El mal de la co­rrup­ción

Es uno de los pro­ble­mas más gra­ves de Ru­sia. El pre­si­den­te re­elec­to, Vla­di­mir Pu­tin, pro­me­tió dar­le ba­ta­lla, por lo que bus­ca un mo­de­lo a se­guir.

Debate - - INTERNACIONAL - POR MIK­HAIL LOGINOV*, de Open­de­mo­cracy

El Ín­di­ce de Per­cep­ción de Co­rrup­ción in­ter­na­cio­nal ubi­ca al sec­tor pú­bli­co ru­so en el pues­to 143 (de 183; el Reino Uni­do ocu­pa el 16º lu­gar) del ran­king mun­dial. Si se ob­ser­va cual­quier encuesta de opi­nión, más de la mi­tad de los ru­sos di­ce ha­ber vi­vi­do al­gún he­cho de co­rrup­ción y pien­sa que está ge­ne­ra­li­za­da.

To­dos -el Krem­lin, la opo­si­ción y la ma­yo­ría de los ru­sos- sa­ben que el país su­fre de es­ta en­fer­me­dad, pe­ro na­die pue­de po­ner­se de acuer­do acer­ca de la cu­ra. Quie­nes ha­cen cam­pa­ñas an­ti­co­rrup­ción es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra pro­bar cual­quier mé­to­do, sin em­bar­go, no creen que el tra­ta­mien­to ten­ga más que un efec­to li­mi­ta­do.

Alek­sandr Fe­do­tov es el in­ten­den­te de un pe­que­ño dis­tri­to de la re­gión de Vo­log­da. Tie­ne 30 años, edad inusual pa­ra al­guien con se­me­jan­te res­pon­sa­bi­li­dad. Su tra­ba­jo an­te­rior era en la ad­mi­nis­tra­ción re­gio­nal, don­de re­sol­vió exi­to­sa­men­te los pro­ble­mas de su­mi­nis­tro de agua ca­lien­te en la pe­ri­fe­ria de su ciu­dad. El go­ber­na­dor de la re­gión le su­gi­rió pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­to a in­ten­den­te de un mu­ni­ci­pio, los vo­tan­tes lo apo­ya­ron, y apro­ve­cha to­dos los me­dios dis­po­ni­bles pa­ra de­mos­trar que es un bu­ró­cra­ta mo­derno. Tie­ne una cuen­ta en Twit­ter y una pá­gi­na en Fa­ce­book. Los re­si­den­tes del mu­ni­ci­pio pue­den acor­dar una reunión con él a tra­vés de la pá­gi­na web del mu­ni­ci­pio. Tam­bién pue­den usar el si­tio pa­ra in­for­mar cual­quier he­cho de co­rrup­ción en el dis­tri­to, aun­que no se tra­ta pu­ra­men­te de una ini­cia­ti­va lo­cal, sino del re­sul­ta­do de ins­truc­cio­nes del ex pre­si­den­te Dmitri Med­ve­dev y del nue­vo pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin. “Lu­cha­re­mos con­tra la co­rrup­ción de ma­ne­ra ri­gu­ro­sa y sis­te­má­ti­ca”, di­jo Pu­tin, y el in­ten­den­te si­gue sus ins­truc­cio­nes.

No es ta­rea fá­cil. Du­ran­te la ad­mi­nis­tra­ción pre­via, un ofi­cial de po­li­cía lo­cal de al­to ran­go se hi­zo cons­truir una ca­ba­ña de ca­za­do­res a la ori­lla de un río, jus­to al la­do del agua, lo que con­tra­vie­ne el Có­di­go Hi­dráu­li­co de Ru­sia. Con­se­guir el per­mi­so de la obra, sin du­da, re­qui­rió de un so­borno. Pe­ro co­mo no hay prue­bas, Fe­do­tov du­da en lle­var a la jus­ti­cia a una fi­gu­ra tan im­por­tan­te.

Otro ca­so: en oto­ño, una fir­ma de cons­truc­ción de ca­mi­nos -que go­za­ba de la pro­tec­ción del go­bierno re­gio­nal- re­pa­ró un tra­mo de ca­mino en­tre el cen­tro del dis­tri­to y la au­to­pis­ta fe­de­ral. Pa­ra la pri­ma­ve­ra, la su­per­fi­cie del ca­mino es­ta­ba peor que nun­ca. Fe­do­tov no cree que en el me­dio ha­ya ha­bi­do al­gu­na coima, sino que la au­to­ri­dad lo­cal, sim­ple­men­te, no tu­vo otra op­ción más que usar es­pe­cí­fi­ca­men­te a esa com­pa­ñía.

Las que­jas que re­ci­be en el si­tio web de la mu­ni­ci­pa­li­dad, ge­ne­ral­men­te, son anó­ni­mas. In­for­man so­bre co­rrup­ción a pe­que­ña es­ca­la y co­ti­dia­na: so­bor­nos pa­ga­dos a mé­di­cos o a maes­tros, o a ofi­cia­les de po­li­cía a cam­bio de no mul­tar a los con­duc­to­res al­coho­li­za­dos. Ha­bi­tual­men­te, hay una pos­da­ta: “No doy mi nom­bre por­que tengo que ir al mé­di­co nue­va­men­te, y mi hi­jo tie­ne que ir a la es­cue­la”.

“Así es la gen­te de aquí -di­ce Fe­do­tov sus­pi­ran­do-. A veces ma­ne­jo en Fin­lan­dia y Sue­cia. Los con­duc­to­res ru­sos obe­de­cen las reglas fin­lan­de­sas, pe­ro ape­nas cru­zan de nue­vo la fron­te­ra con Ru­sia, ma­ne­jan al do­ble de ve­lo­ci­dad. Un au­to se le ade­lan­ta a otro, ¡y un ter­ce­ro se le ade­lan­ta al se­gun­do en el ca­rril con­tra­rio! Los con­duc­to­res sa­ben que un so­borno re­suel­ve los pro­ble­mas en Ru­sia, pe­ro no en Fin­lan­dia. Ne­ce­si­ta­mos que nues­tros ciu­da­da­nos com­pren­dan gra­dual­men­te que no to­le­ra­mos la idea de la co­rrup­ción. Hay que obe­de­cer las le­yes. A veces, pien­so que en Ru­sia ne­ce­si­ta­mos un gru­po de ex­tran­je­ros pa­ra que nos en­se­ñe a vi­vir sin coimas. Pe­ro ¿dón­de en­con­trar­lo?”

So­bre las pa­re­des de la ofi­ci­na de Fe­do­tov hay re­tra­tos de Pu­tin y Med­ve­dev. Tan­to el pre­si­den­te co­mo el pri­mer mi­nis­tro convocan a la gen­te a lu­char con­tra la co­rrup­ción, aun­que no le ex­pli­can de qué ma­ne­ra.

Quie­nes ha­cen cam­pa­ñas an­ti­co­rrup­ción es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra pro­bar cual­quier mé­to­do, sin em­bar­go, no creen que el tra­ta­mien­to ten­ga más que un efec­to li­mi­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.