Se­gu­ro con­tra cier­tos ries­gos

El cre­ci­mien­to de las re­ser­vas en los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, co­mo es­tra­te­gia de­fen­si­va pa­ra pre­ve­nir po­ten­cia­les cri­sis in­ter­na­cio­na­les.

Debate - - POLÍTICA -

LA CRI­SIS IN­TER­NA­CIO­NAL AC­TUAL, EN mu­chos as­pec­tos, es dis­tin­ta a la de 2008. En ese en­ton­ces, si bien la in­cer­ti­dum­bre ge­ne­ra­da en el mer­ca­do hi­po­te­ca­rio es­ta­dou­ni­den­se ve­nía do­mi­nan­do la es­ce­na glo­bal des­de 2007, la quie­bra de Leh­man Brot­hers en se­tiem­bre de 2008 fue un fuer­tí­si­mo e ines­pe­ra­do gol­pe que ter­mi­nó des­ba­rran­can­do los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros del mun­do. Hoy, en prin­ci­pio, no se es­pe­ra­ría un acon­te­ci­mien­to cúl­mi­ne de esas pro­por­cio­nes, por­que en es­te con­tex­to los ban­cos cen­tra­les siem­pre es­ta­rán dis­pues­tos a so­por­tar el pe­so de si­tua­cio­nes po­ten­cial­men­te análo­gas a Leh­man, ab­sor­bien­do par­te del cos­to. In­clu­so una sa­li­da de Gre­cia del euro no se­ría tan ca­tas­tró­fi­ca co­mo en aquel en­ton­ces, ya que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo sal­dría a res­pal­dar a los ban­cos eu­ro­peos más ex­pues­tos.

En su mo­men­to, la caí­da de Leh­man dis­pa­ró el ries­go de con­tra­par­te en­tre las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras; o sea, el ries­go de que los ban­cos sean in­ca­pa­ces de pa­gar los prés­ta­mos que ha­bían con­traí­do con otras en­ti­da­des fi­nan­cie­ras. És­tos son ge­ne­ral­men­te cré­di­tos de muy cor­to pla­zo a ta­sas muy ba­jas, que se uti­li­zan cuan­do al­gu­na en­ti­dad ne­ce­si­ta li­qui­dez. Es­te ries­go se pue­de me­dir a tra­vés de la di­fe­ren­cia en­tre la ta­sa Li­bor (ta­sa in­ter­ban­ca­ria del mer­ca­do lon­di­nen­se) y la ta­sa de los bo­nos del te­so­ro nor­te­ame­ri­cano (con­si­de­ra­da una ta­sa li­bre de ries­go).

Mien­tras que en el pri­mer se­mes­tre de 2007 el di­fe­ren­cial en­tre am­bas ta­sas ha­bía pro­me­dia­do 39 pun­tos bá­si­cos, en oc­tu­bre de 2008, un mes des­pués de la quie­bra de Lehe­man, lle­gó a un má­xi­mo de 464, in­di­can­do el fuer­te gra­do de tur­bu­len­cia fi­nan­cie­ra y fal­ta de li­qui­dez im­pe­ran­te, que lue­go se trans­mi­ti­ría a la economía real arras­tran­do a una bue­na par­te de los paí­ses del mun­do a una re­ce­sión du­ran­te 2009. Es­ta si­tua­ción tam­bién se de­rra­mó so­bre los mer­ca­dos bur­sá­ti­les, don­de por ejem­plo el Dow Jo­nes es­ta­dou­ni­den­se per­dió el 44 por cien­to en 6 me­ses y el ín­di­ce de vo­la­ti­li­dad VIX se dis­pa­ró has­ta los 80 pun­tos en ju­nio de 2009 con­tra los 13,9 que ha­bía pro­me­dia­do en el pri­mer se­mes­tre de 2007.

En Eu­ro­pa, la si­tua­ción fue si­mi­lar, ya que en ese mis­mo pe­río­do la bol­sa ale­ma­na, que su­pues­ta­men­te de­be­ría ser la me­nos gol­pea­da en épo­cas de cri­sis por tener los fun­da­men­tos más só­li­dos, ca­yó el 44,3 por cien­to. Ba­jo es­te es­ce­na­rio som­brío, du­ran­te 2009 el vo­lu­men del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal ca­yó un 10,5 por cien­to en el mun­do, por lo que los pre­cios de los com­mo­di­ties tam­bién se vie­ron se­ria­men­te gol­pea­dos. Por ejem­plo, la to­ne­la­da de so­ja pa­só de 600 dó­la­res en ju­lio de 2008 a to­car un mí­ni­mo de 288 dó­la­res en di­ciem­bre de ese mis­mo año.

