Los cuer­nos no se man­chan

Cuernos - - Vintage -

Lle­ga­mos a Die­go Ar­man­do Ma­ra­do­na. Y no que­dan tan­tas páginas co­mo pa­ra dar rien­da suel­ta a sus re­la­cio­nes in­fie­les, ni po­dría ha­cer­lo por­que na­die en es­te mun­do, ni él mis­mo, sa­be con cuán­tas mu­je­res an­du­vo a la vez; pe­ro no po­día es­tar au­sen­te en es­te li­bro. Ma­ra­do­na ex­ce­de cual­quier mar­co for­mal, de mo­do que más allá de que sea un fut­bo­lis­ta, el me­jor de to­dos los tiem­pos, in­te­gró e in­te­gra la fa­rán­du­la per sé (¡has­ta tu­vo un pro­gra­ma de te­vé pro­pio!) y por sus ale­da­ños. Y es­tá más tiem­po en los pro­gra­mas de chi­men­tos por sus ro­man­ces que cual­quier ac­tor pro­ta­go­nis­ta de te­le­no­ve­la. Así que, si­ga­mos...

Nun­ca voy a ol­vi­dar una fra­se que di­jo su hoy ex­mu­jer, Clau­dia Vi­lla­fa­ñe, la ma­dre de Dal­ma y Gia­nin­na, en una en­tre­vis­ta que Su­sa­na le hi­zo en su pro­gra­ma ha­ce mu­chos años, en la que ella ha­bló de lo que era vi­vir con un hom­bre in­fiel, y ce­rró con una fra­se que de­cía al­go así co­mo “... pe­ro él siem­pre ate­rri­za en el mis­mo ae­ro­puer­to”. Su­pera­ción e iro­nía a la má­xi­ma po­ten­cia, y a la vez, pro­vo­ca­ción in­te­li­gen­te.

Por­que si hay al­go que Clau­dia siem­pre fue es in­te­li­gen­te y, so­bre to­do, aguan­ta­do­ra, dos cua­li­da­des in­dis­pen­sa­bles pa­ra ma­ne­jar a hom­bres di­fí­ci­les..., y que al­guien di­ga si hay al­go más di­fí­cil que ser Die­go Ma­ra­do­na...

Im­po­si­ble ha­blar de los cuer­nos que Die­go ha pues­to sin nom­brar a Clau­dia, por años, lí­der del ran­king de cor­nu­das ar­gen­ti­nas y a la vez, una mu­jer ad­mi­ra­da y ad­mi­ra­ble por don­de se la mi­re. No­ble­za obli­ga, di­ga­mos que Die­go, que pu­do ha­ber­se ca­sa­do con mi­les, se ca­só con ella, la no­via de su ado­les­cen­cia, la que lo amó des­de cuan­do él no era na­die. Lo amó cuan­do no era ni la som­bra de lo gran­de que fue, y co­no­cíó sus más ab­so­lu­tas mi­se­rias co­mo na­die en la faz de la Tie­rra qui­zás las co­noz­ca. Lo que su­ce­dió des­pués, es otra his­to­ria y otro li­bro.

“Cuan­to más co­noz­co a tal o cual, más quie­ro a ‘la Clau­dia’”, so­lía­mos

“Soy celoso has­ta los hue­vos” (Die­go Ma­ra­do­na)

de­cir en las re­dac­cio­nes, así, con el ar­tícu­lo “la” al la­do de su nom­bre, co­mo la ha­bía in­mor­ta­li­za­do Die­go, en­tre otros apo­dos, co­mo “la bru­ja”. Eso de­cía­mos a me­di­da que las mil y una aven­tu­ras del pa­dre de sus hi­jas se su­ce­dían sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad. Y a me­di­da que al Diez le iban bro­tan­do hi­jos por aquí y por allá sin que él qui­sie­ra reconocerlos,

al­go que siem­pre mar­có la grie­ta que se­pa­ra­ba al ge­nial de­por­tis­ta del hom­bre.

Nun­ca se di­jo tan­tas ve­ces aque­llo de “una co­sa es el fut­bo­lis­ta y otra, la per­so­na” co­mo en el ca­so de Die­go, pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, los años lo hi­cie­ron más sa­bio tam­bién de aquel la­do de la grie­ta, y no só­lo re­co­no­cíó a su hi­jo ita­liano, Die­go Ma­ra­do­na Jr., que si bien tu­vo el ape­lli­do por la ley de­bió es­pe­rar 30 años pa­ra te­ner­lo por el ca­ri­ño, sino tam­bién a Ja­na, cu­ya ma­dre es Va­le­ria Sa­ba­lain, quien, co­mo la ita­lia­na Cris­tia­na Si­na­gra, ma­dre del jo­ven que en 2016 par­ti­ci­pó del Bai­lan­do de Marcelo Ti­ne­lli en El Tre­ce, fue una de las tan­tas aven­tu­ras del fut­bo­lis­ta.

