Tiem­pos di­fí­ci­les

El pe­si­mis­mo glo­bal, la efi­ca­cia de la po­lí­ti­ca de con­tro­les y el desafío de go­ber­nar con már­ge­nes más aco­ta­dos.

Debate - - POLÍTICA - To­ne­lli Luis

¡LA ECONOMÍA! ¡TO­DO PA­SA POR LA economía! Aquí, allá y en la China tam­bién. A pro­pó­si­to, las au­to­ri­da­des del gi­gan­te asiá­ti­co se cu­ran en sa­lud y han re­for­za­do su plan de obra pú­bli­ca pa­ra que el cre­ci­mien­to no de­cai­ga. Es que su gran com­pra­dor, Es­ta­dos Uni­dos, ha ale­tar­ga­do su re­cu­pe­ra­ción, co­sa que no le con­vie­ne pa­ra na­da a Ba­rack Oba­ma, que bus­ca su re­elec­ción en no­viem­bre y vie­ne pa­lo y pa­lo con el re­pu­bli­cano Mitt Rom­ney.

Fi­nal­men­te, el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses pa­sa­rá por los pies de los de­mó­cra­tas. Si ellos de­ci­den ir todos a vo­tar, co­mo pa­só con la enor­me mo­vi­li­za­ción que lle­vó a Oba­ma al po­der, él ga­na­rá la re­elec­ción; si mu­chos de los po­bres, no blan­cos, in­mi­gran­tes se que­dan en su ca­sa, de­cep­cio­na­dos con quien pen­sa­ban iba a ser un pre­si­den­te re­vo­lu­cio­na­rio, en­ton­ces ga­na­rá Rom­ney. Y, pa­ra col­mo de ma­les, es­to só­lo de­be pa­sar en un pu­ña­do de es­ta­dos, los “swin­ging sta­tes”, ya que los de­más tie­nen su suer­te de­ci­di­da de an­te­mano. Co­sas de la de­mo­cra­cia yan­quee sty­le.

Es que Eu­ro­pa no le­van­ta ca­be­za, y eso trans­mi­te pe­si­mis­mo a las eco­no­mías de to­do el mun­do y tam­bién a Es­ta­dos Uni­dos. El pro­ble­ma eu­ro­peo no ha si­do que los paí­ses del Sur se gas­ta­ron to­do en deu­da, mien­tras que la aho­rra­ti­va Ale­ma­nia man­tu­vo sus cuen­tas sa­nas. Lo cier­to es que el euro no fue el ins­tru­men­to de con­ver­gen­cia que todos so­ña­ban pa­ra que, di­ga­mos, Por­tu­gal se ter­mi­na­ra pa­re­cien­do a Ho­lan­da, sino que, en reali­dad, agran­dó las di­fe­ren­cias de com­pe­ti­ti­vi­dad en­tre los paí­ses. De es­te mo­do, Ale­ma­nia, con un cos­to la­bo­ral me­nor, da­da su pro­duc­ti­vi­dad, pu­do tener una ba­lan­za co­mer­cial más fa­vo­ra­ble que China.

