El dó­lar y el en­cu­bri­mien­to neo­li­be­ral

Debate - - POLÍTICA | -

LA DIS­CU­SIÓN PO­LÍ­TI­CA CEN­TRAL EN LA Ar­gen­ti­na de hoy gi­ra en torno a la cues­tión del Es­ta­do. Por mo­men­tos, el cen­tro pa­re­ce tras­la­dar­se al te­rreno éti­co: se fi­ja la mi­ra­da en el mo­do de vi­da y en el pa­tri­mo­nio de de­ter­mi­na­dos fun­cio­na­rios. En otras cir­cuns­tan­cias se en­fo­ca la cues­tión de los de­re­chos hu­ma­nos y so­cia­les en su re­la­ción con las pres­ta­cio­nes que su­mi­nis­tra el Es­ta­do: apa­re­cen así los pro­ble­mas del trans­por­te, el ac­ce­so a la vi­vien­da, la ca­li­dad me­dioam­bien­tal de la vi­da, el de­re­cho a la pro­tes­ta, en­tre mu­chos otros. La de­re­cha me­diá­ti­co-po­lí­ti­ca se em­pe­ña en cons­truir un ma­pa in­ter­pre­ta­ti­vo que en­fren­ta a la “gen­te” con el Es­ta­do. Es­tá cla­ro que el fi­lo no apun­ta al Es­ta­do en abstracto y en ge­ne­ral, sino a “es­te Es­ta­do”, a es­te Go­bierno. El Es­ta­do exis­te, se di­ce, pa­ra ase­gu­rar de­re­chos; la de­mo­cra­cia es, ex­clu­si­va­men­te, un sis­te­ma de de­re­chos.

To­do es­to tie­ne, hay que de­cir­lo, una apa­rien­cia en­co­mia­ble. Es­pe­cial­men­te en un país en el que he­mos asis­ti­do y su­fri­do los atro­pe­llos más te­rri­bles que pue­da co­me­ter un Es­ta­do. El Es­ta­do ar­gen­tino ha si­do de­pre­da­dor de re­cur­sos, va­cia­dor de la economía, per­se­gui­dor du­ran­te dé­ca­das de ma­yo­rías po­lí­ti­cas po­pu­la­res y lle­gó a ejer­cer el te­rror sis­te­má­ti­co con­tra su pro­pia po­bla­ción. Po­ner al Es­ta­do en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos es, en­ton­ces, una prác­ti­ca dis­cur­si­va atrac­ti­va y ren­di­do­ra. El pro­ble­ma es la pers­pec­ti­va des­de la que se la es­gri­me. Du­ran­te es­tos días, el la­men­to prin­ci­pal se di­ri­ge a de­fen­der los “de­re­chos hu­ma­nos” de la gen­te que quie­re com­prar dó­la­res. Se ha lle­ga­do a es­cu­char, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, que las res­tric­cio­nes en ban­cos y ca­sas de cam­bio sig­ni­fi­can una con­cul­ca­ción del de­re­cho constitucional a “en­trar y sa­lir del te­rri­to­rio ar­gen­tino”; cu­rio­sa afir­ma­ción que po­dría in­cluir, en­tre los pri­va­dos de ese de­re­cho, a mu­chos mi­llo­nes de per­so­nas cu­yos in­gre­sos no al­can­zan pa­ra per­mi­tir­se via­jes al ex­te­rior.

Pa­ra ga­ran­ti­zar ese de­re­cho constitucional el Es­ta­do de­be­ría pa­gar pa­sa­je y es­ta­día a to­do quien lo pi­die­ra al lu­gar que lo pi­die­ra. Es­tá cla­ro que la idea es to­mar de rehe­nes a quie­nes su­fren los in­con­ve­nien­tes del con­trol en lo que cons­ti­tu­ye un cla­ro con­flic­to que tie­ne na­tu­ra­le­za eco­nó­mi­ca y pro­yec­cio­nes po­lí­ti­cas. Se tra­ta de de­fi­nir en el cur­so de una lu­cha esen­cial­men­te po­lí­ti­ca si el Es­ta­do tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra de­fen­der el va­lor de la mo­ne­da na­cio­nal y sus pro­pias ar­cas, en el con­tex­to de una crí­ti­ca cir­cuns­tan­cia mun­dial, o los gran­des po­de­res eco­nó­mi­cos lo­gran tor­cer­le el bra­zo e im­po­ner de fac­to las con­di­cio­nes pa­ra un re­gre­so al pa­ra­dig­ma de la ple­na li­ber­tad de los mer­ca­dos.