Sa­ba­lain co­no­ció al Diez en 1995, en un es­ta­ble­ci­mien­to don­de tra­ba­ja­ba co­mo bar­wo­man. La mu­jer dio a luz a Ja­na y re­cién en­ta­bló una de­man­da ju­di­cial con­tra el pa­dre de su hi­ja cuan­do la ne­na cum­plió 12 años. Y se la ga­nó. Pe­ro el re­co­no­ci­mien­to que to­do hi­jo bus­ca de un pa­dre, el del ca­ra a ca­ra, el del amor, re­cién lle­ga­ría el 23 de agos­to de 2014 cuan­do Ja­na, ya con 19 años, se en­con­tró con Die­go en un gim­na­sio y allí co­men­za­ron una ver­da­de­ra re­la­ción de pa­dre e hi­ja.

Así, a me­di­da que los dos hi­jos ex­tra­ma­tri­mo­nia­les se co­no­cían (ha­bría otro, un sex­to hi­jo de Ma­ra­do­na, va­rón, que aún no fue re­co­no­ci­do ¹ ), los cuer­nos de Clau­dia, que ya no te­nía lu­gar en su fren­te pa­ra más, co­bra­bran un tono fluo­res­cen­te. Por­que que tu ma­ri­do te cor­nee es te­rri­ble, es du­ro, es un gol­pe a tu ego y, si sos flo­ja de pa­pe­les en tu per­so­na­li­dad, a tu au­to­es­ti­ma; pe­ro que esos cuer­nos en­ci­ma den fru­tos, es una mar­ca que ni Ci­ca­tri­cu­re ni el me­jor de los ci­ru­ja­nos pue­de bo­rrar, ya sean cuer­ni­tos de una no­che o de un gran amor. Qui­zás he aquí el quid de la cues­tión que tan­to nos tu­vo en vi­lo al pre­gun­tar­nos por qué tan­ta ne­ce­dad de Die­go al ne­gar­se a re­co­no­cer a su hi­jo ita­liano y a Ja­na, cuan­do en am­bos ca­sos la Jus­ti­cia ha­bía con­fir­ma­do la fi­lia­ción.

Pa­ra re­fle­jar la vi­da de Clau­dia jun­to a Die­go, me per­mi­to ha­cer una

dis­gre­sión en tan­to cuerno y re­cor­dar lo que ella le de­cía al juez, en 2015, me­dian­te un es­cri­to, en ple­na gue­rra ju­di­cial con su aho­ra ex­ma­ri­do, que la acu­só de la­dro­na. Clau­dia di­jo que vi­vió “un ver­da­de­ro cal­va­rio” jun­to a quien en­ton­ces era su es­po­so, y de­cla­ró que el ex­fut­bo­lis­ta en­tró en una es­pi­ral de dro­gas, in­fi­de­li­dad y “bo­chorno y es­car­nio” que “arras­tró to­do lo bueno que ha­bía a su pa­so”. En ple­na gue­rra le­gal en­tre am­bos por la su­pues­ta re­ten­ción de Vi­lla­fa­ñe de más de 450 ob­je­tos que el ex­fut­bo­lis­ta reclama co­mo pro­pios, la de­cla­ra­ción es­cri­ta de Clau­dia en Tri­bu­na­les an­te la jue­za Ka­ri­na Zuc­co­ni lle­gó a la te­le­vi­sión, ya que el pro­gra­ma de Amé­ri­ca “Secretos ver­da­de­ros” di­fun­dió su con­te­ni­do.

“Le di mi vi­da y él me ex­po­ne ju­di­cial­men­te. Mi error fue no po­ner con­di­cio­nes el día que él em­pe­zó ba­rran­ca aba­jo. Nun­ca se de­tu­vo y arras­tró to­do lo bueno que ha­bía a su pa­so”, sos­tu­vo Clau­dia, ade­más de se­ña­lar que la su­ya “es la his­to­ria de una mu­jer que acom­pa­ñó en los mo­men­tos más te­rri­bles, hu­mi­llan­tes y do­lo­ro­sos que una pa­re­ja pue­de so­por­tar”. “Yo, Clau­dia Vi­lla­fa­ñe, nun­ca me co­rrí del ca­mino cuan­do el de­mo­nio de la dro­ga se me­tió en su vi­da, en mi fa­mi­lia. Nun­ca me cam­bié de ve­re­da cuan­do el bo­chorno y el es­car­nio gol­pea­ron a la puer­ta de mi ca­sa y se rie­ron en mi ca­ra y en la de mis hi­jas por cul­pa de las ac­ti­tu­des de mi ma­ri­do” (…) “Ni ha­blar de los escándalos me­diá­ti­cos o de la in­fi­de­li­dad que aguan­té es­toi­ca­men­te por mis hi­jas. Vi­ví jun­to a es­te hom­bre un ver­da­de­ro cal­va­rio que no ter­mi­nó en tra­ge­dia gra­cias a lo que es­tu­ve dis­pues­ta a dar y a lo que pu­de con­te­ner”, fue­ron algunas de las fra­ses de Clau­dia en la Jus­ti­cia.