Y no só­lo los ale­ma­nes inun­da­ron con sus pro­duc­tos al res­to de Eu­ro­pa, sino que ellos y los fran­ce­ses les pres­ta­ron ale­gre­men­te el di­ne­ro pa­ra ha­cer­lo. Re­sul­ta­do bien co­no­ci­do por los ar­gen­ti­nos. To­do sa­lió bien has­ta que cun­dió la des­con­fian­za, y los es­la­bo­nes más del­ga­dos de la ca­de­na co­men­za­ron a en­trar en una cri­sis pro­fun­dí­si­ma. Gre­cia, Ir­lan­da (que ha­bía si­do mos­tra­do co­mo “el me­jor alumno”) y, des­pués, España e Ita­lia. Los es­pa­ño­les su­frien­do de lo que antes ha­bían dis­fru­ta­do: fren­te a la pla­ta dul­ce, una enor­me bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria que lle­vó a cons­truir ur­ba­ni­za­cio­nes por todos la­dos, que aho­ra son ba­rrios fan­tas­ma a me­dio ha­cer, lo que de­to­nó nue­va­men­te un su­per­des­em­pleo. POR SU­PUES­TO, SIEM­PRE HAY QUE TENER en cuenta que la cri­sis de los paí­ses eu­ro­peos es com­pa­ra­ble en su di­ná­mi­ca a la Ar­gen­ti­na de 2001, pe­ro no en su pro­fun­di­dad. Se par­te de ni­ve­les de PBI per ca­pi­ta va­rias ve­ces su­pe­rio­res, y la cri­sis im­pli­ca caí­da del PBI pe­ro no tan pro­fun­da co­mo la de la Ar­gen­ti­na. Aquí sí fue a lo bes­tia, y sus se­cue­las nos ha­cen es­tar to­da­vía peor des­pués de tan­tos años de cre­ci­mien­to (en tér­mi­nos es­tá­ti­cos) que los paí­ses de Eu­ro­pa. Te­ne­mos mu­chí­si­mos más po­bres,

Cris­ti­na Fer­nán­dez tran­si­ta, en es­te nue­vo man­da­to, por una au­to­pis­ta que se le ha an­gos­ta­do bas­tan­te eco­nó­mi­ca­men­te.

mu­chí­si­mos más in­di­gen­tes, y no po­de­mos com­pa­rar nues­tros es­tán­da­res edu­ca­ti­vos, de vi­vien­da y de sa­lud con los de Eu­ro­pa, aun en cri­sis. Cla­ro, di­rían los en­vi­dio­sos, “¡si si­guen así, ya los va­mos a su­pe­rar!”. El pro­ble­ma es que si si­guen así, Eu­ro­pa va a co­lap­sar, y ahí sí ¡que pa­ren el mun­do que me quie­ro ba­jar! El tsu­na­mi en el res­to de las eco­no­mías, in­clui­da la de don­de te­ne­mos el ran­cho, se­rá tre­men­do.

¿Y por ca­sa có­mo an­da­mos? Es evi­den­te que es­ta­mos atra­ve­san­do pro­ble­mas. Que no es­ta­mos en uno de esos años ple­tó­ri­cos eco­nó­mi­cos y, en­ton­ces, es más di­fí­cil di­si­mu­lar tam­bién los pro­ble­mas po­lí­ti­cos, que siem­pre son con­flic­tos no re­suel­tos. Fal­ta pla­ta, las pro­vin­cias cru­jen y sus go­ber­na­do­res, que co­mo Mos­cú, no creen en lá­gri­mas, ni tam­po­co se en­tu­sias­man de­ma­sia­do con los re­la­tos que ado­ran los por­te­ños, co­mien­zan a ru­mear su des­con­ten­to. Cla­ro, co­mien­zan a en­fren­tar­se a un Go­bierno que to­da­vía cree me­nos en las lá­gri­mas que ellos, for­ja­do en la es­te­pa pa­ta­gó­ni­ca y que sa­be muy bien de esos re­cla­mos. Sim­ple­men­te por ha­ber es­ta­do, los san­ta­cru­ce­ños, del otro la­do del mos­tra­dor y ha­ber si­do de los más du­ros ne­go­cia­do­res (aun­que ya no es­té el más du­ro de todos ne­go­cian­do, Nés­tor Kirch­ner).

La in­fla­ción, que ha­bía si­do el acei­te que lu­bri­có el cre­ci­mien­to todos es­tos años, es aho­ra un pro­ble­ma, y un pro­ble­ma do­ble, ya que las au­to­ri­da­des se ven for­za­das a no re­co­no­cer­lo, lue­go de ha­ber­lo es­con­di­do de­ba­jo de esa al­fom­bra en la que se con­vir­tió el Indec. Así, no pue­de ha­cer uso de una de­va­lua­ción mo­de­ra­da, por­que los ar­gen­ti­nos con nues­tras cabezas do­la­ri­za­das la neu­tra­li­za­ría­mos co­rrien­do ha­cia el dó­lar (co­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.