Los da­tos re­fu­tan la teo­ría “es­truc­tu­ral” en Es­ta­dos Uni­dos

Debate - - ECONOMÍA | -

¿CÓ­MO EVA­LUAR LO QUE SE DI­CE RES­PEC­TO DE LO que pa­sa en la economía? Pue­de se­guir sus pre­jui­cios, por su­pues­to. Pue­de re­cu­rrir a evi­den­cia eco­no­mé­tri­ca de­ta­lla­da, aun­que en mi ex­pe­rien­cia, esen­cial­men­te a na­die con­ven­ce es­te ti­po de co­sas, in­clu­yen­do a los eco­no­me­tris­tas. La for­ma con la cual nor­mal­men­te in­ten­to ha­cer­lo es pre­gun­tar si los he­chos dis­po­ni­bles coin­ci­den con la “afir­ma­ción” que la his­to­ria pa­re­ce lle­var im­plí­ci­ta. Es de­cir, ¿ve­mos el pa­trón ge­ne­ral que el ar­gu­men­to su­ge­ri­ría que de­be­ría­mos ver? Aho­ra, con­si­de­re el ar­gu­men­to res­pec­to del cual nues­tros pro­ble­mas son prin­ci­pal­men­te es­truc­tu­ra­les. La for­ma con la que ha­bi­tual­men­te se ex­pli­ca es­ta his­to­ria es que, en Es­ta­dos Uni­dos, te­nía­mos mu­chos tra­ba­ja­do­res en las in­dus­trias in­co­rrec­tas, que te­ne­mos que es­pe­rar un ni­vel ge­ne­ral de empleo de­pri­mi­do has­ta tan­to los tra­ba­ja­do­res sean sa­ca­dos de es­tos sec­to­res “in­fla­dos”. En­ton­ces, ¿cuál de­be­ría ser la “afir­ma­ción” de es­ta his­to­ria? In­du­da­ble­men­te, que la pér­di­da de empleo de­be­ría es­tar con­cen­tra­da en los sec­to­res in­fla­dos, que, en to­do ca­so, el empleo de­be­ría es­tar cre­cien­do en otras par­tes y que los sa­la­rios de­be­rían es­tar au­men­tan­do más rá­pi­do en los sec­to­res no abul­ta­dos que en los in­fla­dos. En­ton­ces, vea­mos rá­pi­do los da­tos del Bu­reau de Estadísticas La­bo­ra­les acer­ca del empleo y los sa­la­rios. El grá­fi­co de la par­te su­pe­rior de­re­cha es lo que ob­te­ne­mos a pri­me­ra vis­ta. Pa­re­ce­ría ver­se una pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo por do­quier, ¿o no? Y en cuan­to a sa­la­rios, vea­mos el grá­fi­co de aba­jo. ¿Quién es­tá com­pi­tien­do por los tra­ba­ja­do­res? Pue­de in­ten­tar de­pu­rar­lo des­agre­gán­do­lo pe­ro, a sim­ple vis­ta, la “afir­ma­ción” de un pro­ble­ma es­truc­tu­ral sim­ple­men­te no es­tá pre­sen­te, y créa­me, un aná­li­sis más pro­fun­do no ayu­da mu­cho. O pue­de ser que la gen­te ten­ga en men­te otra his­to­ria es­truc­tu­ral, con la sal­ve­dad de que la an­te­rior es la que se pre­fie­re de­cir en ar­tícu­los po­pu­la­res. En­ton­ces, ¿por qué es­ta gen­te es­tá tan se­gu­ra de que se tra­ta de un pro­ble­ma es­truc­tu­ral? Sé que sue­na pru­den­te y se­rio de­cir que lo es, sin em­bar­go, es­tá el asun­to de la evi­den­cia real; la evi­den­cia es fuer­te­men­te in­con­sis­ten­te con la his­to­ria es­truc­tu­ral y bas­tan­te con­sis­ten­te con una his­to­ria de de­man­da. Eso no po­ne un pun­to fi­nal al ca­so pe­ro, en un mun­do me­jor, ayu­da­ría mu­cho a re­sol­ver la dis­cu­sión. Es una pe­na que no vi­va­mos en ese mun­do me­jor.

RETROSPECTIVAS

Al­gu­nos co­men­ta­rios con res­pec­to a la re­no­va­da pre­sión de los con­ser­va­do­res pa­ra de­cla­rar que nues­tros pro­ble­mas son “es­truc­tu­ra­les”, o no so­lu­cio­na­bles sim­ple­men­te in­cre­men­tan­do la de­man­da. 1. Eso fue tam­bién lo que di­jo la “gen­te muy se­ria” en la dé­ca­da de 1930. En ese en­ton­ces, el en­fo­que so­bre la gue­rra, fi­nal­men­te, ge­ne­ró el es­tí­mu­lo que ne­ce­si­tá­ba­mos, por lo que to­das esas di­fi­cul­ta­des es­truc­tu­ra­les re­sul­ta­ron ima­gi­na­rias. 2. Ir­lan­da fue elo­gia­da por su ma­ra­vi­llo­sa fle­xi­bi­li­dad; era un ejem­plo bri­llan­te del ar­te de lo po­si­ble, se­gún de­cla­ró Geor­ge Os­bor­ne, quien du­ran­te esa épo­ca elo­gio­sa era el mi­nis­tro de Ha­cien­da bri­tá­ni­co en la som­bra (ndr: ac­tual­men­te, ocu­pa ese car­go de ma­ne­ra for­mal). Des­pués, cuan­do las co­sas sa­lie­ron mal, se le di­jo a Ir­lan­da que de­bía arre­glar sus pro­fun­das ri­gi­de­ces es­truc­tu­ra­les. 3. To­do aquél que di­ga al­go así co­mo “si el gas­to de­fi­ci­ta­rio fue­ra el ca­mino a la pros­pe­ri­dad, Gre­cia es­ta­ría fe­no­me­nal”, de­be­ría con­si­de­rar­se in­me­dia­ta­men­te in­digno de ser es­cu­cha­do. La gen­te de mi la­do ha re­pe­ti­do has­ta po­ner­se azul que el ca­so de la ex­pan­sión fis­cal es muy es­pe­cí­fi­co de acuer­do con las cir­cuns­tan­cias, es desea­ble si, y só­lo si, es­tu­vié­ra­mos en una tram­pa de li­qui­dez. Sé que a al­gu­nos les gus­ta pro­yec­tar en otros su pro­pia cru­de­za, pe­ro lo que real­men­te es­tán de­mos­tran­do es su pro­pia ig­no­ran­cia. 4. To­do so­bre la lí­nea que in­di­ca que “ne­ce­si­ta­mos so­lu­cio­nes a lar­go pla­zo, no arre­glos al cor­to”, pue­de so­nar so­fis­ti­ca­do, sin em­bar­go, de he­cho, es jus­ta­men­te lo con­tra­rio. Pa­ra em­pe­zar, John May­nard Key­nes: “Pe­ro es­te lar­go pla­zo es una guía in­co­rrec­ta pa­ra los asun­tos ac­tua­les. A lar­go pla­zo, todos es­ta­mos muer­tos”, es­cri­bió el eco­no­mis­ta, en 1923. Y agre­gó: “Los eco­no­mis­tas se im­po­nen una ta­rea muy fá­cil y muy inú­til si, en tem­po­ra­das tem­pes­tuo­sas, só­lo pue­den de­cir­nos que cuan­do ha­ya pa­sa­do la tormenta el océano vol­ve­rá a es­tar tran­qui­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.