Clau­dia y Die­go se di­vor­cia­ron de­fi­ni­ti­va­men­te en el año 2013, cuan­do fir­ma­ron la di­so­lu­ción con­yu­gal, aun­que ella pre­sen­tó la de­man­da de di­vor­cio en 2003.

Des­de en­ton­ces, hu­bo dos mu­je­res con per­ma­nen­cia en la vi­da del as­tro. Las dos ru­bias; las dos, tre­men­das...

A la pri­me­ra, una ex pro­fe­so­ra de gim­na­sia de Fio­ri­to, a la que co­no­ció en un sa­lón de fies­tas du­ran­te un ca­sa­mien­to, la en­ga­ñó con la se­gun­da (una jo­ven y bo­ni­ta ju­ga­do­ra de fút­bol, pro­mo­to­ra y otras ocu­pa­cio­nes va­rias); y a la se­gun­da, con la pri­me­ra, co­mo pa­ra no ir más le­jos, que en­tre Du­bai y Bue­nos Ai­res el trío ya era un jun­ta­de­ro de mi­llas. Aho­ra bien, la pri­me­ra co­rre con ven­ta­ja por­que tu­vo un hi­jo con el Diez, Die­gui­to Fer­nan­do, tam­bién nin­gu­nea­do por su pa­dre en pri­me­ra ins­tan­cia y, des­pués, re­co­no­ci­do an­te

el mun­do en pleno Mun­dial Bra­sil 2014, por obra y ar­te de esas con­duc­tas ma­ra­do­nia­nas que, cuan­do se mez­clan con amo­res y po­lle­ras, uno nun­ca ter­mi­na de com­pren­der, aun­que quie­ra ex­pli­car­las con el mis­mo rea­lis­mo má­gi­co con el que le en­con­tra­mos al­gu­na ex­pli­ca­ción a sus ge­nia­li­da­des aden­tro de una can­cha. Pe­ro la vi­da, la­men­ta­ble­men­te, es pu­ra reali­dad...

¡Lo que no se di­je­ron es­tas dos! Ve­ró­ni­ca, ya ca­si des­te­rra­da de Du­bai y que­rien­do ser al­go en Bue­nos Ai­res (ve­det­te, can­tan­te, bai­la­ri­na, par­ti­ci­pan­te del Bai­lan­do, cual­quier co­sa pe­ro en­trar al mun­do de la fa­rán­du­la a co­mo dé lu­gar), ju­ra y per­ju­ra que cuan­do Die­go iba a vi­si­tar a su hi­ji­to a su ca­sa, aún es­tan­do en pa­re­ja con Ro­cío Oli­va (al cie­rre de es­te li­bro, “la ac­tual” del Diez), se que­da­ba to­da la no­che “char­lan­do” con ella (en ese mo­men­to, son­ri­sa pí­ca­ra a la cá­ma­ra pa­ra que to­dos in­ter­pre­ten por “char­lar” lo que el mun­do in­ter­pre­ta­ría cuan­do se en­co­mi­lla la pa­la­bra...). Y Oli­va, por su par­te, fue la ru­bia ju­ga­do­ra de fút­bol con la que Die­go en­ga­ñó a Oje­da es­tan­do en La Fe­liz.

