Hi­po­cre­sías, ci­nis­mos y mi­la­gros

El Puer­to | Desa­yuno | Contrastes | Plu­ma de ho­nor | Cor­te­sa­nos

Debate - - POR LA CALLE - Ba­ro­ne Or­lan­do

“SIEM­PRE SU­CE­DEN MI­LA­GROS”,

le di­ce con pie­dad el mé­di­co a la en­fer­ma con pro­nós­ti­co fa­tal. “En mi ba­rrio nun­ca hay mi­la­gros”, con­tes­ta la en­fer­ma. Se lla­ma Ar­letty y re­si­de en un hu­mil­de ca­se­río de Le Ha­vre, don­de trans­cu­rre la pe­lí­cu­la El puer­to. Esa res­pues­ta, sin em­bar­go, no sue­na a pe­si­mis­mo ni a re­sig­na­ción. Sue­na a rea­lis­mo; y a con­cien­cia de si­tua­ción so­cial, sin ador­nos com­pa­si­vos. El puer­to es una his­to­ria de es­pe­ran­za col­ma­da de his­to­rias de de­s­es­pe­ran­zas. No, no es un con­tra­sen­ti­do: es el fiel re­la­to de la vi­da. Por­que se sa­le del ci­ne -no es ne­ce­sa­rio dar­se cuen­ta- con más vi­da de la que se lle­va­ba al en­trar. Al día si­guien­te de ver esa pe­lí­cu­la, pa­sa­ba a la mañana por la Pla­za del Con­gre­so a la al­tu­ra de la ca­lle Sáenz Pe­ña, don­de está la es­ta­tua de Ma­riano Mo­reno. Ha­cía frío de in­vierno aus­tral y los po­cos que an­da­ban por ahí se pro­te­gían has­ta los ojos. De­ba­jo de la pal­me­ra, cer­ca­na y fren­te a la ca­le­si­ta ta­pa­da con la lo­na, ha­bía un ama­si­jo de man­tas, tra­pos y car­to­nes. De pron­to, algo ahí pa­re­ce co­brar vi­da; em­pie­za a mo­ver­se. Y, de en­tre to­do ese mon­tón, se aso­man la ca­be­za y el tor­so de un hom­bre jo­ven. Se res­trie­ga los ojos y es­ti­ra sus bra­zos pa­ra des­pe­re­zar­se. No ha­ce fal­ta que lo di­ga: no tie­ne a mano un cló­set ni un la­va­to­rio; ni un ce­pi­llo de dien­tes. Y no da la im­pre­sión de ne­ce­si­tar­los. O sa­be que, pa­ra sen­tir­se me­jor, no de­be ocu­rrír­se­le ne­ce­si­tar­los. Se sien­ta, ya des­pa­bi­la­do, e in­cli­na su ca­be­za ha­cia el cos­ta­do, ha­blán­do­le a al­guien que to­da­vía duer­me. Una ca­be­za de pe­lo lar­go, con una vin­cha des­co­lo­ca­da, se des­pier­ta len­ta­men­te. Es la ca­be­za de una chi­ca tan jo­ven co­mo él, que a me­di­da que se al­za se va qui­tan­do los tra­pos que la cu­bren y se po­ne de pie. Es al­ta, lle­va jeans y un pu­ló­ver grue­so que le de­ja ver, co­mo es mo­da, la cin­tu­ra y el om­bli­go. No co­me­te­ré la des­hon­ra de des­cri­bir­la des­de mi pers­pec­ti­va abri­ga­da y có­mo­da. Se da áni­mo dan­do unos sal­ti­tos con gra­cia en el pas­to hú­me­do, que no tie­ne nie­ve pe­ro es igual de frío. Y, en­se­gui­da, se in­cli­na ha­cia el mu­cha­cho to­da­vía en­tre las sá­ba­nas de hi­lo (es un de­cir) y le re­vuel­ve, ju­gan­do, los pe­los de la ca­be­za. Veo que se ríen los dos. Él ex­tien­de sus bra­zos y ella se vuel­ve a re­cos­tar en la ca­ma a cie­lo abier­to y se abra­zan. No pa­re­cen es­pe­rar que les trai­gan el desa­yuno con­ti­nen­tal y ni si­quie­ra un crois­sant re­cién hor­nea­do. Al­re­de­dor, has­ta los pe­rros de los pa­sea­do­res van abri­ga­dos con ves­tua­rio de es­ta­ción, y los más re­mil­ga­dos cal­zan en sus pa­ti­tas es­car­pi­nes de la­na. “¿Qué es la fe­li­ci­dad?”, me pre­gun­to. Y me acor­dé de la pe­lí­cu­la El puer­to. Y de uno mis­mo, a veces tan in­fe­liz­men­te in­jus­ti­fi­ca­do. Re­pi­to: in­fe­liz­men­te in­jus­ti­fi­ca­do. O, al con­tra­rio, al­guien co­mo Ma­riano Ra­joy, je­fe de go­bierno de Es­pa­ña tan in­jus­ti­fi­ca­da­men­te fe­liz, gra­cias a ha­ber con­se­gui­do los 100 mil mi­llo­nes de eu­ros del res­ca­te eco­nó­mi­co. Fe­li­ci­dad

La pe­lí­cu­la El puer­to y la es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.