A ve­ces, la evi­den­cia no es su­fi­cien­te­men­te evi­den­te

Debate - - ECONOMÍA | -

PA­RE­CE­RÍA SER ÉS­TE UN METAPERÍODO du­ran­te el cual el cen­tro del es­ce­na­rio es to­ma­do por las reac­cio­nes res­pec­to de lo que pien­sa la gen­te -o lo que no pien­sa, en la ma­yo­ría de los ca­sos- acer­ca de la economía. Jus­tin Fox, di­rec­tor edi­to­rial de Har­vard Bu­si­ness Re­view Group, pu­bli­có re­cien­te­men­te una no­ta in­tere­san­te en el si­tio hbr.com, don­de do­cu­men­ta al­go que más o me­nos sa­bía pe­ro que me ale­gra ver con­fir­ma­do: la gen­te no es muy re­cep­ti­va a la evi­den­cia si no vie­ne de un miem­bro de su co­mu­ni­dad cul­tu­ral. Es­to fue enor­me­men­te ob­vio du­ran­te los úl­ti­mos años. En “Don’t Li­ke the Message? May­be It’s the Mes­sen­ger” (“No me gus­ta el men­sa­je, tal vez sea el men­sa­je­ro”), Fox es­cri­be: “Pien­se en es­to la pró­xi­ma vez que es­cu­che un ar­gu­men­to que le pa­rez­ca la co­sa más ton­ta del mun­do. Lo que le mo­les­ta, ¿es el ar­gu­men­to o el gru­po del cual cree que pro­vie­ne?” Con­si­de­re lo que dis­tin­tos la­dos de es­te de­ba­te eco­nó­mi­co han es­ta­do pre­di­cien­do es­tos úl­ti­mos seis o sie­te años. Si ba­sa su opi­nión en la pá­gi­na edi­to­rial del The Wall Street Jour­nal, di­ga­mos, us­ted sa­bía -sa­bía- que no ha­bía bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, que en 2008 Es­ta­dos Uni­dos no es­ta­ba en re­ce­sión, que los dé­fi­cits pre­su­pues­ta­rios en­via­rían por los cie­los a las ta­sas de in­te­rés, que la ex­pan­sión del ba­lan­ce de la Re­ser­va Fe­de­ral pro­du­ci­ría una enor­me in­fla­ción y que las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad lle­va­rían a una ex­pan­sión eco­nó­mi­ca. Es­to es to­do un his­to­rial. No obs­tan­te ello, soy muy cons­cien­te de que mu­chas per­so­nas -in­clu­yen­do a la gen­te que arries­ga mu­cho di­ne­ro- con­si­de­ra al The Jour­nal co­mo fuen­te con­fia­ble, y que gen­te co­mo, bueno, gen­te co­mo yo vi­vi­mos en las nu­bes y ca­re­ce­mos de cre­di­bi­li­dad. Mu­cho de es­to es po­lí­ti­ca, por su­pues­to, pe­ro eso se en­tre­te­je con la cul­tu­ra: el ti­po de gen­te que re­cu­rre al The Jour­nal o a pá­gi­nas de in­ver­sión del ala de­re­cha, cla­ra­men­te pue­de ver que soy un li­be­ral que to­ma ca­fé con le­che, que pro­ba­ble­men­te fa­vo­re­ce los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les y que no ado­ra a los fi­nan­cie­ra­men­te exi­to­sos (de he­cho, pre­fie­ro un buen ca­fé fil­tra­do, ne­gro, pe­ro por lo de­más, to­do es cier­to) y que sim­ple­men­te no for­ma par­te de su tribu. Su­pon­go que, en mi bús­que­da por me­jo­rar la po­lí­ti­ca y mi en­ten­di­mien­to, de­be­ría in­ten­tar adap­tar­me me­jor: cor­tar­me la bar­ba, apren­der a ju­gar golf y em­pe­zar a usar “im­pac­to” co­mo ver­bo. Pe­ro, pro­ba­ble­men­te, no me sal­dría bien aun in­ten­tán­do­lo. Y co­mo re­sul­ta­do, siem­pre ha­brá un gru­po nu­me­ro­so que nun­ca se de­ja­rá con­ven­cer por la evi­den­cia que pre­sen­te. De he­cho, re­ci­bí una car­ta ma­ra­vi­llo­sa, en cier­ta for­ma; el re­mi­ten­te ha­bía leí­do mi nue­vo li­bro End this De­pres­sion Now! (¡Fi­na­li­cen es­ta de­pre­sión aho­ra!), y te­nía pro­ble­mas pa­ra en­con­trar al­gún ejem­plo en el cual yo pre­sen­ta­ra he­chos de ma­ne­ra en­ga­ño­sa pa­ra apo­yar mi agen­da ideo­ló­gi­ca. Me pre­gun­ta­ba si por fa­vor po­día ayu­dar­lo a lo­ca­li­zar los pun­tos del li­bro en los cua­les lo ha­cía. Bueno. Só­lo ha­ce­mos lo que po­de­mos.

LA BA­TA­LLA DE LAS BAR­BAS

Fe­li­ci­ta­cio­nes a Ro­bert Sa­muel­son por su es­fuer­zo se­rio pa­ra abor­dar la dispu­ta de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria. “Ade­más de Krug­man, otros eco­no­mis­tas fa­vo­re­cen más in­fla­ción, pe­ro no Ben Ber­nan­ke”, es­cri­bió Sa­muel­son (acer­ca del pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral) en una co­lum­na pu­bli­ca­da re­cien­te­men­te en The Was­hing­ton Post. “La teo­ría de Krug­man po­dría ser cier­ta. Res­pon­de a una com­pren­si­ble ur­gen­cia por ha­cer al­go con res­pec­to a la dé­bil re­cu­pe­ra­ción y a los mi­llo­nes de per­so­nas que se han que­da­do sin tra­ba­jo ni es­pe­ran­za. Sin em­bar­go, en es­te de­ba­te, me pon­go del la­do de Bar­nan­ke. Co­que­tear con más in­fla­ción es pe­li­gro­so”, in­di­có. Creo que ten­go ra­zón -pe­ro ape­nas es nor­mal, ¿o no?-; y us­ted de­be­ría sa­ber que mu­chos eco­no­mis­tas re­co­no­ci­dos es­tán de mi la­do, in­clu­yen­do -creo- a la ma­yo­ría de quie­nes es­tán preo­cu­pa­dos por el lí­mi­te in­fe­rior ce­ro antes de que real­men­te se pre­sen­te. Tam­bién creo que, al eva­luar los ries­gos, de­be tener en men­te el enor­me ries­go de de­jar que se in­fla­me un al­to des­em­pleo. Sin em­bar­go, desea­ría que hu­bie­ra más dis­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas co­mo és­ta, en lu­gar de la frau­du­len­cia que per­mea a gran par­te del “de­ba­te”. O, pa­ra po­ner­lo de otra for­ma, no creo que todos aqué­llos que dis­cre­pan con­mi­go sean es­tú­pi­dos y/o ma­los; só­lo quie­nes, de he­cho, son es­tú­pi­dos y/o ma­los.

Ben Ber­nan­ke

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.