“Die­go fue a Mar del Pla­ta a ha­cer una presentación del show­bol, yo es­ta­ba hos­pe­da­da con mi fa­mi­lia. Ella, Oli­va, fue al ho­tel don­de es­ta­ba Die­go con los ju­ga­do­res a sa­car­se una foto y me­ter­se prác­ti­ca­men­te en las sá­ba­nas de él. Fue así, ¿de qué se asom­bran? ¡A ver, fue así! Ro­cío va al lobby del ho­tel y pi­de co­no­cer­lo a Die­go. Des­pués del par­ti­do me vol­ví con mi ca­mio­ne­ta y él en avión pri­va­do”, con­ta­ba Oje­da en el pro­gra­ma “In­fa­ma”, en enero de 2016, re­cor­dan­do vie­jos tiem­pos y sa­can­do an­ti­guos tra­pos su­cios al sol. Y a es­ta al­tu­ra, pa­ra bien de Ro­cío, es pre­fe­ri­ble creer­le a su ri­val, Oje­da, que a la tía o pri­mas de Oli­va, que lo más sua­ve que le di­je­ron en te­vé fue “pros­ti­tu­ta VIP”. Si no tie­nen na­da me­jor que ha­cer, les re­co­mien­do ver en You­tu­be al pro­gra­ma “In­tru­sos” de ju­lio de 2013 en el que am­bas le die­ron pa­ra que ten­ga y guar­de a la ru­bia, de­jan­do a la nue­va no­via de Ma­ra­do­na co­mo un gato más en su vi­da.

Sea cual fue­ra la ver­dad, no es lo que nos im­por­ta aquí y aho­ra, Acá es­ta­mos ha­blan­do de cuer­nos y lo cier­to es que am­bas, Ro­cío Oli­va y Ve­ró­ni­ca Oje­da, se pue­den dar la mano en ese pun­to. Igual, ca­be acla­rar que la mis­ma Ro­cío con la que al cie­rre de es­te li­bro Ma­ra­do­na mi­ra­ba la Co­pa Da­vis en Croa­cia, vol­vía a Du­bai, y vi­vía man­so y tran­qui­lo re­cu­pe­ran­do el

tiem­po per­di­do jun­to a su hi­jo ita­liano, es la que años atrás él de­nun­ció de la­dro­na en Du­bai, la man­dó a de­te­ner por In­ter­pol en Ezei­za y le hi­zo de­vol­ver has­ta las eses que se co­mía. Y la que gri­tó a los cua­tro vien­tos que él la gol­pea­ba, mos­tran­do los mo­re­to­nes y vi­deos a las re­vis­tas...

“No voy a ha­blar de mi re­la­ción con es­ta chi­ca. Ha­ce tres me­ses que es­tá de va­ca­cio­nes en la Ar­gen­ti­na y le di la po­si­bi­li­dad de que me de­vuel­va las co­sas… Yo le re­ga­lé au­to, jo­yas, re­lo­jes, por­que la qui­se ha­cer mi rei­na. No le es­toy pi­dien­do lo que le re­ga­lé. De­vol­vió el 50 por cien­to de las co­sas que se lle­vó de Du­bai sin de­cir­me na­da a mí y hoy, re­co­rro mi ca­sa y ca­da vez me fal­tan más co­sas. (…) Yo hoy sien­to un gran amor por Ro­cío, pe­ro es más fuer­te el he­cho de es­tar al la­do de al­guien que te ro­ba o de al­guien que quie­re ha­cer su vi­da a los 23 años. Con­tra eso no pue­do ha­cer na­da. Aho­ra di­cen que yo le pe­ga­ba. Yo en 20 años de re­la­ción con Clau­dia no le le­van­té un de­do (...). Tam­po­co a Ve­ró­ni­ca le le­van­té una mano, por­que no se la le­van­ta­ría a mi vie­ja; la mu­jer es sa­gra­da. Que no bus­quen más ar­ti­ma­ñas por­que no la van a en­con­trar. Si vos ve­nís de fren­te, yo voy a ir de fren­te. (…) Es­toy que­bra­do, por­que es­ta­ba enamo­ra­do, pe­ro es­tar que­bra­do no sig­ni­fi­ca es­tar muer­to. A un es­cor­piano, si le de­jás una go­ta de san­gre, re­vi­ve y vuel­ve a ser el mis­mo de an­tes. Ro­cío es fan­tás­ti­ca y has­ta el día de hoy si­go enamo­ra­do, pe­ro el tiem­po to­do lo cu­ra”, de­cía Die­go en el ci­clo “Ben­di­ta” de Ca­nal 9, des­de Bra­sil, en ju­nio de 2014.

