El po­der del or­den

Au­to­res del li­bro Wal­do An­sal­di y Ve­ró­ni­ca Gior­dano in­te­rro­gan el pa­sa­do de la re­gión bus­can­do las cla­ves ex­pli­ca­ti­vas de es­te pre­sen­te.

Debate - - INTERNACIONAL - POR CECILIA ES­CU­DE­RO

Des­de una po­si­ción “la­ti­noa­me­ri­ca­nis­ta”, Wal­do An­sal­di y Ve­ró­ni­ca Gior­dano re­co­rren, na­da me­nos, que los dos úl­ti­mos si­glos de his­to­ria pa­ra ar­mar el rom­pe­ca­be­zas de los pro­ce­sos de “cons­truc­ción del or­den” en la re­gión. Me­dian­te una vas­ta ar­te­sa­nía bi­blio­grá­fi­ca, es­tos in­ves­ti­ga­do­res de Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res ex­pli­can en el li­bro Amé­ri­ca Latina. La cons­truc­ción del or­den (Ariel) las dis­tin­tas edi­fi­ca­cio­nes del po­der (que se mues­tra ba­jo un or­den) por par­te de las cla­ses do­mi­nan­tes crio­llas des­de el oca­so del do­mi­nio co­lo­nial has­ta nues­tros días. En es­ta entrevista, siem­pre des­de la mi­ra­da de la so­cio­lo­gía his­tó­ri­ca, An­sal­di y Gior­dano desa­rro­llan có­mo es que el “or­den”, tal co­mo lo vi­vi­mos, no es algo da­do, ni es­tá­ti­co, sino el “re­sul­tan­te de con­flic­tos des­ple­ga­dos en tiem­pos y es­pa­cios di­fe­ren­tes”.

¿ Cuál es la pers­pec­ti­va des uti­li­zan pa­ra gra­fi­car ma­ción de los Es­ta­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos? que us­te­la con­for­na­cio­na­les

An­sal­di: La cons­truc­ción de los Es­ta­dos na­cio­na­les só­lo la es­tu­dia­mos en la me­di­da en que el Es­ta­do es la for­ma en la que se ins­ti­tu­cio­na­li­za el or­den en las so­cie­da­des. El or­den, a su vez, es la for­ma en que se ins­ti­tu­cio­na­li­za el po­der. Al mis­mo tiem­po, el Es­ta­do es un es­pa­cio en el que se con­den­san las re­la­cio­nes so­cia­les con­flic­ti­vas. És­te se po­si­cio­na por en­ci­ma del con­flic­to co­mo una ma­ne­ra de en­mas­ca­rar que es, en reali­dad, un Es­ta­do de cla­se. En el pro­ce­so his­tó­ri­co la­ti­noa­me­ri­cano, las for­mas de apa­re­cer del Es­ta­do han ex­pe­ri­men­ta­do me­ta­mor­fo­sis muy no­ta­bles. Es de­cir, en­tre el Es­ta­do oli­gár­qui­co y el mí­ni­mo hay pun­tos de coin­ci­den­cia pe­ro tam­bién de rup­tu­ra. Y no es­ta­mos pen­san­do só­lo en los Es­ta­dos po­pu­lis­tas o de com­pro­mi­so so­cial, sino tam­bién en los Es­ta­dos desa­rro­llis­tas, o bien, de aquél que ac­tual­men­te re­tor­na a un pri­mer plano, co­mo ocu­rre con al­gu­nos go­bier­nos de la re­gión de la úl­ti­ma dé­ca­da. El li­bro es una re­fle­xión del lar­go pro­ce­so his­tó­ri­co que la re­gión ha vi­vi­do en los úl­ti­mos dos­cien­tos años, aun cuan­do el tra­ba­jo ten­ga una li­ge­ra in­cur­sión en los an­te­ce­den­tes del pe­río­do co­lo­nial, que nos pa­re­ció in­tere­san­te.

¿ Qué sig­ni­fi­có la rup­tu­ra del ne­xo co­lo­nial pa­ra la cons­truc­ción del po­der por par­te de las cla­ses do­mi­nan­tes crio­llas?

A: La rup­tu­ra del ne­xo co­lo­nial se pro­pi­ció por la con­ver­gen­cia de dos ele­men­tos. Por un la­do, una dia­léc­ti­ca in­ter­na que ve­nía cues­tio­nan­do el po­der co­lo­nial y, por otro, una ace­le­ra­ción del pro­ce­so pro­vo­ca­da por la in­va­sión na­po­leó­ni­ca a la pe­nín-

“La de­rro­ta de la ra­zón li­be­ra­do­ra es la de­rro­ta del prin­ci­pio de la libertad igua­li­ta­ria. Está cla­ro que esa op­ción es la que tam­bién fue ven­ci­da en la dé­ca­da de 1810, en la Amé­ri­ca es­pa­ño­la.”

su­la ibé­ri­ca. Es­te pro­ce­so fue co­mo una gra­na­da que ex­plo­tó en dis­tin­tas di­rec­cio­nes, al­gu­nas de las cua­les ten­dían a in­tro­du­cir re­for­mas mo­de­ra­das, más que trans­for­ma­cio­nes ra­di­ca­les. Una vez de­rro­ta­das las fuer­zas ra­di­ca­les, que plan­tea­ban una trans­for­ma­ción pro­fun­da de las es­truc­tu­ras has­ta en­ton­ces co­lo­nia­les, te­ne­mos la his­to­ria que te­ne­mos. Di­go, so­bre to­do con la de­rro­ta del mo­de­lo plan­tea­do por Mo­reno, Mon­tea­gu­do, Cas­te­lli, Bel­grano o Ar­ti­gas. Pa­ra los pue­blos ori­gi­na­rios, in­clu­so pa­ra bue­na par­te de los crio­llos lla­ma­dos mes­ti­zos o de los mes­ti­zos lla­ma­dos crio­llos, sig­ni­fi­có, en mu­chos ca­sos, una si­tua­ción aun peor de la que vi­vie­ron en el pe­río­do co­lo­nial. En épo­cas del Bi­cen­te­na­rio, nues­tro tra­ba­jo re­cu­pe­ra una ex­pre­sión de Im­ma­nuel Wa­llers­tein, de que el pa­sa­do no es lo que fue, sino lo que es por­que se re­cons­tru­ye des­de las pre­gun­tas del pre­sen­te.

¿ Qué im­pli­ca eso?

G: En es­te sen­ti­do, tra­ta­mos de mi­rar la his­to­ria que efec­ti­va­men­te ocu­rrió, pe­ro tam­bién aqué­lla que no ocu­rrió y pu­do ha­ber ocu­rri­do. Esas se­ries de po­si­bi­li­da­des en jue­go, que se pre­sen­tan en una co­yun­tu­ra de­ter­mi­na­da, nos pa­re­ce que son pis­tas pa­ra com­pren­der la cons­truc­ción del or­den en una so­cie­dad. El re­la­to his­tó­ri­co tra­di­cio­nal, en cam­bio, está más en­fo­ca­do en me­dir las se­cuen­cias cro­no­ló­gi­cas de los acon­te­ci­mien­tos. Ex­pli­car lo que pu­do ha­ber si­do y no fue es una cla­ve ex­pli­ca­ti­va que am­plía la

An­sal­di y Gior­dano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.