­sa­do con la ac­triz Thel­ma del Río has­ta que le fue in­fiel con Sil­via Pérez. Lue­go, se­pa­ra­do de Sil­via y en­fer­mo de cán­cer, vol­vió con Thel­ma, que lo cui­dó y lle­vó a

su ca­sa pa­ra man­te­ner­lo eco­nó­mi­ca­men­te y acom­pa­ñar­lo en su tra­ta­mien­to. Bal de­cía por ese en­ton­ces que con Thel­ma ha­bía vuel­to a su “ver­da­de­ro amor”,

ée­ro íer­mi­nó sién­do­le nue­va­me­níe in­fiel, esía vez con Car­men Bar­bie­ri, una mu­jer que íam­bién cui­dó de él día y no­che du­ra­níe un ée­río­do en el que la sa­lud del acíor fue muy, muy de­li­ca­da.

Co­mo di­je al prin­ci­pio, en es­ta his­to­ria no fal­tó na­da (¡ni si­quie­ra una sue­gra, la ma­má de Car­men, di­cien­do que mu­chas ve­ces tu­vo ga­nas de ma­tar a San­tia­go!), y las fra­ses y ex­pre­sio­nes iban cam­bian­do con el co­rrer de los días y los años. Las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes de Car­men cuan­do ex­plo­tó el es­cán­da­lo eran de es­te te­nor: “San­tia­go es­tá enamo­ra­do de Aye­lén. Soy fe­liz por él. Que una per­so­na a los 75 años pue­da co­no­cer de nue­vo lo que es el amor me po­ne muy fe­liz aun­que puer­tas aden­tro no la pa­so bien y llo­ro (...). No soy la pri­me­ra mu­jer a la que en­ga­ñan. An­te el amor no pue­do ha­cer na­da”, de­cía en 2011, an­tes de me­ter­se en el en­ton­ces di­fí­cil te­rreno de los 30.000 dó­la­res que fal­ta­rían en las cuen­tas de la obra, y que al­gu­nos atri­buían a los re­ga­los que San­tia­go Bal le ha­bría he­cho a Pa­leo. “Hay un dé­fi­cit que es­ta­mos re­vi­san­do con mi con­ta­dor. Yo creo que, so­bre es­to, San­tia­go de­be­ría sa­lir a ha­blar. La so­cie­dad ar­tís­ti­ca, sin em­bar­go, con­ti­núa: Va­mos a se­guir con la gi­ra tal cual es­tá. Nos fal­ta un mes, y el pró­xi­mo año, con ‘Bar­bie­rí­si­ma’, se es­tá ha­blan­do con el pro­duc­tor Ja­vier Fa­ro­ni có­mo se­guir. No soy la pri­me­ra mu­jer en ser cor­nu­da. Esa es la ver­dad. San­tia­go se me­re­ce vi­vir los úl­ti­mos años que le que­dan, que oja­lá sean mu­chos, fe­liz e ilu­sio­na­do, y sen­tir­se jo­ven otra vez”, con­cluía Car­men con iro­nía ob­via, des­pués de que su ex, por si fal­ta­ba al­go, sa­ca­ra ¡un li­bro con­tan­do de­ta­lles de su vi­da en co­mún!

Des­pués, Car­men agre­ga­ría: “Lo peor que me pa­só en mi vi­da se lla­ma San­tia­go Bal, un hom­bre que me ven­dió un personaje du­ran­te 25 años. Hoy veo un hom­bre del que no me enamo­ré, y yo soy la cul­pa­ble. En el li­bro es­tán sus mu­je­res y sus aman­tes. Él me con­tó to­do de su in­fi­de­li­dad. Él dio el nom­bre de Aye­lén Pa­leo. Me con­tó a mí que es­tu­vo con ella. Él se sen­tó y me di­jo que me en­ga­ña­ba con Pa­leo. Lo que di­ce San­tia­go de mí no es ver­dad. A San­tia­go yo lo ha­cía reír cuan­do tu­vo

cán­cer. Has­ta una na­riz de pa­ya­so me po­nía (...). Si yo con­ta­ra nues­tras in­ti­mi­da­des que­da­ría muy mal. Es de una ba­je­za muy gran­de lo que hi­zo. Si ha­bla­ra de la fa­mi­lia Bal co­mo él ha­bla de la mía, se­ría muy du­ro. Yo pue­do con­tar quié­nes son los Bal. Son muy in­fie­les (...). Que se cui­den to­dos los Bal que ten­go nom­bres y ape­lli­dos, con quién sa­le ca­da uno. Si los Bal quie­ren ver­me tris­te y amar­ga­da, lo la­men­to por ellos, pe­ro es­toy bien”, de­cla­ra­ba Car­men mien­tras to­dos los pe­rio­dis­tas la es­cu­chá­ba­mos y de­cía­mos “sí, Car­men, ¡con­tá, con­tá!”. Pe­ro ella no, ella si­guió con San­tia­go, dán­do­le pa­ra que ten­ga y guar­de. “Hu­bo mu­chas co­sas im­per­do­na­bles de San­tia­go. A mí no me amó, me ne­ce­si­tó. Él ve en el otro un ins­tru­men­to. San­tia­go se enamo­ra de la gen­te jo­ven. No le

gus­ta el olor a vie­ja, una vez me di­jo eso a mí”.

Si us­te­des se es­tán pre­gun­tan­do có­mo na­ció ese amor en­tre Car­men y San­tia­go, aquí va la his­to­ria.

Co­rría el año 1986. Car­men Bar­bie­ri es­ta­ba so­la y llo­ra­ba la muer­te de su pa­dre, el ge­nial Al­fre­do Bar­bei­ri. Bal, en tan­to, es­ta­ba ca­sa­do con Thel­ma del Río (con quien ha­bía vuel­to tras su pa­re­ja con Sil­via Pérez). El pri­mer en­cuen­tro de am­bos fue so­bre las ta­blas, en Car­los Paz. Él te­nía 51 años y ella, 32. Él era ca­be­za de com­pa­ñía y ella, una as­pi­ran­te a ve­det­te con un pa­pel chi­qui­to cu­yo ac­ting era to­das las no­ches en­tre­gar­le un so­bre en es­ce­na a Bal. Y cuen­tan que en el mis­mo ha­bía men­sa­ji­tos del ti­po “me es­tás em­pe­zan­do a gus­tar”.

So­bre el fi­nal de la tem­po­ra­da, ya es­ta­ban jun­tos. Los ru­mo­res co­men­za­ron, ellos los des­min­tie­ron co­mo siem­pre ha­cen los fa­mo­sos, y Car­men co­men­zó a sur­gir, y a ser ta­pa de re­vis­tas de la mano de esos ru­mo­res, co­mo cuan­do hi­zo una im­pac­tan­te pro­duc­ción en re­vis­ta Li­bre.

En aque­lla no­ta, el co­pe­te de­cía: “Él siem­pre ha si­do un don­juán exi­to­so. Ella bus­ca sus­ti­tuir un pa­dre cu­ya re­cien­te pér­di­da la lle­vó a una pro­fun­da de­pre­sión. Jue­gan es­ce­nas de amor so­bre el es­ce­na­rio que pue­den ha­ber in­flui­do en la re­la­ción, has­ta aho­ra amis­to­sa. Fal­ta sa­ber có­mo reac­cio­na­rá la es­po­sa del ac­tor y si es­to du­ra­rá só­lo un ve­rano”.

Fue mu­cho más que un amor de ve­rano: du­ró 25 años y ter­mi­nó ca­si co­mo em­pe­zó..., con un te­rri­ble par de cuer­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.