Y to­do se en­tien­de me­nos cuan­do re­cor­da­mos que, des­pués de ha­ber si­do ma­dre de Die­gui­to Fer­nan­do y cuan­do Die­go ya es­ta­ba con Oli­va, Oje­da sor­pren­dió a to­dos al anun­ciar que es­ta­ba nue­va­men­te em­ba­ra­za­da del ex­fut­bo­lis­ta, y Die­go sa­lió con los ta­po­nes de pun­ta a gri­tar que ese hi­jo no era su­yo. Oje­da per­dió el em­ba­ra­zo (ya le ha­bía su­ce­di­do en otras opor­tu­ni­da­des) y pa­ra lim­piar su buen nom­bre y ho­nor, la ru­bia oriun­da de Fio­ri­to mos­tró la eco­gra­fía y pi­dió so­li­ta un ADN pa­ra pro­bar que no men­tía. Y pa­ra des­pe­jar más du­das, dio de­ta­lles del en­cuen­tro em­ba­ra­zo­so: “Yo es­tu­ve con el pa­dre de mi hi­jo cuan­do vino a la Ar­gen­ti­na a fin de año. Él me di­jo que te­nía­mos que ha­blar y por eso nos en­con­tra­mos fue­ra de la ca­sa, en un ho­tel muy im­por­tan­te. El en­cuen­tro fue des­pués de las dos de la tar­de. Es­tu­vi­mos to­do el día jun­tos y no nos cui­da­mos”, di­jo Ve­ró­ni­ca ,

²

que por las du­das tam­bién acla­ró que no fue “a pro­pó­si­to” el que­dar­se em­ba­ra­za­da. Que Die­go no usa pre­ser­va­ti­vos ya lo sa­be el pla­ne­ta...

En aque­lla épo­ca, to­dos lla­má­ba­mos a se­me­jan­te con­ven­ti­llo “Ave­ni­da Du­bai”

ya que el éxi­to de ese en­ton­ces en la te­vé era el cu­le­brón bra­si­le­ño “Ave­ni­da Bra­sil” que, com­pa­ra­do al de los Ma­ra­do­na, era “Blan­ca Nie­ves y los sie­te enani­tos”. Y el pa­pel de la vi­lla­na Car­min­ha se lo di­vi­dían con ho­no­res las dos ru­bias te­ñi­das de la his­to­ria.

Di­cho en idio­ma ma­ra­do­niano, una más fal­sa que dó­lar ce­les­te y la otra, ca­paz de to­mar­le la le­che al gato...

Aquel anun­cio del se­gun­do em­ba­ra­zo de Oje­da fue en me­dio del com­pro­mi­so de Die­go con Oli­va en Ro­ma, por abril de 2014. En esos días, Ro­cío fue a al­mor­zar con Mirt­ha Le­grand y de­cla­ró que le creía a Ma­ra­do­na cuan­do le di­jo que ese hi­jo no era su­yo, y re­co­no­ció que es­to ha­bía pro­vo­ca­do dis­cu­sio­nes en la pa­re­ja. Evi­den­te­men­te, esos di­chos mo­les­ta­ron a Oje­da, que in­me­dia­ta­men­te man­dó la eco a los me­dios y no­ti­fi­có que en días iba a es­tar el ADN que de­mos­tra­ría que el pa­dre era Die­go. Así Oje­da, quien fue­ra mu­jer de Die­go du­ran­te nue­ve años, de­jó sen­ta­do que le ha­bía de­vuel­to la gen­ti­le­za de cuer­nos a su ar­chi­ene­mi­ga Oli­va, al­go que, co­mo la pri­me­ra ex­pli­có, vol­vió a suceder en va­rias de las vi­si­tas que Die­go le ha­cía en Bue­nos Ai­res pa­ra ver su hi­jo.

Hoy, las dos se odian con el mis­mo gra­do de in­ten­si­dad, pe­ro Oje­da ju­ra que ja­más vol­ve­ría con el Diez y que él ya no es im­por­tan­te en su vi­da. Y Oli­va in­sis­te en que se con­ver­ti­rá en la es­po­sa de Die­go, una me­ta que, evi­den­te­men­te, se ha­bría im­pues­to el mis­mí­si­mo día en que lo co­no­ció.

A la vis­ta tran­qui­lo, en los úl­ti­mos años, ya con­so­li­da­da su re­la­ción con Ro­cío des­pués de tan­tos escándalos y se­pa­ra­cio­nes, el Diez pa­re­ce no ha­ber vuel­to al de­por­te de po­ner los cuer­nos, o al me­nos sus mar­cas no se hi­cie­ron pú­bli­cas, de mo­do que, tra­tán­do­se de Dios (fut­bo­lís­ti­ca­men­te ha­blan­do), ha­brá que creer en los mi­la­gros. El cuar­to hi­jo ex­tra­ma­tri­mo­nial de Ma­ra­do­na se­ría San­tia­go, hi­jo de Na­ta­lia Ga­rat (fa­lle­ci­da en 2005). En 2016, el por­tal Big­ban­gnews.com con­tó los de­ta­lles del ca­so. Ra­dio La Red, pro­gra­ma de Jor­ge Rial, fe­bre­ro de 2014.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.