Tiem­po de des­cuen­to

Los mer­ca­dos con­ti­núan con des­con­fian­za por lo que su­ce­de en Gre­cia y Es­pa­ña. Las elec­cio­nes, co­mo fac­tor cla­ve.

Debate - - APUNTES ECONÓMICOS - Al­va­re­do Javier

CON­FOR­ME EVO­LU­CIO­NA EL CA­LEN­DA­RIO elec­to­ral, la si­tua­ción de Eu­ro­pa va tor­nán­do­se ca­da vez más dra­má­ti­ca y, si bien se ob­ser­va­ron al­gu­nos avan­ces, el dra­ma­tis­mo de la si­tua­ción ha­ce que és­tos no sean su­fi­cien­tes, ge­ne­ran­do co­mo re­sul­ta­do un in­cre­men­to de las in­cer­ti­dum­bres res­pec­to del fu­tu­ro, no só­lo ya de al­gún país en con­cre­to, sino más bien de la sus­ten­ta­bi­li­dad económica, fi­nan­cie­ra, po­lí­ti­ca y so­cial del eu­ro.

El im­pac­to de es­tas in­cer­ti­dum­bres co­men­zó a ha­cer­se sen­tir con fuer­za du­ran­te ma­yo, mes tí­pi­ca­men­te ad­ver­so pa­ra los mer­ca­dos, de­bi­do a la po­si­ción de­fen­si­va que sue­len to­mar los in­ver­so­res de ca­ra a la in­mi­nen­cia del ve­rano bo­real. Y es­te año, no fue la ex­cep­ción. Los peo­res re­sul­ta­dos se vie­ron ló­gi­ca­men­te en Eu­ro­pa, don­de la fal­ta de re­so­lu­ción a la crisis, y una pro­fun­di­za­ción de los prin­ci­pa­les fo­cos de ten­sión, si­guen afec­tan­do la con­fian­za de los in­ver­so­res. Ni si­quie­ra los prin­ci­pa­les mer­ca­dos se pu­die­ron sal­var de las se­ve­ras re­trac­cio­nes, sien­do que Ale­ma­nia y Fran­cia ca­ye­ron un 7,3 y 6,1 por cien­to, res­pec­ti­va­men­te, mien­tras que In­gla­te­rra lo hi­zo un 7,2 por cien­to. Ita­lia y Es­pa­ña su­frie­ron de­te­rio­ros aún ma­yo­res, en lí­nea con su ma­yor ex­po­si­ción a la vo­la­ti­li­dad, con des­cen­sos del 11,8 y 13,1 por cien­to ca­da una. Por otra par­te, la Bol­sa de la siem­pre cas­ti­ga­da Gre­cia se de­rrum­bó un 24,9 por cien­to.

De es­ta for­ma, en el acu­mu­la­do de los pri­me­ros cin­co me­ses del año to­dos los prin­ci­pa­les mer­ca­dos eu­ro­peos, sal­vo Ale­ma­nia, mues­tran re­tro­ce­sos. Mien­tras es­te país aún man­tie­ne un cre­ci­mien­to del 6,2 por cien­to en lo que va del año, Fran­cia e In­gla­te­rra ya su­frie­ron un de­te­rio­ro del 4,5 por cien­to, en tan­to en Ita­lia la ba­ja al­can­za el 14,7 por cien­to. Por su par­te, Es­pa­ña y Gre­cia mues­tran, en lo que va de 2012, re­duc­cio­nes del 28,9 y 22,8 por cien­to, pa­no­ra­ma que re­fle­ja de for­ma bas­tan­te cla­ra có­mo el mer­ca­do pe­na­li­zó los tí­tu­los de los paí­ses se­gún su gra­do de ex­po­si­ción a la crisis.

Si bien los mer­ca­dos pue­den se­guir reac­cio­nan­do con sig­ni­fi­ca­ti­vos de­te­rio­ros y vo­la­ti­li­dad an­te nue­vas no­ti­cias que ale­jen a Gre­cia de la Eu­ro­zo­na, ve­mos que una sa­li­da del eu­ro en es­te mo­men­to se­ría me­nos cos­to­sa que si se hu­bie­ra da­do un año atrás. En pri­mer lu­gar, por­que al ser una crisis que vie­ne ex­ten­dién­do­se en el tiem­po, la ma­yo­ría de los in­ver­so­res ya fue­ron to­man­do po­si­cio­nes de­fen­si­vas y ba­jan­do su ex­po­si­ción con res­pec­to a la si­tua­ción grie­ga. Al ha­ber una ma­yor pro­tec­ción an­te tal po­si­bi­li­dad, se­ría muy di­fí­cil en­trar en una es­pi­ral ne­ga­ti­va co­mo la que si­guió a la sor­pre­si­va caí­da de Leh­man en se­tiem­bre de 2008, la cual fi­nal­men­te lle­vó al mundo co­mo con­jun­to a mos­trar en 2009 una re­ce­sión del 0,9 por cien­to.