Es muy ra­zo­na­ble re­co­no­cer que las for­mas en las que el Es­ta­do (es­te go­bierno del Es­ta­do) se de­fien­de del ata­que es­pe­cu­la­ti­vo de­jan lu­gar a ar­bi­tra­rie­da­des e in­jus­ti­cias. Cla­ra­men­te, no es lo mis­mo la si­tua­ción de al­guien que ne­ce­si­ta dó­la­res pa­ra cum­plir con el sue­ño de via­jar al ex­te­rior con su fa­mi­lia o ter­mi­nar de pa­gar una ca­sa, que la de quien uti­li­za su con­di­ción eco­nó­mi­ca pa­ra desa­rro­llar ma­nio­bras es­pe­cu­la­ti­vas a tra­vés de un mer­ca­do ile­gal de trá­fi­co de di­vi­sas (mer­ca­do ile­gal sis­te­má­ti­ca­men­te pu­bli­ci­ta­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción mo­no­po­li­za­dos). Se ne­ce­si­ta­rá mu­cha sin­to­nía fi­na pa­ra dis­mi­nuir en to­do lo po­si­ble los da­ños co­la­te­ra­les; lo que no es acep­ta­ble, des­de una pers­pec­ti­va po­lí­ti­ca mí­ni­ma­men­te de­mo­crá­ti­ca, es la pre­ten­sión de so­lu­cio­nar los in­con­ve­nien­tes a tra­vés de la re­nun­cia del Es­ta­do a de­fen­der los in­tere­ses del con­jun­to de la po­bla­ción. Es­to es así por­que, co­mo en la Ar­gen­ti­na no se fa­bri­can dó­la­res de cur­so le­gal, la fal­ta de esa mo­ne­da -ne­ce­sa­ria pa­ra cum­plir con los com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les- obli­ga­ría a pe­dir­los pres­ta­dos, lo que cons­ti­tui­ría el re­gre­so a la fies­ta no­ven­tis­ta de los gru­pos con­cen­tra­dos de la economía fi­nan­cie­ra. EL PUN­TO EN CUES­TIÓN ES SI EXIS­TE AL­GO ASÍ co­mo una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca cu­ya pro­mo­ción y cu­ya de­fen­sa jus­ti­fi­quen even­tua­les per­jui­cios cir­cuns­tan­cia­les pa­ra un sec­tor de la po­bla­ción. Quie­nes se ras­gan las ves­ti­du­ras por el de­re­cho a via­jar o a aho­rrar en la mo­ne­da en que ca­da uno lo pre­fie­ra no ha­cen otra co­sa que en­cu­brir sus pro­pios in­tere­ses en su­pues­tos de­re­chos co­mu­nes. No nos ol­vi­de­mos de que en los años del neo­li­be­ra- lis­mo se afir­ma­ba con en­te­ra li­vian­dad que la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca de­bía ser sos­te­ni­da aun con el do­lor de los “per­de­do­res”. En­ton­ces, los per­de­do­res no eran un por­cen­ta­je re­du­ci­do de la so­cie­dad que veía pro­vi­so­ria­men­te de­mo­ra­dos sus pro­yec­tos. Los per­de­do­res eran tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les ma­si­va­men­te pri­va­dos de sus em­pleos y re­du­ci­dos a la de­socu­pa­ción in­me­dia­ta o a la con­di­ción de cuen­ta­pro­pis­tas en trán­si­to al des­em­pleo. Los per­de­do­res eran pro­vin­cias en­te­ras, con­si­de­ra­das “in­via­bles” se­gún el jui­cio de los tec­nó­cra­tas del FMI y del Ban­co Mun­dial. Los per­de­do­res eran em­pre­sa­rios na­cio­na­les im­po­si­bi­li­ta­dos de com­pe­tir con la em­bria­guez de la im­por­ta­ción, aci­ca­tea­da por la con­ver­ti­bi­li­dad. Per­de­do­res fue­ron la educación pú­bli­ca, los hos­pi­ta­les pú­bli­cos, el trans­por­te pú­bli­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.