Las le­yes en el mundo

Debate - - POLÍTICA -

En Por­tu­gal fun­cio­na des­de 2001 un mo­de­lo de des­pe­na­li­za­ción re­gu­la­da; es de­cir que el con­su­mo de dro­gas se des­cri­mi­na­li­zó, pe­ro se man­tie­ne una pe­na­li­za­ción en la es­fe­ra ad­mi­nis­tra­ti­va. Por ejem­plo, un jo­ven in­ter­cep­ta­do por la po­li­cía con una sus­tan­cia pa­ra uso per­so­nal de­be pre­sen­tar­se en un ór­gano a car­go del Mi­nis­te­rio de Sa­lud pa­ra iden­ti­fi­car sus ne­ce­si­da­des. “Si es adic­to se in­ten­ta ver qué tra­ta­mien­to po­dría fa­ci­li­tar­le la vi­da, si es usua­rio oca­sio­nal se ana­li­za si exis­ten otros fac­to­res que pu­die­ron lle­var­lo a un con­su­mo pro­ble­má­ti­co”, ex­pli­có João Cas­tel-Bran­co Gou­lão, coor­di­na­dor del Cen­tro Por­tu­gués de Dro­gas y Al­cohol, en un de­ba­te re­cien­te que se or­ga­ni­zó en Bue­nos Ai­res. Por me­dio de esa po­lí­ti­ca -sos­tu­vo el ex­per­to- Por­tu­gal lo­gró dis­mi­nuir enor­me­men­te el con­su­mo de dro­gas in­yec­ta­bles, así co­mo la vio­len­cia aso­cia­da al con­su­mo de sus­tan­cias. Más aún: el país os­ten­ta hoy la me­nor ta­sa de con­su­mo de can­na­bis en per­so­nas ma­yo­res de 15 años de to­da la Unión Eu­ro­pea. De to­das for­mas, Cas­tel-Bran­co Gou­lão se­ña­ló que pa­ra la des­pe­na­li­za­ción del con­su­mo per­so­nal de dro­gas es de­ter­mi­nan­te que el sis­te­ma de sa­lud es­té lis­to pa­ra re­ci­bir el flu­jo de gen­te que pue­de ne­ce­si­tar aten­ción”. En Ho­lan­da, con­tra­ria­men­te a lo que se cree, la dro­ga no está “le­ga­li­za­da”. Lo que sí fun­cio­na es una red de lo­ca­les con li­cen­cia, los fa­mo­sos cof­fee shops, don­de los usua­rios pue­den con­su­mir has­ta 5 gra­mos de ma­rihua­na. Pa­ra com­ba­tir el “tu­ris­mo nar­co”, en el sur del país ya se prohí­be el in­gre­so de ex­tran­je­ros a los lo­ca­les, una me­di­da que po­drá ex­ten­der­se al res­to del país -in­clui­do Ams­ter­dam- en 2013. En Mé­xi­co, una ley im­pul­sa­da por el pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón des­pe­na­li­zó en 2009 la te­nen­cia de has­ta dos gra­mos de ma­rihua­na, 50 mi­li­gra­mos de he­roí­na y 500 mi­li­gra­mos de co­caí­na. Aque­llos sor­pren­di­dos con can­ti­da­des ma­yo­res son au­to­má­ti­ca­men­te con­si­de­ra­dos pe­que­ños tra­fi­can­tes. Un in­for­me ela­bo­ra­do por la Co­mi­sión La­ti­noa­me­ri­ca­na so­bre Dro­gas y De­mo­cra­cia, que in­te­gran, en­tre otros, Fernando Hen­ri­que Car­do­so y Mario Var­gas Llo­sa, se ex­pre­só a fa­vor de la des­pe­na­li­za­ción del con­su­mo ci­tan­do los ca­sos del res­to del mundo. “En la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos (con ex­cep­ción de Sue­cia y Gre­cia), Ca­na­dá y Aus­tra­lia, la po­se­sión de can­ti­da­des pe­que­ñas de ma­rihua­na no lle­va a la cri­mi­na­li­za­ción de los usua­rios. Tan­to en la prác­ti­ca le­gal co­mo en la re­pre­sión al co­mer­cio, se ob­ser­va una dis­tin­ción en­tre dro­gas dé­bi­les y fuer­tes. En la ma­yo­ría de los paí­ses, los tra­fi­can­tes, en par­ti­cu­lar de dro­gas pe­sa­das, pue­den ser tra­ta­dos con pe­nas se­ve­ras”, ase­gu­ra el co­mu­ni­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.