Pe­ro, co­mo si la complicada si­tua­ción he­lé­ni­ca no fue­ra su­fi­cien­te, el mundo fi­nan­cie­ro tam­bién tu­vo que su­frir las tur­bu­len­cias ori­gi­na­das en la eco­no­mía es­pa­ño­la y su sec­tor ban­ca­rio. El mer­ca­do está te­nien­do en cuen­ta que el fuer­te ajus­te fis­cal que está ha­cien­do Es­pa­ña, que im­pli­ca ba­jar el dé­fi­cit fis­cal des­de el 8,5 al 5,3 por cien­to del PBI mien­tras la eco­no­mía está en re­ce­sión, en na­da ayu­da­rá a reac­ti­var la eco­no­mía a cor­to pla­zo. Es­to se su­ma a una cre­cien­te ta­sa de de­socu­pa­ción del 24,3 por cien­to, si­tua­ción que im­pac­ta en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio, con des­cen­sos en los pre­cios que pro­me­dian el 30 por cien­to.

En el acu­mu­la­do de los pri­me­ros cin­co me­ses del año to­dos los prin­ci­pa­les mer­ca­dos eu­ro­peos, sal­vo Ale­ma­nia, mues­tran re­tro­ce­sos.

Es­tas con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas se sien­ten en el sis­te­ma fi­nan­cie­ro, ya que los ban­cos es­pa­ño­les es­tán vin­cu­la­dos a los cré­di­tos que brin­da­ron ma­si­va­men­te, so­bre to­do pa­ra la rea­li­za­ción de ope­ra­cio­nes en bie­nes raí­ces. En es­te sen­ti­do, las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras em­pe­za­ron a tam­ba­lear jun­to con el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, y si bien el pa­que­te por 100 mil mi­llo­nes de eu­ros, con­ce­di­dos por la Unión Eu­ro­pea, re­pre­sen­ta un au­xi­lio im­por­tan­te, el he­cho de que sea el Es­ta­do es­pa­ñol el deu­dor, no de­jó de ge­ne­rar du­das en los mer­ca­dos. Da­do que el por­cen­ta­je de cré­di­tos en el sec­tor in­mo­bi­lia­rio que está en ce­sa­ción de pa­gos, en los úl­ti­mos datos re­la­ti­vos a abril, fue del 8,2 por cien­to (des­de un 2 por cien­to a prin­ci­pios de 2008) y las po­bres pers­pec­ti­vas de la eco­no­mía es­pa­ño­la, re­sul­ta pro­ba­ble que di­cho pa­que­te sea uti­li­za­do en su to­ta­li­dad, con lo cual la deu­da del Te­so­ro es­pa­ñol ter­mi­na­ría in­cre­men­tán­do­se de ma­ne­ra con­si­de­ra­ble. CO­MO CON­TRA­PAR­TI­DA DE ES­TOS desa­rro­llos, el des­em­pleo en ma­yo lle­gó al 11 por cien­to mar­can­do, lo que mar­ca un nue­vo re­cord en lo que va de la crisis. A su vez, el ín­di­ce PMI (Pur­cha­sing Ma­na­ge­ment In­dex), que mi­de la con­fian­za de los em­pre­sa­rios y se uti­li­za co­mo ter­mó­me­tro del cli­ma de inversiones, se re­du­jo al 45,1 en el me­nor ni­vel des­de me­dia­dos de 2009. Es­ta mis­ma ten­den­cia ne­ga­ti­va se vio re­fle­ja­da en la evo­lu­ción de los bo­nos so­be­ra­nos, sien­do que los bo­nos es­pa­ño­les a 2 años, du­ran­te ma­yo, pa­sa­ron de pa­gar el 3,2 al 4,9 por cien­to a fin de mes, mien­tras que, a 10 años, subie­ron del 5,8 al 6,5 por cien­to, al­can­zan­do su ma­yor va­lor des­de el co­mien­zo de la crisis. La mis­ma si­tua­ción se vio en el res­to de los paí­ses de la pe­ri­fe­ria, que vie­ron in­cre­men­tos de sus ren­di­mien­tos, pe­ro no así en los bo­nos so­be­ra­nos de los paí­ses cen­tra­les. Los ca­pi­ta­les se es­ca­pa­ron a los bo­nos ale­ma­nes, bus­can­do un re­fu­gio en la sol­ven­cia ger­ma­na. Así, los bo­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.