Ac­tual­men­te, la si­tua­ción se en­cuen­tra le­ja­na a esos ni­ve­les. Más allá de las tur­bu­len­cias que se vi­vie­ron en la se­gun­da mi­tad de 2011 y los ries­gos so­bre las eco­no­mías pe­ri­fé­ri­cas de Eu­ro­pa, la si­tua­ción ge­ne­ral es bas­tan­te más be­nig­na y nun­ca al­can­zó los ni­ve­les de dra­ma­tis­mo de aquel en­ton­ces. De he­cho, el di­fe­ren­cial en­tre la ta­sa Li­bor y los bo­nos del te­so­ro nor­te­ame­ri­cano se ubi­ca en 38 pun­tos bá­si­cos, en tan­to que el ín­di­ce Dow Jo­nes re­to­mó va­lo­res pre­vios a la cri­sis y el ín­di­ce VIX se en­cuen­tra re­la­ti­va-

La acu­mu­la­ción de re­ser­vas sir­ve co­mo se­gu­ro an­te la ne­ce­si­dad de fi­nan­ciar ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les y de cuenta co­rrien­te.

men­te es­ta­bi­li­za­do en torno a los 22 pun­tos. Ló­gi­ca­men­te, en la ac­tua­li­dad, Eu­ro­pa lle­va la peor par­te, pe­ro in­clu­so en 2008 sus mer­ca­dos bur­sá­ti­les su­frie­ron peo­res con­trac­cio­nes. CO­MO VE­NI­MOS SUB­RA­YAN­DO EN ES­TA co­lum­na, aún per­sis­ten se­rias du­das de có­mo Eu­ro­pa va a re­sol­ver la si­tua­ción de es­tan­ca­mien­to ac­tual. El pa­no­ra­ma si­gue te­ñi­do de in­cer­ti­dum­bre, aun­que el con­tex­to in­ter­na­cio­nal que tie­ne que en­fren­tar La­ti­noa­mé­ri­ca es más be­nigno que en 2008 y la ex­pec­ta­ti­va es que no lle­gue a ni­ve­les se­me­jan­tes al me­nos en el cor­to pla­zo. De to­das for­mas, el re­cru­de­ci­mien­to de las in­cer­ti­dum­bres a es­ca­la glo­bal no es al­go me­nor y es­tá ge­ne­ran­do rui­do en­tre los ha­ce­do­res de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de La­ti­noa­mé­ri­ca. De he­cho, la ma­yo­ría de los paí­ses de la re­gión to­ma­ron apun­te de es­ta cir­cuns­tan­cia y es­tán ha­cien­do ajus­tes en sus po­lí­ti­cas, tal co­mo men­cio­na­mos la se­ma­na pa­sa­da que es­tá ocu­rrien­do en Bra­sil.

Lue­go de la caí­da de Leh­man y la pos­te­rior re­cu­pe­ra­ción que em­pe­zó a evi­den­ciar­se apro­xi­ma­da­men­te a par­tir del se­gun­do se­mes­tre de 2009, los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­men­za­ron a in­ver­tir ma­yo­res fon­dos en la acu­mu­la­ción de re­ser­vas in­ter­na­cio­na­les, co­mo un se­gu­ro an­te la po­si­bi­li­dad de que vol­vie­ra a ha­ber otro shock in­ter­na­cio­nal ne­ga­ti­vo al es­ti­lo de Leh­man. Con­si­de­re­mos que la acu­mu­la­ción de re­ser­vas sir­ve co­mo se­gu­ro an­te la ne­ce­si­dad de fi­nan­ciar ope­ra­cio­nes co­mer­cia­les y de cuenta co­rrien­te. Tam­bién es útil co­mo un ele­men­to pre­cau­to­rio an­te las cri­sis in­ter­na­cio­na­les, que per­mi­te afron­tar las ne­ce­si­da­des de la cuenta ca­pi­tal y el po­si­ble ries­go de que los flu­jos fi­nan­cie­ros se de­ten­gan por la pro­pia vo­la­ti­li­dad ex­ter­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.